35 Razones Para No Pecar

Posted on

ESJ-blog 2020420_02

35 Razones Para No Pecar

POR JIM ELLIFF

1. Porque un pequeño pecado lleva a más pecado.

2. Porque mi pecado invita a la disciplina de Dios.

3. Porque el tiempo que se pasa en el pecado se pierde para siempre.

4. Porque mi pecado nunca agrada, sino que siempre entristece a Dios que me ama.

5. Porque mi pecado supone una carga mayor para mis líderes espirituales.

6. Porque con el tiempo mi pecado siempre trae pesadez a mi corazón.

7. Porque hago lo que no tengo que hacer.

8. Porque mi pecado siempre me hace menos de lo que podría ser.

9. Porque otros, incluyendo mi familia, sufren consecuencias debido a mi pecado.

10. Porque mi pecado entristece a los piadosos.

11. Porque mi pecado hace que los enemigos de Dios se alegren.

12. Porque el pecado me engaña haciéndome creer que he ganado cuando en realidad he perdido.

13. Porque el pecado puede impedirme calificar para el liderazgo espiritual.

14. Porque los supuestos beneficios de mi pecado nunca superarán las consecuencias de la desobediencia.

15. Porque arrepentirme de mi pecado es un proceso tan doloroso, pero debo arrepentirme.

16. Porque el pecado es un placer muy breve para una pérdida eterna.

17. Porque mi pecado puede influenciar a otros a pecar.

18. Porque mi pecado puede impedir que otros conozcan a Cristo.

19. Porque el pecado hace que la cruz, en la que Cristo murió con el propósito de quitar mi pecado, sea menospreciada.

20. Porque es imposible pecar y seguir al Espíritu al mismo tiempo.

21. Porque Dios elige no respetar las oraciones de aquellos que acarician su pecado.

22. Porque el pecado roba mi reputación y me roba mi testimonio.

23. Porque otros, antes más serios que yo, han sido destruidos precisamente por esos pecados.

24. Porque todos los habitantes del cielo y del infierno darían testimonio de la insensatez de este pecado.

25. Porque el pecado y la culpa pueden dañar tanto la mente como el cuerpo.

26. Porque los pecados mezclados con el servicio hacen insípidas las cosas de Dios.

27. Porque el sufrimiento por el pecado no tiene gozo ni recompensa, aunque el sufrimiento por la justicia tiene ambas.

28. Porque mi pecado es un adulterio con el mundo.

29. Porque, aunque sea perdonado, revisaré este mismo pecado en el Tribunal, donde se aplican la pérdida y la ganancia de las recompensas eternas.

30. Porque nunca puedo saber de antemano cuán severa puede ser la disciplina por mi pecado.

31. Porque mi pecado puede ser una indicación de una condición perdida.

32. Porque pecar no es amar a Cristo.

33. Porque mi falta de voluntad para rechazar este pecado ahora le otorga una autoridad sobre mí mayor de la que deseo creer.

34. Porque el pecado glorifica a Dios sólo en su juicio sobre él y cuando El lo usa para bien, nunca porque valga algo por sí mismo.

35. Porque le prometí a Dios que sería el Señor de mi vida.

Renuncia a tus derechos – Rechaza el pecado – Renueva tu mente – Confía en Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s