Día: 14 noviembre 2012

TULIP y Teología Reformada: Elección Incondicional

Posted on Actualizado enn

clip_image002TULIP y Teología Reformada: Elección Incondicional

Por RC Sproul

La visión reformada de la elección, conocida como la elección incondicional, significa que Dios no prevé una acción o estado de nuestra parte que Le induzca a salvarnos. Más bien, la elección se basa en la decisión soberana de Dios para salvar a quien Él se complace en salvar.

En el libro de Romanos, nos encontramos con una discusión de este difícil concepto. Romanos 9:10-13 dice: "Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.” Aquí el apóstol Pablo está dando su exposición de la doctrina de la elección. Él se ocupa de manera significativa en Romanos 8, pero aquí se ilustra la enseñanza de la doctrina de la elección por volver al pasado del pueblo judío y mirando a las circunstancias que rodearon el nacimiento de los gemelos Jacob y Esaú. En el mundo antiguo, era costumbre que el hijo primogénito recibiera la herencia o la bendición patriarcal. Sin embargo, en el caso de estos gemelos, Dios invirtió el proceso y dio la bendición, no al mas grande, sino al más joven. El punto que elabora el apóstol aquí es que Dios no sólo hace esta decisión previa a los nacimientos de los gemelos, lo hace sin tener en cuenta a nada de lo que iban a hacer, ya sea bueno o malo, de modo que los propósitos de Dios puedan mantenerse. Por lo tanto, nuestra salvación no se basa en nosotros, sino que se basa únicamente en la decisión bondadosa y soberana de Dios.

Leer el resto de esta entrada »

¿Por qué los Demonios Odian a la Gente?

Posted on Actualizado enn

clip_image001¿Por qué los Demonios Odian a la Gente?

Por Jesse Johnson

Uno podría pensar que los demonios (que odian a Dios) y las personas (la mayoría de ellos odian a Dios) tendrían al menos una relación amistosa. Después de todo, ambos se oponen a Dios, y ambos están viviendo en rebelión abierta contra él. ¿No los uniría un enemigo común?

Sin embargo, regresándonos a la primera serpiente satánica poseída, los ángeles caídos tienen un historial de odio y de violencia contra las personas. Satanás impulsó al mundo al pecado, mientras que los demonios afligen a los débiles y paralizan a los fuertes. ¿Por qué? ¿Por qué los demonios odian tanto a la gente?

Parte de la razón tiene que ver con la caída —no la caída de Adán, sino de Lucifer. Obviamente, Satanás cayó por orgullo, y a causa de su deseo de ser como Dios. Pero las Escrituras también señalan a eso, y se remonta a la creación.

Leer el resto de esta entrada »