Descifrando la Teología del Pacto (11ª. Pte.)

Posted on

ESJ_BLG_20220530Descifrando la Teología del Pacto (11ª. Pte.)

Por Paul Henebury

Los Eruditos contra los Pactos Teológicos

Hasta ahora he tratado de exponer lo que la Teología del Pacto enseña en relación con sus tres principales pactos teológicos. He mostrado que existen variaciones, y he demostrado cómo el pacto de gracia es el gran operativo en el sistema. También hemos visto que hay necesariamente opiniones paedo-bautistas y credo-bautistas sobre quién está en el pacto de gracia y sobre el «federalismo», así como sobre si es una reedición del antiguo pacto o siempre ha sido uno y el mismo con el nuevo pacto. Hay, por supuesto, quienes divergen incluso de estas categorías, pero en general tenemos ahora una decente disposición del terreno.

Aunque he señalado que los pactos teológicos no soportan bien el escrutinio exegético, no he traído las opiniones de los eruditos bíblicos sobre los pactos de la Escritura para ver qué tienen que decir sobre los méritos de los pactos de redención, obras y gracia. En un post anterior dije «Ningún erudito creíble de la línea principal que yo conozca sostiene que haya pactos en los tres primeros capítulos del Génesis (por ejemplo, Nicholson, Barr, Mendenhall, Freedman, McCarthy, Rendtorff o Hillers), y ningún artículo de diccionario evangélico erudito sobre «Pacto» que yo conozca ve los pactos teológicos presentes en la Escritura». Creo que es importante respaldar esta afirmación.

Si estos pactos tienen una buena posición bíblica y no se superponen a la Biblia mediante un sistema deductivo de teología, entonces seguramente aparecerán en la literatura académica de todo tipo de intérpretes. Si sólo aparecen en los escritos de los teólogos del pacto, entonces hay razones para dudar de su pedigrí bíblico. (Podría añadir aquí que las siete administraciones del dispensacionalismo tradicional y las cuatro épocas del dispensacionalismo progresivo deberían tratarse de la misma manera, ya que desempeñan un papel importante en esos enfoques, especialmente en el primero).

La Erudición Bíblica Principal

Después de un extenso estudio, escribí en mi libro:

“Es un hecho que los eruditos más liberales con menos agenda teológica que perseguir, no tienen ningún problema en decir que el primer pacto es el pacto noájico. Cualquier búsqueda de las obras de W. Eichrodt, G. Von Rad, G. N. Mendenhall, D. N. Freedman, B. S. Childs, D. Hillers, D. J. McCarthy, E. W. Nicholson, B. W. Anderson, J. Goldingay, etc., revelará este hecho. A ellos se une una serie de eruditos evangélicos como H. C. Leupold, W. C. Kaiser, C. H. H. Scobie, A. P. Ross, J. H. Sailhamer y P. R. Williamson, por nombrar sólo algunos. Algunas cosas son simplemente obvias una vez que se quita la agenda.” – The Words of the Covenant: Volume 1, Old Testament Expectation, 110 n. 46.

Podría ampliar esta lista añadiendo nombres de académicos liberales y evangélicos.

Diccionarios académicos

Si miras las entradas sobre «Pacto» en los Diccionarios IVP no encontrarás nada sobre los pactos de redención, obras o gracia. Lo mismo ocurre con el Anchor Bible Dictionary o la International Standard Bible Encyclopedia o el Dictionary for Theological Interpretation of the Bible. Esto se debe a que los mejores argumentos para los pactos teológicos no son lo suficientemente buenos como para emplear una exégesis convincente. Cuando se examinan los pasajes utilizados para enseñar los pactos de redención, obras y gracia, rápidamente se hace evidente que la eiségesis lleva la delantera. Por lo tanto, ningún erudito respetable va a tratar de escribir un artículo académico sobre el «Pacto» e incluir «pactos» derivados de presupuestos teológicos.

Paul Williamson

Paul R. Williamson es un erudito australiano del AT que ha escrito un importante libro sobre los pactos bíblicos en la serie “New Studies in Biblical Theology” titulado Sealed with an Oath: Covenant in God’s Unfolding Purpose [Sellado con un Juramento: El Pacto en el Desarrollo del Propósito de Dios]. Este libro es esencial para cualquier persona que estudie los pactos de las Escrituras, aunque su escatología le lleva a transformar los juramentos de los que habla.

Williamson detalle el esquema de pactos de la Teología del Pacto de forma similar a como lo he expuesto aquí, aunque es mucho más breve (30). Está claro que se siente incómodo con las reivindicaciones de los tres pactos teológicos y examina y pone en duda estos pactos teológicos en las páginas 54-58 de su libro. Observa que “ahora se reconoce ampliamente que un juramento era realmente un aspecto indispensable en la ratificación de un pacto.” (39). Llega a llamar al juramento “la condición sine qua non de un pacto». (39). Es “el aspecto clave sin el cual no se puede describir como un berith.” (43).

Esta idea es de vital importancia, ya que acaba con los denominados pactos, en los que no se puede identificar un juramento, y las facultades imaginativas del erudito rellenan los detalles. Los pactos teológicos de la Teología del Pacto desaparecen. Junto con ellos se van los engañosos pactos «edénicos» y «adámicos» sostenidos por algunos dispensacionalistas (que deben abandonar su cacareada hermenéutica para mantenerlos). También debe desaparecer el «pacto de la creación» de la teología del nuevo pacto y de los pactualistas progresivos (véase más adelante). Williamson dice que “la gran mayoría de los estudiosos contemporáneos del Antiguo Testamento descartan totalmente cualquier idea de un pacto adámico.” Citando al erudito John Day, continúa: “Los intentos de discernir un pacto implícito, ya sea con Wellhausen en Génesis 1:12-2:4 o con los teólogos federales en el contexto más amplio, son por tanto rechazados abiertamente por no tener ‘ninguna base en las Escrituras.’” (55).

