La Santidad No es Una Opción

Posted on

clip_image002La Santidad No es Una Opción

Por Jerry bridges

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. HEBROS 12:14

¿Qué es lo qué estas palabras, "sin santidad nadie verá al Señor" significan en realidad? En el análisis final ¿nuestra salvación depende en cierta medida en alcanzar un cierto nivel de santidad personal?

Sobre esta cuestión, la Escritura es clara en dos puntos. En primer lugar, los mejores cristianos nunca pueden, en sí mismos merecer la salvación a través de su santidad personal. Nuestros actos de justicia son como ropas sucias a la luz de la santa ley de Dios (Isaías 64: 6). Nuestras mejores obras están manchadas y contaminadas con imperfección y pecado. Como uno de los santos de varios siglos atrás lo dijo: “Incluso nuestras lágrimas de arrepentimiento deben ser lavadas en la sangre del cordero.”

En segundo lugar, la Escritura se refiere en varias ocasiones a la obediencia y la justicia de Cristo en nuestro favor. “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:19). “Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18). Estos dos pasajes enseñan un doble aspecto de la obra de Cristo en nuestro favor. Ellos se refieren a menudo como Su obediencia activa y Su obediencia pasiva.

La obediencia activa significa la vida sin pecado de Cristo aquí en la tierra, Su perfecta obediencia y santidad absoluta. Esta vida perfecta se le atribuye a los que confían en Él para Su salvación. Su obediencia pasiva se refiere a Su muerte en la cruz a través del cual Él pagó totalmente la pena por nuestros pecados y aplacó la ira de Dios hacia nosotros. En Hebreos 10: 5-9 leemos que Cristo vino a hacer la voluntad del Padre. A continuación, el escritor dijo: "En esa voluntad, hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre" (Hebreos 10:10, énfasis añadido). Así que vemos que nuestra santidad delante de Dios depende totalmente de la obra de Jesucristo por nosotros, por la voluntad de Dios.

¿Se refiere entonces Hebreos 12:14 a esta santidad que tenemos en Cristo? No, porque en este momento el escritor habla de una santidad por la que hemos de esforzarnos; tenemos que “hacer todo lo posible … para ser santos.” Y sin esta santidad, el escritor dice, nadie verá al Señor.

La Escritura habla tanto de una santidad que tenemos en Cristo delante de Dios, y una santidad por la que hemos de esforzarnos. Estos dos aspectos de la santidad se complementan entre sí, porque nuestra salvación, es una salvación a la santidad: “Porque Dios no nos ha llamado a impureza, sino a santificación.” (1 Tesalonicenses 4: 7). A los Corintios Pablo escribió: “A la iglesia de Dios en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos” (1 Corintios 1: 2, énfasis añadido). La palabra santificado aquí significa "hacer santo". Es decir, estamos en Cristo santificados en nuestra posición delante de Dios, llamados a ser santos en nuestra vida cotidiana.

Así que el escritor de Hebreos nos dice que tomemos con seriedad la necesidad de, santidad práctica personal. Cuando el Espíritu Santo entra en nuestras vidas en nuestra salvación, Él viene para hacernos santos en la práctica. Si no la hay, al menos un anhelo en nuestros corazones de vivir una vida santa, agradable a Dios, entonces tenemos que cuestionar seriamente si nuestra fe en Cristo es genuina.

Es cierto que este deseo de santidad puede ser sólo una chispa al principio. Pero esa chispa debe crecer hasta que se convierte en una llama –el deseo de vivir una vida totalmente agradable a Dios. La verdadera salvación trae consigo el deseo de ser hecho santo. Cuando Dios nos salva por medio de Cristo, Él no sólo nos salva de la pena del pecado, sino también de su dominio. El obispo Ryle dijo: “verdaderamente, si tenemos algún aval para decir que un hombre puede posiblemente estar convertido sin estar consagrado a Dios! Mientras más consagrado menos dudoso puede estar, y será en la medida en que su gracia aumenta. No obstante si él no fue consagrado a Dios en el mismo día en que se convirtió y nació de nuevo, yo no sé lo que conversión significa.”[1]

Todo el propósito de nuestra salvación es que seamos “santos y sin mancha delante de él” (Efesios 1: 4). Continuar viviendo en el pecado como cristiano es ir contrario a propósito de Dios para nuestra salvación. Uno de los escritores de tres siglos atrás lo expresó así: "¡Qué extraño tipo de salvación que desean hacer que se preocupan por la santidad. … Ellos serían salvados por Cristo y sin embargo estar fuera de Cristo en un estado carnal … tendrían sus pecados perdonados, no para que anden con Dios en amor, el día de mañana, sino para poder practicar su enemistad contra Él sin ningún temor al castigo.”[2]

Santidad, entonces, no es necesaria, como condición de la salvación, eso sería salvación por obras, sino como una parte de la salvación que se recibe por la fe en Cristo. El ángel le dijo a José: "Le pondrás por nombre Jesús [que significa" Jehová es salvación ‘], porque él salvará a su pueblo de sus pecados "(Mateo 1:21).

