La Gloriosa Respuesta de Dios al Mal de Nuestros Días

Posted on

ESJ-blog 20200519_01

La Gloriosa Respuesta de Dios al Mal de Nuestros Días

Por Scott Christensen

COVID-19. Cierres injustos. Iglesias cerradas. Amenazas a la libertad religiosa. Fraude electoral. Disturbios desenfrenados. Disturbios civiles. Desfinanciación de la policía. Falsos profetas de la justicia social. Confusión de género. Degeneración sexual. Cultura de la anulación. Noticias falsas. Vivimos días oscuros y todo indica que se harán más oscuros. Además de estos males sociales, muchos están experimentando un aumento de los problemas personales. Matrimonios rotos. Hijos descarriados. Empleos perdidos. Fracasos financieros. Separaciones de la iglesia. Enfermedades mortales. El miedo y la incertidumbre aumentan. La ansiedad impregna el aire que respiramos. Si nuestra sociedad tenía alguna noción sobre la bondad inherente de la humanidad, esas nociones se están haciendo añicos. Invocar la palabra "mal" ya no se considera ingenuo o equivocado. Al igual que las numerosas cabezas de Hidra, el mal está surgiendo en múltiples direcciones y tiene a todo el mundo en vilo, incluidos los fieles seguidores de Cristo.

¿Cómo dar sentido a las nubes negras que parecen descender sobre el paisaje? En el último año nos hemos visto empujados directamente a un espinoso enigma teológico llamado el problema del mal. ¿Cómo puede un Dios supremamente bueno, sabio y poderoso permitir que todo tipo de pecado, calamidad, enfermedad, corrupción, decadencia, muerte y caos contaminen la creación que Él hizo con tan singular belleza y perfección? Lo que creó al principio era bueno, "muy bueno" (Génesis 1:31). Ahora es malo, muy malo. ¿Por qué permitió Dios la caída de nuestros padres primordiales? ¿Por qué no impidió que la siniestra serpiente se deslizara en el jardín del Edén para tentar a Adán y Eva? Seguramente Dios podría haber intervenido, para evitar que la pareja lo arruinara todo. O, una vez hecho el daño, podría haber empezado de nuevo -como hizo con Noé- y haber creado una humanidad nueva y mejorada, incapaz de desertar.

Dios no hizo nada de eso. En cambio, dejó que el sufrimiento maligno e inútil infectara cada elemento de su creación. ¿Por qué? ¿Qué buen plan podría tener?

Aportar respuestas definitivas al clásico problema del mal se conoce como "teodicea", palabra que proviene de los términos griegos para Dios (theos) y justicia (dike). Una teodicea es un intento de "justificar a Dios" y las razones que tiene para permitir, y nos atrevemos a decir, ordenar el mal para arruinar su buena creación. Examinar el problema del mal y buscar en las Escrituras una teodicea no es un ejercicio vacío de especulación. Más bien es una forma de considerar precisamente quién es Dios y por qué creó el mundo en primer lugar. Una teodicea no tiene por qué ser un enfoque morboso sobre el mal y sus innumerables expresiones de malevolencia. Irónicamente, el mal sirve para resaltar la gloria suprema del Creador y Señor del universo. La revelación que Dios ha dado de sí mismo en las páginas de su Palabra divinamente inspirada nos ayuda no sólo a dar sentido a la existencia y a la omnipresencia del mal en el mundo y en nuestras vidas, sino que coloca el plan de Dios para la creación en plena exhibición ante sus criaturas para que podamos maravillarnos de la magnificencia de Dios. Ninguna teodicea será eficaz si no representa correctamente esa naturaleza del Dios que es.

Dios es Santo

Una buena teodicea debe comenzar con una mirada atenta a los atributos de Dios, particularmente a su santidad. La santidad de Dios habla de su alteridad, de su separación. Dios es santo en cuanto a que está separado en su justicia desenfrenada, pero también es santo en cuanto a que está separado en su propio ser como Dios trascendente que mora en "luz inaccesible" (1 Tim. 6:16) muy por encima de la creación y de sus criaturas. Los serafines del cielo gritan: "Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos, toda la tierra está llena de su gloria" (Isaías 6:3). Toda la creación está en sumisión y temor al Todopoderoso. Los límites del ser de Dios están más allá del descubrimiento (Job 11:7). Dios es conocible, pero sus profundidades están mucho más allá de nuestra capacidad de comprensión. "¡Oh, la profundidad de las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! Cuán insondables son sus juicios e insondables sus caminos". (Rom. 11:33). Al encontrarnos con un Dios así, con el negro telón de fondo del mal, es inevitable que nos encontremos con tensiones y misterios inesperados.

