Descifrando la Teología del Pacto (12ª. Pte.)

Posted on

ESJ_BLG_20220606Descifrando la Teología del Pacto (12ª. Pte.)

Por Paul Henebury

El Genio de la Teología del Pacto

Ahora que he dado suficiente cobertura a los principales principios de la Teología del Pacto y he insertado algunas críticas, quiero detenerme para apreciar la amplitud de este enfoque. Esta amplitud contribuye sustancialmente a su atractivo. Aquí están mis pensamientos sobre lo que hace que la Teología del Pacto sea tan formidable y atractiva. Dividiré mis observaciones en cuatro categorías trenzadas que consideran su coherencia, su teleología, su carácter cristocéntrico y, por último, su capacidad para abordar diferentes aspectos importantes del discipulado y la enseñanza cristiana.

He aquí, pues, mis reflexiones personales sobre el genio de la Teología del Pacto. No estoy de acuerdo con ella, pero la respeto.

Coherencia

Lo primero que quiero destacar es la coherencia del sistema. Empezando como lo hace con el NT y la cruz, la TP tiene un poderoso punto de apoyo para su exploración de la historia bíblica. Desde esta posición puede aventurarse en todos los ámbitos de la Escritura en busca de prefiguraciones de Cristo y del “reinado” que se prevé que esté funcionando en la actualidad. Esta visión del reino pretende exaltar a Jesús después de su pasión y sirve para definirnos bajo su gobierno divino mientras vivimos nuestras vidas con un propósito en el aquí y ahora.

Al vincular la cruz con el concepto de pacto (aunque definido de forma imprecisa) y remitirnos a pasajes como 1 Pedro 1:20, Efesios 1:4 y Apocalipsis 13:8, la TP puede unir el pasado y el presente en un plan cristológico armonizado para el único pueblo de Dios: los elegidos. Por lo tanto, hacer que todos los salvos sean el pueblo del único pacto de gracia hace que el Antiguo y el Nuevo Testamento entren en la misma órbita: la órbita de la redención a través de la historia.

Mientras tanto, la obediencia activa de Cristo al merecer la vida eterna a través de su tiempo encarnado en la tierra, cumple el pacto de obras para sus santos y añade ese valor a la expiación lograda en la cruz a través de su obediencia pasiva. Así, siempre hay un tema redentor, ya sea por analogía, tipología, alusión o referencia directa, al alcance del predicador, cuyo tema principal será siempre redentor-histórico.

Pero, además, la relación redentora entre el esquema del pacto de la creación y su realización a través del pacto de la gracia no sólo coloca a Cristo en el trono de David ahora, sino que da lugar a una visión escatológica en la que este mundo malvado actual pasará al reino eterno sin la “confusión” de un reinado interino de mil años en la tierra.

Teleología

La coherencia de la TP está estrechamente relacionada con su principio de orientación hacia los objetivos. El movimiento de los decretos eternos a la Iglesia en el mundo a la Iglesia Triunfante es un movimiento constante hasta que se consuma en el regreso de Cristo. La Iglesia es y siempre ha sido el pueblo de Dios y cualquier noción de dividir la atención de Dios entre Israel y la Iglesia es tanto inoportuna como innecesaria. Hay un pueblo y un plan para ese pueblo, y punto.

El plan es salvar a los elegidos de Dios y usarlos como instrumento de bendición y sabor de juicio para el mundo. Este mundo es el vehículo de ese plan redentor (como enseñaban las primeras concepciones de la escatología), o el teatro de la recreación y las bendiciones eternas. El trabajo pesado se ha hecho en el primer advenimiento, y así las profecías del AT se han encauzado a través de la vida, la muerte y la resurrección de Jesús. En esta teleología es donde reside el verdadero genio de la TP.

Cristocentricidad

Vinculado en indisoluble unión con lo anterior está el cristocentrismo de la teleología de la TP. Aunque podría haberlo incluido en el epígrafe anterior, creo que es necesario destacar esta faceta. Recuerdo que hace tiempo la esposa de un conocido profesor de profecía me preguntó por qué los jóvenes se sentían atraídos por la Teología del Pacto y no por el Dispensacionalismo. Mi respuesta fue en forma de otra pregunta: «¿Quién es más atractivo? ¿El Cristo Señor o el anticristo?». Recibí una mirada confusa, así que expliqué que la TP trata de lo que Jesucristo ha hecho en la cruz y de su reinado actual sobre la Iglesia, mientras que la TD a menudo parece más preocupado por identificar al anticristo y temas relacionados (¡a menudo con portadas que presentan un eclipse de algún tipo!). Francamente, la TD no tiene un lugar dominante central para Cristo en su sistema. La TP lo coloca al frente y en el centro.

El hecho de que la TP emplee una hermenéutica histórico-redentora dentro de su historia del pacto le confiere un sólido enfoque y dirección cristocéntricos. El tratamiento francamente desorganizado de muchos (no todos) TD en relación con el Nuevo Pacto, cuando se contrasta con la sólida comprensión del Nuevo Pacto en la TP, sobresale como un pulgar dolorido. En la TP el Nuevo Pacto es el pacto de gracia hecho realidad. En la TD se queda como un apéndice en la dispensación de la Iglesia o reside en el bolsillo trasero de la TD hasta que se requiera para Israel después de la segunda venida.

Prescriptividad

Por último, y (naturalmente) relacionado con lo que ya se ha dicho, la TP es prescriptiva y no meramente descriptiva. Se puede hacer algo con la TP. Su autocomprensión proporciona un enfoque pastoral que puede aplicarse al asesoramiento bíblico, especialmente a través de los escritos de Van Til, y a la predicación, ya que cada texto tiene un potencial rendimiento cristocéntrico a través de la tipología redentora. Además, debido a su concepción del reino de Cristo ahora, está atenta a su propósito en el mundo (tal como lo ve) mucho más de lo que es la TD. La teología dispensacional tiende a ser descriptiva; se describen las administraciones y su fracaso. Tienen poco concreto que ofrecernos para nuestras responsabilidades dispensacionales actuales. Esta es también la razón por la que el pensamiento de la cosmovisión es más natural para los TP que para los dispensacionalistas.

Volviendo a la coherencia del sistema, la obra de la Divinidad en sus economías trinitarias refuerza los focos redentores a la vez que anima; de hecho, casi insiste en la sistematización de alguna forma. No hace falta decir que la limitación habitual de la TD a los ámbitos de la escatología, la eclesiología y (en algunos casos) la soteriología no anima a pensar en términos de Teología Sistemática holística.

Como digo, no estoy de acuerdo con la Teología del Pacto, pero sí creo que es superior al Dispensacionalismo en estos ámbitos, que no son despreciables. Puede que reciba un poco de críticas por decir esto, pero lo sostengo. Si el TD quiere ganarse el respeto y buena salud, tiene que reflexionar mucho sobre el genio de su principal competidor.

Entre en el “Pactualismo Bíblico.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s