Dios Detesta La Adoración De Los Impíos

Posted on

ESJ-blog 2020420_03

Dios Detesta La Adoración De Los Impíos

Por Jordan Standridge

El sacrificio de los impíos es abominación al Señor, mas la oración de los rectos es su deleite. Prov 15:8

Una de las verdades más difíciles de creer para la gente es que Dios rechaza la adoración.

Miles de millones de personas en la tierra rezan, ayunan, golpean sus cuerpos, lloran lágrimas reales y sin embargo Dios rechaza todo eso.

Sé que suena duro para nuestros oídos que minimizan el pecado, pero es una verdad muy importante que debemos comprender.

Él no "aprecia el esfuerzo".

No da medio crédito.

No dice "inténtalo de nuevo, estás muy cerca".

Lo rechaza por completo. De hecho, lo desprecia.

Desde el principio del mundo Dios ha rechazado la adoración de la gente.

Rechazó el primer intento de adorarle.

Recientemente, mientras escuchaba un gran mensaje sobre la fe de Abel en Hebreos 11, recordé esta misma verdad. Dios rechazó el acto de adoración de Caín. (Génesis 4:5)

Algunos minimizan la cantidad del sacrificio de Caín. Algunos dicen que dio el tipo de sacrificio equivocado. Sin embargo, sacrificó algo y Dios lo rechazó por completo.

Caín fue el primer adorador infiel del mundo.

Él estaba siguiendo las formalidades. No amaba realmente a Dios. Por otro lado, Abel amaba a su creador. Lo adoró con un corazón fiel, y Dios lo amó. (Génesis 4:4)

Cuando miramos las Escrituras, vemos esta verdad repetida una y otra vez.

Jesús despreció los actos externos de los fariseos (Mateo 23:1-36 ). Sin embargo, ellos sacrificaron de manera significativa.

Por ejemplo, la parábola del fariseo y el recaudador de impuestos. (Lucas 18:9-14 )

El fariseo sigue hablando de todo lo que hace por Dios. Ayunar, dar, seguir la ley.

El ayuno no es fácil. Yo lo he hecho, es doloroso y es un gran sacrificio, al menos para un italiano amante de la pasta como yo.

Dar el diezmo es un sacrificio. Por supuesto, no se sacrificaban tanto como las viudas a las que devoraron (Lucas 20:47 ), pero se sacrificaron de todos modos.

Seguir la ley era una carga constante para ellos (Mateo 11:28 ). Porque, además, habían añadido cientos de reglas adicionales que suponían una carga para ellos mismos y para la gente.

Sin embargo, Jesús dice que el fariseo se fue a casa sin justificación. Se fue al infierno. Dios despreció el sacrificio de los fariseos.

En 1 Reyes 18:28 vemos que los profetas de Baal se cortaron en "adoración". Obviamente estaban adorando a un Dios falso, pero uno pensaría que al menos Dios les daría algo de crédito por esforzarse. Quiero decir, ¡el versículo nos dice que la sangre brotó de su cuerpo! Así de duro estaban tratando de llegar a Dios.

Sin embargo, Dios no ve sus esfuerzos ni les da crédito. En cambio, Elías hace correr más sangre al matarlos. (1 Reyes 8:40 )

El hecho del asunto es que Dios desde la creación del mundo, rechaza la adoración de la gente. Incluso cuando usan las palabras correctas y hacen las cosas correctas. Dios mira el corazón.

Tienes que aceptar el hecho de que Dios rechaza la adoración.

Es necesario para tu caminar con el Señor.

Si no piensas en esta verdad te encontrarás desperdiciando días, semanas y años de tu vida creciendo estancado en tu fe. Desperdiciarás tu vida.

Entender la simple verdad de que Dios rechaza la adoración ayudará a tu vida de muchas maneras, pero quiero destacar tres importantes que me vienen a la mente.

Te impulsará a evangelizar

He escuchado a muchos cristianos decir que cuando ven los esfuerzos de personas de diferentes credos les causa vergüenza. Vergüenza de que esas personas se tomen su fe más en serio que ellos. Aunque entiendo el sentimiento, lo principal que deberían sentir es compasión. Deberían sentir lástima. Porque el Dios del universo se siente ofendido por su adoración. Nos ha dicho que lo desprecia. Cuando ves a gente de rodillas rezando a Alá, de rodillas rezando el Ave María, o de rodillas haciendo cualquier ritual religioso, tu primer pensamiento no debería ser "tío, ojalá me tomara mi religión tan en serio como ellos", sino "tío, ¡qué trágica pérdida de tiempo! Dios desprecia lo que están haciendo, espero poder hablarles de Cristo".

Creo que si empiezas a pensar de esta manera, será más probable que abras la boca y prediques el Evangelio.

Te ayudará con tu propia adoración

Entender que a Dios le importa cómo adoras es un paso importante en tu propia santificación. Obviamente, o eres un hijo de Dios o no lo eres (Juan 1:12 ). Si alguien no es redimido, entonces Dios no aceptará su adoración (1 Pedro 3:12 ). Pero incluso como creyentes nuestra adoración puede estar fuera de lugar. Obviamente, no puedes perder tu salvación (Juan 10:28 ), y Dios siempre será tu padre (Rom. 8:15-16 ). Dicho esto, Jesús dice que debes dejar tu ofrenda en el altar e ir a reconciliarte con tu hermano antes de adorar (Mateo 5:24 ). Pablo habla de tomar la cena del Señor de manera digna (1 Cor. 11:27 ). Incluso como creyentes debemos considerar cómo adoramos (Rom. 12:1 ). Cada vez que pensamos en la adoración y en el hecho de que Dios rechaza la mayor parte de la adoración, debería llevarnos a un mayor deseo de santidad y de una adoración que le agrade. Como dice el proverbio que encabeza esta entrada, Dios se complace en las oraciones de los rectos (Prov. 15:8 ). Es posible complacer a Dios a través de nuestra adoración en esta vida.

Te hará anhelar el cielo

Finalmente, el hecho de que Dios rechace la adoración debe hacer que nuestros corazones anhelen el Cielo. Aunque a Dios le agrada que sus hijos lo adoren en esta vida, llegará un día en que lo adoraremos perfectamente. Ahora cada vez que adoramos estamos en pecado. La adoración está contaminada. Estamos oprimidos por el pecado en nuestras vidas. Estamos oprimidos por el conflicto con otros. Nuestras congregaciones aunque maravillosas, tienen incrédulos en ellas. Pero un día en el Cielo, en perfecta unidad, en perfecta santidad, en perfectos cuerpos glorificados daremos colectivamente una adoración perfecta a nuestro perfecto Dios. La conciencia constante de que Dios merece una adoración perfecta y el hecho de que él desprecia cualquier adoración basada en las obras, nos hará anhelar el día en que podamos adorarle perfectamente.

Sé que este es un pensamiento incómodo para nosotros. Que el sacrificio de miles de millones en la tierra es detestado por Dios (Prov. 15:8 ) pero es una verdad necesaria que debes abrazar. Cambiará la forma de evangelizar. Cambiará tu forma de adorar. Finalmente, te hará anhelar la capacidad de adorar a Dios perfectamente en el Cielo. Espero que la próxima vez que veas a alguien adorando, te preguntes si a Dios le agrada o lo desprecia. Si lo desprecia, espero que primero examines tu propio corazón y veas si hay pecado en ti para arrepentirse, pero que valientemente vayas a esa persona y le expliques gentilmente cómo puede comenzar a adorar a Dios de una manera que lo complazca.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s