Nuestro Soberano Salvador

Posted on

ESJ_BLG_202100826_01

Nuestro Soberano Salvador

Por Steven J. Lawson

5 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 2 Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? 3 Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. 4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. 5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. 6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. 13 Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.14 Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 5:1–14).

La visión más grandiosa que se ha presentado ante los ojos humanos es contemplar la gloria de nuestro soberano Salvador, el Señor Jesucristo. Siendo esto cierto, tal vez no haya mayor despliegue de la deslumbrante majestuosidad de Cristo que lo que encontramos en esta escena celestial de Apocalipsis 5. Aquí está la dramática presentación de Cristo, no como una vez fue en la humildad de su encarnación, no como un bebé acostado en un pesebre, no como el Maestro en el Templo, no como el Salvador cargado de pecado colgado en la cruz, ni como el Mesías muerto acostado en la tumba. En cambio, lo que vemos aquí es a Jesús tal como es ahora, en su estado actual de glorificación. Aquí está el Cristo resucitado y ascendido, exaltado y entronizado en los cielos, gobernando y reinando en gloria.

Esta es la visión imponente que la iglesia de finales del primer siglo necesitaba desesperadamente recuperar. Desde el punto de vista humano, parecía que el César y el Imperio Romano dominaban a la Iglesia y tenían el control de la historia de la humanidad. En aquella época, el apóstol Juan sufría un exilio político en la remota isla de Patmos, en el mar Egeo. En todo el Imperio, los primeros creyentes sufrían muchas tribulaciones bajo la pesada mano de la opresión romana. Entonces, inesperadamente, el anciano apóstol fue arrebatado al cielo para recibir la revelación de Cristo glorificado y ser testigo del escenario mundial desde la perspectiva eterna de Dios. Estos primeros creyentes necesitaban que se les recordara que no era el César el soberano de la historia, sino Jesucristo.

Nada ha cambiado en los últimos veinte siglos. Una vez más, la iglesia en esta hora presente debe recapturar su una vez elevada y grandiosa visión de su Señor resucitado. Y Él ya no es como antes, el humilde Mesías caminando por las polvorientas calles de Judea. Ya no es el humilde galileo, burlado y calumniado. Ya no es el amable Carpintero, que pone la otra mejilla. Jesús ya no está ante Pilato, sino que Pilato debe estar ahora ante Él. El hecho es que adoramos a Jesús tal y como es ahora, el exaltado Señor del cielo y de la tierra, el que está sentado a la derecha de Dios Padre, presidiendo toda la historia humana, el objeto de adoración de todos los santos y de los ángeles.

Tal vez ningún otro pasaje en toda la Escritura revele una visión tan completa de Jesucristo como la que se encuentra en Apocalipsis 5. Al considerar este pasaje, confío en que será como si nosotros también fuéramos arrebatados a las alturas del cielo para que podamos captar una visión renovada de Jesucristo mientras se eleva sobre la escena de este mundo, nuestras vidas y destinos eternos. Ciertamente, Jesús es el único controlador de los asuntos de este mundo, el juez supremo de todo rey y reino, y el determinador soberano de todo destino. Cada vida está en las manos de este soberano Salvador.

El Inmutable Plan de Dios

En el versículo uno, leemos: "Vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro". Es como si el velo del cielo se descorriera para permitir al apóstol Juan contemplar a Dios Padre sentado en el trono (cf. 4:1-11). Pero no se trata de un trono ordinario. Se trata de la misma sala del trono de Dios Todopoderoso. Como tal, este trono representa la autoridad que sólo pertenece a Dios. Toda persona, nación y evento está sujeto a este trono. Y observa que este trono está ocupado. En otras palabras, Dios no es un propietario ausente como muchos creen erróneamente. Dios mismo está presente y eternamente sentado en su trono en el cielo.

Incluso en esta época tumultuosa del primer siglo, Dios está entronizado, presidiendo los asuntos de este mundo. Aunque el Imperio Romano persigue a la Iglesia, la historia humana no queda abandonada a su suerte. A pesar del poderío imperial de Roma, con todas sus influencias impías, el mal no ha tomado el control de la mano de Dios. Al contrario, Juan ve a Dios sentado en este trono, poseyendo y ejerciendo todo el poder y el dominio sobre el cielo y la tierra.

