¿Cómo Puede Un Pecador Reconciliarse Con Dios?

Posted on

ESJ_BLG_20220607¿Cómo Puede Un Pecador Reconciliarse Con Dios?

Por Mike Gendron

La única manera en que un pecador, condenado bajo la inflexible justicia de Dios, puede ser reconciliado con Dios es a través de la sola fe en la muerte sustitutiva y la resurrección del Señor Jesucristo (Rom. 3:21-28). Jesucristo satisfizo la justicia divina para que Dios pudiera ser justo y justificador del que tiene fe en Jesús (Rom. 3:26). El Salvador sin pecado fue a la cruz como sustituto de su pueblo. Soportó la ira de Dios en lugar de los pecadores que se arrepintieran y creyeran en el Evangelio. Este es el corazón del Evangelio y la bisagra sobre la que se abren y cierran las puertas del cielo.

El Catolicismo Rechaza Totalmente la Justificación Bíblica

El catolicismo romano se opone directamente a la Palabra de Dios sobre la doctrina de la justificación. Al principio, los papistas ocultaron esta doctrina central del Evangelio a su pueblo, y luego la corrompieron con dogmas «infalibles» en el Concilio de Trento del siglo XVI. Debemos advertir a los católicos que si se equivocan en la justificación, no pueden estar bien con Dios. Sabiendo que la verdad de Dios brilla más contra la oscuridad del engaño religioso, consideremos las siguientes distorsiones de la doctrina de la justificación por parte del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC):

  • La justificación es por la fe en lo que Dios realizó en Cristo (Rom. 5:1).
  • Roma dice que la justificación es por el sacramento del bautismo en agua (CIC, 1992).
  • La justificación es instantánea y cambia el estatus legal ante Dios, por lo que un pecador condenado ha sido absuelto y declarado justo (Rom. 4:3; 5:12-21).
  • Roma dice que la justificación es un proceso y cambia el hombre interior, no su estatus legal (CIC, 2019).
  • La justificación es permanente y nunca se pierde por el pecado. El estatus legal de un hombre justificado es tan inmutable como la justicia de Cristo (Heb. 10:14).
  • Roma dice que la justificación es temporal; puede perderse por el pecado y recuperarse mediante el sacramento de la penitencia y las buenas obras (CIC, 1446, 1861).
  • Dios justifica a los impíos (Rom. 4:5).
  • Roma enseña que la justificación final no es para los impíos, sino para los que se hacen justos (CIC, 2016, 2020).
  • La justificación es la imputación de la justicia de Cristo al pecador arrepentido (2 Cor. 5:21; Rom. 4:5).
  • Roma dice que la justificación es la infusión de la justicia que renueva al hombre interior (CIC, 1989).
  • La justificación es por la gracia, sin las obras. La justicia de Cristo se da como un regalo (Tito 3:7; Rom. 5:17, 11:6).
  • Roma dice que la justificación debe incluir buenas obras. La rejustificación debe ser merecida por la satisfacción de los pecados a través de la penitencia, las obras de misericordia, etc. (CIC, 1459, 1460, 2010, 2027). «Si alguien dice que el pecador se justifica por la sola fe… que sea anatema» (Trento, canon 24).
  • Dios promete glorificar a todos los que justifica, porque los justificados nunca podrán ser condenados (Rom. 8:1, 8:30).
  • Roma dice que Dios condenará al infierno a todos los que fueron justificados por el bautismo en agua pero que luego mueren en pecado mortal (CIC, 1861).

Un Versículo Que Los Católicos Adoran Citar

Cuando compartimos el Evangelio de la gracia con los católicos romanos, ellos defenderán su dogma de la justificación por la fe más las obras con Santiago 2:24, que dice: » Vosotros veis que el hombre es justificado por las obras y no solo por la fe.» Parece que Santiago está enseñando algo inconsistente con el resto de las Escrituras. Sin embargo, cuando estudiamos el contexto del capítulo dos, vemos que Santiago no está enseñando «cómo ser justificado», sino que está contrastando dos tipos de fe: una fe genuina, dada por Dios, que se evidencia con buenas obras, y una fe espuria, muerta, que no muestra evidencia de conversión.