Dios es Bueno

Por ejemplo, sabemos que Dios se caracteriza por su bondad pura. Nada puede impedir su "abundante bondad" (Sal. 145:7). Como dice la Confesión Belga, Él es la "fuente desbordante de todo bien". Dios no puede tener ningún pensamiento malo. Ni siquiera puede ser tentado por el mal, ni puede tentar a otros a lo mismo (Santiago 1:13). Además, Dios es omnisciente y la fuente misma de toda sabiduría y conocimiento (Col. 2:3). Él conoce cada detalle de cada movimiento de todo y todo lo que ocurre en el espacio y el tiempo desde el principio hasta el final sin excepción. Nada se le escapa. El siniestro plan de la serpiente no sorprendió al omnisciente. La desobediencia de Adán y Eva no cogió a Dios desprevenido. De hecho, es todo lo contrario.

Dios es Soberano

Estos atributos ayudan a sentar las bases para enfrentarse a la soberanía omnímoda de Dios. Escuche a Isaías mientras registra la revelación de Dios de su señorío sobre la creación y la historia.

9 Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero; 11 que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré. (Isa. 46:9-11)

Dios comienza esta revelación de sí mismo enmarcando sus palabras en el contexto de su santidad trascendente. Sólo Él es Dios. No hay otro. Nadie puede ser comparado con Él. Por eso, sólo Él puede ordenar todas las cosas desde el principio hasta el final, y asegurar providencialmente que su plan para la historia se desarrolle precisamente como lo planeó para "cumplir todo" Su "beneplácito".

Sabemos que todo lo bueno debe atribuirse al Padre de las Luces (Santiago 1:17). Sin embargo, podríamos preguntarnos si los planes de Dios podrían incluir el mal. Isaías no nos deja en la oscuridad sobre esta cuestión. Unas páginas antes retoma la revelación de Dios sobre este mismo asunto:

6 para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, 7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.. (Isa. 45:6-7)

Dios enmarca sus declaraciones aquí de la misma manera que lo hizo en Isaías 46. Él es Yahvé, el Señor trascendente de todo. No hay otro Dios. El Soberano del universo indica su control total sobre los acontecimientos de la historia utilizando un merismo, que es un recurso literario hebreo común que expresa plenitud. Un merismo contrasta dos extremos polares como una forma de resaltar todo lo que hay en medio. En este caso, la "luz" se contrapone a la "oscuridad". Hay un segundo contraste entre "bienestar" y "calamidad". Estos indican todo lo que es bueno y malo. De hecho, la palabra traducida "calamidad" es el término hebreo estándar para "mal" (véase también Job 2:10; 42:11; Lam. 3:38). Así, los planes de Dios abarcan todo el espectro de la luz y la oscuridad, el bienestar y la calamidad, lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, la paz y la guerra, lo verdadero y lo falso, la belleza y la fealdad.

La Biblia es clara. Dios ordena soberanamente todas las cosas que suceden, incluyendo todos los casos de maldad. Si algún mal no encaja en el plan y propósito de Dios, entonces Él no permitirá que ese mal ocurra. Dado que Dios es también supremamente bueno y sabio, sólo podemos sacar una conclusión: Dios debe tener necesariamente algún propósito supremamente bueno y sabio para cualquier mal que determine que ocurra. Dios es el autor soberano de toda la historia, pero no puede ser considerado culpable del mal cuando éste ocurre. La responsabilidad moral por el mal en las Escrituras se sitúa siempre en las intenciones del corazón (Prov. 16:2; Jer. 17:9-10). Los seres humanos siempre tienen malas intenciones para el mal que cometen. Sin embargo, en el misterio de los propósitos trascendentes, buenos y sabios de Dios, Él puede ordenar que ese mal ocurra sin tener nunca más que intenciones buenas y sabias para su ocurrencia (Sal. 5:4). Si Dios no puede lograr un bien mayor a partir de un mal particular, podemos estar seguros de que nunca lo permitirá en primer lugar. Por ejemplo, los hermanos de José lo vendieron como esclavo y, sin embargo, nos enteramos de que Dios ordenó este mismo acontecimiento (Gn. 45:5, 7-8). José les dijo con razón: “Vosotros pensasteis [pretendíais] hacerme mal contra mí, pero Dios lo tornó [pretendía] en bien para que sucediera como vemos hoy, y se preservara la vida de mucha gente para el bien.” (Gn. 50:20).

