¿Puede la Verdad Sobrevivir en una Sociedad Posmoderna?

Posted on

ESJ_BLG_202100902_01

¿Puede la Verdad Sobrevivir en una Sociedad Posmoderna?

Por John MacArthur

¿Es la verdad subjetiva? ¿Depende de nuestras preferencias y perspectivas?

Hoy en día, muchos responderían que sí a ambas preguntas.Es por eso que la mayoría de las plataformas de medios sociales hoy en día están cargadas de interminables debates que se reducen a "mi verdad" contra "tu verdad". Pero ese tipo de relativismo no es nada nuevo. Simplemente se hace eco de la antigua pregunta que Poncio Pilato le hizo a Jesús: "¿Qué es la verdad?" (Juan 18:38).

Después de todo, ¿de dónde viene el concepto de verdad, y por qué es tan básico para todo el pensamiento humano? Cada idea que tenemos, cada relación que cultivamos, cada creencia que acariciamos, cada hecho que conocemos, cada argumento que hacemos, cada conversación que entablamos y cada pensamiento que pensamos presupone que existe algo llamado "verdad". La idea es un concepto esencial, sin el cual la mente humana no podría funcionar.

Incluso si usted es uno de esos pensadores de moda que afirma ser escéptico sobre si la "verdad" es realmente una categoría útil ya, para expresar esa opinión debe presumir que la verdad tiene sentido en algún nivel fundamental. Uno de los axiomas más básicos, universales e innegables de todo el pensamiento humano es la necesidad absoluta de la verdad. (Y podríamos añadir que la necesidad de la verdad absoluta es su corolario cercano).

Una Definición Bíblica

Entonces, ¿qué es la verdad?

He aquí una sencilla definición extraída de las Escrituras: La verdad es lo que es consistente con la mente, la voluntad, el carácter, la gloria y el ser de Dios. Más aún: La verdad es la autoexpresión de Dios. Y como la definición de la verdad fluye de Dios, la verdad es teológica.

La verdad también es ontológica, que es una forma elegante de decir que es la forma en que las cosas son realmente. La realidad es lo que es porque Dios la declaró así y la hizo así. Por tanto, Dios es el autor, la fuente, el determinador, el gobernador, el árbitro, la norma última y el juez final de toda la verdad.

El Antiguo Testamento se refiere al Todopoderoso como el "Dios de la verdad" (Deuteronomio 32:4; Salmo 31:5; Isaías 65:16). Cuando Jesús dijo de sí mismo: "Yo soy . . la verdad (Juan 14:6, énfasis añadido), estaba haciendo una profunda afirmación sobre su propia deidad. También estaba dejando claro que toda la verdad debe definirse en última instancia en términos de Dios y su gloria eterna. Después de todo, Jesús es "el resplandor de la gloria [de Dios] y la representación exacta de su naturaleza" (Hebreos 1:3). Él es la verdad encarnada, la expresión perfecta de Dios y, por tanto, la encarnación absoluta de todo lo que es verdadero.

Jesús también dijo que la Palabra de Dios escrita es la verdad. No contiene simplemente trozos de verdad; es una verdad pura, inmutable e inviolable que (según Jesús) "no puede ser quebrantada" (Juan 10:35). Orando a su Padre celestial en nombre de sus discípulos, dijo esto "Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad" (Juan 17:17). Además, la Palabra de Dios es una verdad eterna que "permanece para siempre" (1 Pedro 1:25).

Por supuesto, no puede haber ninguna discordia o diferencia de opinión entre la Palabra de Dios escrita (la Escritura) y la Palabra de Dios encarnada (Jesús). En primer lugar, la verdad, por definición, no puede contradecirse a sí misma. En segundo lugar, la Escritura se llama "la palabra de Cristo" (Colosenses 3:16). Es su mensaje, su autoexpresión. En otras palabras, la verdad de Cristo y la verdad de la Biblia tienen el mismo carácter. Están en perfecto acuerdo en todos los aspectos. Ambas son igualmente verdaderas. Dios se ha revelado a la humanidad a través de la Escritura y de su Hijo. Ambas encarnan perfectamente la esencia de lo que es la verdad.

Recuerde que las Escrituras también dicen que Dios revela la verdad básica sobre sí mismo en la naturaleza. Los cielos declaran su gloria (Salmo 19:1). Sus otros atributos invisibles (como su sabiduría, poder y belleza) se muestran constantemente en lo que ha creado (Romanos 1:20). El conocimiento de Él es innato en el corazón humano (Romanos 1:19), y el sentido del carácter moral y la altivez de Su ley están implícitos en toda conciencia humana (Romanos 2:15). Estas cosas son verdades universalmente evidentes. Según Romanos 1:20, la negación de las verdades espirituales que conocemos de forma innata siempre implica una incredulidad deliberada y culpable. Y para aquellos que se preguntan si las verdades básicas sobre Dios y sus normas morales están realmente grabadas en el corazón humano, se puede encontrar una amplia prueba en la larga historia de la ley y la religión humanas. Suprimir esta verdad es deshonrar a Dios, desplazar su gloria e incurrir en su ira (Romanos 1:18-20).

Sin embargo, el único intérprete infalible de lo que vemos en la naturaleza o conocemos de forma innata en nuestras propias conciencias es la revelación explícita de la Escritura. Puesto que la Escritura es también el único lugar en el que se nos da el camino de la salvación, la entrada en el reino de Dios y un relato infalible de Cristo, la Biblia es la piedra de toque a la que deben someterse todas las afirmaciones de la verdad y por la que deben medirse finalmente todas las demás verdades. Mientras oraba al Padre, Jesús dijo: "Tu palabra es verdad" (Juan 17:17).

Esa es la respuesta definitiva a la pregunta de Pilato y la realidad inmutable para toda la humanidad. Como veremos la próxima vez, la verdad no puede ser definida, explicada o entendida aparte de Dios y Su Palabra inerrante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s