Los Predicadores Tienen que Predicar

Posted on

ESJ-blog 20200623_02

Los Predicadores Tienen que Predicar

POR KEVIN DEYOUNG

Todos los veranos -en algún momento durante varias semanas de vacaciones y permisos de estudio- intento leer un libro sobre la predicación. Durante muchos veranos, esto ha significado releer Predicación y Predicadores de Martyn Lloyd-Jones. Este año significó leer un libro que nunca habría cogido si no me lo hubiera recomendado Alistair Begg. No estoy seguro de estar de acuerdo con todos los presupuestos teológicos o con todos los puntos de aplicación práctica, pero en su conjunto Heraldos de Dios, publicado por primera vez en 1946 por el renombrado predicador escocés James S. Stewart, fue un buen tónico para el alma.

Más que nada, Stewart hace hincapié con fuerza implacable en que la predicación es un inmenso privilegio y la predicación es sobrenaturalmente poderosa.

Sobre el privilegio de la predicación:

Pasar los días haciendo eso -no sólo describiendo el cristianismo o argumentando a favor de un credo, no disculpando la fe o debatiendo finos matices de significado religioso, sino realmente ofreciendo y dando a los hombres a Cristo- ¿puede haber algún trabajo en la vida más emocionante o trascendental? (57)

Sobre la necesidad de poder en nuestra predicación:

Los mismos términos que describen la función del predicador -heraldo, embajador- denotan autoridad. Con demasiada frecuencia el púlpito ha sido deferente y apologético cuando debería haber sido profético y con tono de trompeta. Ha perdido el tiempo equilibrando probabilidades y discutiendo opiniones y erigiendo marcas de interrogación, cuando debería haber hecho sonar la nota de una afirmación descarada y triunfante: "¡La boca del Señor lo ha dicho!". (211)

Me pregunto si nos creemos todo eso. Por supuesto, la mayoría de las personas que lean este blog confesarán con ferviente aclamación que creen en la predicación. Pero, ¿realmente lo hacemos?

Permítanme preguntar a los que están sentados en la banca, ¿vienen a la palabra expectantes cada semana, preparados en corazón y mente para escuchar una gran palabra de nuestro gran Dios? ¿Están convencidos de que lo que necesitan escuchar desde el púlpito es mucho más importante que lo que necesitan ver en su programa de televisión favorito, lo que necesitan leer en su sitio web favorito, lo que necesitan escuchar en su podcast favorito? ¿Dejas que el pundonor te forme más que la predicación? ¿Está usted dispuesto a dar a su pastor el tiempo que necesita para la oración y el estudio, no sólo el tiempo lejos de las preocupaciones de otras personas, sino, cuando sea necesario, a la aparente negligencia de sus preocupaciones? ¿Oras por tu propia alma para que sea un fuego fresco para la palabra? ¿Y oras por tu pastor para que traiga fuego del cielo domingo a domingo?

Tanto como la congregación necesita que se le recuerde el poder y el privilegio de la predicación, estoy convencido de que los predicadores necesitan que se les recuerden estas cosas aún más. Me parece que la nuestra no es una época de grandes predicadores. Los pulpitos superdotados de la televisión por cable suelen ser vacuos y superficiales, si no heterodoxos, mientras que la enseñanza expositiva sólida puede estar llena de verdades exegéticas pero carecer de pulido homilético y poder heráldico. Quizá la predicación en la iglesia media sea mejor que antes. Pero si lo es, es difícil de ver cuando las malas noticias y la controversia en la iglesia se llevan todos los titulares.

Hace más de cincuenta años, Lloyd-Jones declaró, "sin vacilar" dijo, "que la necesidad más urgente en la Iglesia Cristiana hoy es la verdadera predicación; y como es la necesidad más grande y más urgente en la Iglesia, es obviamente la necesidad más grande del mundo también." ¿Es eso cierto? Si lo es, entonces cada pastor en solitario, cada pastor principal, cada hombre llamado a anunciar la buena nueva de Cristo y de éste crucificado debería tomar nota.

