…Mi pueblo, Sobre el Cual Mi Nombre es Invocado

Posted on Actualizado enn

image

Mi Pueblo Sobre el Cual es Invocado Mi Nombre

por Eric J. Bargerhuff,

y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.”

-2 Crónicas 7:14 (LBLA)

Algo sobre arqueología bíblica me fascina. Siempre me ha gustado la historia y el campo de la arqueología tiene el gran privilegio de ver la historia a la vida. A pesar de que puede ser un trabajo arduo, muchos investigadores dicen que al estar en una excavación arqueológica es como ser un niño en una tienda de dulces. No se sabe cuándo puede venir a través de un pedazo de historia que cuenta la historia de un pueblo o una cultura de miles de años atrás.

La Biblia es un libro que contiene mucha historia antigua. Sin duda, es mucho más que eso. Es la revelación de Dios para nosotros, y su principal preocupación es sobre la revelación de Dios y Su plan de salvación para nosotros. Pero aun como revelación, sus historias y los trasfondos son de naturaleza histórica y la arqueología bíblica tiene un registro increíble de confirmar la veracidad e historicidad de los relatos bíblicos.

Para interpretar la Escritura correctamente, no sólo es importante considerar el contexto literario del pasaje en sí, sino considerar su contexto histórico. Gran parte de lo que sucedió ocurrió en las civilizaciones antiguas, donde las lenguas, estilos de vida, los sistemas de gobierno, y los valores culturales varían de una época a otra y la ubicación geográfica. Las historias en la Biblia relatan personas reales, que vivieron hace siglos en culturas muy diferentes a la nuestra.

Conocer esta historia es una clave para la interpretación, y por suerte, tenemos una abundancia de recursos en los estudios históricos, literarios, culturales y sociológicos que nos pueden ayudar en nuestra tarea. Nuestra base de conocimiento se ha incrementado dramáticamente en esta era de la información, y por lo tanto nuestra capacidad de comprender el contexto histórico de la Escritura se encuentra en un máximo histórico.

Un pasaje de las Escrituras del Antiguo Testamento es crónicamente mal usado porque se presta poca atención a su contexto histórico y cultural. El verso es 2 Crónicas 7:14, que a menudo se utiliza hoy en día en las reuniones de oración (especialmente durante el Día Nacional de Oración). Es un versículo que hace una promesa dramática, y muchos de los que aman al Señor y aman a su país han puesto sus esperanzas en sus verdades:

y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. (2 Crónicas 7:14)

El versículo está remachado con grandes verdades espirituales sobre la necesidad de la humildad, la oración, la búsqueda de Dios y el arrepentimiento. Además, promete que Dios escuchara, perdonará y sanara. A simple vista, parece ser un versículo ideal para que los creyentes usen y que anhelan ver la justicia, la verdad, y la caída de bendición sobre su país. ¿Pero es legítimo usarlo? Veamos el contexto.

El hijo del rey David, Salomón había asumido el papel del rey de Israel. Él construyó un templo increíble para el Señor, trajo el arca del pacto (el símbolo de la presencia del Señor), y dedicó el templo ante la asamblea del pueblo de Dios. Esto se convierte en un momento culminante para la nación de Israel, como Dios ha cumplido su promesa a David.

Mientras Salomón está delante del pueblo, pronuncia un discurso poderoso, coronado por una oración de dedicación. Imagínese ver a Salomón de rodillas ante el Señor, extendiendo sus manos al cielo, y adorando al Señor al relatar su fidelidad al pacto. ¡Qué espectáculo!

El ora para que el Señor este atento a sus oraciones y las oraciones de su pueblo que se ofrecen en este lugar. Además, pide al Señor que actúe como juez, el que perdona los pecados, y se arrepentirá del juicio divino (como la sequía y el hambre), cuando la gente venga ante él en arrepentimiento de sus pecados.

Salomón pide al Señor que escucha las oraciones de los extranjeros que buscan su rostro en este templo, y que el Señor bendiga a Israel en tiempo de guerra. Y, finalmente, si el Señor debe permitir que Israel sea derrotado por causa de su pecado, le pide a Dios que perdone y mantenga su causa cuando se arrepienten. Y mientras cierra su oración, él apela a Dios para actuar definitivamente en nombre de este templo, los sacerdotes, el pueblo, y él mismo como los ungidos del Señor rey.

Y en una dramática respuesta visual en la afirmación de la oración de Salomón, el fuego desciende del cielo y consume los sacrificios, y la gloria del Señor llena el templo. Las personas caen sobre sus rostros, ya que se sienten abrumados por este magnífico evento y adoran al Señor con cantos, sacrificios y fiestas que duran una semana más. Después de esto, regresan a sus hogares con alegría en sus corazones. Los días de gloria de Israel están en su punto más alto de todos los tiempos.