Además, observe que Dios tiene un "libro" en su mano derecha. Este libro no es una colección de páginas encuadernadas como podríamos pensar hoy en día, sino que se entiende mejor como un pergamino que habría sido enrollado y sellado. En la antigüedad, los documentos se escribían sólo por dentro y luego se sellaban. Pero este pergamino está escrito por dentro y por fuera, lo que indica que su contenido es tan amplio que no puede limitarse a una sola cara. Las extensas inscripciones se extienden desde el interior al exterior. Todo lo que está escrito en este libro es extenso, preciso y exhaustivo. No se deja ningún detalle sin tratar.

Además, este libro se encuentra en la "mano derecha" de Dios, lo que indica que sólo Él es su único autor. Por lo tanto, su contenido -sus decretos, sus juicios- es perfecto. Es más, como los escritos de este libro están "sellados con siete sellos", son inalterables, inmutables, fijos y establecidos. Es decir, ninguna criatura puede alterar lo que Dios ha escrito en él. Además, el hecho de que este libro esté sellado indica que su contenido está oculto a los ojos humanos. Es imposible que un hombre se asome a su interior y lea su contenido. Es un libro cerrado.

Por lo tanto, la pregunta es obligada: ¿Qué es este libro? ¿Y qué se registra en él? Una posibilidad es que sea el Libro de la Vida del Cordero (Apocalipsis 13:8; 17:8). Otra posibilidad es que este pergamino sellado contenga el registro detallado de cada vida humana, con cada pensamiento y motivo documentado (cf. Apocalipsis 20:12). Pero yo diría que ninguna de las dos opciones revela la verdadera identidad de este libro. Leemos a partir de Apocalipsis 6:1: "Entonces vi, cuando el Cordero rompió uno de los siete sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes que decía como con voz de trueno: ‘Ven’. Y miré, y he aquí un caballo blanco". Lo que está escrito en este libro se desata sobre la tierra en la ira divina. El versículo 3 vuelve a referirse a este libro: "Rompió el segundo sello, y oí a un segundo ser viviente que decía: "Ven"". Luego, el versículo 5 registra una apertura más de este libro, "Rompió el tercer sello". Nuevamente, leemos en el versículo 7 de otra ruptura de los sellos y una nueva apertura del libro, seguida inmediatamente por la ejecución de otro juicio divino sobre la tierra. Aquí está la ruptura progresiva de estos siete sellos, permitiendo que este libro sea desenrollado y abierto aún más.

Como mínimo, este libro contiene el registro del plan de Dios para el fin de la era, tal como lo registra Juan en el resto del Apocalipsis. A lo sumo, este libro registra todo lo que Dios ha planeado y está realizando en la historia humana entre las dos apariciones de Cristo. En este libro está el plan preescrito por el cual Dios gobernará la historia humana y llevará al mundo a su fin divinamente designado, culminando con el regreso de nuestro Señor Jesucristo a esta tierra en gloria resplandeciente.

En este libro, Dios ha registrado su ardiente venganza que se derramará sobre este mundo que rechaza a Cristo en los últimos días. Pero este plan divino no es lo que Dios simplemente prevé que ocurrirá. Más bien, es lo que Él ha preordenado eternamente para que ocurra. Incluso leemos que Dios pondrá en el corazón de los reyes inconversos el llevar a cabo lo que Él ha predeterminado (Apocalipsis 17:17). Este libro contiene el fin de la historia humana y la recuperación de este planeta por Cristo. Todo esto y más está contenido en este pergamino.

Qué consuelo debe haber sido para la iglesia primitiva cuando escucharon estas palabras en sus oídos. Qué pensamiento tan glorioso debe haber sido, incluso en medio de la persecución generalizada, escuchar que la historia humana ya ha sido pre-escrita por Dios y que Él, no el César, está en control. No habrá desviación de este plan divino. Este propósito soberano es inalterable e irrevocable. Este curso ha sido determinado por Dios y concluirá con el mundo entero doblando su rodilla ante el Rey de reyes y Señor de señores.

¿Quién es Digno??

