La Batalla por Dios 4ª. Pte.

Posted on

ESJ_BLG_20220609La Batalla por Dios 4ª. Pte.

Por Gary Gilley

Volumen 28, número 4, mayo de 2022

Desde la publicación de las tres primeras partes de la serie «El debate sobre Dios», he leído Simply Trinity, de Matthew Barrett, y el número más reciente de The Master’s Seminary Journal, que defienden firmemente el teísmo clásico y critican la sumisión funcional eterna del Hijo (SFE). Además, otros dos libros actuales me han aportado algunas ideas que harán necesario otro artículo relacionado. Estos últimos libros son compañeros: Five Things Theologians Wish Biblical Scholars Knew de Hans Boersma y Five Things Biblical Scholars Wish Theologians Knew de Scot McKnight. En consecuencia, quiero ofrecer dos artículos más sobre el tema actual. Este aportará algo de claridad adicional al debate, definiendo con más precisión algunas palabras y términos críticos y sacando una conclusión. Seguiré con un artículo más en el que ofreceré una advertencia relacionada con la hermenéutica entretejida a lo largo de este debate. Ambos artículos serán de naturaleza más bien técnica, y muchos de mis lectores pueden carecer de interés; pero dada la seriedad de los temas en cuestión, creo que los artículos serán de valor para aquellos que siguen esta particular guerra teísta.

La Claridad y la Gran Tradición

Matthew Barrett, profesor de Teología Cristiana en el Seminario Teológico Bautista del Medio Oeste, está profundamente preocupado por el hecho de que la comunidad evangélica haya entrado en un período de deriva trinitaria[1] en el que la doctrina de la Trinidad ha sido distorsionada hasta quedar irreconocible. El enemigo del teísmo clásico (que él denomina habitualmente La Gran Tradición) es el trinitarismo social, por el que la Trinidad se retuerce para ajustarse a los puntos de vista únicos de numerosos autores. Así, la Trinidad se masajea, se moldea y se manipula para que encaje en la agenda de diversas ideologías, ya sean políticas, ecuménicas, ecológicas, sexuales o culturales. En el trinitarismo social Dios es una comunidad, o al menos sus miembros funcionan como una comunidad,[2] con cada miembro de la Divinidad teniendo una voluntad separada[3] Aunque el trinitarismo social se ha encontrado durante mucho tiempo dentro de los círculos teológicos liberales, ahora se ha trasladado a las filas evangélicas, según Barrett, a través de la popularidad de la subordinación funcional eterna (SFE)[4] y promovida por teólogos como Wayne Grudem y Bruce Ware. Su posición es ampliamente criticada a lo largo de Simplemente Trinidad, pero especialmente en el capítulo ocho[5].

Barrett cree que los Padres Nicenos acertaron con la Trinidad cuando enseñaron que el Padre es la fuente de origen (paternidad), el Hijo es eternamente engendrado (filiación), y el Espíritu procede eternamente del Padre y del Hijo (espiración)[6]. [7] «El Padre es el principio en la Divinidad… no engendrado», pero esto no implica una jerarquía o prioridad del Padre en relación con el Hijo y el Espíritu[8]. Esto es lo que Barrett llama «La Gran Tradición», y la regla de fe[9]. La Gran Tradición se basa en el Credo de Nicea[10] y es reforzada por los padres de la Iglesia pro-nicenos, y a menudo se le llama Teísmo Clásico. Craig Carter explica: «La visión de Dios como la Primera Causa única, simple, perfecta, inmutable, impasible, eterna y autoexistente del universo -la enseñanza de los credos ecuménicos de los primeros cinco siglos y las confesiones de las iglesias protestantes de la Reforma- ha llegado a llamarse recientemente «Teísmo Clásico»[11].

Terminología

Mientras seguimos examinando las cuestiones que dividen a los teístas clásicos y a los teístas mutuos, convendría asegurarse de que no nos pasamos de la raya definiendo cuidadosamente las palabras y los términos clave que están en el centro del debate. Algunos de ellos ya se han tratado en los tres primeros artículos relacionados, pero aquí ampliaremos su significado.

