Jerry Bridges

La Batalla por la Santidad

Posted on

clip_image002La Batalla por la Santidad

Por Jerry Bridges

Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. -Rom 7:21

A través de nuestra unión con Cristo en Su muerte somos liberados del dominio del pecado. Pero todavía nos encontramos con la batalla contra el por obtener el dominio sobre nosotros, como Pablo describe tan vívidamente: "Cuando quiero hacer el bien, el mal está ahí conmigo" (Romanos 7:21). Puede que no nos guste el hecho de que tenemos esta lucha de por vida con el pecado, pero cuanto más nos damos cuenta y lo aceptamos, mejor equipados estaremos para tratar con él. Cuanto más descubrimos acerca de la fuerza del pecado que mora en nosotros, menos sentimos sus efectos. En la medida en que descubrimos esta ley del pecado dentro de nosotros mismos, vamos a aborrecer y luchar contra el.

Leer el resto de esta entrada »

Un Cambio de Reinos

Posted on

clip_image001Un Cambio de Reinos

Por Jerry Bridges

“Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con El, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado.

Romanos 6:6-7, LBLA

Muchos cristianos tienen un deseo básico para vivir una vida santa, pero han llegado a creer que simplemente no pueden hacerlo. Ellos han luchado durante años con los pecados o deficiencias de carácter en particular. Si bien no viven en pecado grave, han dejado más o menos de alcanzar una vida de santidad y se han asentado a una vida de mediocridad moral con la que ni ellos ni Dios se complace. La promesa de Romanos 6: 6-7 parece imposiblemente más allá de ellos. Los fuertes mandamientos de las Escrituras para vivir una vida santa consistentemente sólo les frustran.

Leer el resto de esta entrada »

La Santidad de Cristo

Posted on

clip_image002La Santidad de Cristo

Por Jerry Bridges

Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El. —2 Corintios 5:21

Antes de hablar más de la santidad en nosotros mismos, es bueno que también consideremos la santidad de Cristo. Necesitamos esto primero que nada para estar sólidamente fundados en nuestra seguridad en Cristo. Al estudiar más a fondo las implicaciones de "Sed santos porque yo soy santo", vamos a ver más de nuestro propio pecado. Veremos la maldad y el engaño de nuestros corazones, y lo lejos que perdemos el objetivo de la santidad perfecta de Dios. Mientras esto sucede, el verdadero cristiano en su corazón huye para refugiarse en Cristo. Por ello es importante que entendamos la justicia de Cristo, y el hecho de que Su justicia es acreditada a nosotros.

Leer el resto de esta entrada »

La Santidad No es Una Opción

Posted on

clip_image002La Santidad No es Una Opción

Por Jerry bridges

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. HEBROS 12:14

¿Qué es lo qué estas palabras, "sin santidad nadie verá al Señor" significan en realidad? En el análisis final ¿nuestra salvación depende en cierta medida en alcanzar un cierto nivel de santidad personal?

Sobre esta cuestión, la Escritura es clara en dos puntos. En primer lugar, los mejores cristianos nunca pueden, en sí mismos merecer la salvación a través de su santidad personal. Nuestros actos de justicia son como ropas sucias a la luz de la santa ley de Dios (Isaías 64: 6). Nuestras mejores obras están manchadas y contaminadas con imperfección y pecado. Como uno de los santos de varios siglos atrás lo dijo: “Incluso nuestras lágrimas de arrepentimiento deben ser lavadas en la sangre del cordero.”

Leer el resto de esta entrada »

La Santidad de Dios

Posted on

imageLa Santidad de Dios

por Jerry Bridges

“sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo."

1 Pedro 1:15-16

Dios ha llamado a todos los cristianos a una vida santa. No hay excepciones a este llamado. No es un llamado sólo para pastores, misioneros y unos maestros dedicados de la escuela dominical. Todo cristiano de todas las naciones, sea rico o pobre, educado o inculto, influyente o totalmente desconocido, está llamado a ser santo. El plomero cristiano y el banquero cristiano, el ama de casa no reconocida y el poderoso jefe de Estado son todos igualmente llamados a ser santos.

Leer el resto de esta entrada »

La Santidad es Para Ti

Posted on

clip_image001La Santidad es Para Ti

Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia..

ROMANOS 6:14

El sonido estridente del teléfono rompió el silencio de la bella y fresca mañana en Colorado. En el otro extremo estaba uno de esos individuos totalmente imposibles que Dios parezca haber salpicado por aquí en la tierra para poner a prueba la tolerancia y la paciencia de sus hijos.

Él estaba en plena forma esa mañana-arrogante, impaciente, exigente. Colgué el teléfono en plena ebullición interna con ira, resentimiento, y tal vez incluso odio. Tomando mi chaqueta, me dirigí hacia el aire frío para tratar de recuperar la compostura. La tranquilidad de mi alma, tan cuidadosamente cultivada en mi "tiempo de silencio" con Dios por la mañana, se había desgarrado en pedazos y había sido reemplazada con un humeante volcán emocional volátil.

Leer el resto de esta entrada »

Buscando la Santidad–Jerry Bridges

Posted on

clip_image001Buscando la Santidad

Por Jerry Bridges

Tabletalk: ¿Cómo llegaste a ser un cristiano, y cómo el Señor te llamó para el ministerio con Los Navegantes?

Jerry Bridges: Yo crecí en una iglesia que tenía un llamado al altar cada servicio dominical. Pase adelante a la edad de 9 años, 11 y 13, pero nunca había nacido de nuevo. Finalmente, a los 18 años, solo en mi cama una noche, yo oraba, "Dios como sea, quiero que Cristo sea mi Salvador." Al instante tuve seguridad de mi salvación.

Mientras servía en la Marina durante la Guerra de Corea, conocí a Los Navegantes a través de otro oficial de la Marina y empecé a crecer espiritualmente a través de su programa de discipulado. Un año más tarde, mientras se tenía un estudio bíblico, algo en el pasaje que estaba estudiando me hizo hacer la pregunta, "¿Me sentiría dispuesto a servir con Los Navegantes?" Poco después de eso, fallé un examen físico y seis meses más tarde recibieron el alta médica. En ese momento, el liderazgo de los Navegantes me pidió que sirviera como aprendiz en San Diego. Eso fue en 1953.

Leer el resto de esta entrada »