La Conciencia Indeleble Y Un Mes De “Orgullo”

Posted on

ESJ_BLG_20220603La Conciencia Indeleble Y Un Mes De “Orgullo”

La búsqueda de los LGBTQ para convertir un argumento moral en un llamamiento emotivo de afirmación y aceptación

Por Kevin Deyoung

Por si no te has enterado, el 1 de junio ya no marca el final del curso escolar ni el comienzo no oficial del verano. Es el comienzo del Mes del Orgullo. Concebido inicialmente en 1970 para conmemorar el primer aniversario de los disturbios de Stonewall, el Mes del Orgullo se ha convertido en una celebración de 30 días, promovida por el gobierno y patrocinada por las empresas, de la aceptación y los logros del colectivo LGBTQ. Cuando los alborotadores arrojaron ladrillos e intentaron quemar el Stonewall Inn en el Greenwich Village de Nueva York con los agentes de policía atrincherados en su interior, ni siquiera el más optimista de los defensores de la liberación gay podría haber soñado que un bar gay gestionado ilegalmente y propiedad de la mafia acabaría uniéndose a la Estatua de la Libertad y al Gran Cañón en la selecta lista de monumentos nacionales protegidos.

El Mes del Orgullo es a la vez una brillante estrategia de marketing y un sorprendente recordatorio de que la conciencia es algo terrible de desperdiciar.

Al vincular la liberación gay con el «orgullo», los defensores del colectivo LGBTQ -y vale la pena mencionar que las cinco letras sólo encajan en una incómoda alianza- dieron un golpe ético y estratégico. El grito de guerra del «orgullo» transformó su búsqueda de legitimidad moral en toda la cultura (una tarea desalentadora) en una petición personal de bienestar terapéutico (un objetivo mucho más fácil). El debate no sería una discusión frontal y racional sobre si la revolución sexual era aceptable según los criterios de la Palabra de Dios, la ley natural o la tradición occidental. El debate no sería sobre lo que era bueno para los niños, lo que era bueno para el público, o incluso lo que era bueno para los que se sentían atraídos por el comportamiento LGBTQ. En cambio, el «orgullo» hizo que el debate girara en torno a los sentimientos de aceptación personal. Cambiar la cultura es un trabajo duro y lleva mucho tiempo (unos 50 años, según parece). Convencer a la gente de que deje de hacer sentir mal a otras personas es mucho más fácil de vender.

Incluso hoy, el «orgullo» puede ser difícil de refutar a nivel emocional. Al marchar por el «orgullo» -en lugar de marchar por el sexo gay o las operaciones de cambio de sexo para menores- no se pide al público que afirme acciones y apariencias que a menudo encuentran instintivamente desagradables. Se les pide que afirmen que las personas no deben sentirse avergonzadas de sí mismas. Los que se atienen a las normas bíblicas sobre el sexo y la sexualidad se ven obligados a jugar todo el partido en su lado de la línea de 50 yardas. ¿Realmente quieren que la gente se sienta mal consigo misma? ¿Quieres hacer sufrir a la gente? ¿No te preocupa el suicidio y el autodesprecio? ¿Cómo puede alguien estar en contra del «orgullo» si la alternativa es la vergüenza violenta, morbosa e implacable? El Mes del Orgullo convierte un argumento moral -sobre el que la Biblia tiene respuestas claras e inequívocas- en una búsqueda de autoaceptación personal, razón por la cual muchos cristianos de corazón blando y cabeza de chorlito se alinean para el desfile al igual que todos los demás.

Pero, por supuesto, el «orgullo» no es el único antídoto contra la vergüenza. Hay otras alternativas, como la contrición, el arrepentimiento y la castidad. O la lucha y la victoria impulsadas por el Espíritu. O el perdón y la transformación infundidos por el Evangelio. Una forma de lidiar con la vergüenza es convencerse de que no debería estar ahí. La otra forma es ponerla a los pies de la cruz.

Al final, por muy efectivo que haya sido este golpe de marketing, el Mes del Orgullo también sirve para recordar que hay comportamientos y deseos de los que no debemos sentirnos orgullosos. Como seres humanos caídos, somos más racionalizadores que racionales. Sabemos suprimir la verdad con injusticia (Romanos 1:18). Si nos engañamos a nosotros mismos el tiempo suficiente -dos generaciones probablemente lo harán- Dios amenaza con retirar su misericordia restrictiva y entregarnos a pasiones deshonrosas. Y esto incluye a las mujeres que cambian las relaciones naturales por las que son contrarias a la naturaleza y a los hombres que cometen actos desvergonzados con los hombres (1:26-27). El castigo por estos y otros pecados es, a veces, la muerte, no sólo para quienes los cometen sino para todos los que aprueban a quienes los practican (1:32). Algunos actos realizados en secreto son demasiado vergonzosos incluso para hablar en voz alta (Efesios 5:12). El omnipresente desfile del Orgullo quizás no sea una marcha hacia el suicidio cultural, sino una señal de que ya estamos muertos.

Y, sin embargo, también es una señal de que el razonamiento moral dado por Dios no es tan fácil de desalojar. Si necesitas que el mundo del deporte, el entretenimiento, la educación, los medios de comunicación y el gobierno celebren tu sexualidad para sentirte orgulloso, quizá tu conciencia esté tratando de decirte algo. ¿Podría ser que en el fondo -detrás del torrente de banderas del arco iris y el bombardeo de patrocinadores multimillonarios- Dios nos esté hablando con una palabra diferente? Tal vez la perversidad de la revolución sexual está desesperada por una doceava parte del año para convencernos a todos de que la oscuridad realmente es luz. Tal vez hace falta todo el aparato de aprobación cultural para convencernos de que lo antinatural es natural. Tal vez necesitemos el ruido de mil desfiles para silenciar nuestra memoria colectiva de 2.000 años de historia cristiana en Occidente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s