Entonces, la voz de un ángel fuerte interrumpe la concentración de Juan y formula una pregunta ineludible: "¿Quién es digno de abrir el libro y romper sus sellos?" (versículo 2). En otras palabras, ¿quién es competente para llevar la historia de la humanidad a su final previsto? ¿Quién es capaz de derribar todo el mal? ¿Quién es capaz de resistir a la bestia en el último día? ¿Quién es capaz de introducir el reino de Dios en la tierra a tan gran escala? ¿Quién es digno de tomar las riendas de la historia y llevarla a su clímax y crescendo designado por Dios?

El versículo 3 proporciona la respuesta: "Y nadie en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra pudo abrir el libro ni mirar dentro de él". Se realizó una búsqueda a gran escala en el cielo, en la tierra y bajo la tierra para descubrir a alguien que pudiera tomar este libro, abrirlo y ejecutar su contenido. Pero esta búsqueda desesperada resultó inútil. No se encontró ningún ángel digno. Ningún santo glorificado fue competente. Ningún gobernante terrenal, pastor, iglesia o denominación fue capaz. He aquí la absoluta bancarrota del hombre para resolver sus propios problemas. He aquí la total incapacidad del hombre para llevar la historia a su debido fin.

En el versículo 4, Juan dice: "Entonces me puse a llorar mucho" porque, desde el punto de vista humano, esta búsqueda inútil significaba que no habría un triunfo final del plan de Dios. A Juan le parece que la historia sería como un río que fluye sin cesar, fácilmente desviado por el mal, siguiendo su propio camino. El apóstol temía que no hubiera un castigo final del pecado, ni una recompensa del bien. Juan vio la tierra bajo el dominio del Imperio Romano sin soluciones a la vista. Al ser llevado al cielo, ve que no hay nadie en la gloria que pueda tomar las riendas de la historia y llevarla a su debido fin. En consecuencia, Juan se pone a llorar profusamente porque, como dice el versículo 4, "no se ha encontrado a nadie digno de abrir el libro ni de mirarlo". La esperanza de la humanidad está contenida en este libro. Pero, ¿quién puede ejecutarla?

Entonces, uno de los ancianos alrededor del trono de Dios interrumpe repentinamente el llanto de Juan. Este líder glorificado lanza esta gentil reprensión: "Deja de llorar" (versículo 5). No hay necesidad de este tipo de desesperación. Llorar es una respuesta totalmente inapropiada. Esta reprensión pretende sacudir a Juan para que tenga una estimación más adecuada de la hora en que se encuentra la iglesia. El apóstol debe recuperar la perspectiva divina del mundo. Tiene que volver a centrarse y ver la perspectiva divina de la historia. Necesita ver con una visión del mundo claramente cristiana.

El León Real

Este anciano glorificado señala entonces a un León: "He aquí que el León que es de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos" (versículo 5). Al decir "he aquí", este anciano está ordenando a Juan que contemple a este León victorioso de la tribu de Judá. El apóstol tiene que ver el mundo a la luz de este León. Esta es la lente a través de la cual debe ver la realidad. Esta imagen del león se hace eco de la profecía mesiánica de Génesis 49:9-10, donde se promete a Judá el derecho a gobernar sobre las demás tribus. Este León de la tribu de Judá es la fuerza mundial dominante sobre todos los demás poderes terrenales. El apóstol no entenderá los acontecimientos mundiales y el estado de la iglesia si no contempla a este León.

Este León no es otro que el Señor Jesucristo: feroz, real, agresivo, dominante, dominado, conquistador, acechante y devorador. Cristo es "Rey de reyes y Señor de señores" (Apocalipsis 17:14; 19:16), dominando incluso a los más fuertes gobernantes del mundo. Es el Rey de la tierra, el Rey del cielo y el Rey del infierno. Es el Rey sobre los acontecimientos en los asuntos de la providencia. Él es el Rey sobre las naciones que se levantan contra Él. Él es el Rey sobre la iglesia. Es Rey sobre Satanás y todas las fuerzas de las tinieblas. Él es Rey sobre los corazones y las voluntades de los hombres. No hay otro lugar sino que Jesús es el Rey.

