El Águila Se Ha Estrellado: Una Historia De Orgullo Y Precipitación

Posted on

ESJ-blog 2020426_01

El Águila Se Ha Estrellado: Una Historia De Orgullo Y Precipitación

Por Clint Archer

El 20 de julio de 1969, el módulo lunar, también conocido como "el águila", se posó sobre la superficie polvorienta del Mar de la Tranquilidad de la Luna, en lo que constituye uno de los mayores logros de la humanidad. Los astronautas Michael Collins, Buzz Aldrin y Neil Armstrong lucían en sus uniformes el parche de la misión Apolo 11: un águila agarrando una rama de olivo.

El momento histórico fue señalado por el simple informe al control de la misión: "Houston, el Águila ha aterrizado". Pero ese aterrizaje estuvo a punto de ser una tragedia espectacular, más que un triunfo de la humanidad.

Al iniciar el descenso, Armstrong se dio cuenta de que el Eagle estaba pasando por los puntos de referencia previstos cuatro segundos antes de lo que debería. Estaban en curso de aterrizar a kilómetros de su objetivo.

Cuando se encontraban a 1.800 metros por encima de la superficie de la Luna, el sistema de navegación del Eagle hizo sonar una serie de alarmas inesperadas que indicaban que el ordenador de guiado se estaba sobrecargando y era incapaz de completar todas sus tareas. Una errata en el manual de la lista de comprobación hizo que un interruptor del radar estuviera en una posición incorrecta, enviando así señales erróneas al ordenador. El aterrizaje no iba bien. Comenzó a sonar otra alarma, esta vez un aviso urgente de bajo nivel de combustible. Sin combustible no podrían frenar su aproximación y se estrellarían en la Luna.

Armstrong vio a través de la ventana que se dirigían a una zona rocosa peligrosa en el borde de un cráter profundo. Tomó el control manual del Eagle, y con Aldrin gritando su velocidad y altitud, Armstrong maniobró el Eagle hasta que una luz intermitente mostró que una punta del Eagle había tocado la superficie. Aldrin gritó "¡luz de contacto!" y tres segundos después el Eagle aterrizó con un ruido sordo, con sólo 25 segundos de combustible.

Armstrong confirmó con calma: "Houston, aquí la Base Tranquilidad. El Águila ha aterrizado".

La tensión era palpable cuando el control de la misión respondió nerviosamente: "Recibido, Tranquilidad. Te copiamos en tierra. Tienes a un grupo de chicos a punto de ponerse azul. Volvemos a respirar. Muchas gracias". Lo dice el que está en la atmósfera oxigenada de la Tierra.

No mucha gente se da cuenta de lo cerca que estuvo ese triunfo de ser una tragedia. Imagínese lo diferente que pensaríamos de la tecnología humana si el anuncio hubiera sido "Houston, el Águila se ha estrellado".

Hay otro momento y lugar en el que el orgullo de una nación se elevaba a lo alto, sólo para estrellarse contra la realidad.

Anteriormente vimos UNA BREVE HISTORIA DE UN LIBRO CORTO, así como UNA LARGA HISTORIA DE UNA PELEA FAMILIAR. Hoy vemos la profecía de Abdías sobre el aterrizaje forzoso del águila.

2 PROBLEMAS DE ORGULLO INJUSTIFICADO

1. LA PERCHA DEL ORGULLO: LA IMAGINACIÓN

Abdías 1-4 1 Visión de Abdías. Jehová el Señor ha dicho así en cuanto a Edom: Hemos oído el pregón de Jehová, y mensajero ha sido enviado a las naciones. Levantaos, y levantémonos contra este pueblo en batalla. 2 He aquí, pequeño te he hecho entre las naciones; estás abatido en gran manera. 3 La soberbia de tu corazón te ha engañado, tú que moras en las hendiduras de las peñas, en tu altísima morada; que dices en tu corazón: ¿Quién me derribará a tierra? 4 Si te remontares como águila, y aunque entre las estrellas pusieres tu nido, de ahí te derribaré, dice Jehová.

El problema que aborda Abdías es el del elevado orgullo de Edom. En el mundo antiguo, todo el mundo vivía en un estado constante de temor a que estallara la guerra. Había una política interminable de expansión, que aseguraba que cualquier rey con un ejército saliera regularmente en busca de tierras para conquistar.

La única manera de estar a salvo era tener un ejército muy grande, o tener aliados con grandes ejércitos, o una capital con murallas muy grandes.

