Algo Mucho Más Grande Que El Éxito En El Ministerio

Posted on

ESJ-blog 20200511_02

Algo Mucho Más Grande Que El Éxito En El Ministerio

Por Jordan Standridge

¿Te imaginas expulsar a un demonio?

O ayudar a alguien a recuperar un miembro. O mejor aún, resucitar a alguien de entre los muertos.

O tal vez más aplicable a nosotros, llevar a miles de personas a Cristo que se convierten en miembros fieles de nuestra iglesia.

¡Eso sería un gran éxito en el ministerio!

Los discípulos experimentaron todo eso. Echaron a los demonios, resucitaron a la gente de entre los muertos y vieron a miles de personas convertirse a través de su predicación. Desde cualquier punto de vista, tuvieron un verdadero éxito en el ministerio. Pero al principio de su ministerio, Jesús les habló de algo que es aún más grande que el éxito del ministerio.

Recientemente un compañero misionero trajo a colación este pasaje en relación a una discusión que estábamos teniendo sobre el éxito en el ministerio que fue un gran estímulo para mí.

Lucas 10:17-20 dice:

Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.”

Recién salidos de su primer viaje ministerial, los discípulos volvieron entusiasmados.

No podían creer algunas de las cosas que vieron. No podían creer algunas de las cosas que fueron capaces de hacer. ¡Los demonios estaban sujetos a ellos! Fueron capaces de echar a los demonios y liberar a la gente de la esclavitud. ¡Eso debe haber sido emocionante!

El ministerio es emocionante. Servir a Dios no se parece a nada más. Porque el trabajo que hacemos para Él dura eternamente. Pero Jesús hace dos puntos aquí en estos versos que son absolutamente fascinantes y obviamente buenos para que los consideremos.

El primer punto es que, cuando se es fiel, el ministerio tiene más éxito del que se piensa.

Todo lo que los discípulos vieron fue un demonio siendo expulsado. Y aunque era genial, no era ni de lejos tan genial como lo que estaba ocurriendo entre bastidores. Jesús, mientras los discípulos estaban echando un demonio, vio a Satanás cayendo del cielo como un rayo.

Pero es la siguiente cosa que Jesús dice que es aún más impresionante.

Él dice que el éxito del ministerio no es tan emocionante como tu propia salvación personal.

No te alegres de esto, alégrate de que tu nombre esté escrito en el cielo.

Justo después de explicar a los discípulos que su visión de su ministerio era demasiado pequeña, o en otras palabras, que era incluso más exitoso de lo que pensaban en un principio, su siguiente frase es fascinante. Porque en la brillantez de Jesús es capaz de humillarlos y animarlos al mismo tiempo. En lugar de reprenderlos directamente por su peligro de orgullo en el ministerio, les recuerda que nunca deben perder la maravilla de su propia salvación.

Sí, ellos podrían hacer algunas cosas increíbles, y sí detrás de las escenas era aún más increíble de lo que ellos sabían, pero el mayor gozo que deberían experimentar no se encontraba en las cosas que hacían, sino que debería encontrarse en lo que Jesús hizo con ellos y por ellos.

Es muy fácil desanimarse en el ministerio. Es muy fácil buscar señales de bendición de Dios. De ser usados por Dios. Pero siempre debemos recordar dos cosas. Que no somos buenos jueces de lo que significa tener éxito en el ministerio, y nuestro mayor gozo debe ser siempre que nosotros mismos seamos salvos.

Fue George Whitfield quien dijo, cuando se le dijo que "muchos aceptaron al Señor" después de uno de sus sermones, que ellos "supuestamente aceptaron al Señor". Esto no era para decir que Dios no podía salvar a tanta gente, sino que era para decir, que la gente hace profesiones falsas y que pueden decir que creen en un momento emocional pero luego se alejan cuando surgen las dificultades. Era un auto reconocimiento de su incapacidad para juzgar el éxito, simplemente quería predicar la palabra de Dios con fidelidad. Simplemente no podemos saber si alguien ha llegado a conocer a Cristo de verdad o no, el tiempo lo dirá, pero lo que sí podemos saber es si estamos siendo fieles y si somos verdaderos seguidores de Cristo.

Como joven misionero estoy en constante peligro. Peligro de orgullo. Peligro de malinterpretar lo que es realmente el éxito en el ministerio. Peligro de comprometerse. Pero no es un peligro sólo para los misioneros o los que están en el ministerio a tiempo completo. Es un peligro para todos los seguidores de Cristo. Estar enfocado en el "éxito" en lugar de la fidelidad y el agradecimiento por tu salvación siempre te llevará a comprometerte y a estar insatisfecho con lo que Dios te ha llamado a hacer.

Tal vez tú también necesites que se te recuerde esto mientras ministras para el Señor.

El mayor gozo y el mayor "éxito" que experimentarás como cristiano será siempre el momento en que Dios, en su rica misericordia, decidió escribir tu nombre en su libro de la vida eterna. No tiene nada que ver con tu potencial. No tiene nada que ver con lo que puedes contribuir a la iglesia. No tuvo nada que ver con nada de ti. Todo tiene que ver con Su asombrosa gracia.

El hecho de que luego nos tome a nosotros, personas pecadoras, y decida usarnos para su gloria es una maravillosa bendición y privilegio.

Nunca debemos perder de vista Su gracia y nunca exaltar nuestro servicio a Él. Todo es un regalo que no merecemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s