El Silencio Del Cordero

Posted on

ESJ-blog 20210407_01

El Silencio Del Cordero

Por Adrian Rogers

Contrario A La Naturaleza Humana

Un viejo poema espiritual sobre la muerte de Jesús dice que, aunque era perfectamente inocente y no merecía morir, "no dijo ni una palabra" para protestar por el trato injusto que recibió o para defenderse. Tenemos que aprender por qué Jesús se presentó ante sus acusadores y crucificadores y "no abrió la boca" (Isaías 53:7) y qué significa para nosotros el silencio del Cordero de Dios.

Qué diferente es la respuesta de Jesús en sus juicios y crucifixión de la naturaleza humana ordinaria. Incluso cuando hemos hecho algo malo y sabemos que estamos equivocados, las primeras palabras que tienden a formarse en nuestra boca son palabras de excusa y autodefensa.

¿Y qué pasa cuando tenemos razón pero se nos culpa de estar equivocados? La mayoría de nosotros se apresuraría a hablar y protestar por nuestra inocencia. Es la naturaleza humana querer hablar y justificarnos.

Pero Jesús se enfrentó a sus acusadores con el silencio, como escribió el profeta Isaías setecientos años antes del hecho. Isaías 53:7 continúa: “Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió Él su boca.”

¿Cómo responde un cordero a su verdugo? Con mansedumbre y sumisión. Aquí tenemos una imagen del Señor Jesucristo, que era y es absolutamente impecable, siendo acusado injustamente y sin embargo no ofreciendo ninguna defensa o excusa. No hubo ninguna protesta de sus labios cuando fue calumniado, y no hizo ningún esfuerzo para evitar las falsas acusaciones y la cruz que seguiría.

Esto es cierto, aunque los juicios que Jesús soportó -y fueron unos seis en total- se celebraron ilegalmente y fueron una burla a la justicia. Fue un pecado craso y de corazón frío el que juzgó a Jesús como culpable y lo llevó a la cruz. Lo interesante es que Jesús nunca protestó ni trató de justificarse. Guardó silencio ante sus acusadores. Esta faceta de su pasión y muerte nos lleva a una gran lección para nuestras vidas y una gran bendición para nuestros corazones.

Una y otra vez la Biblia registra el silencio del Cordero de Dios en presencia de sus acusadores. Leemos en Mateo 26 sobre el juicio de Jesús a media noche en el palacio del sumo sacerdote judío, Caifás: "El sumo sacerdote se levantó y le dijo: ¿No respondes nada? ¿Qué es lo que éstos atestiguan contra ti? Pero Jesús calló…" (vv. 62-63; véase también Marcos 14:60-61). Esto es asombroso, sobre todo teniendo en cuenta que los testigos que acusaban a Jesús daban falso testimonio (Mateo 26:59-61).

Silencioso Pero Seguro

Permítanme decir que cuando hablamos del silencio de Jesús durante su pasión, no estamos diciendo que no haya pronunciado una sola palabra en ningún momento de sus pruebas. En Mateo 26 el sumo sacerdote finalmente dijo: “Y el sumo sacerdote le dijo(BX): Te conjuro por el Dios viviente que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú mismo lo has dicho.” (vv. 63-64).

Lo que Caifás hizo aquí fue poner a Jesús bajo juramento ante Dios, por lo que estaba obligado a responder. Jesús no podía negar, y no lo hizo, quién es. Pero esto no fue un acto de autodefensa o autojustificación frente a los falsos testigos. Era simplemente la verdad. Así que el punto sigue siendo que el Señor Jesús no ofreció ninguna explicación para sus acciones o las acusaciones hechas contra él.

Vemos una reacción similar en Juan 18:33 cuando Pilato le preguntó a Jesús durante su conversación privada: "¿Eres tú el Rey de los Judíos?" Jesús respondió a Pilato con una pregunta propia porque Pilato necesitaba ver la verdad. Así que el gobernador romano insistió: "¿Eres tú entonces un rey?" Jesús respondió: "Tú dices que soy rey" (v. 37). Pero observe de nuevo en que no hay nada de excusa o defensa en este intercambio. El hecho es que Pilato estaba en juicio al interrogar a Jesús, y Jesús quería que Pilato se diera cuenta de ese hecho.