Además, el linaje de este León es según la promesa. Él es de "la tribu de Judá", que es la línea real de Israel. Y es "la raíz de David", lo que significa que surgió de la línea Davídica, tal como lo profetizan las Escrituras. En pocas palabras, Jesús entró en la escena de la historia humana de la descendencia adecuada, poseyendo perfectamente todas las credenciales mesiánicas.

Finalmente, este anciano afirma que este León ha "vencido". Esta bestia real ha devorado a todos Sus enemigos. Nótese el uso del tiempo pasado. Este León ya ha ganado una gran y decisiva victoria. Él ya ha triunfado sobre todos los que se oponen a Él. Sólo Él posee los derechos soberanos y la autoridad suprema para tomar este libro, romper sus sellos y ejecutar lo que está escrito en él. Sólo Él es digno de llevar la historia de la humanidad a su fin. Nadie más, excepto este León, puede dar paso a lo que Dios ordenó para la historia humana.

El Cordero Soberano

Pero cuando Juan se vuelve para contemplar al León, no está preparado para lo que ve. "Y vi entre el trono (con los cuatro seres vivos) y los ancianos un Cordero en pie, como muerto, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios, enviados a toda la tierra" (versículo 6). En lugar de ver un León feroz, Juan es testigo de una figura totalmente diferente: un Cordero apacible. Sabemos quién es este Cordero. Es el mismo que es el León: el Señor Jesucristo. Se le representa aquí como un cordero porque es el cumplimiento de todo el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento. Este Cordero se convirtió en la expiación perfecta por la que el hombre pecador pudo encontrar aceptación con el Dios santo. Jesús es "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). Sin este Cordero, no hay acceso a Dios. "Sin derramamiento de sangre, no hay remisión de pecados" (Hebreos 9:22). Sin este Cordero, no hay redención, ni perdón, ni propiciación, ni reconciliación.

¡Qué aparente contradicción! Juan está buscando un León real, y en su lugar ve un Cordero sumiso. Aquí contempla al Señor Jesucristo, "de pie, como inmolado. La palabra "inmolado" significa "cortar y mutilar", como se haría con un animal para el sacrificio sacerdotal. Cuando Juan ve al Cordero, lo contempla como uno que ha sido sacrificado. Lo ve con las marcas de su brutal crucifixión. Debe haber visto las manos clavadas y el costado herido, las marcas de esa muerte violenta y viciosa que sufrió Jesús. Pero observe, este Cordero está "en pie", indicando claramente que ha resucitado de entre los muertos. En otras palabras, este Cordero asesinado está vivo.

De hecho, este León-Cordero está al acecho, acechando la historia de la humanidad, tomándola por la nuca y sometiéndola al poder aplastante de sus fauces. Aquí está el Cristo vivo y resucitado, erguido en triunfo sobre el tiempo y la eternidad. Él está de pie en el dominio. Está de pie en la victoria. Él está de pie en autoridad. Jesús ya ha resucitado de entre los muertos, ha ascendido al cielo y está entronizado a la diestra de Dios Padre. Él es ahora la fuerza dominante sobre todo el universo y la historia humana.

Además, este Cordero tiene "siete cuernos" (versículo 6) con los que puede infligir heridas. El siete es el número de la plenitud y la perfección, lo que indica el pleno dominio sobre toda oposición a Su voluntad. Siete cuernos denotan que Él posee un dominio incomparable e irresistible para infligir la derrota a aquellos que intenten enfrentarse a Él. Tiene siete cuernos, lo que significa que es omnipotente, que posee y ejerce todo el poder. No hay poder, en el sentido último, sino que es Su poder. Cualquier poder menor que la criatura posea es un poder delegado, concedido por Cristo. Ningún rey puede resistir su poder dominante. Ningún individuo o nación puede levantarse con éxito contra este Cordero soberano.

Además, este Cordero reinante tiene "siete ojos" (versículo 6), lo que significa que lo ve todo con una visión perfecta y penetrante. Nada puede tomarle desprevenido. Nadie puede prevalecer contra Él con un ataque imprevisto. Nadie puede alterar inesperadamente el flujo de la historia humana. Él tiene "siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios, enviados a toda la tierra". Es decir, Cristo lo ve todo en todo el mundo. Posee toda la visión, toda la sabiduría y todo el discernimiento. No hay nada que Él no vea y conozca. Nada escapa a su mirada. Él mide cada situación por lo que realmente es antes de que ocurra. Él ve con ojos de fuego, escudriñando y penetrando en las grietas de cada corazón y mente. Y como lo ve todo, nunca mira por el proverbial túnel del tiempo hacia el futuro, ni se entera de nada que no sepa ya. La razón por la que este Cordero lo prevé todo es porque lo ha preordenado todo.

