Observando el Cuidado de Dios

Posted on Actualizado enn

clip_image002Observando el Cuidado de Dios

Mateo 6:25-34

Por John MacArthur

El detective legendario Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes, es una de las creaciones más interesantes de la ficción literaria. Es, sencillamente, extraordinario. Su cohorte famoso, el Dr. John Watson, es ordinario, al menos en comparación. Watson ha sido a menudo erróneamente descrito como un tonto torpe, pero eso va en contra del intento de Doyle para que el lector medio se refiera a Watson.

En este intercambio muy conocido entre Holmes y Watson, ver qué personaje se parecen más a:

HOLMES: Tu ves, pero no observas. La distinción es clara. Por ejemplo, a menudo has visto los pasos que conducen desde el vestíbulo hasta la habitación.

WATSON: frecuentemente.

HOLMES: ¿Con qué frecuencia?

WATSON: Bueno, algunos cientos de veces.

HOLMES: Entonces, ¿cuántos hay?

WATSON: ¿Cuántos? No lo sé.

HOLMES: Absolutamente sí! No has observado. Y sin embargo, has visto. Eso es sólo mi punto. Ahora, yo sé que hay diecisiete escalones, porque he visto y observado. (“A Scandal in Bohemia” in The Complete Sherlock Holmes [New York: Doubleday, 1927])

Usted probablemente no sabe cuántos pasos ascienden regularmente cada día, y por lo tanto se relaciona con Watson. Pero aquí Holmes hace una observación similar a la que Jesús hace en Mateo 6:25-34. Allí Jesús se dirige directamente el tema de la preocupación, diciéndonos qué hacer al respecto y por qué. Al igual que Holmes, Él dice que tenemos que tener una buena mirada a nuestro alrededor y observar, o pensar profundamente sobre el significado de lo que vemos. Esto es lo que Jesús nos dice que debemos meditar si queremos ser libres de preocupaciones:

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis?

Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal (Énfasis nuestro)

La frase a menudo repetida “No os afanéis” es el tema. El Señor está haciendo público una orden de cese y desistimiento contra la preocupación, sobre la base del cuidado soberano de un Dios amoroso y omnipotente. Mientras que muchos profesionales mundanos ofrecen sugerencias terapéuticas y químicas para el manejo de su preocupación, Jesús nos manda detenerlo por completo.

Vamos a echar un vistazo más de cerca a Sus instrucciones la próxima semana.

(Adaptado de Anxious for Nothing .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B121108
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s