Cuando se trataba de los que acusaban y blasfemaban a Jesús, la Biblia registra: “Y al ser acusado por los principales sacerdotes y los ancianos, nada respondió. Entonces Pilato le dijo: ¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti? Y Jesús no le respondió ni a una sola pregunta, por lo que el gobernador estaba muy asombrado” (Mateo 27:12-14; véase también Marcos 15:1-5).

Permítanme darles otro ejemplo revelador del silencio de Jesús. Después de que Pilato terminó de examinar a Jesús y tomó su decisión en contra de la verdad, agravó su pecado haciendo que el Señor fuera azotado y golpeado. Pero entonces los judíos asustaron a Pilato diciendo que Jesús merecía la muerte porque había afirmado ser el Hijo de Dios. Con gran temor, Pilato volvió corriendo a la sala de juicios y preguntó a Jesús: "¿De dónde eres?" (Juan 19:9). Pero la Biblia dice que "Jesús no le respondió", porque ya no tenía nada que decir a Pilato. Este político romano complaciente ya había hecho la vista gorda a la verdad.

Cuando leemos estas Escrituras, nos preguntamos por qué Jesús no dijo algo para reivindicarse. Una vez más, la tendencia natural de nuestra carne humana es justificarse cuando somos culpables, y más aún cuando somos inocentes y se nos acusa falsamente. ¿Por qué el querido Salvador guardó tanto silencio? Creo que encontramos al menos una parte de la respuesta en la gran profecía de Isaías 53: “Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Mas Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por sus heridas hemos sido sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros.” (vv. 4-6).

Pasando al versículo 10, leemos: “Pero quiso el Señor quebrantarle, sometiéndole a padecimiento. Cuando Él se entregue a sí mismo como ofrenda de expiación, verá a su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del Señor en su mano prosperará.” El apóstol Pablo lo expresó de esta manera: “Porque al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Cor. 5:21).

La Biblia nos enseña que cuando Jesucristo tomó nuestro pecado, tomó todo el castigo que conlleva ese pecado. Una parte de ese castigo es la vergüenza. Si Jesús se hubiera defendido y protestado por su inocencia, no habría sufrido la vergüenza, y eso nos habría dejado a nosotros culpables.

Jesús no podía demostrar su inocencia y luego morir en nuestro lugar la muerte vergonzosa que merecemos. Gracias a Dios, Jesús estuvo dispuesto a ser contado como pecador ante Dios, para que nosotros pudiéramos ser contados como justos ante Dios.

Jesús retuvo cualquier palabra que lo hubiera liberado de la vergüenza y la culpa del pecado. Él no era un pecador, pero tomó plenamente el lugar del pecador.

Y aquí hay otro pensamiento a considerar. Si Jesús se hubiera levantado en su propia defensa durante sus juicios, creo que habría sido tan poderoso e irrefutable al hacer su defensa que ningún gobernador, sumo sacerdote u otra autoridad legal en la tierra podría haberse enfrentado a él.

En otras palabras, si Jesús hubiera asumido su propia defensa con la intención de refutar a sus acusadores y demostrar su inocencia, ¡habría ganado! Pero nosotros habríamos perdido, y estaríamos perdidos para toda la eternidad.

Acusaron a Jesús de blasfemia, mentira, sedición y muchas otras cosas, pero el Salvador no contestó ni una palabra. Este es el sorprendente silencio del Cordero.

Este artículo es adaptado de Jesus, Keep Me Near the Cross, editado por Nancy Guthrie.


El finado Adrian Rogers fue pastor de la Iglesia Bautista Bellevue de Memphis, que cuenta con 27.000 miembros. Fue tres veces presidente de la Convención Bautista del Sur y escribió muchos libros. También llegó a muchas personas a través de su ministerio de televisión y radio, “El Amor que Vale.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s