· Engendrado, que significa salir o proceder, forma parte desde hace tiempo del vocabulario de la iglesia. Después de todo, el versículo más conocido de las Escrituras nos informa de que Dios «dio a su Hijo unigénito» (Juan 3:16). Sin embargo, muchas traducciones modernas han optado por suprimir la palabra «engendrado» y traducir el monogénico griego como «único» (ESV), o «uno y único» (NET, NIV y HCSB). Estas traducciones reconocen la singularidad del Hijo, en el sentido de que es el único de su clase, el único Hijo de Dios, a diferencia de cualquier otro. Sin embargo, los teólogos pro-nicenos llevaron su significado mucho más allá. Para ellos, el Hijo no sólo es único, sino que también es eternamente engendrado, o eternamente generado. «Sólo la generación es lo que distingue al Hijo como Hijo»[12].

“Esto es el trinitarismo básico,” afirma Phil Johnson. “El Padre engendra al Hijo; el Hijo es engendrado por el Padre; y el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Así, las propiedades personales distintivas se conocen como paternidad (el Padre); filiación (el Hijo); y procesión (el Espíritu Santo). Esas propiedades son las que dan definición a la personalidad de cada uno. De hecho, son sus únicas características distintivas. Aparte de esas propiedades, las tres Personas comparten los mismos atributos y prerrogativas»[13].

Es más, el Hijo no es generado en el tiempo, sino que procede del Padre desde toda la eternidad[14]. Barrett está convencido de que si el Hijo no es engendrado eternamente, no tenemos confianza en que podamos nacer de nuevo.[15]. Sin embargo, el significado exacto de engendrado en relación con el Hijo es difícil de precisar. Wayne Grudem escribe: “La naturaleza de ese ‘engendramiento’ nunca ha sido definida muy claramente, aparte de decir que tiene que ver con la relación entre el Padre y el Hijo, y que en cierto sentido el Padre ha tenido eternamente una primacía en esa relación.”[16] Es por esta falta de comprensión precisa del significado de engendrado que algunos han recurrido al significado monogénico meramente único. No obstante, aunque siguen existiendo misterios sobre lo que significa exactamente que el Hijo fue engendrado eternamente, parece ser la mejor comprensión de la palabra y de la idea. Cabe mencionar, a la luz de la presente discusión, que en su día Bruce Ware puso en duda el apoyo bíblico a la generación eterna, y todavía se pregunta qué significa, pero ahora ha llegado a aceptarla[17].

· Las operaciones inseparables explican que las Personas de la Trinidad actúan inseparablemente en todas las cosas, incluyendo la creación y la salvación. “Todo acto de Dios es el acto único del Dios trino.”[18] Barrett lo expresa así: “Toda operación procede del Padre, por el Hijo, en el Espíritu”[19] y “Lo que el Padre planeó y el Hijo realizó, el Espíritu lo aplicó.”[20]

Peter Simmons expresa así las operaciones inseparables “Cuando un miembro de la Trinidad actúa, los tres miembros actúan necesariamente, aunque la Escritura no comunique siempre el acto de cada Persona en la terminación del orden creado. A veces la Escritura destaca a una Persona por encima de las otras (aquí entra el principio de las apropiaciones)”[21].

Ware afirma su compromiso con esta doctrina y escribe: “De este modo, las obras personales del Padre, el Hijo y el Espíritu pueden ser distintas, pero nunca se dividen; cada una puede centrarse en aspectos particulares de la obra divina, pero sólo juntas realizan la única, armoniosa y unificada obra de Dios. Cada obra de las personas trinitarias, por tanto, es inseparable, mientras que los aspectos de esa única obra son hipostáticamente distinguibles. Inseparables, pero no indistinguibles»[22].

· Las apropiaciones divinas también permiten distinguir las operaciones inseparables, ya que, aunque las obras externas de la Trinidad son indivisibles, una “obra particular puede ser apropiada por una persona de la Trinidad de una manera que corresponde a la relación eterna de origen de esa persona.”[23] Con las apropiaciones divinas, el Padre comienza, el Hijo ejecuta y el Espíritu perfecciona.

Simmons escribe: “Por lo tanto, aunque las… personas de la Trinidad trabajan inseparablemente… sin embargo, trabajan de manera distinguible o discernible. Aunque veamos a una persona centrada en [un ministerio particular], debemos tener en cuenta -a causa de las Operaciones Inseparables- que no excluye a las otras dos personas, aunque no sean el punto de atención.”[24]