Asumiendo el Reinado de la Historia

En el versículo 7, leemos: “Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.” El dramatismo de esta escena desafía la imaginación humana. Al acercarse a Dios el Padre y tomar el rollo de su mano derecha, este acto audaz significa una transferencia de autoridad al León-Cordero. Esto confiere al Señor Jesucristo el derecho soberano de ejecutar el contenido de este libro que ha sido escrito por Dios. Con ello, Cristo asume ahora el reinado de la historia humana.

Hace varios veranos, estuve en Europa y fui al Louvre de París, ese extraordinario museo de arte, prácticamente sin parangón en el mundo, con su colección de grandes obras. Allí vi el cuadro más extraordinario que he visto en mi vida. Fue pintado por el retratista oficial de Napoleón, Jacque Louis David. El cuadro se titulaba La Coronación de Josefina. En el lado derecho de este cuadro de gran tamaño estaba Napoleón, con todo su esplendor militar, real y regio. El emperador francés -vestido de oro, azul y rojo, con fajas y medallas y todos los emblemas de la nobleza y la soberanía- se levanta de su trono. A la izquierda, acercándose al trono, está Josefina, con todos sus asistentes rodeándola. Todas las miradas del cuadro se centran en Josefina mientras se acerca al trono, donde Napoleón le colocará la corona. Esta escena de coronación es una representación épica del esplendor y la majestuosidad reales.

Pero esta coronación terrenal no es nada en comparación con la plena transferencia de la autoridad suprema en esta escena celestial. Aquí está la coronación de Jesucristo como Rey de reyes y Señor de señores. Mientras se dirige al trono de Dios, el Padre entrega este libro a su Hijo. Al tomar Jesús el libro, este León-Cordero asume el pleno derecho de una soberanía sin rival como Rey del cielo y de la tierra. Este es el cumplimiento mismo de las palabras de Cristo: "Toda autoridad en el cielo y en la tierra me ha sido dada" (Mateo 28:18; cf. Efesios 1:20-22). En virtud de su obediencia hasta la muerte, Jesús recibe ahora esta autoridad ilimitada. Asume su lugar a la diestra del Padre, ese lugar de máximo poder en el universo. En su estado glorificado, Jesucristo tiene toda la autoridad para edificar su iglesia (Mateo 16:18), convertir a sus enemigos (Hechos 9:1-5), cambiar las circunstancias (Hechos 12:3-11), conceder el arrepentimiento (Hechos 11:19), dar la fe salvadora (Hechos 3:16), hacer que su obra triunfe (Hechos 9: 31), levantar obreros para la cosecha (Mateo 9:36-38), enviar misioneros (Hechos 13:1-5), abrir los corazones humanos (Hechos 16:14), controlar los corazones (Proverbios 21:1), destituir a los gobernantes (Lucas 1:52) y abrir una puerta que nadie puede cerrar (Apocalipsis 3:7).

Qué autoridad unilateral posee ahora el Señor Jesucristo, entronizado a la diestra de Dios Padre. Ciertamente, Jesús no es representado aquí como un Salvador frustrado, paseando de un lado a otro en el cielo, retorciéndose las manos, ansioso de que alguien lo acepte. No hay pánico en el cielo, sólo planes y el poder para llevar a cabo sus propósitos. A medida que la historia se desarrolla, Él sigue teniendo el control absoluto de la escena mundial, no sólo en el sentido macro, sino en el micro. Aquí está Cristo, listo para romper estos sellos y ejecutar todo lo que Dios se ha propuesto sobre la tierra.

