¿Un Evangelista Calvinista?

Posted on Actualizado enn

clip_image001¿Un Evangelista Calvinista?

Por Keith Mathison

Si yo lo he escuchado una vez, lo he oído mil veces: “¿Un evangelista calvinista? ¿No es eso una contradicción? El Calvinismo socava la evangelización.” Esta acusación ha sido repetida tantas veces que pocos hacen el esfuerzo por discutirla. En su lugar, simplemente se asume. No importa que algunos de los más grandes evangelistas de la iglesia han sido calvinistas. No hay más que recordar a hombres como George Whitefield, David Brainerd, o “al padre de las misiones modernas,” William Carey. “Sí”, se nos dice, “estos hombres eran grandes evangelistas y calvinistas, pero eso es porque eran inconsistentes.” Pero, ¿es esto cierto?

El hecho del asunto es que el calvinismo no es incompatible con el evangelismo, sino que es sólo es incompatible con ciertos métodos evangelísticos. Es incompatible, por ejemplo, con los métodos emocionalmente manipuladores creados por avivamentistas tales como Charles Finney. Pero estos métodos de manipulación son en sí mismos incompatibles con las Escrituras, por lo que no es falta el rechazarlos. Para que el evangelismo sea agradable a Dios, debe ser coherente con el conjunto del sistema de enseñanza bíblica. Pero, ¿qué es tal evangelismo?

Una respuesta clásica a esta pregunta se encuentra en el pequeño libro de RB Kuiper Evangelismo Centrado en Dios . Este libro examina todo el ámbito de la enseñanza bíblica sobre el tema de la evangelización. Kuiper define el evangelismo simplemente como “la promulgación del evangelio.” Es, en otras palabras, la proclamación del evangelio. Kuiper explica que su libro “es una súplica por un evangelismo centrado en Dios, en contraste con el evangelismo centrado en el hombre.” El libro, por tanto, presenta una teología de la evangelización.

Los primeros capítulos exponen algunos de los presupuestos básicos teológicos para la evangelización centrada en Dios. Kuiper explica que Dios mismo es el autor de la evangelización, porque antes de la fundación del mundo, Él planeó la salvación de los pecadores. Esto nos lleva directamente a las discusiones de longitud de capítulo del amor de Dios, Su elección de los pecadores, y Su pacto. Después de exponer estos fundamentos teológicos básicos, Kuiper luego ocupa de diversos aspectos bíblicos de evangelismo, empezando por la soberanía de Dios y la Gran Comisión.

En la Gran Comisión, Jesús ordena a sus seguidores a hacer discípulos de "todas las naciones." El alcance de la evangelización, entonces, es universal. El evangelio debe ser proclamado a todo. Si realmente creemos lo que la Biblia nos habla de la necesidad de la fe en Cristo para la salvación, entonces la urgencia de la evangelización se hará evidente. Una serie de teologías heterodoxas socavan la urgencia de la evangelización mediante a enseñar que los no creyentes tendrán una “segunda oportunidad” después de la muerte. Sin embargo, no existe justificación bíblica para este tipo de enseñanza, y afirmarla es pura presunción.

Nuestra principal motivación para el evangelismo debe ser el amor a Dios y amor al prójimo. Aquellos que aman a Dios con gozo obedecen Su mandato de evangelizar y discipular. Los que aman a su prójimo no desearán nada más para ellos que la vida eterna. Su objetivo será ver a Dios glorificado por la salvación de los pecadores como ellos con el fin de que la iglesia crezca.

Los medios ordenados por Dios de la evangelización es Su propia Palabra. Es a través de la proclamación de la Palabra de Dios que el Espíritu Santo trabaja eficazmente la fe en los corazones de los hombres. El mensaje específico de la evangelización es el evangelio. Pablo resume este mensaje en 1 Corintios 15:3-5: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce.” Cuando los que escuchan el evangelio preguntan lo que deben hacer para ser salvo, la Escritura nos dice que la respuesta es: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:31).

En los últimos capítulos de su libro, Kuiper estudia temas como el celo por la evangelización, el método bíblico del evangelismo, la cooperación en la evangelización, la resistencia a la evangelización, y el triunfo de la evangelización. Él nos recuerda que podemos proclamar el evangelio con gran esperanza, esperando ver los frutos de nuestra evangelización, un momento en que “una gran multitud que nadie podía contar, de toda nación, de todas las tribus y pueblos y lenguas” se mantendrá ante el trono del Cordero, vestidos de blanco y gritando: “¡La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero” (Apocalipsis 7:9-10).

Durante demasiado tiempo, la iglesia ha tratado de alcanzar una meta digna a través de medios mundanos. Prestemos atención a la súplica de Kuiper y dejemos los métodos centrados en el hombre de la Avenida Madison detrás. Que podamos cumplir la Gran Comisión de una manera que glorifique a Dios.


Este artículo fue publicado originalmente en Tabletalk revista.

2 comentarios sobre “¿Un Evangelista Calvinista?

    Daniel Idiart escribió:
    7 noviembre 2012 en 5:43 pm

    Muy bueno.

    juan carlos torres escribió:
    20 marzo 2015 en 6:30 pm

    Yo tengo una pregunta: Qué respondería un calvinista a un inconverso que ha sido expuesto a una predicación del evangelio que le preguntare ¿Qué tengo qué hacer para ser salvo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s