Mike Riccardi añade: “Esto no significa, sin embargo, que los actos del Padre, del Hijo y del Espíritu no puedan distinguirse nunca entre sí. Así como las personas mismas deben distinguirse, pero nunca dividirse entre sí, así también sus obras, sin dividirse nunca, pueden distinguirse. Esta es la doctrina de las apropiaciones, el complemento necesario de la doctrina de las operaciones inseparables. Mientras que ninguna persona de la Trinidad actúa al margen de las otras dos, cada acto divino se apropia, o se atribuye, a una de las personas en particular. Así, como en el ejemplo anterior, aunque el Hijo y el Espíritu no están ausentes de la creación, conviene atribuir la obra de la creación al Padre, de quien proceden todas las cosas (1 Cor 8,6). Otro ejemplo: aunque el Hijo es el único sujeto de la encarnación (Jn 1,14; Flp 2,6-7), sin embargo, es enviado al mundo por el Padre (1 Jn 4,9) y es concebido en el seno de María por el Espíritu Santo (Lc 1,35). Así, las personas de la Trinidad no actúan al unísono ni en discordia, sino en armonía. La doctrina de las apropiaciones asegura que no actúan al unísono, porque los diferentes actos se atribuyen propiamente a diferentes personas. Pero la doctrina de las Operaciones Inseparables asegura que nunca están en discordia, porque sus actos indivisos están enraizados en su esencia indivisa. En cada acto de Dios, las tres personas de la Trinidad deben obrar en perfecta armonía, o no son un solo Dios»[25].

Bruce Ware dice: “Estoy totalmente de acuerdo con la doctrina pro-nicena de la apropiación y la encuentro bíblica… Sin embargo… creo que la apelación a las apropiaciones divinas se queda corta para expresar plenamente lo que la Escritura indica respecto a las relaciones funcionales y las operaciones de las personas trinitarias.”[26] “Debemos escuchar a las Escrituras,” declara Ware, “porque sí llena las piezas que le faltan a las apropiaciones divinas.”

· Hay una diferencia entre la Trinidad inmanente y la económica. “La Trinidad inmanente se refiere a quién [sic] es nuestro Dios trino en la eternidad, aparte del orden creado” (es decir, la Trinidad ontológica).”[27] “La Trinidad económica, sin embargo, se refiere a cómo este Dios trino actúa hacia el orden creado (es decir, las operaciones externas de Dios). La Trinidad económica revela a Dios en las operaciones externas. Revela algo verdadero sobre la identidad eterna e inmanente de la Trinidad, pero la identidad de Dios no depende de sus acciones en la historia.”[28]

· La impasibilidad “significa que Dios no está sujeto a fluctuaciones emocionales” (p. 173).

· Simplicidad: Richard Barcellos escribe: “Dios no tiene composición. Es simple. No se le puede añadir ni restar nada porque simplemente es. Toda adición o sustracción implica composición (o descomposición).”[29]

Sammons aporta este comentario: “La simplicidad de Dios significa que Dios no está compuesto por sus atributos. No es un ser compuesto por un poco de bondad, un poco de misericordia, un poco de poder y un poco de justicia. La simplicidad enseña que Dios es bondad, misericordia, justicia y poder. Cada atributo de Dios es idéntico a su esencia. Es decir, no se puede eliminar, disminuir o aumentar uno de ellos sin que la esencia misma de Dios se vea afectada.”[30]

Sin embargo, Carter se pregunta: «¿Cómo pueden el Padre, el Hijo y el Espíritu ser un simple ser? En cierto sentido, el problema no se ha resuelto y nunca podrá ser resuelto por las criaturas humanas, al menos no si por ‘resuelto’ se entiende comprendido racionalmente»[31].

Aunque está de acuerdo con la simplicidad, Ware no cree que niegue la autoridad y la sumisión dentro de la Divinidad y escribe: «La autoridad del Padre sobre el Hijo no indica que sea superior al Hijo… La autoridad y la sumisión describen simplemente la manera en que estas Personas se relacionan entre sí, no lo que es cierto de la naturaleza del Padre o del Hijo»[32]. Apartándose del teísmo clásico, impugna la opinión de que la sumisión del Hijo se limitó a la encarnación, basándose en la “montaña de pruebas bíblicas del papel del Padre en la planificación, el diseño y el envío, que se realiza a través del Hijo y el Espíritu, todo lo cual tiene lugar mucho antes de la encarnación, de hecho mucho antes de la creación, en lo que podría llamarse la eternidad pasada (p. ej, Ef 1:4-5, 9-11; 1 Pe 1:20).»[33]

