Cómo Creer en Contra de tus Sentimientos

Posted on

ESJ_BLG_202100825_02

Cómo Creer en Contra de tus Sentimientos

Por Michael J. Kruger

Combatiendo la Insatisfacción

Algunas personas dejan de creer en el cristianismo no tanto porque piensen que es falso, sino porque creen que simplemente no funciona. Al mirar a su alrededor, pueden empezar a pensar que otros grupos o ideas o religiones simplemente funcionan mejor. Estos grupos pueden parecer ricos, profundos y llenos de vida, e incluso ofrecer una comunidad mejor, un propósito más profundo y una visión más convincente para el mundo. Además, otros grupos pueden parecer más divertidos.

En resumen, la gente no siempre deja de seguir a Cristo por razones intelectuales. Algunas personas lo dejan porque disfrutan más de otras cosas que de Jesús. Para ellos, el cristianismo ya no es satisfactorio. Entonces, ¿cómo se debe tratar esta importante cuestión? He aquí algunas reflexiones.

Nada Mas que la Verdad

En primer lugar, debemos recordar que el cristianismo es digno de nuestra creencia no porque siempre se sienta mejor -o incluso parezca funcionar mejor que otros sistemas- sino porque es verdadero. Si Jesús es realmente el Hijo de Dios, si realmente resucitó de entre los muertos, si realmente hay vida eterna sólo a través de él, entonces eso es suficiente para que sea digno de ser seguido. Y eso no cambiará aunque la vida cristiana resulte más difícil y más desafiante que las otras alternativas sobre la mesa.

Después de todo, hay algunas creencias falsas y sistemas falsos que pueden, al menos por un tiempo, dar un mayor nivel de satisfacción emocional que las creencias y sistemas verdaderos. Me recuerda a la película de ciencia ficción Matrix, en la que las máquinas han atrapado a millones de personas en un mundo onírico digital para que las máquinas puedan vivir de la bioelectricidad producida por sus cuerpos. No cabe duda de que el mundo de los sueños es mucho más satisfactorio y gratificante para estas personas de lo que sería el mundo real. De hecho, este último es duro, frío y desagradable. Pero el mundo de los sueños es una mentira. Y el tema de la película es que es mejor conocer la verdad y seguir la verdad -por desagradable que sea- que vivir una mentira. De hecho, cuando Neo está decidiendo si tomar la píldora roja o la azul, Morfeo es muy claro en su promesa: "Recuerda, todo lo que ofrezco es la verdad, nada más". Sabe que Neo se despertará con una vida menos agradable. Pero eso está bien, porque la verdad es lo que importa.

Este es el punto: no seguimos el cristianismo simplemente porque nos hace sentir bien o porque es emocionalmente satisfactorio, sino porque es verdadero. Esto no significa, por supuesto, que no haya beneficios pragmáticos, prácticos e incluso emocionales en el cristianismo. Hay muchos, y hablaremos de ellos más adelante. Pero tenemos que establecer el orden correcto. Como observa Os Guinness, “La fe cristiana no es verdadera porque funciona. Funciona porque es verdadera.”[1].

Si invertimos el orden y empezamos a pensar que la verdad está determinada por lo que funciona para nosotros, entonces nos encontraremos con algunos problemas graves. En primer lugar, este enfoque significaría que cada uno puede crear su propia "verdad". Después de todo, las personas difieren -a menudo de forma significativa- sobre lo que creen que "funciona" para ellos. Por ejemplo, si alguien dijera que la religión brasileña del Valle del Sol -cuyos adeptos creen que son extraterrestres con forma humana- es la más convincente desde el punto de vista existencial, nos veríamos obligados a concluir que es "verdadera". De hecho, este enfoque nos obligaría a concluir que casi cualquier visión del mundo es "verdadera", siempre y cuando alguien, en algún lugar, encuentre que le funciona.

Más allá de esto, si pensamos que la verdad está determinada por lo que es emocional o pragmáticamente satisfactorio, entonces nos encontraremos siempre persiguiendo cualquier cosa grandiosa y maravillosa que aparezca, al menos por el momento. En tal caso, nuestra vida estaría marcada por una búsqueda interminable de la realización personal, saltando de idea en idea y de religión en religión. Como nuestras emociones y sentimientos cambian a menudo, nuestra "verdad" cambiaría perpetuamente con ella.