Edom tenía murallas defensivas que eran la envidia del mundo antiguo. La tierra está llena de acantilados gigantescos, desfiladeros escarpados y cañones con cavidades. La capital de Edom se consideraba absolutamente impenetrable. El nombre antiguo de la ciudad era Rekem, pero los edomitas la llamaban Sela, que significa roca. Hoy en día se la conoce por la palabra griega que significa roca, Petra. Petra no se parece a ninguna otra ciudad del mundo.

Toda la ciudad es un edificio megalítico esculpido. Los edificios, las casas y los caminos de la ciudad están tallados directamente en la roca. La población estaba rodeada de forma segura por una superficie rocosa escarpada y lisa que se elevaba hacia el cielo. Era tan alta que aves como las águilas anidaban literalmente en ella.

Para hacerla aún más segura, sólo había una entrada a la ciudad, un estrecho corredor de una milla de largo, y en algunos lugares apenas lo suficientemente grande para un camello. Se presumía de que Petra podía ser defendida por un ejército formado por un solo soldado. Debido a esta seguridad, los edomitas sufrían de un orgullo ilusorio de que eran impermeables a cualquier ataque. Miraban su situación actual y pensaban que el futuro era seguro.

El orgullo de Edom por su seguridad se elevaba como un águila, fuera del alcance de la realidad. Pero Abdías les advierte que el problema con el águila del orgullo es que su percha no está arraigada en la realidad, sino en la imaginación.

Los edomitas estaban a punto de experimentar con qué facilidad y profundidad Dios podía derrumbar sus altaneras presunciones.

Abdías 5-6 5 Si ladrones vinieran a ti, o robadores de noche (!!cómo has sido destruido!), ¿no hurtarían lo que les bastase? Si entraran a ti vendimiadores, ¿no dejarían algún rebusco? 6 !!Cómo fueron escudriñadas las cosas de Esaú! Sus tesoros escondidos fueron buscados.

Dios está diciendo que puedes temer a los ladrones armados, o a los que secuestran tu cosecha de uvas, pero eso sería mejor para ti. Los ladrones sólo se llevan lo que quieren, al menos dejan la propia casa. Pero yo voy a destruir la propia casa en la que vives.

Dios está diciendo: "Si te metes con mi pueblo, vas a caer. Duro. Voy a llevar tu orgullo a la tierra en un aterrizaje forzoso".

Sea lo que sea en lo que encuentres tu seguridad, sea lo que sea en lo que tomes tu orgullo, reexamínalo a la luz de Abdías. No hay nada seguro en esta vida, excepto el poder de Dios.

2. LA PRECARIEDAD DEL ORGULLO: LA REALIDAD

Edom contaba con un escaso ejército, por lo que, además de sus defensas, se apoyaba en una red de fuertes aliados conseguida gracias a la diplomacia y la sabiduría de sus dirigentes. Pero…

Proverbios 16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu..

a) Los aliados de Edom la defraudaron.

Abdías 7 Todos tus aliados te han engañado; hasta los confines te hicieron llegar; los que estaban en paz contigo prevalecieron contra ti; los que comían tu pan pusieron lazo debajo de ti; no hay en ello entendimiento.

Los que supuestamente estaban en paz con Edom iban a atacarla, aquellos con los que comerciaba iban a atraparla, y Edom no tenía ni idea de lo que se avecinaba. La confianza de Edom estaba equivocada.

b) Los sabios líderes de Edom cometieron errores de apreciación fatales.

Abdías 8-9 8 ¿No haré que perezcan en aquel día, dice Jehová, los sabios de Edom, y la prudencia del monte de Esaú? 9 Y tus valientes, oh Temán, serán amedrentados; porque todo hombre será cortado del monte de Esaú por el estrago.

Los líderes fueron eliminados y el ejército quedó desorganizado y fácilmente derrotado.

Petra fue finalmente conquistada por una simple estrategia. Sí, la ciudad podía rechazar a un ejército con un solo soldado. Pero a la inversa, bastaba un solo atacante para arrasar con toda la ciudad. Usted ve, sólo había un canal de agua en la ciudad. No había pozo, ni río, ni manantial, y casi no llovía. Así que el agua era desviada a la ciudad por un único canal tallado en la roca. Todo lo que tenían que hacer los atacantes era bloquear esa tubería y dejar a toda la población de Sela sin agua para que se marchara por deshidratación.

CONCLUSION

¿Quiénes son tus aliados? ¿Cuáles son tus hombres poderosos? ¿Cuáles son tus muros impenetrables de seguridad? ¿Dónde está tu confianza?

Lo que aprendemos de Abdías es que cuando te posicionas en contra de Dios, no hay nada que pueda mantenerte a salvo, nada que pueda librarte de tu condena.

La única manera de estar a salvo es correr hacia Dios. Aceptar que eres un pecador que necesita el perdón, y abrazar al Salvador que murió por ti, en tu lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s