Conclusiones

Cater lamenta que “a medida que se desarrollaba el siglo XX… muchos teólogos evangélicos y protestantes confesionales coquetearon con la… opción [de] adoptar alguna forma de mutualismo teísta o personalismo teísta. Estos términos significan intentos de modificar o negar al menos algunos de los atributos metafísicos de Dios tal y como los enseña el teísmo clásico, sobre todo la simplicidad, la inmutabilidad, la impasibilidad y la eternidad.”[34] Inspirándose en James Dolezal, define el “mutualismo teísta” como “una modificación del teísmo clásico en la que se concibe a Dios en una relación bidireccional con la creación, de modo que Dios afecta a las criaturas y las criaturas, a su vez, afectan a Dios. En el mutualismo teísta se niegan atributos metafísicos clásicos como la inmutabilidad, la impasibilidad y la eternidad.”[35]

Después de haber estudiado detenidamente este tema, me encuentro principalmente con la corriente teísta clásica. Los argumentos subyacentes parecen más sólidos, más acordes con el cristianismo histórico expresado en los credos ecuménicos y más coherentes con los datos bíblicos. El teísmo mutuo corre el peligro de dividir a Dios en partes, de estar demasiado influenciado por las agendas sociales y de enfrentar la voluntad de los miembros de la Divinidad entre sí, aunque en última instancia la Divinidad actúe como una sola. Pero, como se observa en las citas de Bruce Ware que aparecen a lo largo de este artículo, aunque los mutualistas no definan los puntos de vista de la Gran Tradición precisamente de la misma manera, tampoco niegan por completo estas concepciones. Los clasicistas y los mutualistas no están de acuerdo en todas las áreas, pero en la mayoría de los casos ambos están dentro de la esfera de la ortodoxia. Algunos no estarían de acuerdo con esta conclusión, como confirmaremos en el próximo artículo.

Una Advertencia

Sin embargo, me preocupan no tanto las conclusiones a las que llega el teísmo clásico como la dirección que parece tomar, especialmente en lo que respecta a su adopción de la hermenéutica patrística. En la quinta parte me referiré a esta preocupación.

[1] Matthew Barrett, Simply Trinity, The Unmanipulated Father, Son, and Spirit (Grand Rapids: Baker Books, 2021),   p. 21.

[2] Ibid., pp. 78-80.

[3] Ibid., pp. 148-149.

[4] Ibid., p. 91.

[5] Ibid., pp. 213-259.

[6] Ibid., pp. 24-25.

[7] Ibid., pp. 60, 106.

[8] Ibid., pp. 171-172.

[9] Ibid., p. 35.

[10] Ibid., p. 37.

[11] Craig A. Carter, “Denying Divine Eternity: Can Evangelical Theology Resist the Temptation?The Master’s Seminary Journal, Vol. 33#1, Spring 2022, p. 151.

[12] Ibid., p. 162.

[13] Phil Johnson, The Master’s Seminary Journal, Vol. 33#1, Spring 2022, pp. 112-113.

[14] Ibid., p. 165.

[15] Matthew Barrett, Simply Trinity, p. 180.

[16] Wayne Grudem, Systematic Theology, an Introduction to Biblical Doctrine (Grand Rapids: 1994), p. 244.

[17] Bruce Ware, “Unity and Distinction of the Trinitarian Persons,” Theological Models and Doctrinal Applications, Ed. Keith S. Whitfield, (Nashville: B&H, 2019),  p. 51.

[18] Matthew Barrett, Simply Trinity, p. 227.

[19] Ibid., p. 293.

[20] Ibid., p. 290.

[21] Sammons, “The Doctrine of Inseparable Operations,” The Master’s Seminary Journal, Vol. 33#1, Spring 2022,        p. 83.

[22] Bruce Ware, p. 45.

[23] Matthew Barrett, Simply Trinity, p. 288.

[24] Sammons, p. 92.

[25] Mike Riccardi, “Triune Particularism; Why Unity in the Trinity Demands a Particular Redemption,” The Master’s Seminary Journal, Vol. 33#1, Spring 2022, p. 164.

[26] Bruce Ware, p. 24.

[27] Matthew Barrett, Simply Trinity, p. 112.

[28] Ibid., (cf., p. 116).

[29] Richard C. Barcellos, “Change in God Given Creation?” The Master’s Seminary Journal, Vol. 33#1, Spring 2022,     p. 27.

[30] Sammons, p. 88.

[31] Carter, p. 153.

[32] Bruce Ware, p. 52.

[33] Bruce Ware, p. 54.

[34] Carter, p. 148.

[35] James E. Dolezal, All That Is in God: Evangelical Theology and the Challenge of Classical Christian Theism (Grand Rapids: Reformation Heritage Books, 2017).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s