Como Desarrollar Tu Discernimiento Espiritual

Posted on

ESJ_BLG_20220529Como Desarrollar Tu Discernimiento Espiritual

Por Dustin Benge

Llevamos el mundo en el bolsillo. Desde las agencias de noticias internacionales hasta las plataformas de los medios sociales, nos asedian sin cesar con bytes de historias, comentarios políticos, opiniones culturales, conspiraciones, blogs y el ping de notificaciones de las noticias de última hora. La asombrosa cifra de 3.500 millones de personas en nuestro planeta han sido identificadas como usuarios y consumidores de este surtido de medios. De hecho, la mayoría de nosotros pasa una media de tres horas al día con este incesante bombardeo de información.

En los últimos meses, hemos visto con qué rapidez las noticias y los medios sociales pueden provocar miedo, provocar ira y alimentar movimientos. Esta sobrecarga de información es a veces más de lo que podemos soportar y ha hecho que tanto creyentes como incrédulos entren en una espiral de desesperación y falta de esperanza al tratar simplemente de discernir qué creer.

A lo largo de las Escrituras, se advierte repetidamente a los creyentes que mantengan una conciencia aguda de la diferencia entre la verdad y el error. Pablo imploró a la iglesia de Tesalónica: “Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente, retened lo bueno; absteneos de toda forma de mal.” (1 Tesalonicenses 5:21-22). Del mismo modo, Pablo animó a los efesios a “examinando qué es lo que agrada al Señor. Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas” (Ef. 5:10-11). Por lo tanto, el discernimiento espiritual no es opcional para el creyente, sino que es una necesidad claramente ordenada para una vida cristiana adecuada. Sin embargo, muchos creyentes nunca han sido instruidos adecuadamente sobre cómo desarrollar un discernimiento espiritual verdaderamente bíblico. Tal instrucción es vital en el exceso de información de nuestros días.

Desear la sabiduría

Nuestro deseo de discernimiento espiritual está directamente relacionado, a un nivel más profundo, con nuestro deseo de sabiduría. Este tipo de sabiduría debe ser buscada, anhelada y perseguida por cada creyente. En la frase inicial de sus Institutos de la Religión Cristiana, Juan Calvino dijo: «Casi toda la sabiduría que poseemos, es decir, la verdadera y sana sabiduría, consta de dos partes: el conocimiento de Dios y de nosotros mismos». Calvino nos recuerda que para recibir la verdadera sabiduría, y por lo tanto la capacidad espiritual de discernir, comienza con un conocimiento correcto de nuestro Creador. Sin duda, habría tenido en mente Proverbios 9:10 «El temor del Señor es el principio de la sabiduría». La incapacidad actual para determinar la verdad del error encuentra su origen en una falta fundamental de comprensión de la santidad y la gloria del Dios trino y la depravación pecaminosa del hombre.

Como un padre que habla a su hijo, el escritor de Proverbios implora: “porque si clamas a la inteligencia, y alzas tu voz al entendimiento, si la buscas como a plata, y la procuras como a tesoros escondidos, entonces entenderás el temor del Señor, y descubrirás el conocimiento de Dios.” (Prov. 2:3-5). La sabiduría es más importante que encontrar un tesoro escondido y debe buscarse con mayor vehemencia que todas las joyas finas de la tierra (Mt. 13:44-45). Porque en su corazón está el tesoro de Dios mismo y sin Él fracasamos miserablemente en el discernimiento del «dios de este mundo» (2 Cor. 4:4).

Conocer la verdad

En una época en la que todo se considera «noticias falsas», la verdad parece un bien escaso. Una segunda característica para quien desea un discernimiento espiritual adecuado es conocer la verdad. En otras palabras, todo lo que analizamos debe ser visto a través del lente de la verdad-la Palabra de Dios. Pablo instruyó al joven Timoteo para que «guarde el depósito que se le ha confiado» (1 Tim. 6:20) y “Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado” (2 Tim. 1:13-14). Pablo utiliza aquí un lenguaje militar para resaltar la importancia de lo que se nos ha encomendado. Todo creyente está llamado a conocer la verdad de la Palabra de Dios hasta tal punto que mantengamos una posición defensiva contra todo lo que socave su verdad o intente violarla de alguna manera.

Cualquier encuesta de creyentes hace devastadoramente obvio que muchos no conocen la verdad y por lo tanto están indefensos contra el creciente ataque del error. Una forma de corregir esta deficiencia es examinar nuestra ingesta diaria de las Escrituras. ¿Estás llenando tu mente y tu corazón con la Palabra de Dios hasta tal punto que empieza a recordarte cuando te desplazas por las redes sociales o enciendes las noticias? ¿Es tu primera reacción el miedo, el temor y la desesperación, o es tu primera reacción la tranquilidad de nuestro Señor «No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo» (Jn. 14:27)? Conocer la verdad nos libera de los grilletes de las virtudes mundanas y nos libera para disfrutar de la gloriosa garantía de que Dios es soberano y controla todas las cosas. La verdad que se nos ha «confiado» debe ser conocida, tanto en la mente como en el corazón, para poder discernir espiritualmente en una época de errores.

Probarlo todo

Un tercer componente en el crecimiento de nuestro discernimiento espiritual es aprender a probar todo. Al combatir los problemas de falsedad y error dentro de la iglesia, Juan da una clara instrucción a sus lectores en 1 Juan 4:1: «Probad los espíritus». La palabra probar es una palabra fascinante en el Nuevo Testamento y viene de la palabra que significa «la prueba de la fuerza del metal». En otras palabras, este tipo de prueba discernible requiere fuego–el fuego de nuestro conocimiento de Dios y el conocimiento de Su Palabra. Si nos dejamos llevar por un anhelo de aceptación cultural o por una actitud cómoda de ir a lo largo para conseguirlo, nunca seremos personas con discernimiento. Nunca subyuguéis vuestras mentes a los medios de comunicación de esta época y os dejéis llevar ciegamente por los caminos que nos traza el enemigo de nuestras almas. John MacArthur dijo acertadamente: «A menos que estemos dispuestos a examinar todas las cosas cuidadosamente, no podemos esperar tener ninguna defensa contra la fe imprudente». Sólo en el escrutinio cuidadoso seremos capaces de discernir la luz de las tinieblas.

Nuestro crecimiento en el discernimiento espiritual depende de nuestro deseo de sabiduría, del conocimiento de la verdad y de la voluntad de probar absolutamente todo a través de la lente de esa sabiduría y verdad. Así que, la próxima vez que empiece a hojear miríadas de información, su crecimiento en el discernimiento determinará si su esperanza está anclada en la roca sólida de Cristo o en la arena movediza de este mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s