La Racionalidad sin el Racionalismo

Posted on

ESJ_BLG_202100914_03

La Racionalidad sin el Racionalismo

Por John MacArthur

El mundo cambió cuando cayó el Muro de Berlín en 1989. Desde una perspectiva práctica, la barrera física que separaba el comunismo del capitalismo había sido eliminada. Pero el cambio de cosmovisión que significó tuvo ramificaciones mucho mayores para todos nosotros. Ese acontecimiento trascendental en Alemania supuso la muerte del modernismo.

El modernismo es la cosmovisión que engendró casi todas las ideologías malignas que dominaron el siglo XX: El darwinismo, el marxismo, el fascismo, el ateísmo, el liberalismo teológico, por mencionar algunos. Se consagró la ciencia, se negó lo milagroso y se deificó la razón humana. Era la era del racionalismo.

Pero el rastro de desastres y cadáveres era imposible de ignorar. El posmodernismo usurpó entonces la cosmovisión modernista al reconocer, y con razón, sus inmensos fracasos. Si bien los posmodernos prescindieron del racionalismo de sus predecesores, también acabaron tontamente con el pensamiento racional.

Obteniendo Proposiciones de las Premisas

Lo que caracteriza al posmodernismo es una sospecha general de las formas racionales y lógicas. A los posmodernos no les gusta discutir la verdad en términos propositivos.

El postmodernismo es principalmente una reacción contra el racionalismo desenfrenado de la modernidad. Pero la respuesta de muchos postmodernistas al racionalismo es una grave reacción exagerada. Muchos postmodernistas parecen albergar la idea de que la irracionalidad es superior al racionalismo.

En realidad, ambas formas de pensar son totalmente erróneas e igualmente hostiles a la verdad auténtica y al cristianismo bíblico. Un extremo es tan mortal como el otro. Hay que rechazar el racionalismo sin abandonar la racionalidad.

La racionalidad (el uso correcto de la razón santificada a través de la sana lógica) nunca es condenada en las Escrituras. La fe no es irracional. La auténtica verdad bíblica exige que empleemos la lógica y el pensamiento claro y sensato. La verdad siempre puede ser analizada y examinada y comparada bajo la brillante luz de otra verdad, y no se funde en el absurdo. La verdad, por definición, nunca es contradictoria ni carece de sentido. Y, en contra del pensamiento popular, no es racionalismo insistir en que la coherencia es una cualidad necesaria de toda verdad. Cristo es la verdad encarnada, y no puede negarse a sí mismo (2 Timoteo 2:13). Negarse a sí mismo es una contradicción absoluta. "Ninguna mentira es de la verdad" (1 Juan 2:21).

La lógica tampoco es una categoría exclusivamente "griega" que sea de algún modo hostil al contexto hebreo de las Escrituras. (Ese es un mito común que a menudo se expone en apoyo del coqueteo del posmodernismo con la irracionalidad). Las Escrituras emplean con frecuencia dispositivos lógicos, como la antítesis, los argumentos si-entonces, los silogismos y las proposiciones. Todas estas son formas lógicas estándar, y las Escrituras están llenas de ellas: la larga cadena de argumentos deductivos de Pablo en 1 Corintios 15:12-19 es un gran ejemplo.

Sin embargo, a menudo nos encontramos con personas cautivadas por las ideas posmodernas que sostienen con vehemencia que la verdad no puede expresarse en proposiciones simples como las fórmulas matemáticas. Incluso algunos cristianos profesantes argumentan hoy en día lo siguiente: Si la verdad es personal, no puede ser propositiva. Si la verdad está encarnada en la persona de Cristo, entonces la forma de una proposición no puede expresar la auténtica verdad. Por eso la mayor parte de la Escritura se nos cuenta en forma de relato, como una historia, no como un conjunto de proposiciones.

La razón del desprecio del postmodernismo por la verdad proposicional no es difícil de entender. Una proposición es una idea enmarcada como un enunciado lógico que afirma o niega algo, y se expresa de tal manera que debe ser verdadera o falsa. No hay una tercera opción entre lo verdadero y lo falso. (El objetivo de una proposición es reducir un enunciado de verdad a una claridad tan prístina que debe ser afirmado o negado. En otras palabras, las proposiciones son las expresiones más simples del valor de la verdad utilizadas para expresar la sustancia de lo que creemos. El posmodernismo, francamente, no puede soportar ese tipo de claridad descarnada.

En realidad, sin embargo, el rechazo del postmodernismo a la forma proposicional resulta totalmente insostenible. Es imposible hablar de la verdad -o incluso contar una historia- sin recurrir al uso de proposiciones. Hasta hace poco, la validez y la necesidad de expresar la verdad en forma de proposiciones era considerada evidente por casi todos los que estudiaban lógica, semántica, filosofía o teología. Irónicamente, para hacer cualquier argumento convincente contra el uso de las proposiciones, ¡una persona tendría que emplear declaraciones proposicionales! Así que todo argumento contra las proposiciones es instantáneamente autodestructivo.

Seamos claros: la verdad implica ciertamente algo más que simples proposiciones. No cabe duda de que hay un elemento personal en la verdad. El mismo Jesús lo señaló cuando se declaró a sí mismo como la verdad encarnada. Las Escrituras también enseñan que la fe significa recibir a Cristo por todo lo que es -conocerlo en un sentido real y personal y ser habitado por Él- y no simplemente asentir a una corta lista de verdades sin cuerpo sobre Él (Mateo 7:21-23).

Por tanto, es muy cierto que la fe no puede reducirse a un mero asentimiento a un conjunto finito de proposiciones (Santiago 2:19). Lo he dicho repetidamente en varios libros. La fe salvadora es algo más que un mero asentimiento intelectual a los hechos simples de un esquema evangélico minimalista. La auténtica fe en Cristo implica el amor a su persona y la voluntad de someterse a su autoridad. El corazón, la voluntad y el intelecto humanos consienten en el acto de fe. En ese sentido, es ciertamente correcto, incluso necesario, reconocer que las meras proposiciones no pueden hacer plena justicia a todas las dimensiones de la verdad.

Por otra parte, la verdad simplemente no puede sobrevivir si se despoja del contenido proposicional. Si bien es cierto que creer en la verdad implica algo más que el asentimiento del intelecto humano a ciertas proposiciones, es igualmente cierto que la fe auténtica nunca implica menos. Rechazar el contenido proposicional del Evangelio es renunciar a la fe salvadora, y punto.

Los posmodernos se sienten incómodos con las proposiciones por una razón obvia: No les gusta la claridad e inflexibilidad necesarias para tratar la verdad en forma de proposición. Una proposición es la forma más simple de cualquier afirmación de verdad, y el punto de partida fundamental del postmodernismo es su desprecio por todas las afirmaciones de verdad. La "lógica difusa" de las ideas contadas en forma de "historia" suena mucho más elástica, aunque en realidad no lo es. Las proposiciones son bloques de construcción necesarios para cualquier medio de transmisión de la verdad, incluidas las historias.

Pero el ataque a las expresiones proposicionales de la verdad es el resultado natural y necesario de la desconfianza general del posmodernismo hacia la lógica, la aversión a la certeza y la aversión a la claridad. Para mantener la ambigüedad y la flexibilidad de la "verdad" necesarias para la perspectiva posmoderna, hay que descartar las proposiciones claras y definitivas como medio de expresar la verdad. Las proposiciones nos obligan a enfrentarnos a los hechos y a afirmarlos o negarlos, y ese tipo de claridad simplemente no funciona bien en una cultura posmoderna.

clip_image002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s