¿Qué Dijo Jesús Acerca de la Preocupación?

Posted on Actualizado enn

clip_image002¿Qué Dijo Jesús Acerca de la Preocupación?

Por John MacArthur

Probablemente recuerda la tendencia del “¿Qué haría Jesús?” de los últimos años 90. Parecía que todo el mundo lo veía estampado en camisetas, sombreros, joyas y todo tipo de mercancías, el lema WWJD fue un recordatorio despreocupado y superficial de vivir de acuerdo con el código de ética de Cristo.

Pero el cristianismo no se trata de la simple moralidad. Se trata de la obra expiatoria de Cristo en nuestro favor. Con esto en mente, podemos hacer preguntas mucho mejores y más santificante, como “¿Qué hizo Jesús?” Y “¿Qué dijo El?” Nuestra capacidad para evitar y vencer el pecado no viene de imaginar a Cristo en nuestras circunstancias, sino de obedecer sus órdenes claras y siguiendo el ejemplo de Su vida en la Escritura. Conocer lo que dijo Jesús sobre el pecado es la clave para vencerlo.

Hemos estado hablando de nuestra inclinación natural hacia la ansiedad, y lo que la Palabra de Dios dice acerca de cómo debemos controlar y conquistar nuestra preocupación. En Mateo 6:25 Jesús mandó a sus seguidores: “No se preocupen por su vida, en cuanto a qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”

El tiempo verbal del texto griego está correctamente traducido, “Deja de preocuparte.” El tiempo en Mateo 6:31 es diferente, sin embargo, y significa: “No empieces a preocuparte.” Así Jesús pone entre paréntesis este significado: Si usted se preocupa, elimínelo, y si usted no ha comenzado, no lo haga.

La palabra griega para “vida” es psuche. Tiene que ver con la plenitud de la vida terrenal, la vida física y externa. No se inquieten por este mundo temporal —y la ropa, comida, cobijo y lo asociado a ello. Jesús dijo anteriormente: “porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” (Mateo 6:21). Centrarse en los tesoros terrenales produce afectos terrenales. Ciega a nuestra visión espiritual y nos aparta de servir a Dios. Es por eso que Dios promete proveer lo que necesitamos.

Como hijos de Dios, tenemos una sola meta —tesoro en el cielo; una única visión— los propósitos de Dios, y un solo Amo —Dios, no el dinero (vv. 19-24). Por lo tanto, no debemos dejarnos llegar a preocuparse por las cosas mundanas de este mundo, “que hemos de comer o que hemos de beber” (v. 25).

Tal vez en nuestra sociedad moderna, tal advertencia parece un poco oscura. Después de todo, hay un mercado de algún tipo en prácticamente cada esquina. Y tenemos tanta agua en nuestros hogares, no solemos pensar en que se acabe.

Por lo general toma algún tipo de desastre —como la tormenta que azotó el este de Estados Unidos recientemente— sacudir las telarañas de la comodidad sostenida y recordarnos que nuestras necesidades básicas suelen ser abundantes, pero no garantizadas. Y aun así, esos desastres suelen equivaler a sólo una interrupción temporal de nuestra rutina normal.

La vida en el mundo del Nuevo Testamento no era tan simple. Hubo momentos en que las nieves no llegan a las montañas y, como resultado, las corrientes no corrían. A veces, una plaga de langostas devoraba los cultivos, provocando hambre en la tierra. Cuando hubo hambruna, también no había ningún ingreso. Y cuando no hay ingresos, no se podía comprar comida, ropa y otras necesidades.

Jesús dice que no se preocupen por esas cosas es especialmente poderosas en el contexto de Su época. Desde luego que es una acusación de nuestra propia preocupación sobre las cosas básicas de la vida. Jesús entonces pregunta retóricamente: “¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido?” (V. 25). Por supuesto que lo es, pero no usted lo va determinar por lo que es anunciado hoy y lo que las personas parecen sentir que deben estar buscando.

Mucha gente en nuestra sociedad están totalmente consumida por el cuerpo —lo adornan, lo fortalecen, lo visten extravagante, lo meten en un buen coche, lo envían a una bonita casa, lo llenan de comida, se sientan en un silla cómoda, le cuelgan un montón de joyas por todos lados, lo llevan en un barco, lo dejan nadar, le enseña a esquiar, lo llevan en un crucero, y así sucesivamente. Pero la vida no consiste en esas cosas, sino que trasciende todas las cosas externas. La vida viene de Dios y la plenitud de la vida de Jesucristo.

Esta semana vamos a ver varias razones de peso y convincentes que Jesús no da para preocuparse.

( Adaptado de Anxious for Nothing .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B121112
COPYRIGHT © 2012 Grace to You

2 comentarios sobre “¿Qué Dijo Jesús Acerca de la Preocupación?

    Giovanni Bustamante escribió:
    13 noviembre 2012 en 6:01 pm

    Excelente,este mensaje nos recuerda que realmente nos falta mucho para dejar de preocuparnos.

    jose torres escribió:
    17 noviembre 2012 en 9:54 am

    yo tambien estoy de acuerdo con el señor giovanni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s