Los Dos Árboles, 2ª. Parte: El Árbol De La Vida

Posted on

ESJ_BLG_20220524Los Dos Árboles, 2ª. Parte: El Árbol De La Vida

Por Mark Snoeberger

Después de haber sugerido en mi post anterior que no había nada mágico o sobrenatural en el árbol del conocimiento del bien y del mal, pasamos ahora al otro árbol: el árbol de la vida. ¿Era este árbol de carácter fundamentalmente diferente del primer árbol? Exploremos los datos.

El texto dice relativamente poco sobre el segundo árbol, sólo que estaba «en medio del jardín» junto con el árbol de la ciencia del bien y del mal (2:9). Algunos sugieren que Adán y Eva no conocían su identidad y nunca lo «encontraron», perdiendo así su oportunidad de alcanzar la perfección inmortal, o que se les prohibió el acceso a este árbol hasta que Dios les invitó a comer de él. En contra de estas posibilidades está el hecho de que el árbol se encontraba en un lugar prominente en el centro del jardín y que Dios invitó libremente a Adán a comer de todos los árboles que no fueran el árbol del conocimiento del bien y del mal. Ningún árbol habría sido más atractivo para ellos, y como se les permitió explícitamente comer de él, probablemente lo hicieron. Sin embargo, si este acto de comer ocurrió, aparentemente no tuvo ningún efecto permanente en ellos.

La preocupación de Dios por el hecho de que Adán y Eva comieran el fruto del árbol de la vida sólo se activa después de que Adán y Eva comieran del árbol de la ciencia del bien y del mal. Las palabras de este pasaje son sorprendentes, pues sugieren que comer del árbol de la vida después de haber comido del árbol de la ciencia del bien y del mal sería desastroso:

Entonces el Señor Dios dijo: He aquí, el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal; cuidado ahora no vaya a extender su mano y tomar también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre. Y el Señor Dios lo echó del huerto del Edén, para que labrara la tierra de la cual fue tomado. Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida.

La preocupación declarada es que Adán o Eva pudieran comer del árbol de la vida después de ser «como Dios» y «vivir para siempre». Una sugerencia encomiable por su sencillez es que comer el fruto fijaría a Adán de forma permanente en la violación perpetua de la distinción Creador/criatura, y sin esperanza de recuperación. Esto no se dice exactamente, pero es una extrapolación plausible. Esta explicación también encaja con las otras dos claras referencias bíblicas al árbol de la vida en Apocalipsis 2 y 22 (estoy exceptuando las cuatro referencias en Proverbios a «un» árbol de la vida que pueden tener algún valor análogo para nuestra discusión, pero no directamente). En Apocalipsis 2:7, Dios concede acceso al árbol de la vida, trasplantado en el «paraíso de Dios», a los «vencedores» que perseveren en su fe. En Apocalipsis 22:2, 14, el acceso al árbol (que ahora adquiere proporciones fantásticas) se amplía a todos los residentes de la Nueva Jerusalén, y sus hojas serán para la sanidad de las naciones.

Sin embargo, dos rarezas en el relato de Apocalipsis 22 pueden apuntar a otra explicación. En primer lugar, el hecho de que sus hojas sean efectivas para las naciones sugiere que el consumo personal del fruto no es la fuente operativa de los efectos del árbol. Por el contrario, la sanidad que produce el árbol es comunitaria (con las hojas como emblema de paz/protección o como instrumento para proporcionar sombra mutua). En segundo lugar, el hecho de que las hojas sean para la «sanidad de las naciones» sugiere algo más que la vida eterna. En cambio, habla de la salud relacional sostenida de todo el pueblo de Dios, al igual que el «enjugado de lágrimas» habla del gozo sostenido de cada individuo en el orden eterno (21:4). Como tal, parece que este árbol tiene una función más emblemática que la intrínseca de sus frutos.

Podríamos compararlo con la Mesa del Señor, en la que los actos comunitarios de reunión y participación comunican la gracia, no a través del alimento físico suministrado por el pan y el vino (pues ¿qué gracia se ha bebido así?), sino a través del acto de compartirla dentro de la comunidad de fe. Además (y a riesgo de llevar la analogía demasiado lejos), la Iglesia debe vigilar ferozmente el camino hacia la Mesa, para que lo que está concebido como una celebración comunitaria de la vida compartida de Dios no se transforme en un instrumento de muerte (1 Cor 11,30). Si esta interpretación se mantiene, entonces el árbol de la vida no es más un «árbol mágico» que el árbol de la ciencia del bien y del mal. No es el fruto lo que resulta intrínsecamente en la vida asociada al primero y no en la muerte asociada al segundo. Por el contrario, ambos árboles son árboles ordinarios con funciones asignadas judicialmente como emblema del florecimiento y la muerte, respectivamente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s