Jerry Bridges

Hacer Morir el Pecado

Posted on

Post-ESJ-205

Hacer Morir el Pecado

Por Jerry Bridges

Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. (Colosenses 3:5)

El Nuevo Testamento no deja ninguna duda de que la santidad es nuestra responsabilidad. Si vamos a buscar la santidad, debemos tomar alguna acción decisiva. Una vez discutí un problema de pecado en particular con una persona que dijo: “He estado orando para que Dios me motive a detenerme.” ¿Motivarlo a detenerse? Lo que esta persona estaba diciendo, en efecto, era que Dios no había hecho lo suficiente. Es tan fácil pedir a Dios que haga algo más porque eso pospone hacer frente a nuestra propia responsabilidad.

La acción que debemos tomar es hacer morir las obras de la carne (Romanos 8:13). Pablo usa la misma expresión en otro libro: "Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros" (Colosenses 3:5). ¿Qué significa la expresión hacer morir? La versión King James usa el término mortificar. Según el diccionario, mortificar significa “destruir la fuerza, vitalidad, o el funcionamiento de; someter o sojuzgar.”[1] Hacer morir las obras de la carne, entonces, es destruir la fuerza y la vitalidad del pecado, ya que trata a reinar sobre nuestros cuerpos.

Leer el resto de esta entrada »

Obediencia – No Victoria

Posted on

clip_image002

Obediencia – No Victoria

Por Jerry Bridges

Porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. – Romanos 8:13

Dios ha hecho provisión para nuestra santidad y Él también nos ha dado la responsabilidad por ello. Como vimos en los capítulos 5 y 7, la provisión de Dios para nosotros consiste en liberarnos del reino del pecado, uniéndonos con Cristo, y dándonos la morada del Espíritu Santo para revelar el pecado, para crear un deseo de santidad, y para fortalecernos en nuestra búsqueda de santidad. A través del poder del Espíritu Santo y de acuerdo con la nueva naturaleza que Él ​​da, debemos hacer morir las obras de la carne (Romanos 8:13).

Leer el resto de esta entrada »

Ayuda en la Batalla Diaria

Posted on Actualizado enn

BANNER jerryBridges Ayuda en la Batalla Diaria

Por Jerry Bridges

Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. Romanos 6:11

En el capítulo 5 vimos cómo Dios nos ha librado del reino y reinado del pecado a través de la unión con Cristo en su muerte. Éramos esclavos del pecado y en esclavitud cometimos pecados. Desarrollamos hábitos pecaminosos independientemente de lo “bueno” que éramos. Pero Jesucristo vino a este mundo pecaminoso y tomó nuestro lugar en el Calvario. Él murió al pecado y a través de nuestra unión con Él, morimos al pecado también. Ahora somos liberados del reinado del pecado; ya no somos sus esclavos. Tenemos que contar con este hecho y resistir el pecado para que no reine en nuestros cuerpos mortales.

Leer el resto de esta entrada »

La Batalla por la Santidad

Posted on

clip_image002La Batalla por la Santidad

Por Jerry Bridges

Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. -Rom 7:21

A través de nuestra unión con Cristo en Su muerte somos liberados del dominio del pecado. Pero todavía nos encontramos con la batalla contra el por obtener el dominio sobre nosotros, como Pablo describe tan vívidamente: "Cuando quiero hacer el bien, el mal está ahí conmigo" (Romanos 7:21). Puede que no nos guste el hecho de que tenemos esta lucha de por vida con el pecado, pero cuanto más nos damos cuenta y lo aceptamos, mejor equipados estaremos para tratar con él. Cuanto más descubrimos acerca de la fuerza del pecado que mora en nosotros, menos sentimos sus efectos. En la medida en que descubrimos esta ley del pecado dentro de nosotros mismos, vamos a aborrecer y luchar contra el.

Leer el resto de esta entrada »

Un Cambio de Reinos

Posted on

clip_image001Un Cambio de Reinos

Por Jerry Bridges

“Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con El, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado.

Romanos 6:6-7, LBLA

Muchos cristianos tienen un deseo básico para vivir una vida santa, pero han llegado a creer que simplemente no pueden hacerlo. Ellos han luchado durante años con los pecados o deficiencias de carácter en particular. Si bien no viven en pecado grave, han dejado más o menos de alcanzar una vida de santidad y se han asentado a una vida de mediocridad moral con la que ni ellos ni Dios se complace. La promesa de Romanos 6: 6-7 parece imposiblemente más allá de ellos. Los fuertes mandamientos de las Escrituras para vivir una vida santa consistentemente sólo les frustran.

Leer el resto de esta entrada »

La Santidad de Cristo

Posted on

clip_image002La Santidad de Cristo

Por Jerry Bridges

Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El. —2 Corintios 5:21

Antes de hablar más de la santidad en nosotros mismos, es bueno que también consideremos la santidad de Cristo. Necesitamos esto primero que nada para estar sólidamente fundados en nuestra seguridad en Cristo. Al estudiar más a fondo las implicaciones de "Sed santos porque yo soy santo", vamos a ver más de nuestro propio pecado. Veremos la maldad y el engaño de nuestros corazones, y lo lejos que perdemos el objetivo de la santidad perfecta de Dios. Mientras esto sucede, el verdadero cristiano en su corazón huye para refugiarse en Cristo. Por ello es importante que entendamos la justicia de Cristo, y el hecho de que Su justicia es acreditada a nosotros.

Leer el resto de esta entrada »

La Santidad No es Una Opción

Posted on

clip_image002La Santidad No es Una Opción

Por Jerry bridges

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. HEBROS 12:14

¿Qué es lo qué estas palabras, "sin santidad nadie verá al Señor" significan en realidad? En el análisis final ¿nuestra salvación depende en cierta medida en alcanzar un cierto nivel de santidad personal?

Sobre esta cuestión, la Escritura es clara en dos puntos. En primer lugar, los mejores cristianos nunca pueden, en sí mismos merecer la salvación a través de su santidad personal. Nuestros actos de justicia son como ropas sucias a la luz de la santa ley de Dios (Isaías 64: 6). Nuestras mejores obras están manchadas y contaminadas con imperfección y pecado. Como uno de los santos de varios siglos atrás lo dijo: “Incluso nuestras lágrimas de arrepentimiento deben ser lavadas en la sangre del cordero.”

Leer el resto de esta entrada »