Si usted es el principal responsable de la predicación en su congregación, la predicación debe ser lo suyo. No puede dejar que la consejería o la visitación la desplacen. No puede dejar que la administración lo desplace. No puede dejar que la atracción de complacer a la gente lo desplace. Y no puede dejar que el encanto y la expectativa de los comentarios culturales sin parar lo desplacen. Por supuesto, los pastores hacen más que predicar, y dependiendo de sus dones, el contexto y los ancianos y miembros del personal que los rodean, pueden tener un ministerio público además de la predicación. Pero ese ministerio nunca debe ser en lugar de la predicación o en detrimento de la misma.

Hermanos pastores, primero somos predicadores, no podcasters. Debemos ser predicadores antes de ser expertos políticos, blogueros, tuiteros, revisores de libros, polemistas o comentaristas sociales. Predicar no es lo único que podemos hacer, pero tengamos cuidado: en nuestra época de acceso digital instantáneo y de salida digital inmediata, muchos pastores están siendo apartados del centro y llevados a la periferia. Ser un erudito profesional, o un columnista semanal, o un capellán de hospital, o un comentarista de noticias diario, o un activista conservador, o un organizador de la comunidad, o un reformador social, o un experto en la reforma de la policía es estar llamado a una vocación admirable. Pero la vocación del predicador es predicar.

Esta es la dura y liberadora realidad: no puedes hacerlo todo. No puedo hacerlo todo. Cualquiera que preste atención puede ver que hago algunas de las cosas enumeradas anteriormente. Pero algunas, no todas. Algunas veces, no la mayoría. Y nunca, espero, de manera que se interponga a la necesaria tarea de predicar. Cuando los apóstoles se dedicaban a la palabra de Dios y a la oración, no sólo estaban estableciendo prioridades por delante de atender las mesas. Se estaban comprometiendo a predicar y orar en lugar de otras cosas buenas que podrían estar haciendo.

El apóstol Pablo creía en la predicación. No podría haber expresado su mandato al joven Timoteo con más fuerza. Si Pablo hubiera estado escribiendo en un ordenador, habría utilizado la cursiva, y lo habría subrayado, y lo habría puesto en negrita en una fuente de 24 puntos. Subrayó la importancia central y perdurable de la predicación con una fórmula de juramento cuádruple: Te encargo (1) en presencia de Dios, (2) y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, (3) y por su aparición (4) y su reino: predica la palabra (2 Tim. 4:1-2). La palabra "predicar" es keruxon; significa anunciar. La predicación incluye la enseñanza, pero es más que eso. Es una palabra de proclamación, un anuncio de "¡Oíd, oíd!" en nombre del Rey. La predicación no es una mera recitación de hechos, ni un mero comentario exegético. La predicación es, en palabras de John Murray, una súplica personal y apasionada. Requiere de todo el hombre: todo lo que tiene en cuerpo, mente y fuerza.

Si hay una crisis de confianza en la predicación, es una crisis en el púlpito tanto como en la banca. "¿Quién va a creer", se pregunta Stewart, "que las noticias traídas por el predicador importan literalmente más que cualquier otra cosa en la tierra si se presentan sin ningún tipo de brío o fuego o ataque, y si el hombre mismo es apático y sin inspiración, afligido por el coma espiritual, y sin decir por su actitud lo que dice en palabras?" (41). Hermanos, debemos poner nuestro mejor esfuerzo en la predicación. Debemos esforzarnos año tras año para mejorar en la predicación. Atrévanse a decir que debemos abrirnos a algunos consejeros piadosos para que evalúen nuestra predicación. Y, sobre todo, debemos restablecer en nuestros propios corazones la centralidad de la predicación y nuestra confianza en ella. Lo que Stewart dijo sobre su siglo es igual de cierto sobre el nuestro: "A fin de cuentas, la necesidad suprema de la Iglesia es la misma en el siglo XX que en el primero: son hombres en llamas por Cristo" (220).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s