Cerveza, Bohemio, y la Verdadera Libertad Cristiana

Posted on Actualizado enn

clip_image001Cerveza, Bohemio, y la Verdadera Libertad Cristiana

por John MacArthur

Si todo lo que sabe acerca de la vida cristiana vino de blogs y sitios web en el distrito de jóvenes e inquietos de la comunidad Reformada, usted podría tener la impresión de que la cerveza es el principal símbolo de la libertad cristiana.

Para algunos que se auto-identifican como “Young, Restless, and Reformed” [“Jóvenes, Inquietos y Reformados”] parece que la cerveza es un tema más popular para el estudio y la discusión que la doctrina de la predestinación. Ellos dedican páginas web enteras para la celebración de las bebidas fermentadas. Ellos aseguran fervientemente unos a otro “que el debate teológico más bien se ha alcanzado históricamente en los bares y expendios de bebidas.” Por lo tanto, el amor a reunirse para un “diálogo abierto sobre fe y cultur” donde la cerveza es servida , o mejor aún, justo en la fábrica de cerveza. Los entendidos entre ellos sirven a sus propias marcas e incluso ofrecen clases de cómo hacer cerveza casera.

Está claro que la pasión amorosa por la cerveza es un distintivo importante de identidad para muchos en el movimiento YRR. Al parecer, la cerveza es también un elemento esencial en la estrategia misional. Mezclar el alcohol con el ministerio a menudo se promociona como un medio necesario para penetrar en la cultura de la juventud occidental, y por el contrario, la abstinencia se considera un “pecado” del cual debe arrepentirse.

Después de todo, en una cultura donde todo es ‘cool’, ¿Qué podría ser un mejor lubricante para el testimonio de uno que una pinta helada?

Por supuesto, la cerveza no es sólo el símbolo de la astucia cultural frecuentemente asociada a la religión de los jóvenes-e-inquietos. Todo tipo de actividades que se consideran vicios por las madres en todas partes se han adoptado como señas de identidad calvinista y por lo tanto son «redimidas»: el tabaco, los tatuajes, los juegos de azar, las artes marciales mixtas, lenguaje profano, y un muchas pláticas de sexo explícito.

Una mirada de desaprobación de cualquiera de esas actividades, y es probable que usted se aglomere por los reformadores inquietos denunciando legalismo y deseando debatir si se trata de un “pecado” el beber vino o fumar un cigarro. Pero sin siquiera plantear la cuestión de si tal o cual actividad específica es aceptable, indiferente o un mal de entrada y salida, seguramente debe ser capaz de decir que las sustancias controladas y otros símbolos del lado sórdido de la sociedad secular no es por lo que la iglesia de Jesucristo debe desear ser conocida. De hecho, hasta hace muy poco, ningún creyente creíble en toda la era de la iglesia habría sugerido que tantas características que evocan el ambiente de un salón de billar o un casino también podrían ser la insignia adecuada para el pueblo de Dios.

Es pueril e irresponsable para cualquier pastor fomentar el uso recreativo de sustancias tóxicas, especialmente en las actividades patrocinadas por la Iglesia. Los estragos del alcoholismo y la drogadicción en nuestra cultura son de sobra conocidos, y ningún símbolo de esclavitud del pecado es más seductor o más opresivo que el alcohol. He ministrado a cientos de personas que durante años han sido liberados de la adicción al alcohol. Muchos de ellos libran una batalla diaria con los deseos carnales siendo mil veces más potentes debido a esa adicción. Lo último que querría hacer es ser la causa de tropiezo para uno de ellos.

Además, deliberadamente cultivando un apetito por la cerveza o una reputación de amante del licor no es una estrategia misional simplemente mala y un mal testimonio, sino que está lleno de peligros mortales espirituales. El daño es evidente en lugares donde se ha promocionado la estrategia. Darrin Patrick, quien ayudó a desarrollar “Teología en Bottleworks”, reconoce la gravedad del problema:

A medida que entreno y soy mentor de los plantadores iglesias y pastores, estoy sorprendido por el número de ellos que son adictos o se dirigen hacia una adicción al alcohol. Cada vez más, lo mismo ocurre con los medicamentos recetados. Un pastor que conozco no podía relajarse sin varias cervezas después del trabajo y no podía dormir sin la ayuda de una pastilla para dormir [Church Planter (Plantador de Iglesias) (Wheaton: Crossway, 2010), 51].

