Sufrimiento Con Propósito

Posted on

ESJ_BLG_20220610Sufrimiento Con Propósito

Por Jacob Elwart

Podemos soportar los peores tipos de dolor cuando hay un propósito significativo. Un cadete puede soportar trabajos extenuantes y agotamiento siempre que sepa que su sufrimiento está diseñado para prepararlo para una futura batalla. Una madre puede soportar fuertes dolores de parto si sabe que el resultado será el nacimiento de su ansiado hijo. Si se le quita el propósito significativo, el sufrimiento se vuelve casi imposible.

No podemos evitar el sufrimiento en esta vida. Es inevitable. Sin embargo, como cristianos podemos soportar e incluso abrazar el sufrimiento cuando estamos seguros de que Dios está haciendo algo bueno. Y en nuestro sufrimiento, Dios siempre está haciendo algo bueno. Las Escrituras dan al menos 11 razones por las que Dios permite el sufrimiento.

1. Para mostrar la gloria de Dios a un mundo que mira

Pablo vio el sufrimiento de su encarcelamiento como un propósito, ya que le dio la oportunidad de compartir el evangelio con toda la guardia pretoriana (Fil 1:12-13). Además, su sufrimiento sirvió como motivación para que los creyentes compartieran el evangelio sin miedo (Fil 1:14).

2. Para revelar la calidad de nuestra fe

Pedro habla de las pruebas como un fuego refinador que muestra la calidad del oro (1 Pe 1:6-9). Las pruebas están destinadas a revelar la sustancia de lo que hay en nosotros.

3. Para fortalecer nuestra fe

Santiago 1:2 dice que debemos considerar una bendición de Dios cuando caemos en diversas pruebas porque sabemos que logran algo, «sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.” (Sant 1,3-4).

4. Para darnos un corazón sabio

El sufrimiento nos ayuda a apreciar nuestro tiempo en la tierra. Aporta perspectiva. Powlison en su libro, God’s Grace in your Suffering, sugiere que el sufrimiento es un anticipo de nuestra próxima muerte (102-105). Todos moriremos si Cristo se demora. Pero no tenemos que temer la muerte porque Cristo ha vencido el aguijón de la muerte, 1 Cor 15:55.

5. Para quitarnos nuestra independencia y hacernos depender más de Dios y ser más interdependientes de la iglesia local

Pablo recibió la espina en la carne para evitar que se exaltara a sí mismo, para eliminar su orgullo (2 Cor 12:7). El sufrimiento tiene una manera de quitar todas las muletas que usamos para sostenernos. Y cuando nos quitan todas esas muletas, nos queda depender únicamente del único que puede librarnos: Dios. El sufrimiento también aumenta nuestra interdependencia en el cuerpo de Cristo. La vida cristiana nunca fue concebida para ser vivida en solitario. Dios nos diseñó para vivir en una comunidad de creyentes donde nos ayudamos mutuamente a llegar a Dios.

6. Conocer el consuelo de Dios

El Dios de toda consolación nos consuela en todas nuestras pruebas, 2 Cor 1:3-4.

7. Para enseñarnos a consolar a otros

Uno de los propósitos de que Dios nos consuele en nuestros sufrimientos es para que podamos consolar a otros en sus pruebas con el consuelo que nosotros mismos recibimos de Dios, 2 Cor 1:4.

8. Para aumentar nuestro deseo de estar con Dios

¿Te has sentado alguna vez con un cristiano que ha sido lisiado por el sufrimiento y que está al borde de la muerte? No quieren ser sanados. No quieren volver a ser jóvenes. Quieren ser liberados del sufrimiento en última instancia. Quieren estar con Jesús. Quieren vivir para siempre. Martin Lloyd-Jones, en su lecho de muerte, escribió a su esposa: «No ores por mi sanidad. No me retengas de la gloria». Estaba listo para encontrarse con su Salvador.

9. Cumplir la promesa de Jesús de que sufriríamos

Jesús dijo que «si a mí me persiguieron, a vosotros también os perseguirán» (Juan 15:20).

10. Para exponer nuestro pecado

A veces Dios trae pruebas a nuestras vidas para exponer nuestro pecado. Jueces 2:22-3:4 muestra el ciclo de incredulidad que tenía Israel. Se alejaban de Dios. Dios traería problemas. Ellos clamaban a Él por ayuda. Él los libraría. Dios usó la dificultad ordinaria para aumentar la conciencia de un pueblo que había cerrado sus oídos a Su Palabra. Los estaba despertando a la fealdad de su pecado (cf. Hag 1:6; 1 Cor 11:30).

11. Para disciplinarnos

A veces Dios permite que suframos para apartarnos de las cosas que Él sabe que nos hacen daño (Heb 12:5-10). El Padre amoroso quiere que participemos de su santidad, y por eso utiliza el sufrimiento como una forma de corregirnos y llevarnos de nuevo al camino de la rectitud.

Las Escrituras dan múltiples razones por las que los cristianos sufren. Y en medio de cualquier prueba, puede que no sepamos la o las razones por las que Dios nos permite sufrir. Pero debemos confiar en que Dios está orquestando soberanamente todos los eventos de nuestras vidas para sus buenos propósitos. Y si confiamos en el gobierno soberano de Dios y en su buen plan, podemos estar seguros de que nuestro sufrimiento no carece de sentido. Dios lo utiliza para engrandecer su gloria en nuestras vidas y en las de los demás, y nos hace más parecidos a Cristo (Romanos 8:28-29). En nuestro sufrimiento, no tenemos que desesperar como si no hubiera esperanza. Podemos aceptar con confianza e incluso abrazar el sufrimiento como una forma amorosa de Dios de cumplir sus propósitos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s