Por lo tanto, podemos decir que no se puede confiar en Jesucristo para la salvación verdadera a menos que él confíe en Él para santidad. Esto no significa que el deseo de la santidad debe ser un deseo consciente en el momento que una persona viene a Cristo, sino que significa que el Espíritu Santo, que crea en nosotros la fe salvadora también crea en nosotros el deseo de santidad. Él simplemente no crea una sin la otra.

Pablo dijo: “Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres, enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2: 11-12). La misma gracia que trae salvación nos enseña a renunciar a la vida impía. No podemos recibir una mitad de la gracia de Dios. Si la hemos experimentado de verdad, vamos a experimentar no sólo el perdón de nuestros pecados, sino también la libertad del dominio del pecado.

Este es el punto que Santiago está haciendo en su pasaje difícil de entender sobre la fe y las obras (Santiago 2: 14-26). Él simplemente nos está diciendo que una "fe" que no da lugar a obras –en una vida santa, en otras palabras – no es una fe viva, sino muerta, no mejor que la que los demonios poseen.

La naturaleza de Dios demanda santidad en la vida de un cristiano. Cuando Él nos llama a la salvación, Él nos llama a la comunión con Él y Su Hijo Jesucristo (1 Juan 1: 3). Pero Dios es luz;. en él no hay tinieblas (1 Juan 1: 5). ¿Cómo entonces podemos tener comunión con Él si seguimos caminando en la oscuridad?

La Santidad entonces es requerida para tener comunión con Dios. David hizo la pregunta, “Señor, ¿quién habitará[a] en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu santo monte?” (Salmo 15: 1). Es decir, "Señor, ¿quién puede vivir en comunión contigo?" La respuesta dada en los próximos cuatro versículos se puede resumir como "el que lleva una vida santa."

La oración es una parte vital de nuestra comunión con Dios; sin embargo, el salmista dijo: “Si observo iniquidad en mi corazón, el Señor no me escuchará.” (Salmo 66:18). Observar la maldad es acariciar algún pecado, amarlo hasta el punto en que no estoy dispuesto a desprenderme de él. Sé que está ahí, sin embargo, me justifico, de alguna manera como el niño que dice: “Bueno, él me golpeó primero.” Cuando nos aferramos a algún pecado, nosotros no estamos buscando la santidad y no podemos tener comunión con Dios.

Dios no requiere una vida perfecta, sin pecado para tener comunión con Él, pero Él requiere que tomemos con seriedad la santidad, que nos lamentemos sobre el pecado en nuestras vidas en vez justificarlo, y que sinceramente busquemos la santidad como una forma de vida.

También se requiere santidad para nuestro propio bienestar. La Escritura dice: "porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo." (Hebreos 12: 6). Esta declaración presupone nuestra necesidad de disciplina, pues Dios no es caprichoso en la administración de la misma. Él nos disciplina porque necesitamos disciplina.

Persistir en la desobediencia es aumentar nuestra necesidad de disciplina. Algunos de los cristianos de Corinto persistieron en desobediencia al punto en que Dios tuvo que quitarles la vida (1 Corintios 11:30).

David describió la disciplina del Señor de esta manera: “Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo el día. Porque día y noche tu mano pesaba sobre mí; mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano.”(Salmo 32: 3-4).

Cuando Dios nos habla respecto algún pecado, necesitamos prestar atención y tomar medidas. Dejar de ocuparse de ese pecado es correr el riesgo de incurrir en Su mano de disciplina. Una mañana helada mientras me estaba dirigiendo al camino de entrada de la sede de los Navegantes en la que trabajaba, mi coche patinó fuera de control sobre un poste de la cerca esquina. Otra persona en una situación similar ya había doblado el poste, y yo sólo aumenté el ángulo. No dije nada al administrador de la propiedad, a pesar de varias punzadas suaves de Dios. Dos semanas más tarde, tuve otro accidente leve. Después de más de quince años de conducción sin accidentes, sabía que Dios estaba tratando de llamar mi atención, así que llamé al gerente de la propiedad, informé mi primer accidente, y me ofrecí pagar por un nuevo poste de la cerca. Como dijo Pedro: “conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación;” (1 Pedro 1:17). Dios toma en serio la santidad en la vida de Su pueblo, y Él nos disciplina para lograrlo.