Toda Alabanza A Cristo

¿Qué tipo de respuesta tuvo Cristo en esta magnífica escena? Cuando el Cordero toma el rollo, leemos que “los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos;” (versículo 8). Estos cuatro ángeles más cercanos al trono de Dios son ángeles guardianes. Los veinticuatro ancianos representan a todos los santos del Antiguo y del Nuevo Testamento alrededor del trono de Dios. Están tan asombrados, al estar en la presencia inmediata del Cordero, que siguen cayendo ante él. No pueden permanecer de pie en presencia de Aquel que posee un valor y una valía tan infinitos.

Cada anciano tiene un arpa, un instrumento de gozo y alegría. Qué adoración estalla en el cielo, en los corazones de los que rodean el trono. Están abrumados por una alabanza exuberante porque ahora comprenden que la historia de la humanidad no ha sido secuestrada por las fuerzas del mal. El mundo no avanzará al azar hacia un futuro desconocido. Por el contrario, todos los acontecimientos del mundo estarán perfectamente gobernados por la mano soberana del Señor Jesucristo. Estos adoradores tienen cuencos de oro llenos de incienso, que son las oraciones de los santos. Estas oraciones son intercesiones por el triunfo final de Dios sobre las fuerzas de la oscuridad en el mundo. Llevan mucho tiempo orando: "Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo" (Mateo 6:10). Ahora ven, por fin, que sus oraciones serán atendidas. Sus peticiones no serán como estrellas al azar que flotan en el espacio exterior, que nunca dan en el blanco, que nunca son respondidas. Por el contrario, estas oraciones son hechas efectivas por Cristo mismo, quien corregirá todo error y hará que Su reino triunfe. No es de extrañar que el cielo se llene de una alabanza tan dinámica y reverencial.

En respuesta a la posesión de la soberanía por parte de Cristo, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos entonan un nuevo cántico: “Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación” (versículo 9). Todo el cielo estalla en una alabanza jubilosa, cantando esta nueva canción. Es esta nueva conciencia de la autoridad suprema de Cristo la que enciende una respuesta tan sentida.

Cuando llegué a entender por primera vez la soberanía de Dios, hubo una especie de gozo extraordinario en mi propio corazón que continúa hasta el día de hoy. A medida que he estudiado la Palabra de Dios, mis ojos se han abierto a esta asombrosa verdad de Su realeza por encima de todo. Cuando me di cuenta de que Jesucristo es soberano al otorgar la salvación y gobernar los asuntos de este mundo, mi corazón se inundó de alabanza. Cuando se abren los ojos a la incomparable supremacía de Cristo, la adoración se eleva aún más.

En este "cántico nuevo", el énfasis único está en la soberanía de Cristo. Estos adoradores glorificados están tan abrumados por el derecho incontestable de Cristo a gobernar la historia que deben cantar este nuevo cántico. La elevada teología siempre produce una doxología tan elevada. Ante el trono, existe esta elevada conciencia de que todo el universo está dirigido por la teocracia absoluta de Cristo. No hay moléculas inconformistas en el universo, sino que todas las cosas existen para cumplir su voluntad. He aquí, concretamente, por qué Cristo es digno de ser alabado: “porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación” (versículo 9). Hay una mayor conciencia de que la salvación es -de principio a fin y todo lo demás- del Señor (Salmo 3:8; Jonás 2:9). Con ojos glorificados, estos adoradores ven más claramente que la gracia salvadora es totalmente la obra soberana de Dios solamente.

Comprados Por Su Sangre

¿Qué significa esta nueva canción, que Cristo ha redimido con su sangre un pueblo para sí mismo? Esta palabra redimido es una palabra extraída del mercado. Es un término tomado del mundo de los negocios, que indica que se ha realizado una transacción financiera terminada. Significa que se ha pagado un precio de compra, y el objeto comprado se entrega al comprador legítimo. Obsérvese que en este texto no existe la teoría del rescate a Satanás de la expiación. Jesús no está pagando el oro y la plata de Su sangre a Satanás para liberar a los pecadores de su esclavitud. Por el contrario, cuando murió en la cruz, Jesús hizo negocios directa y exclusivamente con el Padre. Esta fue una transacción intertrinitaria entre el Padre y el Hijo por la cual el Hijo pagó el precio definitivo para asegurar la salvación de todos los que creyeran en Él. Jesucristo compró a Su pueblo con Su sangre derramada (Hechos 20:28). Este Cordero dio Su vida por Sus ovejas (Juan 10:11, 15).