Este problema es especialmente grave para el cristianismo porque la Biblia enseña que es una religión que suele ir acompañada de grandes sufrimientos, persecuciones y tribulaciones. La única manera de que la gente se quede con el cristianismo en medio de tales desafíos es si lo cree porque es verdad, no porque siempre mejora su situación. Después de todo, a veces el cristianismo no te hace sentir bien. A veces el cristianismo hace la vida más difícil, no más fácil.

Significativo

Ahora que entendemos que la verdad del cristianismo es fundamental, podemos dirigir nuestra atención al hecho de que realmente proporciona una visión satisfactoria y plena de la vida. En otras palabras, realmente "funciona". Y esto no debería sorprendernos. Si Dios es real, y él hizo todas las cosas, entonces podríamos esperar que seguirlo nos lleve a una vida bendecida (siempre y cuando definamos cuidadosamente "bendecida").

Hay mucho que decir a este respecto, pero permítanme mencionar un par de cosas sobre el cristianismo que lo hacen personalmente satisfactorio. En primer lugar, el cristianismo es capaz de dotar a nuestras vidas de un verdadero sentido y propósito. Por supuesto, todo el mundo anhela estas cosas. Los seres humanos quieren saber que existen por alguna razón y que todos sus esfuerzos, trabajos y actividades son significativos al final. Esto puede ser especialmente cierto para los estudiantes universitarios. Quieren creer que están "marcando la diferencia" y sirviendo a algún fin bueno más allá de ellos mismos.

Pero es precisamente ahí donde radica el problema. En un mundo sin Dios, nada de lo que hacemos tiene un significado inherente. De hecho, muchos científicos y filósofos modernos lo han admitido. Carl Sagan, tras reflexionar sobre la inmensidad del universo, llegó a esta conclusión: "Somos los guardianes del sentido de la vida. Preferiríamos que fuera de otra manera, por supuesto, pero no hay pruebas convincentes de un Padre cósmico que nos cuide y nos salve de nosotros mismos. Depende de nosotros.”[2]. En otras palabras, asignamos nuestro propio significado a un universo sin sentido.

Ahora bien, muchos de sus compañeros resonarán con este enfoque. Podrían pensar que el mundo es lo que nosotros hacemos de él. Así que puede que se autodeclaren un propósito para su vida que les haga sentir bien. Tal vez ese propósito sea proteger el medio ambiente o luchar contra el hambre en el mundo o detener el tráfico sexual. Pero, ¿funciona realmente este enfoque de "crear tu propio significado"? No del todo. Por muy apasionadamente que uno se dedique a estas tareas, al final no tienen sentido en un mundo sin Dios. Y no suponen absolutamente ninguna diferencia en un mundo sin Dios. Después de todo, ¿por qué proteger el medio ambiente? Uno podría responder: Para frenar la contaminación. Pero, ¿por qué frenar la contaminación? Para preservar nuestros recursos naturales. ¿Por qué debemos preservar nuestros recursos? Para ayudar a las generaciones futuras. ¿Qué pasa si ayudamos a las generaciones futuras? Tendrán una vida más larga y más cómoda. ¿Y por qué importa eso? Porque…

Al final, no hay una respuesta secular satisfactoria a esta pregunta. Sin Dios, no hay razón para pensar que los humanos importan más que las cucarachas o las ardillas. Además, todas las personas a las que hemos ayudado acabarán muriendo de todos modos. Incluso si algunos son ligeramente más felices mientras viven, no hemos hecho ninguna diferencia real en el gran alcance de las cosas. Y al final el sol se apagará, la tierra perecerá y todos nuestros esfuerzos medioambientales habrán sido en vano. Sin Dios, nada tiene importancia eterna.

Por el contrario, esta es precisamente la razón por la que la cosmovisión cristiana es tan satisfactoria. Tenemos un propósito claro: servir a Dios, glorificarlo y construir su reino. Además, ayudar a otras personas es realmente importante porque son seres eternos hechos a imagen de Dios y tienen dignidad y valor. Además, todo lo que hacemos por Dios tiene un valor eterno porque servimos a un ser eterno que ve todo lo que hacemos

Notas:

  1. Os Guinness, God in the Dark: The Assurance of Faith beyond a Shadow of Doubt (Wheaton, IL: Crossway, 1996), 77.
  2. Carl Sagan, in The Meaning of Life: Reflections in Words and Pictures on Why We Are Here, ed. David Friend (Boston: Little, Brown, 1991), 73; emphasis his.

Este artículo es una adaptación de Surviving Religion 101: Letters to a Christian Student on Keeping the Faith in College por Michael J. Kruger.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s