Homosexualidad

Homosexualidad, la Cuestión Más Urgente de Nuestros Tiempos

Posted on

ESJ-089

Homosexualidad, la Cuestión Más Urgente de Nuestros Tiempos

Por Gary E. Gilley

(Volumen 21, No. 6, Nov / Dic de 2015)

En 1979, Francis Schaeffer escribió:

Los pensamientos de los ochenta y noventa sin duda incluían cosas que la mayoría de la gente hoy en día encuentra impensables e inmorales, incluso inimaginables y demasiado extremos de sugerir. Sin embargo, ya que no tienen algún principio fundamental que los lleve más allá del pensamiento relativista, cuando estos se convierten en pensables y aceptables en los años ochenta y noventa, la mayoría de la gente ni siquiera recuerda que eran impensables en los años setenta. Ellos se deslizarán en cada nueva pensamiento sin ser sacudidos. [1]

Schaeffer se refería a cuestiones como el aborto, a raíz de la decisión Roe v. Wade en 1973. El Aborto, que previamente había sido reconocido como malvado, encontró en el momento rápidamente la aceptación en la cultura americana. A la luz de los valores cambiantes relativos a los abortos, Schaeffer predijo la descentralización similar en otras áreas morales. ¿Estaría sorprendido por la aprobación y la promoción de hoy de todo lo homosexual? Lo que se consideró en la mayor parte de la historia humana como un comportamiento pecaminoso y, hasta 1961, declarado un crimen en todos los estados de Estados Unidos y, más recientemente, como un trastorno psicológico, [2] ahora ha sido abrazado por la gente de todos los ámbitos de la vida. El “Estado sancionó” el matrimonio homosexual, que era inimaginable hace unos años, y tan recientemente como 2012 prohibido en 32 estados, es ahora enmarcado como un derecho humano básico. Las actividades transexuales y travestis flagrantes ahora son consideradas como naturales y normales. Y si alguien se atreve a expresar otra opinión, incluso si se expresa con gracia y amabilidad, son considerados homofóbicos y corren riesgo de un serio ridículo, así como la pérdida del trabajo y posición ante la sociedad, la familia y los amigos. En una cultura donde la tolerancia es de suma importancia y cada uno tiene derecho a su propia opinión, independientemente de su veracidad, los diferentes puntos de vista sobre la homosexualidad rara vez son tolerados. Las personas o ponen la punta del pie en la línea políticamente correcta o sufren las consecuencias. Además, ser políticamente correcto no sólo significa el reconocimiento de la homosexualidad como un estilo de vida alternativo. Se requiere que todos propugnamos y con entusiasmo promovamos toda la agenda homosexual.

Leer el resto de esta entrada »