Cuando las Cosas Cambian

Posted on

ESJ-blog 20200511_01

Cuando las Cosas Cambian

Por  Clint Archer

El francés Michel de Nostradamus vivió entre 1503 y 1566. Su profesión era la de boticario, un híbrido de químico y traficante de drogas.

En 1550 publicó un almanaque con predicciones zodiacales que estaban de moda y que, por alguna razón, aún se encuentran en las revistas actuales, conocidas como horóscopos. Se consideraba astrólogo, pero era tan malo haciendo los cálculos del zodiaco que solía insistir en que sus clientes contrataran a otro astrólogo para que les hiciera primero los cálculos del año de nacimiento y las cartas del zodiaco y luego él se limitara a interpretarlos.

Llegó a ser bastante bueno en la descripción de las predicciones futuras de tal manera que la gente podía, en retrospectiva, ver cómo sus palabras se ajustaban a su situación. Estas predicciones eran tan vagas que sólo podían entenderse en retrospectiva. Fue el precursor de la predicción "Te encontrarás con un desconocido alto y moreno", justo antes de que su crédulo cliente fuera atropellado por un caballo marrón y todo el mundo dijera: "¡Ajá! Nostradamus lo predijo".

Durante su vida, Nostradamus llegó a ser considerado ampliamente como un profeta, aunque él mismo nunca hizo esa afirmación. Temía que la Inquisición le acusara de practicar la magia. Pero como lo único que hacía era profetizar, la única forma de demostrar que era un impostor era pillarle en una profecía fallida. Así que se dedicó a predecir el futuro lejano en lugar del cercano.

Uno de estos ejemplos es la predicción del ataque a las Torres Gemelas en 2001. Tras el ataque terrorista del 11-S, los seguidores modernos de Nostradamus hicieron circular esta profecía para demostrar que era capaz de predecir el futuro…

En el año del nuevo siglo y nueve meses,

Del cielo vendrá un gran Rey del Terror…

El cielo arderá a cuarenta y cinco grados de latitud.

El fuego se acerca a la gran ciudad nueva…

En la ciudad de York se producirá un gran colapso,

dos hermanos gemelos desgarrados por el caos

mientras la fortaleza cae el gran líder sucumbirá

la tercera gran guerra comenzará cuando la gran ciudad esté en llamas

Inmediatamente la gente comenzó a debatir si esto se refería realmente a los eventos del 11 de septiembre. Pero la ciudad de Nueva York está a 40 grados de latitud, la Tercera Guerra Mundial no comenzó, y Nostradamus no dijo realmente eso. Lo más cercano que dijo fue…

El cielo nos hará arder a cuarenta y cinco grados,

el fuego llegará a las cercanías de la gran ciudad nueva,

cuando quieran probar a los normandos. (Centuria 6:97).

En otras palabras, las personas que querían demostrar que Nostradamus tenía razón, encontraron un pasaje que creían que se refería a los ataques del 11-S, pero sabían que era demasiado vago, así que lo editaron para que sonara más convincente.

¿Por qué funcionó esto? Porque la gente tiene una fascinación por las profecías y es demasiado perezosa para confirmarlas por sí misma.

La gente se siente reconfortada cuando, por muy malo que sea algo, alguien lo vio venir.

Bueno, los edomitas eran una raza de personas que recibieron una profecía devastadora de su destrucción. Y un hombre lo vio venir. Su nombre era Abdías. Confirmemos su profecía por nosotros mismos.

Hemos visto UNA BREVE HISTORIA DE UN LIBRO CORTO, UNA LARGA HISTORIA DE UNA DISCURSO FAMILIAR, EL ÁGUILA HA ATERRIZADO Y LA HOJA DE RAPO DE EDOM. Esta semana vemos que se reitera la profecía de la perdición segura de Edom, pero con un trasfondo de promesa y consuelo… no para Edom, sino para Israel.

3 CERTEZAS QUE SE DESPRENDEN DE LA PALABRA DE DIOS PARA SER ALENTADOS CON SUS PROMESAS

1. EDOM OBTENDRÁ LO QUE DIOS PROMETIÓ

Abdías 1:5-16 Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza. De la manera que vosotros bebisteis en mi santo monte, beberán continuamente todas las naciones; beberán, y engullirán, y serán como si no hubieran sido..

Para que nadie se compadezca de Edom, hay que recordar que sólo están recibiendo su merecido. Su violencia contra Israel y su colaboración con los enemigos de Israel se han cobrado su merecido. Lo que se siembra se cosecha.