El mayor mal de la historia se cometió contra el Hijo del Dios vivo. Los judíos lo crucificaron, sabiendo perfectamente su identidad divina y su completa inocencia. Este fue un mal insondable y un error judicial sumamente grave. Sin embargo, cada detalle en el Calvario fue planeado y llevado a cabo por Dios (ver Hechos 2:22-23; 4:27-28). Además, la crucifixión de Jesucristo nos muestra la profunda intersección entre Dios y el mal, así como el propósito último de Dios para la caída de la humanidad que hizo necesaria una maldición sobre toda la creación.

Dios es Creador y Redentor

Aquí debemos preguntarnos, ¿por qué Dios creó el mundo, particularmente a nosotros, los humildes humanos? Dios no tenía ninguna obligación de hacer nada. Ciertamente no se sentía solo. Había disfrutado de un amor y una comunión perfectos entre los miembros de la Trinidad durante toda la eternidad. Históricamente, los cristianos han entendido que Dios creó el mundo para magnificar de forma suprema las riquezas de su gloria, especialmente para nosotros, sus criaturas portadoras de Su imagen. Pero, ¿cómo lo ha hecho Dios? ¿De qué manera ha engrandecido su gloria de manera que nada pueda superarla?

No necesitamos mirar más allá de la cruz o de la tumba vacía del Hijo de Dios encarnado. No hay ningún mundo que podamos imaginar en el que la gloria de Dios pueda superar la gloria de la cruz y la resurrección de Jesucristo. ¿Por qué la cruz? ¿Por qué la tumba vacía? Estos fueron los medios centrales que Dios utilizó para redimir a un mundo roto, corrompido y despreciado. La redención que Jesucristo logra a través de su encarnación, muerte, resurrección, exaltación y eventual regreso para establecer su reino eterno, trae a Dios la máxima gloria. Sin embargo, y esto es lo que debemos ver, Dios nunca podría haber recibido tal gloria por su gracia redentora si Adán y Eva no hubieran caído; si la serpiente no los hubiera tentado; si no hubieran empujado al muy buen mundo a la agonía del pecado y la corrupción. La redención es innecesaria sin esa crisis. Y la redención de los pecadores caídos sería imposible sin la persona y la obra del Hijo de Dios, que fue enviado por el Padre para llevar a cabo esta obra supremamente gloriosa. Así, el mal existe para magnificar la gracia redentora y la gloria de Dios a través de la obra expiatoria sin igual de Jesucristo.

Esto no responde a todas las preguntas sobre cada caso de maldad que vemos en el mundo, o el dolor y el sufrimiento que soportamos, pero nos ayuda a situar la oscura tormenta del mal en perspectiva. Todos los que ponen su fe en Cristo para la redención de sus almas del pecado, la muerte y el infierno pueden estar seguros de que ningún mal que les ocurra es innecesario. Tiene un propósito. Todas las cosas, tanto las buenas como las malas, funcionan para un bien mayor para aquellos que son llamados soberanamente por Dios; para aquellos que le aman y encajan en su plan de redención supremamente sabio (Rom. 8:28). Porque hemos sufrido la crisis del pecado y la maldición edénica, podemos apreciar realmente la gloria del Dios trascendente, tanto de la justicia como de la misericordia, del poder y de la gracia; del Hijo encarnado que vence al pecado, a Satanás, a la muerte y a todo vestigio de maldad que ha afligido a la magnífica creación de Dios. Todo, incluso el mal, existe para la suprema magnificación de su gloria, una gloria que nunca veríamos sin la caída y el gran Redentor Jesucristo.


Scott Christensen se graduó del Seminario del Maestro en 2001 con su Maestría en Divinidad. Fue pastor de la Iglesia Comunitaria de Summit Lake en el suroeste de Colorado durante 16 años antes de comenzar el ministerio como pastor asociado en la Iglesia Bíblica de Kerrville, Texas, en 2019. Las obras publicadas de Scott incluyen ¿Qué pasa con el libre albedrío? Reconciliando nuestras elecciones con la soberanía de Dios (P&R 2016) y ¿Qué pasa con el mal? God’s Glory Magnified in a World Ruined by Sin (P&R 2020).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s