Ora Como Debe Ser

Posted on

ESJ-blog 20200630_01

Ora Como Debe Ser

Por John MacArthur

La última vez, comenzamos a examinar la oración de Daniel en Daniel 9, analizando lo que le provocó a orar en primer lugar, es decir, la voluntad de Dios revelada en las Escrituras. Sabiendo esto, podríamos esperar que su oración fuera apagada o poco entusiasta; después de todo, las promesas de Dios son seguras e inmutables.

Sin embargo, la oración de Daniel se caracteriza por su fervor. Su interacción con Dios en Daniel 9 no es como la de dos barcos que se cruzan en la noche, con el tipo de oración que dice: "Señor, por cierto, tengo este pequeño pensamiento que quiero dejarte mientras tanto". Así es como oran muchos, pero no es en absoluto como ora Daniel:

Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. (Daniel 9:3)

En otras palabras, no se limitó a hacer un guiño al Señor, sino que fijó su mirada en Él. Su oración tenía pasión y persistencia. Se quedó sin comer, se vistió de saco y se cubrió de cenizas, todos ellos indicadores de humildad en su cultura. Y nosotros estamos aquí diciendo: "Daniel, esto es un poco ridículo. Quiero decir, Dios dijo que iban a ser 70 años, así que van a ser 70 años. ¿Por qué te molestas tanto? Guarda tus cenizas".

Sin embargo, la Escritura pide este tipo de seriedad y persistencia en la oración. Nos dice que oremos sin cesar (1 Tesalonicenses 5:17), que es lo más persistente que se puede hacer. Y en Lucas 11 tenemos la historia del amigo insolente que llama a la puerta de su vecino a medianoche para pedirle un poco de pan. Y después de contar esta historia, Jesús dice lo siguiente:

Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Lucas 11:8-10)

No sé cómo funciona, pero nos convertimos en parte del plan de Dios cuando oramos. Como enseña claramente Santiago 5:16: “La oración eficaz del justo puede lograr mucho.” Y vemos al menos parte de lo que la oración de Daniel logra más adelante en el capítulo. No sabemos cuánto tiempo estuvo orando Daniel, pero después de un tiempo de ayuno y petición, recibió una respuesta en forma de aparición de Gabriel. (Daniel 9:20-21)

Este tipo de persistencia es difícil para nosotros, ¿no es así? Vivimos en una sociedad en la que las cosas nos llegan a raudales. Vemos programas de media hora y escuchamos canciones de tres minutos y vemos anuncios de 60 segundos. Esta exposición constante genera patrones de pensamiento que conducen a una corta capacidad de atención. Por eso, el arte de la meditación y la persistencia en la oración nos resulta extremadamente difícil. Pero a través de Daniel vemos que Dios responde al fervor.

A menudo nos olvidamos de orar por todas las batallas que se libran en nuestra propia vida, en la de nuestras familias y en la de nuestras iglesias. Luchamos espiritualmente. Luchamos financieramente. Y a veces decimos, “Jesús va a venir de todos modos, y todo va a estar bien al final, así que no importa.” Podemos pensar que estamos siendo espirituales, pero en realidad estamos siendo fatalistas.

Claro que sé que sólo unos pocos van a entrar por la puerta estrecha, pero eso no significa que no ore. Sé que las cosas en este mundo van a empeorar cada vez más, pero eso no significa que no ore para que Dios siga siendo glorificado y que las almas sigan siendo salvadas. Daniel conocía las profecías de las Escrituras, pero aun así oró.

Si nunca nos ponemos de rodillas en ferviente oración, y si nunca nos identificamos realmente con la voluntad y la Palabra de Dios como lo hizo Daniel, nos perdemos la íntima comunión que esto conlleva y la oportunidad de experimentar la bendición como respuesta a la oración.

El testimonio de la Escritura, tanto por mandato como por ejemplo, es que la oración debe ser ferviente. No puede ser algo pasajero, porque es una puesta del corazón hacia algo. Dice el puritano Thomas Brooks:

Como un fuego pintado no es un fuego, un hombre muerto no es un hombre, así una oración fría no es una oración… Las oraciones frías son como flechas sin cabeza, como espadas sin filo, como pájaros sin alas: no traspasan, no cortan, no vuelan hasta el cielo. Las oraciones frías siempre se congelan antes de llegar al cielo. (El Cielo en la Tierra, página 261)

El clérigo Jeremy Taylor también dice:

Si podemos tener afición por las cosas indiferentes o peligrosas, nuestras oraciones enfurecen nuestros espíritus, cuando rogamos fría y dócilmente por aquellas cosas por las que deberíamos morir, que son más preciosas que los globos de los reyes, y más pesadas que los cetros imperiales, más ricas que los despojos del mar, o los tesoros de las colinas de la India. (The sermons of the Right Rev. Jeremy Taylor, page 50)

Sigamos el modelo establecido por Daniel y otros creyentes que nos han precedido. Seamos personas de ferviente oración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s