¿Deben los Cristianos “Desconocer” a sus Hijos e Hijas Gay?

Posted on

ESJ-2017 0106-004

¿Deben los Cristianos “Desconocer” a sus Hijos e Hijas Gay?

Por Jonathan Leeman

De vez en cuando oigo hablar de padres cristianos que repudian, cortan o rechazan permanentemente a un hijo o hija que adopta un estilo de vida gay. ¿Es eso lo correcto? ¿Es esto un requisito de fidelidad bíblica?

Creo que la respuesta básica es "no". No es lo bíblico y lo correcto. Y creo que ese es el caso ya sea si el hijo o hija profesa o no ser cristiano.

Para ser claros, creo que la Biblia enseña que la homosexualidad es un pecado. Y una persona que elige llevar a cabo la actividad homosexual no puede permanecer en buena posición en una iglesia local, como con cualquier persona que vive en cualquier pecado significativo y sin arrepentimiento.

Pero Dios estableció un conjunto de instituciones para toda la creación, y otro conjunto para su pueblo del nuevo del pacto. Y estas instituciones separadas imponen obligaciones separadas a aquellos de nosotros que pertenecemos a cada uno. El vínculo padre-hijo, como el vínculo marido-mujer, Dios lo estableció para toda la humanidad, independientemente de si pertenece o no a una iglesia. Y estas obligaciones subsisten independientemente de la pertenencia a la iglesia. Nuestras relaciones de la iglesia dependen de las promesas del nuevo pacto y de la autorización de las llaves del reino. Aquí encontramos un conjunto diferente de deberes y obligaciones, y cada conjunto de obligaciones-creación y nueva creación- debe ser respetado por sí mismo.

Ya sea que un hijo o hija gay, u otro miembro de la familia de él o ella se considere o no un cristiano, los cristianos deben amarlos como miembros de la familia, incluso a medida que amorosamente les negamos la pertenencia a una iglesia, en caso de que se desee.

UNA ILUSTRACIÓN EMPRENDIDA POR EL MATRIMONIO

Piense en el mandamiento de Pablo a una mujer que se hace cristiana con referencia a su marido incrédulo: "si alguna mujer tiene un marido incrédulo y él está dispuesto a vivir con ella, no debe abandonar a su marido" (1 Corintios 7:13; Ver también 1 Pedro 3:1-4). Puede decirse que esta esposa tiene ciertas obligaciones para con su esposo incrédulo en virtud de la institución de creación del matrimonio, incluso si no comparte con ella la institución del nuevo pacto de la iglesia. En cierto sentido, este es el punto central de 1 Corintios 7: la nueva sociedad de las relaciones que compartimos en la iglesia local no abroga todas las otras estaciones, situaciones y mayordomías en la vida.

Así que trate de cambiar el escenario que Pablo tiene en mente en 1 Corintios 7:13. Supongamos que tanto el esposo como la esposa son cristianos profesantes y miembros de la misma iglesia, y entonces el esposo es excomulgado. ¿Debe la esposa seguir viviendo con su esposo si él está dispuesto? Uno podría preguntarse, ya que, sólo dos capítulos anteriores, Pablo dice a los cristianos "ni siquiera comas" con alguien que sigue llamándose a sí mismo un "cristiano" después de ser excomulgado. ¿Debería la esposa dejar de comer con el marido, o ser su esposa en general? Por supuesto no. Debe seguir siendo su esposa, que incluye compartir comidas con él. Pablo no está explicando esto explícitamente en 7:13, pero lo tomo como una implicación bastante clara.