Los años pasan y Salomón termina su palacio también. Entonces, de repente, en medio de la noche, el Señor se aparece a Salomón en privado (no se nos dice cómo aparece). Y lo que sigue es la respuesta personal del Señor a la misma oración publica de Salomón años antes en el templo:

Y el SEÑOR se apareció a Salomón de noche y le dijo: He oído tu oración, y he escogido para mí este lugar como casa de sacrificio. Si cierro los cielos para que no haya lluvia, o si mando la langosta a devorar la tierra, o si envío la pestilencia entre mi pueblo, y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. (2 Crónicas 7:12-14)

Hay varias cosas que se debe tener en cuenta en este pasaje. Esta respuesta se da específicamente a Salomón, el rey que representa y dirige el pueblo escogido de Dios, la nación de Israel. El "lugar" que el Señor se refiere es nada menos que el propio templo, la "casa de sacrificio."

Esto es significativo porque la promesa que el Señor da es específicamente a este rey y este pueblo en este tiempo y este lugar. No está destinada a ser una promesa general que se da a cualquier otra nación en la faz de la tierra. Ninguna otra nación jamás puede pretender ser "pueblo de Dios", y ninguna otra nación cuenta hoy con un templo donde more el Dios vivo.

Además, note que el Señor asume que Israel (el pueblo de Dios) pecara, porque proclama que habrá momentos de sequía y hambruna, donde se envía la langosta para que consuma la tierra y plagas o enfermedades que afligir a las personas o el ganado, todo como un acto de juicio por su pecado. Sin embargo, este criterio será de corta duración si el pueblo de Dios ("que son llamados por su nombre") se haría humilde, orara, busque a Dios, y se arrepiente.

Es entonces que el Señor hará algo maravilloso en respuesta. No sólo él los perdonara por sus pecados, sino que él restaurará la tierra física que fue diezmada por los actos físicos de juicio (las sequías, langostas, y la pestilencia). En otras palabras, él restaurará la tierra para que produzca la lluvia otra vez, así que no habrá cosechas y una cosecha que va a nutrir y satisfacer las necesidades de su pueblo. Una vez más, esta sanidad en particular no es necesariamente de naturaleza espiritual, sino que es física y se refiere a la propia tierra.

Entonces, el Señor promete volver a escuchar las oraciones ofrecidas en el templo y traer bendición continua a Salomón si permanece fiel para caminar de acuerdo con los preceptos y las leyes de Dios.

Mi esperanza es que ahora usted pueda ver cómo este versículo ha sido arrancado de su contexto y mal utilizado. Aunque los principios espirituales de la humildad, el arrepentimiento, la oración, el perdón y la sanidad son todavía relevantes para nosotros hoy en día, la promesa vinculante de este pasaje era para otro pueblo en otro tiempo y en otro lugar. No es una promesa para cualquier otra nación aparte de la nación de Israel, los que con razón puede ser llamados "pueblo de Dios".

Por otra parte, la sanidad que se promete es específicamente una sanidad de una tierra física, y por lo tanto no puede secuestrar la idea de sanidad, generalizar y aplicarla como una promesa de avivamiento espiritual para cualquier nación donde los cristianos residen. Eso sería un mal uso del texto.

Aun así, quiero ser claro. De ninguna manera estoy diciendo que los cristianos deben negarse a orar por su país o por sus líderes. Eso sería un acto de desobediencia. Porque el apóstol Pablo, al hablar con su protegido Timoteo, dijo:

Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. (1 Timoteo 2:1-4)

Dios se agrada cuando oramos. También le complace cuando intercedemos por los demás, por nuestros líderes, y por nuestro país. Dios también desea ver a la gente humillarse y arrepentirse, para que sean salvos por la fe en Cristo y lleguen al conocimiento de la verdad. Luego se unan al pueblo de Dios (la iglesia) que son llamados por su nombre.

Además, también se encuentra la nueva ciudadanía en un reino espiritual que se mantendrá firme para la eternidad y no puede ser sacudida (Hebreos 12:28). Se convertirán en ciudadanos de un país mejor, con una ciudad que ha sido preparada exclusivamente para ellos (Hebreos 11:16). Ellos serán los ciudadanos del mismo cielo (Filipenses 3:20).

Nuestro mundo es un mundo caído, y no parece estar mejorando. Un día acabará. Pero los cristianos, toman en serio el hecho de que este mundo no es nuestro hogar sino el cielo. Y un día habrá un cielo nuevo y una tierra nueva. Hasta que llegue ese momento, debemos caminar fielmente, proclamar el evangelio, orar por nuestro país y sus líderes, y nos gloriamos en la libertad que tenemos el privilegio de disfrutar.

Pero no debemos confundir el país en el que vivimos ahora con el reino de Dios, incluso si es el mejor país del mundo, fundado en principios bíblicos, un país que todavía vale la pena vivir y morir.

Se trata de un verdadero principio bíblico de que cuando se arrepienten las personas, los tiempos de refrigerio y bendición vendrán (Hechos 3:19-20). Así que en este sentido, debemos orar para que el arrepentimiento y avivamiento se apodere de nuestra tierra para que el perdón de Dios, la gracia y la sanidad lluevan sobre nosotros. Pero utilizando 2 Crónicas 7:14 como el versículo que invoca la promesa de Dios y la garantía de que esto ocurra de manera exacta como lo hizo con el antiguo Israel no es una aplicación apropiada.