La santidad es también necesaria para un servicio efectivo a Dios. Pablo escribió a Timoteo: “Por tanto, si alguno se limpia de estas cosas [fines nobles], será un vaso para honra, santificado, útil para el Señor, preparado para toda buena obra.” (2 Timoteo 2:21). La santidad y utilidad están unidas entre sí. No podemos llevar nuestro servicio a Dios en un recipiente sucio.

El que hace de nuestro servicio eficaz y que nos da el poder para el servicio es el Espíritu Santo. Tenga en cuenta también que Él es llamado el Espíritu Santo, o el Espíritu de Santidad. Cuando nos entregamos a nuestra naturaleza pecaminosa y habitamos en una falta de santidad, el Espíritu de Dios se entristece (Efesios 4:30) y no va a prosperar nuestro servicio. Estos no son tiempos cuando caemos en la tentación y de inmediato buscamos el perdón y la limpieza de Dios, sino vidas que se caracterizan por una vida profana.

La santidad es también necesaria para nuestra seguridad de salvación -no en el momento de la salvación, pero en el transcurso de nuestras vidas. La verdadera fe siempre se manifestará por sus frutos. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es” (2 Corintios 5:17).

Recuerdo a un hombre joven, un nuevo cristiano, a quien su padre le visitaba. No había visto a su padre desde hace varios años y no desde que se había convertido al cristianismo. Estaba ansioso por compartir su nueva fe con su papá, y oramos juntos para que él fuese un testimonio eficaz de su padre.

Varios días más tarde le pregunté cómo le había ido con su testimonio. Me dijo que su padre había afirmado haber confiado en Cristo como su Salvador cuando "paso al frente" a los diez años en una reunión evangelística. Le pregunté al joven: "En todos los años mientras crecías, ¿alguna vez viste alguna evidencia de que tu padre era un cristiano?" Su respuesta fue "No" ¿Sobre qué razón tenemos que poner la confianza de la salvación del hombre? El era de casi sesenta años y nunca había dado a su hijo alguna evidencia de que él era cristiano.

La única prueba segura de que estamos en Cristo es una vida santa. Juan dijo que todo el que tiene dentro de sí la esperanza de la vida eterna se purifica a sí mismo, así como Cristo es puro (1 Juan 3: 3). Pablo dijo: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios” (Romanos 8:14). Si no sabemos nada de la santidad, podemos lisonjear de que somos cristianos, pero no tenemos el Espíritu Santo habitando en nosotros.

Entonces, todo el que profesa ser un cristiano debe preguntarse a sí mismo: "¿Hay evidencia de santidad práctica en mi vida? ¿Deseo y me esfuerzo por la santidad? ¿Me duele por mi falta de ella y busco fervientemente la ayuda de Dios para ser santo? "

No son los que profesan conocer a Cristo que entran en el cielo, sino aquellos cuyas vidas son santas. Incluso los que lo hacen "grandes obras cristianas" no van a entrar en el cielo a menos que también hagan la voluntad de Dios. Jesús dijo:

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad.”"(Mateo 7: 21-23)


[1] J. C. Ryle, Holiness (1952 edition, London: James Clarke & Co.), p. xv.

[2] Walter Marshall; 1692, quoted in A. W. Pink, The Doctrine of Sanctification (Swengel, Pa.: Bible Truth Depot, 1955), p. 29.

3 comentarios sobre “La Santidad No es Una Opción

    Nicolás escribió:
    22 mayo 2015 en 1:52 pm

    Excelente artículo. Sana enseñanza que aclara puntos muy importante de la doctrina.

    David escribió:
    6 agosto 2015 en 2:12 am

    Digo hola ke la palabra de dios es eficaz
    me e parado apear y e leydo en mensaje ke dice así ke ganará en ombre si tras la dase los motes y diera la mitad de sus vienes alos pobres sanará en fermos tu viera mucha fe
    Ect y no tiene amor de nada le ser viria cual importante es el amor bendiciones

    Juan Copa escribió:
    27 junio 2016 en 6:07 pm

    La santidad es opcional y sin ella nadie verá a Dios. Hay cristianos justificados llamados a ser justos pero no lo son, y cristianos santificados llamados a ser santos pero no lo son. Esos también son nuestros hermanos, los cristianos carnales, que han nacido espiritualmente, son hijos de Dios por adopción, pero por ser rebeldes y no obedientes a Jesucristo, serán vomitados de la boca de Jehová al final de sus vidas si no maduran y se arrepienten, y no entrarán al reino de los cielos si siguen en tibieza espiritual. Escrito está: “Como me gustaría que seas frío ó caliente, pero como eres tibio, te vomitaré de mi boca”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s