Daniel Block

Block ha escrito recientemente un gran libro sobre los pactos de la Biblia. Su libro se titula Covenant: The Framework of God’s Grand Plan of Redemption [Pacto: El Marco del Gran Plan de Redención de Dios]. Se refiere al mundo anterior al diluvio como “el mundo anterior al pacto” (3), ya que “la noción de pacto está ausente en Génesis 1 – 3.” (16). Dado que la relación en el Edén antes de la Caída era lo que Dios quería, Block señala que «un pacto habría sido innecesario y superfluo en las escenas de Génesis 1 – 2». (15). Además, afirma que «aunque Génesis 1 – 2 pone a Adán [es decir, a la humanidad] en el papel de «vasallo» frente a Dios, el “Suzerain” divino, esto no hace que la relación sea pactada.” (15. cf. 24). Al abordar Génesis 3 declara que “no hay necesidad de buscar un pacto ni en este entorno ni en los textos de Génesis 1 – 2.” (53. cf. 46).

Lo que Block dice aquí es muy importante. Al igual que un juramento no significa necesariamente que se haya hecho un pacto, una «estructura de pacto» no lleva a suponer que haya un pacto. Una «estructura de pacto» no hace automáticamente un pacto.

Peter Gentry

También puedo incluir aquí el trabajo de otro erudito del AT porque argumenta que los pactos teológicos de redención, obras y gracia no se pueden encontrar en el Génesis. En el libro Kingdom Through Covenant El Reino A Través del Pacto], de Peter Gentry y Stephen Wellum hay un argumento importante para aceptar el pacto mencionado en Génesis 6:18:

“Pero estableceré mi pacto contigo; y entrarás en el arca tú, y contigo tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos.”

Cuando dice que Dios “establecerá” su pacto, el verbo empleado es heqim, que, según Gentry, se refiere a un pacto previamente acordado. A primera vista esto parece convincente. Pero un poco más de investigación muestra que es bastante débil. Block afirma,

“aunque heqim berit suele implicar la confirmación de un pacto preexistente, la Biblia hebrea no es coherente al mantener la distinción entre karat berit, «cortar un pacto», y heqim berit, «establecer/confirmar un pacto». Ezequiel intercambió libremente estos modismos en Ezequiel 16:60, 62… y 34:25; 37:26…» Deuteronomio 29:1… utiliza «cortar un pacto» tanto para el establecimiento por parte de YHWH de su pacto con Israel en Horeb como para la renovación por parte de Moisés de ese pacto con la nueva generación en las llanuras de Moab.” – Covenant, 46.

Además, si uno permite que Gentry se salga con la suya lo único que queda es un «pacto» vacío. Aquí están mis pensamientos sobre esto de mi revisión de su libro:

“En un intercambio con Paul Williamson, Gentry señala la diferencia entre la frase «cortar un pacto» (karat berith) y «mantener un pacto existente» (heqim berith). Y presenta un argumento circunstancial razonable para relacionar el pacto noético, que adopta el lenguaje de «mantener un pacto», con un «pacto de la Creación» previamente existente (155-156, 217-221). A título personal, un pacto de la Creación apoyaría considerablemente mi propio proyecto teológico. Sin embargo, cuando se cubren todas las páginas sobre la imago Dei y los paralelos con el ANE, la prueba real de un pacto de la Creación es, en mi opinión, poco impresionante. Incluso si concedemos su existencia, el problema es de definición. Suponiendo que se pueda probar tal pacto. ¿Qué dice exactamente? ¿Dónde están sus términos claramente definidos? Si no podemos determinar con seguridad la redacción del pacto original, ¿cómo podemos decir algo sobre él que sea teológicamente productivo?”

Por lo tanto, aunque Gentry se suma a los que no encuentran ninguna base para los pactos teológicos de la Teología del Pacto, no consigue localizar ningún otro pacto anterior a Génesis 6 y 9: el pacto Noético.

Conclusión

Aunque estos eruditos pueden utilizar una nomenclatura diferente, y algunos pueden dividir los pactos noético y abrahámico en dos pactos cada uno, el hecho es que todos están de acuerdo en la identificación básica de lo que se ha llamado tradicionalmente los pactos Noético, Abrahámico, Mosaico, Davídico y Nuevo. Hombres como Gentry (y Eugene Merrill) defienden algún tipo de pacto de la Creación, pero sin ser capaces de producir una base exegética sólida para hacerlo; tampoco pueden señalar ningún juramento que se haga. Pero teniendo en cuenta las diferencias, ninguno de estos eruditos encuentra los pactos teológicos de la Teología del Pacto en los primeros capítulos del Génesis (ni en ningún otro lugar de las Escrituras). Una de las razones para el desarrollo de la Teología del Nuevo Pacto fueron los materiales escasos a partir de los cuales la TP hiló sus pactos teológicos. Es muy irónico que el sistema que se autodenomina Teología del Pacto reste importancia a los pactos bíblicos mientras interpone “pactos” no bíblicos nacidos de sus precompromisos teológicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s