7 comentarios sobre “…Mi pueblo, Sobre el Cual Mi Nombre es Invocado

    Daniel Idiart escribió:
    22 septiembre 2012 en 8:54 pm

    Muy bueno.

    Carlos Arancibia escribió:
    7 enero 2014 en 3:39 pm

    Bajo ese concepto ninguna de las promesas ni ejemplos del AT serian aplicables a la iglesia hoy… (Mira que te mando que esfuerzes… se lo dijo a josué… Pelearan contra ti y no te venceran … se lo dijo a Jeremías…) Y solo deberiamos remitirnos al NT… Me parece una buena exposición pero una mala aplicación; porque creo que TODAS las promesas incluyen a Todos los que en ÉL hemos creído, sin sacarlas del contexto histórico por cierto.

    Dennis Moroney escribió:
    23 abril 2014 en 10:11 am

    Carlos tiene mucha razón, pues en que contexto fue escrito el antiguo testamento e incluso el nuevo testamento, a quienes mencionan los sagrados textos bíblicos? Donde queda la afirmación de que “cielo y tierra pasarán, más su palabra no pasará”. Creo que debemos ser más creyentes en las promesas que enseña la sagrada biblia y ser menos históricos. Dios existe desde siempre, y su palabra es tan válida para Adán y Eva como para su descendencia hasta llegar a nuestros días. Bendiciones y confiemos siempre que la promesa de Dios no es falsa.

    maria escribió:
    5 junio 2014 en 3:56 pm

    amen. El señor dice en su palabra el cielo y la tierra pasara pero mis palabras no pasaran, tambien dice que Jesucristo es el mismo de ayer, de hoy y por los siglos de los siglos. si cada contexto se aplicase a la historia, no existiria nada para hoy en dia….. gracias a vuestro Dios que nosmandata leer y escudriñar las escrituras por a vosotros os parecen que en ellas tenemos la vida eterna y tales dan testimonio de mi dice el señor.

    Felix Requena escribió:
    2 junio 2017 en 11:17 am

    Felix Requena. Buenas tardes sin ofender a nadie, la Biblia es nuestro manual de vida de como conducirnos y lograr la salvación jn 5:39 . Yo me considero su pueblo, 1P 2:9-10 . Si el llamo a Moises a Jeremias , David, Salomon, Tambien Ud.y Yo somos llamado, porque, no murio El por ellos y por nosotros no. ¡¡¡ RECORDEMOS!!! QUE ESTO NO ES NUEVO.Los Judios tampoco entendian eso, Pensaban que la Salvacion solo era para ellos, pero que despues se develo esto. quizas hoy no veamos claro, veamos como por un espejo.
    ejem. Es como ver una pelicula de 3D sin un televisor 3D ¿ Se puede ver? ¡No! se ve, Borroso y no se ve Claro.
    Al grano, Considero que hoy el Señor esta rompiendo con Formas, Metodos, Normas, Programas y quiere romper con el molde como nos han enseñado, tomando partes si y partes no.
    NOTA.no con esto es que acepto muchas cosas que hoy vemos como Theologia de Prosperidad. no estoy de acuerdo con muchas practicas que se hacen. Pero si debemos de considerar esto. En su tiempo dio ciertas promesas a hombre de la Biblia pero que hoy, asi como El es el mismo Ayer, Hoy y por Siempre, me es para mi su pueblo y para ud.
    Deje comentarios: felixreque@gmail.com

    pedro armas escribió:
    5 octubre 2018 en 10:31 pm

    Excelente artículo. Considero un garrafal error pretender ajustar las sagradas escrituras a nuestras creencias, cuando lo propio debería ser presentar humildemente nuestras creencias ante la verdad irrefutable de las sagradas escrituras. Leer la Biblia sin tomar en cuenta, el contexto y la interpretación de lo allí expuesto para anteponer nuestro propio criterio, es caminar deliberadamente, en la cuerda floja de la soberbia.

    Alex G Salas escribió:
    4 abril 2020 en 2:47 pm

    Deuteronomio 8:18
    Antes acuérdate de Jehová tu Dios: porque él te da el poder para hacer las riquezas, á fin de confirmar su pacto que juró á tus padres, como en este día.

    2 Crónicas 6:42
    SEÑOR Dios, no hagas volver el rostro de tu ungido; acuérdate de las misericordias de David tu siervo.

    Es importante saber que podemos contar con sus promesas pes escrito tambien esta que El es el mismo de ayer de ho y de siempre.
    Poder recordar al Senor de sus promesas es un recurso que todo ferviente amador de Dios puede tener a su favor.
    Es bueno conocer el contexto para entender el porque. Pero eso no quita la oportunidad para humillarnos delante de El.
    Pues ahora somos templo del E Santo
    Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s