En los tiempos bíblicos, el vino era necesario por razones de salud. El riesgo de amibas y parásitos en el agua potable podría ser significativamente reducidos o eliminados por mezclar el agua con un poco de vino (1 Timoteo 5:23). El resultado era un vino muy diluido que prácticamente no tenía posibilidades de hacer emborrachar a nadie. El agua purificada y la refrigeración hacen innecesario ese uso del vino hoy en día.

Contrariamente a la mitología actual, la abstinencia no es un pecado, al menos-sobre todo para alguien dedicado al ministerio (Levítico 10:9, Proverbios 31:4 y Lucas 1:15). Es, por supuesto, un pecado entregarse a la influencia del alcohol o de adornar la reputación de uno de los símbolos deliberada de libertinaje. De hecho, la embriaguez y el libertinaje son la antítesis del espíritu lleno de santificación (Efesios 5:18), y los hombres que se entregan a ellas no están calificados para ser líderes espirituales.

Sí, me doy cuenta de que Jesús mismo fue referido por sus enemigos como “un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores” (Mateo 11:19). Pero él no era ninguna de las cosas que esa expresión implica-ni tampoco Él buscaba tal reputación.

En realidad, era un “amigo de publicanos y de pecadores” en el sentido de que se especializó en sacarlos del lodo cenagoso y fijar sus pies sobre una roca. Pero no lo hizo tomando o promoviendo su estilo de vida. El no abrazó sus valores o empleó palabrotas prestadas de su vocabulario con el fin de ganar la admiración o aumentar los miembros en su fraternidad. El confrontó a la maldad de ellos y los reprendió por sus pecados tan audazmente mientras El les predicó contra los errores de los fariseos (Mateo 18:7-9).

Tenga en cuenta, también, que él comió y bebió con los fariseos (Lucas 7:36) tan fácilmente como él comió y bebió con los publicanos. La única diferencia significativa fue que el recaudador de impuestos típico estaba más inclinado a confesar su propia necesidad desesperada de perdón divino que el altivo fariseo promedio (Marcos 2:16-17, Lucas 18:1-14).

Pero no hay ninguna indicación en las Escrituras que Jesús a propósito haya asumido el aspecto y el estilo de vida de un publicano, a fin de lograr la aceptación de una subcultura impía. No lo hizo.

Esta tendencia de adornarse a sí mismo con símbolos de indulgencia carnal como si fueran tarjetas de validez de la identidad espiritual es uno de los aspectos más preocupantes de la intranquilidad típica del movimiento de YRR. Es erróneo, carnal e inmaduro pensar que el comportamiento de chico malo haga buena estrategia misionera. La imagen bohemia de beber cerveza no hace nada para promover la causa del reino de Cristo.

Pegar la etiqueta de “encarnación” en las estrategias de este tipo no altera su verdadera naturaleza. Ellos tienen más en común con Lot, quien poniendo sus tiendas hasta Sodoma, que con Jesús, que es “santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos” (Hebreos 7:26).

La verdadera libertad cristiana no se trata de burlarse de los tabúes y ofender a las nociones convencionales de la propiedad. La libertad en la cual estamos firmes comienza con indemnización completa de las amenazas y condena de la ley –que significa que estamos en paz con Dios (Romanos 5:1, 8:1). La libertad cristiana también elimina las restricciones de los mandamientos de la ley ceremonial (Colosenses 2:16-17), nos libera de la ascetismo, la superstición, la sensualidad, y “los preceptos y doctrinas de hombres” (vv. 18-23).

Pero un sobrio autocontrol y madurez son virtudes ordenadas y recomendadas por las Escrituras, las cuales no son reglas hechas por el hombre o normas legalistas. De hecho, uno de los requisitos principales para los diáconos y los ancianos de la iglesia es que no pueden ser dados a mucho al vino. En otras palabras, han de ser conocidos por su sobriedad, no por el consumo de cerveza.

No debe tener un médico de la divinidad para notar que las Escrituras constantemente exaltan virtudes como el autocontrol, la sobriedad de espíritu, la pureza del corazón, la contención de nuestros deseos carnales, y los frutos similares de la obra santificadora del Espíritu Santo en nuestras vidas. Sin duda, estos son lo que debemos tener en más alta estima, modelar en nuestra vida diaria, y honrar nuestros sitios Web, en lugar de intentar duramente impresionar al mundo con un indulgencia sin límites en las cosas que tienen a muchos creyentes en esclavitud.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B110809
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

Un comentario sobre “Cerveza, Bohemio, y la Verdadera Libertad Cristiana

    A propósito de la libertad cristiana | Lumbrera escribió:
    16 enero 2012 en 6:37 pm

    […] Texto: Cerveza, Bohemio, y la Verdadera Libertad Cristiana […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s