Profesantes de Cristo Que No Lo Poseen

Santiago está tratando con un tema que era frecuente en la iglesia del primer siglo y aún más extendido hoy en día. Tenemos muchos profesantes de Cristo que no poseen a Cristo porque nunca han nacido de nuevo. Son víctimas del peor tipo de engaño, creyendo que son cristianos cuando no lo son. Las palabras más aterradoras que podrían escuchar los cristianos profesantes serían las de Jesús diciendo: «Apartaos de mí, nunca os conocí» (Mat. 7:23). Por eso Santiago exhorta a sus lectores a «ser hacedores de la palabra, y no sólo oidores, engañándoos a vosotros mismos» (Sant. 1:22).

Las Obras Son La Prueba De Una Fe Invisible

Santiago dice: «Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras» (Santiago 2:18). Dado que la fe es una relación invisible entre Dios y el hombre, su única evidencia visible son las obras producidas por la fe. Santiago declara que la fe auténtica irá acompañada de buenas obras. En otras palabras, somos justificados sólo por la fe, pero la fe que justifica nunca está sola. Los que tienen una fe dada por Dios han recibido un nuevo corazón y una nueva naturaleza que produce una vida cambiada que da fruto para la gloria de Dios (Juan 15:4-8).

Fe Genuina vs. Fe Muerta

Los verdaderos creyentes pueden tener tiempos de infructuosidad en sus vidas, pero el patrón y la dirección de sus vidas serán caracterizados por un patrón creciente de justicia y un patrón decreciente de pecado. Este proceso de santificación no se trata de una perfección sin pecado, sino de una dirección justa. El comportamiento justo es lo que distingue la fe muerta de la fe genuina. Entramos en la salvación por la fe sin las obras (Ef. 2:8-9), pero después de que somos salvos entonces hacemos las obras que Dios ha preparado para nosotros (Ef. 2:10).

Justificación y vindicación

También es importante saber que la palabra griega para «justificado» tiene dos significados. Uno es una declaración legal o forense de Dios a los que tienen fe. Pablo escribió: «Justificados por la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo» (Rom. 5:1). El otro significado es «vindicar» o «mostrar» que alguien es justo. Abraham fue justificado (vindicado) «cuando ofreció a su hijo Isaac en el altar» (Santiago 2:21). Abraham no necesitaba ser justificado de nuevo porque Dios lo había justificado sólo por la fe muchos años antes (Génesis 12:1-7, 15:6). Su obediencia a Dios reivindicó su fe genuina. Santiago está usando a Abraham como ejemplo de creyentes que han sido justificados; su fe también es vindicada por sus obras.

¿Contradice Santiago a Pablo?

Algunos se preguntarán por qué Santiago parece contradecir a Pablo, quien escribió: » Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.» (Ef. 2:8-9). Es evidente que Pablo se refiere a los medios de salvación, mientras que Santiago se refiere al resultado de la salvación. Pablo trata de la naturaleza de la justificación, mientras que Santiago trata de la naturaleza de la fe.

Testificando a los católicos

Que todos estemos dispuestos a defender esta doctrina de vital importancia de la justificación cuando demos testimonio a los católicos romanos. Debemos proclamar con valentía que la única manera en que los pecadores arrepentidos pueden ser justificados por nuestro Santo Dios es sólo por la gracia, sólo a través de la fe, sólo en Cristo, sólo de acuerdo con las Escrituras, ¡sólo para la gloria de Dios!

Puede escuchar el mensaje de Mike sobre Evangelizar a los católicos a la manera de Dios aquí.

Un comentario sobre “¿Cómo Puede Un Pecador Reconciliarse Con Dios?

    Humberto Rodríguez escribió:
    7 junio 2022 en 9:03 am

    «…soportó la ira de Dios…» Desde ahí ya estás tergiversando las cosas. Por cierto, cuando hablas de «justicia» y «gracia», ¿estás seguro de tener claros esos conceptos? Porque si es así, concuerdo contigo en que Pablo y Santiago no se contradicen. En cambio, me parece que este artículo bien intencionado pero lleno de contradicciones jamás podrías convencer a un católico romano bien documentado. Es más, ni a mí que declaro mi ignorancia.
    Bendecido siempre, hermano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s