¿Necesitamos el NT para Entender el AT?

Posted on

ESJ_BLG_20221128_01 - 1¿Necesitamos el NT para Entender el AT?

Por Paul Henebury

Es habitual en las discusiones con algunos correligionarios oírles decir que el Nuevo Testamento interpreta el Antiguo. Esta máxima, que es casi un tópico en algunos círculos, rara vez se explica. Suele darse por supuesta. «Seguramente», nos dicen, «entiendes cómo el NT arroja luz sobre los pasajes del AT». «¿Seguro que ves cómo los autores del NT señalan el cumplimiento de las promesas del AT?».

Naturalmente, no estamos recomendando un programa de hermenéutica que prescinda totalmente de la voz del NT cuando habla del AT. El NT es la Palabra de Dios y es una continuación del AT (al que el NT llama Palabra de Dios). Y es sobre este hecho que se construye la verdad de la revelación progresiva. Lo que un Libro o autor inspirado puede decir en un lugar y tiempo es complementado por otro autor. Podemos decir que esto ocurre por la correspondencia de los temas. Así, por ejemplo, podemos construir una imagen bastante detallada del Mesías; dónde nacerá, de qué tribu surgirá y cuándo; qué hará, qué implica su misión, etc. Lo hacemos, por supuesto, prestando atención al significado claro de las palabras de los escritores inspirados.

Sin embargo, nuestros amigos teólogos del pacto (entre otros) van más allá y nos dicen que el Mesías-Cristo aparece en todo tipo de lugares inesperados. No sólo eso, sino que la Iglesia, el cuerpo de Cristo, que es el fruto de su muerte y resurrección (cf. Jn. 7:39; Rom. 4:25; 5:10; Col. 1:18), también se encuentra en el AT. Esto a pesar de las claras afirmaciones de lo contrario en el NT (Mt. 16:18; Ef. 2:19-20; 3:1-6; Col. 1:24-26).

La razón por la que nuestros amigos de la TP pueden hacer este tipo de cosas es su máxima: «el NT es necesario para interpretar el Antiguo». Pero el lector atento notará que acabo de citar varios pasajes del NT que prueban que la Iglesia no está en el AT. ¿Cómo, entonces, pueden obviar estos textos e insistir en que la razón por la que encuentran a la Iglesia en el AT es por el NT? Espero que la respuesta sea bastante obvia. No están interpretando el NT correctamente. Así que como resulta, la máxima realmente debería ser redactada con mayor precisión a: «el NT, tal como lo entendemos nosotros, es necesario para interpretar el AT». Dicho de otro modo, el propio NT no puede aclarar el AT. Más bien, el AT se interpreta sobre la base de las interpretaciones altamente discutibles de ciertos grupos e individuos. Por lo tanto, ¡es la interpretación humana falible del NT la que se lee en el AT!

Ahora bien, conseguir que nuestros hermanos del TP afronten este hecho es como plantar flores en el hormigón. Pero ahí está, y hemos dado numerosos ejemplos de ello en los últimos posts. Esto plantea varios problemas interesantes, de los cuales sólo enumeraré dos:

1. Esta tesis -que no se afirma en ninguna parte del NT- requeriría que cualquier apelación al AT para validar algo en los tiempos del NT, y en el propio NT, quedaría sin efecto, pues presupone que una apelación al sentido llano del texto del AT es insatisfactoria para la correcta comprensión del AT. La tesis afirma que el AT no puede entenderse sin el NT. Por lo tanto, aunque el NT pueda validar el AT, no se puede apelar al AT para verificar el NT.

Imagina este escenario:

Jesús: «Las Escrituras [del Antiguo Testamento] dan testimonio de mí..»

Fariseos: «¿Dónde estás tú en las Escrituras?»

Jesús: «En los tipos y las sombras»

Fariseos: «¿Cómo puede alguien interpretar correctamente estos tipos y sombras?»

Jesús: «Por el Nuevo Testamento»

Fariseos: «¿Por el qué?»

Jesús: «No se escribirá hasta dentro de unos 50 años, y no estará ampliamente disponible durante más tiempo, pero se necesita el NT para interpretar correctamente las Escrituras [del AT].»

Fariseos: ?!?!?!?? Entonces, ¿hasta que podamos leer una copia de este NT, supongo que podemos suspender el juicio sobre tu afirmación de que las Escrituras dan testimonio de ti?.

¿Te das cuenta? La tesis empieza a parecer absurda.

Sí, pero se podría replicar que hay afirmaciones claras y llanas en el AT que no necesitan la ayuda del NT. A lo que podríamos responder: «¿Cuánto del AT se puede interpretar sin el NT?». ¡Es en ese punto donde las apreciadas interpretaciones privadas del NT de la TP saldrán a relucir! Al final deberíamos encontrarnos haciendo lo que deberíamos haber estado haciendo todo el tiempo; estudiar los pasajes en su contexto para obtener su significado, y luego tratar de encajar los resultados de nuestra exégesis en el significado más amplio del Canon.

2. Siguiendo con lo anterior, esta máxima significaría que los cristianos sin el NT -y había muchos de ellos en el siglo I- no podían comprender la escritura que tenían: el AT. ¡Esto pone en aprietos a Timoteo en 2 Timoteo 3:15-16!

Una vez más, la tesis de la TP no se sostiene bajo el escrutinio. ¿Cuál es la forma de resolver el problema? Yo se lo diré. Es que los TP dejen de ser insinceros y admitan el hecho de que para imponer su punto de vista preferido tienen que recurrir a la espiritualización y/o alegorización de partes de ambos Testamentos (¡recuerde lo que hacen con Mateo 24; 2 Tesalonicenses 2; todo el Apocalipsis)! Bruce Waltke es al menos lo suficientemente cándido como para admitir que espiritualiza el texto.

Pero entonces volvemos a la cuestión de un Dios que dice una cosa en lenguaje llano, mientras sabe que no lo quiere decir de la manera en que está haciendo que la gente lo entienda. Sería, como lo he llamado, un «dios insincero». Para un dios así, «los dones y el llamado… son irrevocables», pero no, al parecer, sin titubeos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s