Abdías 1:17-18 Mas en el monte de Sion habrá un remanente que se salve; y será santo, y la casa de Jacob recuperará sus posesiones. La casa de Jacob será fuego, y la casa de José será llama, y la casa de Esaú estopa, y los quemarán y los consumirán; ni aun resto quedará de la casa de Esaú, porque Jehová lo ha dicho..

Las cosas han cambiado. No sólo Edom será destruido, sino que Israel escapará de esa destrucción e incluso participará en el castigo de Edom.

Tenemos que darnos cuenta de que Dios está al tanto de lo que sucede y que lleva la cuenta.

2. ISRAEL OBTENDRÁ LO QUE DIOS PROMETIÓ

Abdías 1:19-20 19 Y los del Neguev poseerán el monte de Esaú, y los de la Sefela a los filisteos; poseerán también los campos de Efraín, y los campos de Samaria; y Benjamín a Galaad. Y los cautivos de este ejército de los hijos de Israel poseerán lo de los cananeos hasta Sarepta; y los cautivos de Jerusalén que están en Sefarad poseerán las ciudades del Neguev.

El libro de Abdías está repleto de referencias a los pactos de Dios con Israel. Este se refiere al Pacto de Abraham, que incluía la promesa de la tierra.

Gen 15:18-21 En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates; la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, los heteos, los ferezeos, los refaítas, los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos..”

Por eso, la tierra de Canaán fue llamada la Tierra Prometida. Esta profecía se extiende en un futuro lejano para reiterar una promesa a Israel de que un día tendrían toda la tierra que Dios prometió. Él no había olvidado el pacto.

Así que la promesa de destruir a Edom es un consuelo tácito para Israel de que se le devolverá la tierra… eventualmente.

Dios se toma las promesas muy en serio.

3. EL MUNDO TENDRÁ LO QUE DIOS PROMETIÓ

Abdías 1:21 Y subirán salvadores al monte de Sion para juzgar al monte de Esaú; y el reino será de Jehová.

Te preguntarás: "¿Y por qué se mete Dios con Edom?" No lo hace. Le está dando a Edom esta profecía de la mano de un judío para que los judíos encuentren consuelo al saber que su disputa familiar será resuelta algún día por Dios mismo.

PERO, Edom no era la única nación que merecía el castigo por maldecir al pueblo de Dios. Vuelva al versículo 15… Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones.

La frase día del Señor aparece con frecuencia en la profecía y se refiere al momento en que Dios cambia su enfoque de la paciencia y la oferta de misericordia, a la destrucción de los malvados en todo el mundo.

Ocho profetas diferentes del Antiguo Testamento describen el día del Señor como el momento en que Dios castigará la maldad mundial.

El día del Señor es el período de tiempo más aterrador en la historia del mundo. No importa si usted interpreta las profecías literalmente o simbólicamente, todo el mundo está de acuerdo en que lo que Dios está diciendo es que cuando el mundo reciba su merecido, usted querrá estar del lado de Dios. Este es uno de los muchos ejemplos del Antiguo Testamento:

Isaías 13:9-11 He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor. Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes..

y en el Nuevo Testamento:

1 Tesalonicenses 5:2-3 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.

¿Y después?

Abdías 1:21 Y subirán salvadores al monte de Sion para juzgar al monte de Esaú; y el reino será de Jehová.

Habrá un tiempo en que el mundo estará en paz, donde la voluntad de Dios se hará en la tierra como en el cielo.

Cuando Jesús dio la oración del Señor a sus discípulos estaba diciendo, oren por lo que Abdías profetizó.

Debemos sentirnos alentados por el hecho de que las promesas de Dios para nosotros son seguras. Israel debió sentir a veces que las promesas tardaban en llegar. Edom debió dudar de la capacidad de Dios para cumplir su promesa de destruirlos. Pero Dios no es lento.

Cada uno de los detalles que se indican en las Escrituras se cumplirá con toda seguridad.

CONCLUSION

Puede que Nostradamus no fuera capaz de ver el futuro, pero nosotros, que tenemos la Biblia, tenemos la capacidad de ver lo que viene, gracias a los profetas de Dios, como Abdías. El único tonto es el que sabe lo que viene y no actúa – Dios salvará a su pueblo y juzgará a los malvados. Arrepiéntete, confía en Jesús y forma parte de su glorioso Reino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s