No te pierdas la particularidad de la obra expiatoria de Cristo en la cruz. El cielo se regocija porque Él nos compró "de toda tribu, lengua, pueblo y nación" (versículo 9). Este texto no dice que Él redimió a todos en cada tribu, lengua, pueblo y nación. Si así fuera, todo el mundo se salvaría. El hecho es que un Dios perfectamente justo no puede exigir un doble pago por el mismo pecado. Si Jesús ya ha pagado el rescate por el pecado de todos en la cruz, entonces nadie iría al infierno. Si los pecadores comprados fueran al infierno, Dios dejaría de ser justo, algo que es claramente imposible (1 Juan 1:9).

Pero, por el contrario, Jesús compró un pueblo específico de, o de entre, cada grupo de personas. "Lengua" habla aquí de grupos lingüísticos, "pueblo" de razas étnicas, "naciones" de identidades nacionales, y "tribu" de descendencia genealógica. De la humanidad caída y arruinada, Jesús compró a todos los que le había dado el Padre desde antes de la fundación del mundo (Juan 6:37-39; 10:26-30; 17:2, 6, 9, 24). Ni una gota de Su sangre fue derramada en vano. Todo es victoria en la cruz.

Simplemente, Jesús posee todo lo que pagó en la cruz. Jesús no fue burlado, ni defraudado. Jesús no pagó un precio infinito por la salvación de los pecadores y recibió menos de lo que compró. Él no compró el mundo entero, sino que sólo recibió a los creyentes a cambio. No se limitó a hacer que el mundo fuera salvable, condicionado a que el hombre ejerciera la fe y, por tanto, se salvara en parte. Por el contrario, salvó a un grupo determinado de personas del mundo. No nos hizo simplemente redimibles. Más bien, Jesús nos redimió por su muerte en la cruz del Calvario. Fue una transacción terminada en ese árbol maldito. Jesús no procuró una hipotética salvación para todos los pecadores, si tan sólo tuvieran el buen sentido de creer en Él y cerrar el trato. En lugar de eso, en la cruz, Jesús realmente compró de estos grupos a un pueblo específico por el que intencionalmente murió y realmente aseguró su redención. Sólo con esta comprensión de la cruz se puede cantar verdaderamente “Jesús salva.”

Además, todos los que Jesús compró se encontrarán un día alrededor del trono de Dios. No murió por un grupo anónimo de personas, algunas de las cuales nunca llegarán al cielo. No murió por una raza humana sin nombre y sin rostro. Más bien, en la cruz, murió por cada oveja individual. Se entregó por la iglesia (Efesios 5:25). A todos aquellos por los que murió, los salva. Es imposible agotar el significado de esta obra redentora de Cristo en la cruz. Nunca podremos abarcarla completamente. Nunca podremos ascender a las alturas de la misma, ni sondear sus profundidades. Es demasiado alto, demasiado profundo y demasiado amplio. Es demasiado maravilloso para comprender que Jesucristo redimió a un gran número de rebeldes condenados al infierno con su muerte por el pecado.

Dominio Por Siempre

Basados en su muerte triunfante, estos adoradores comprados con sangre continúan clamando a Dios: “y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.” (versículo 10). Por este himno de adoración, estos santos glorificados entienden que todos por los que Cristo murió son llevados a Su reino. Ninguno por quien Él murió dejará de ser hecho ciudadano celestial. Son hechos para ser un "reino", es decir, una comunidad de creyentes bajo la soberanía de su Rey entronizado. Además, están hechos para ser "sacerdotes", siervos que tienen acceso al trono de Dios. Ellos "reinarán sobre la tierra". Esto es un precursor de Apocalipsis 20 y del reino de mil años de Cristo sobre la tierra. Todos los que han sido redimidos por Cristo finalmente reinarán con Él.

Sin embargo, Juan aún ve más: “Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares,” (versículo 11). Literalmente, miríada significa diez mil, que es el número más alto en la lengua griega. "Miríadas de miríadas" -nótese que cada número está en plural- equivale a diez mil veces diez mil. Esto se traduce en millones de millones y billones de billones en esta escena de adoración. Ahora mismo, cada iglesia local es sólo una pequeña porción de todos los creyentes de todas las edades que adoran a Cristo. Pero un día, todos los creyentes de toda la historia se unirán a las huestes angélicas para adorar a este soberano Salvador, que ha comprado su salvación.