El mandato de no comer prohíbe la comunión cristiana. Eso incluye por lo menos la Cena del Señor y la membresía en la iglesia, pero probablemente también cualquier tipo de compañerismo que arriesgue afirmar a alguien como un compañero cristiano. Y la esposa de un esposo excomulgado necesita hacer esto: asegurarse de que no trate a su marido de una manera que le haga pensar que ella piensa que él es un cristiano. Por lo tanto, sí, comparta el pavo de Acción de Gracias; pero no, no le pidas que ore por el. Sí, seguir cumpliendo con todas las obligaciones del matrimonio; pero no, no hagas nada para insinuar que está "bien con Dios", o que la iglesia "probablemente estaba exagerando en su decisión." Una mujer de un marido excomulgado desea que él sepa que ella lo ama por completo y que acepta la decisión de la iglesia de excluirlo. Lograr este equilibrio resultará difícil, para ser seguros. Es un camino estrecho con cañones en ambos lados. Pero ese es su camino. Y he visto a mujeres tomar amorosamente este camino.

COMPRE REGALOS DE CUMPLEAÑOS, NO REGALOS DE BODA

Es esta misma asignación que pertenece a los padres cristianos con un hijo o hija que adopta un gay o cualquier otra forma de estilo de vida inmoral. Los padres deben tanto amar al hijo por completo y no hacer nada para afirmar o apoyar el estilo de vida, financieramente o de otra manera. Ellos deben cuidar y proveer para él o ella como padres (según sea apropiado a su etapa de la vida, una cosa es para un menor de edad, otra cosa es para uno mayor) y le advertirá acerca de la venida del Día del Juicio. Ellos deben comprar regalos de cumpleaños y explicar por qué no pueden comprar un regalo de bodas, en caso de que llegue a eso.

Sin duda, habrá muchos dilemas morales específicos que el padre de un individuo gay tendrá que luchar. ¿permitirá que el hijo gay traiga a su pareja a casa en Navidad? No hay forma de abordar la infinita variedad de estos dilemas aquí.  Además, puedo imaginar casos en la vida cuando un padre puede desalojar a un hijo de la casa (imagine a un alcohólico de veinte años que se vuelve violento hacia los hermanos menores o la madre). En términos generales, sin embargo, uno de los padres frente a cualquier serie de dilemas situacionales que rodean la homosexualidad debe trabajar para cumplir con estos dos principios a la vez: afirmar que ese hijo o hija es amado y no hacer nada para apoyar o afirmar el pecado. La forma en que se verá en un momento dado podría depender de una variedad de factores, y los cristianos deberían consultar a sus pastores o ancianos para consejo. Además, si el hijo o hija se describe a sí mismo como cristiano, un padre cristiano debe tener cuidado de no afirmar que esa comprensión suya.

Pero en medio de todos las situacionales grises espero que esto sea tanto blanco y negro: los padres tienen la responsabilidad especial de buscar maneras de cuidar y aceptar a sus hijos, especialmente a los menores, incluso cuando nos fallan moralmente. Me parece que Dios, después de maldecir a Caín como vagabundo por asesinar a su hermano, todavía le proporcionaba los medios para protegerlo (Génesis 4:15).

UN AMOR MÁS PROFUNDO

El equilibrio que estoy defendiendo puede sonar de doble animo a nuestra cultura. ¿Cuántas películas hemos visto donde el padre dice algo como, "Sólo quiero que mi hijo / a sea feliz",? que luego se traduce en la trama como la concesión de aprobación moral al hijo o la hija en todas sus decisiones. Es un cliché de Hollywood, y tan moralmente sofisticado como Hollywood.

¿Habla de esta manera el padre del pedófilo o del abusador del niño? Por supuesto no. Un padre amoroso responde, “Porque te amo, quiero que dejes de hacerlo.” No voy a equiparar la homosexualidad con la pedofilia o el abuso; Estoy ilustrando el punto de que el amor incondicional no significa aceptación moral incondicional. Sólo una cultura moralmente infantil equipara estas dos cosas, como el consentido de trece años que insiste en ir por su camino como una señal de amor. La Biblia no separa el amor y la verdad, ni el amor y la obediencia, aun si nuestro mundo lo hace.

