Cuide Su Pureza, 3ª. Parte

Posted on

image

Cuide Su Pureza, 3ª. Parte

1 Tesalonicenses 4:3-8

Por John MacArthur

Si usted ha pasado algún tiempo junto a un niño, usted sabe que incluso la instrucción más simple y más básica es seguida por una cadena interminable de porqués. La actitud detrás de sus preguntas van desde la curiosidad hasta la rebelión, pero la inclinación a cuestionar la autoridad está integrada en todos nosotros.

No es suficiente que se les diga no tocar la estufa caliente, necesitamos saber por qué no debemos tocarla. Y a menudo, necesitamos la experiencia de primera mano de las consecuencias antes de que estemos dispuestos a hacer lo que se nos dice. La obediencia total y por primera vez no es algo natural.

Lo mismo ocurre con los mandamientos del Señor a los creyentes. No somos propensos a obedecer de inmediato, incluso cuando está claro acerca de las consecuencias que le esperan a nuestra desobediencia.

En 1 Tesalonicenses 4:3-8, Pablo explica el mandamiento del Señor a que nos abstengamos de la inmoralidad sexual y a vivir una vida pura. Y él responde a la inherente “por qué”, nos dice lo que le espera si nos quedamos cortos de la norma santa de Dios.

pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Pablo quiere que tengamos un entendimiento claro de los intereses en juego en la inmoralidad sexual. No es simplemente una cuestión de impureza individual —hay consecuencias también para los demás.

Pensamos en defraudar a los demás en términos de sacar ventaja de ellos económicamente. Pero el mismo tipo de robo de codicioso, egoísta pasa todo el tiempo en las relaciones. La instrucción de Pablo es clara –no uses a otros para tu propia satisfacción.

Eso es un problema especialmente para los jóvenes. Los hombres jóvenes y las mujeres necesitan estar alertas para el tipo de personas abusivas que se aprovecharían sexualmente de ellos. Y tienen que examinar con diligencia sus propios corazones para asegurarse de que no se está aprovechando de la otra persona.

Es impensable que todo el comportamiento como este exista dentro de la iglesia, pero, lamentablemente, existe. Los hombres y las mujeres se roban unos a otros de su pureza y virtud, y roban del futuro esposo o esposa de la otra persona.

La Palabra de Dios es clara en cuanto a conducir a otros creyentes a pecar. Mateo 18:6 dice, “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.” Necesitamos cultivar esa forma de pensar en nosotros mismos –que los horrores de pesadilla de ahogamiento son preferibles que hacer pecar a otro creyente.

Pablo quiere tener en cuenta las consecuencias del pecado sexual y recordar que el Señor es el que distribuye esas consecuencias. Él no especifica el método exacto de la venganza de Dios, pero los resultados del pecado sexual son destructivos y de gran alcance. Se puede devastar un matrimonio, destruyendo la confianza y la intimidad, o conducirlo al divorcio. Se pueden romper familias y todo tipo de relaciones. Puede conducir a una variedad de problemas temporales, como la inestabilidad financiera o la pérdida del empleo. No hay fin a los juicios que acumulas sobre ti mismo cuando te involucras en el pecado sexual.

De hecho, como vimos de nuevo en 1 Corintios 6:9-11, la participación en un patrón continuo de pecado sexual impedirá a una persona desde el cielo y entregar su alma eterna al tormento en el infierno. Sólo la gracia redentora de Dios nos ha librado de la vida de impureza ininterrumpida. Hemos sido lavados y santificados, y el pecado sexual no es necesario. Es intolerable a Dios e incompatible con nuestra nueva naturaleza.

Y cuando aparece, El tiene todo el derecho de actuar en venganza sagrada. Incluso un acto ocasional de pecado en la vida de un creyente traerá la venganza de Dios en esta vida. Se invita a la disciplina del Señor.

La inmoralidad sexual contradice el propósito mismo al que Dios nos ha llamado, no hemos sido apartados para la impureza, sino por la pureza. Tenemos que estar cada vez más cerca del Señor en la santificación, y coquetear con la inmoralidad sólo impiden y sofocan el crecimiento.

Lo que es más, esa obra santificadora es llevada a cabo por el Espíritu Santo, y Pablo quiere que recordemos su presencia constante cuando se trata de abstenerse de la inmoralidad. No es una pureza hecha por el estándar del hombre, fue establecido por Dios de acuerdo a su diseño, y es reforzado por Su Espíritu obrando en nosotros.

La presencia inmediata e íntima del Señor debe ser un recordatorio constante y un poderoso elemento de disuasión contra el pecado sexual-en realidad, contra todo pecado.

En 1 Corintios 3:16, Pablo se enfrenta a los creyentes con este importante recordatorio: “¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” El pecado sexual no sólo nos contamina –difama al Espíritu que vive y obra en nosotros.

Es por eso que debemos abstenernos de la fornicación.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B120702
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

Un comentario sobre “Cuide Su Pureza, 3ª. Parte

    Daniel Idiart escribió:
    3 julio 2012 en 5:44 pm

    Estupenda serie de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s