También descubrimos lo que se canta. “El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.” (versículo 12). El catalizador de la adoración es la muerte redentora de Cristo y el mayor reconocimiento de su supremo "poder, riqueza, sabiduría y fuerza" para salvar. Debido a este reconocimiento, se le debe dar "honor, gloria y bendición". Esta estruendosa alabanza se dirige exclusiva y enteramente al Cordero que fue inmolado antes de la fundación del mundo, a Jesús que es el único digno.

El versículo 13 afirma que “Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos.” refiriéndose a Dios el Padre, y al "Cordero", una referencia a Dios el Hijo. Ellos van a recibir "la bendición y el honor y la gloria y el dominio por los siglos de los siglos". Obsérvese la coigualdad del Padre y del Hijo. Ambos son igualmente alabados aquí. Esto anticipa lo que el apóstol Pablo escribe en Filipenses 2:10-11, donde todo el orden creado -toda rodilla, cada boca- se encontrará, ya sea perdido o salvado, en esta escena alrededor del trono. Aunque no todas las personas se salvarán, sin embargo, todas cantarán este himno a Dios. Al final, Dios recibirá su merecido. Pero específicamente, los santos redimidos nunca dejarán de cantar este himno de alabanza. Nunca dejarán de cantar este himno en la presencia misma del Padre y del Hijo, que es el Salvador soberano, el centro mismo del cielo y el controlador de la historia humana. Como dice Colosenses 1:18, Jesucristo debe "tener el lugar de preeminencia en todas las cosas". En ningún lugar es esto más cierto que en esta escena celestial.

Finalmente, “Y los cuatro seres vivientes decían: Amén. Y los ancianos se postraron y adoraron” (versículo 14). La alabanza ofrecida al Padre y a su Hijo no tiene fin. Esta adoración se describe con un tiempo presente eterno. Los cuatro seres vivientes son los cuatro ángeles guardianes, que no cesan de exclamar "Amén". Los ancianos, que representan a todos los redimidos de todas las épocas, se "postraron" continuamente ante el trono, abrumados por Su gracia soberana. Esta palabra "adorar" significa "besar". La idea es postrarse ante otro de mucho mayor valor y superioridad para rendirle homenaje. Esta adoración expresa a Cristo el afecto, el amor, la devoción, la lealtad y la fidelidad que se le debe porque es infinitamente superior. Los ancianos se postraron una y otra vez, atribuyendo honor y gloria y poder y bendición al Cordero sobre el trono.

Toda Gloria a El

Como Jesús está recibiendo actualmente una adoración así en el cielo, ¿no deberíamos hacer nosotros lo mismo, ahora, en este mundo presente? Recordemos constantemente la inigualable gloria y la majestuosa soberanía del Señor Jesucristo. Él es el León de la tribu de Judá y el Cordero de Dios que quita el pecado de su pueblo en todo el mundo. En virtud de su muerte redentora, pertenecemos exclusivamente al Señor Jesucristo. Este León-Cordero nos pertenece porque Él nos compró.

Por esta misma razón, no podemos darle demasiada adoración. No podemos postrarnos ante Él con demasiada frecuencia. No podemos adorarle lo suficiente. No podemos atribuirle demasiado honor. No podemos decir con demasiada frecuencia lo digno que es de ser el objeto de nuestro afecto y la razón principal de nuestra vida. No podemos expresarle nuestra alabanza y gratitud con suficiente profundidad de sentimiento, altura de emoción e intencionalidad de propósito.

Que en el presente nos unamos en este canto de adoración con los santos alrededor del trono en el cielo. Que nunca seamos tibios en nuestra adoración a nuestro soberano Salvador. Que nunca seamos de los que han dejado su primer amor. Por el contrario, que seamos aquellos que tienen corazones fervientes, vidas devotas y voluntades obedientes para el Señor Jesucristo.

Un comentario sobre “Nuestro Soberano Salvador

    Javier Batres escribió:
    27 agosto 2021 en 11:00 pm

    Buen mensaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s