Es particularmente inmaduro y manipulador, entonces, cuando tantos escritores progresistas -tanto los que se representan o no como cristianos- acusan a los padres cristianos de ser responsables de la depresión y los patrones del daño propio que desarrollan en los hijos gay. Las acusaciones exacerban el conflicto y afirman la preferencia de nuestra cultura por las concepciones idólatras, inmaduras y egocéntricas del amor, como animar a un hijo a seguir lanzando una rabieta si no recibe su caramelo: “Tu papá te dará esos dulces si te ama.” Si un adolescente se hace daño a sí mismo, estoy inclinado a pensar que o algo está mal dentro de la juventud independientemente de los padres, o que ese padre no ha hecho un buen trabajo de amar al hijo por años en muchas otras maneras. Después de todo, los patrones básicos de amor y confianza entre un padre y un hijo están bien establecidos por los años de adolescencia angustiados cuando las preguntas de deseo e identidad sexual aparecen con más frecuencia. No es como un niño de once años que se siente completamente confiado en el amor de mamá y papá, cumple doce o trece años, le dice a mamá y papá que es gay, les escucha oponerse moralmente pero experimentan por el contrario su continua afirmación de él, entonces deciden que de hecho no lo aman y trata hacerse daño a sí mismo.

Sin embargo, la mente progresista no puede ver esto porque define el amor como un viaje de auto-expresión y autorrealización. “Si me amas, debes estar de acuerdo conmigo. Debes darme lo que quiero. Nunca debes desafiarme. Debes alentar mi autodescubrimiento y autoexpresión sobre todas las cosas.” La Biblia, sin embargo, llama a esto idolatría. El amor verdadero no se deleita en el mal, se regocija en la verdad.

Los padres cristianos, además, deben enseñar a sus hijos que su humanidad es más profunda que su sexualidad, tan importante como nuestra sexualidad. Nuestra sexualidad, al menos en su forma actual, no durará en la eternidad, donde Jesús dice que no se darán o recibirán en matrimonio. Por lo tanto, no, no voy a enseñar a mis hijas a identificarse fundamentalmente por sus deseos sexuales o parejas de matrimonio, si están tomando buenas o malas decisiones. El sexo y el matrimonio no son su vida. Qué cruel enseñarles que lo son. Usted sabe, dónde dice la Biblia que encontrarán vida, ¿verdad?

Además, el amor cristiano de los padres es más misericordioso y profundo que lo que el mundo ofrece. No renuncia ni remodela la ley de Dios. Más bien, enseña la ley de Dios y luego continúa dándose incluso cuando la ley de Dios se ha quebrantado. No es lo mismo que el amor del Padre divino por el Hijo divino, pero es un símbolo de gracia común y un indicador de: “Este es mi Hijo amado.”

NI NIEGA AL HIJO NI A LA LEY

El padre progresista niega la ley de Dios, mientras que el padre fundamentalista niega al hijo. Y por eso ambos no aman. El padre progresista le enseña al hijo que sus deseos son más grandes y más importantes que Dios mismo, ya que Dios debe conformarse a esos deseos. El padre fundamentalista no puede amar como Dios ama, porque Dios escogió amar y sostener la creación aun cuando se rebeló contra él (Génesis 9).

Pero el amor paterno cristiano no niega al hijo ni a la ley de Dios. Insiste en amar al hijo y a la ley de Dios, lo cual puede ser el desafío más difícil de todos, que requiere fuerza, flexibilidad, tenacidad, resistencia, esperanza, fe. Tal amor soporta todas las cosas, cree todas las cosas, todo lo espera, todo lo soporta (1 Corintios 13: 7).

Por lo tanto, ame a su hijo gay como su hijo-incondicionalmente. Y luego ámelo más que nada llamándole al arrepentimiento y, a la fe, porque la verdadera vida sólo se encontrará en Cristo, no en la satisfacción de ninguno de los deseos de este mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s