Esta es la Razón de Porque los Carismáticos Simplemente no Son Reformados

Posted on

clip_image001Esta es la Razón de Porque los Carismáticos Simplemente no Son Reformados

Pir Tom Chantry,

Una manera de resumir la doctrina de la soberanía divina es ésta: Dios es el que actúa, no el hombre. ¿Cómo se salvan los perdidos? Dios debe actuar. ¿De qué manera los cristianos pecadores vencen el “viejo hombre”? Dios debe actuar. ¿Cómo va a la iglesia a crecer en santidad e influencia? Una vez más, Dios debe actuar. Él es el soberano, Él es el gran actor en todos los aspectos de nuestra vida espiritual.

Esta reflexión está en el centro de la atención Reformada en los medios comunes de gracia. Si no hay nada bueno sucediendo sin que Dios actué, con razón preguntamos: “Entonces, ¿cómo va a actuar?” De la misma manera que los que tienen sed van diariamente al pozo, así aquellos que entienden nuestra absoluta dependencia de la gracia divina van regularmente a aquellos lugares en los que Dios ha prometido darse a conocer.

Es por esta razón que el cristianismo reformado siempre ha puesto un gran énfasis en la predicación de la Palabra de Dios. Dios manifiesta Su presencia en los sacramentos y en la oración, pero que sobre todo se da a conocer en la Palabra predicada. Es por eso que Pablo escribió con tanta fuerza sobre la necesidad de predicar en Romanos 10:14-15.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo van a creer en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Como está escrito: "¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian las buenas nuevas!"

Pablo vio la predicación del evangelio como una parte indispensable del plan de Dios para la redención de los pecadores. Donde no hay predicación, no hay conocimiento, no hay fe, no hay oración, y no hay perdón. Esto no tiene nada que ver con el poder de los predicadores y todo que ver con la voluntad soberana de Dios. Él hace su gracia conocida en la forma de su elección, así como la manera que Él ha escogido que sea la predicación.

Por lo tanto, los cristianos reformados han afirmado reiteradamente la importancia de la Palabra predicada. A medida que nuestra propia confesión dice, siguiendo Westminster,

La gracia de la fe, por la cual se capacita a los elegidos para creer para la salvación de sus almas, es la obra del Espfritu de Cristo en sus corazones, y habitualmente se realiza por el ministerio de la Palabra;1 por la cual, junto a la administración del bautismo, la Cena del Señor, la oración y otros medios designados por Dios, esa fe aumenta y se fortalece. 2 (Segunda Confesión de Londres, xiv: 1)

Esta convicción es una consecuencia necesaria de cualquier adhesión coherente al principio de la soberanía. Si Dios es verdaderamente soberano sobre toda la obra de gracia en el alma, entonces Él debe controlar a los medios por los cuales se desarrolle esa obra y, además, estos medios serán los señalados en Su Palabra.

En contraste con el consenso Reformado en los medios de gracia, El Carismaticismo siempre e inevitablemente involucrado en el menosprecio del ministerio de la Palabra. Lo que se ha observado en las iglesias carismáticas durante décadas continúa manteniéndose verdadero, no importa lo que se dice de la importancia de la predicación, el verdadero momento de la comunión con Dios se produce cuando hay una profecía – no importa cuán banal sea. Dondequiera que la iglesia adopte la doctrina carismática, las emociones deben aumentar y disminuir los pensamientos.

Esto no es un accidente de la historia, un enfoque no-serio a la Escritura es una condición previa necesaria para el Carismaticismo. Considere lo que sucedería si el carismático fuera a tomar la Biblia en serio.

En primer lugar, descubriría la naturaleza de los milagros bíblicos, y él tendría que reconocer que nada de ellos ha ocurrido en cualquier parte de la iglesia en más de mil novecientos años. Mientras él no de una mirada en la Biblia muy de cerca el puede pretender que los balbuceos modernos son “lenguas,” o que los paliativos psicológicos son “sanidades.” Cualquier estudio serio del milagro del Nuevo Testamento pone fin a tales tonterías.

En segundo lugar, se descubre el poder del Espíritu Santo, y se da cuenta de que ninguna iglesia es capaz de suprimir a El. Los nuevos creyentes en Hechos no estaban en busca de poder desde lo alto; nadie más sino Simón el Mago lo hizo. Más bien, fueron llevados por la fuerza imparable del Espíritu. El Carismaticismo moderno depende de la idea de que la mayoría de las iglesias de alguna manera evitan el Espíritu Santo del ejercicio de Su poder, pero eso no puede ser verdad de que el Espíritu Todopoderoso conforme a la Escritura.

En tercer lugar, encontraría que la Biblia expresamente habla del fin de los dones carismáticos, y en ese momento él tendría una plantilla en la que entender los últimos mil novecientos años. Se daría cuenta de por qué es que los milagros de la era apostólica ya no se producen, y él entiende que no tiene nada que ver con las iglesias orgullosas de alguna manera para conseguir lo mejor del Espíritu Santo.

La doctrina carismática no puede sobrevivir a la predicación expositiva sana, es por eso que inserta un nuevo medio de gracia. En lugar de la predicación – en la que la mente, el corazón y la voluntad están comprometidos con la Palabra de Dios – el carismático hace hincapié en “el poder” – una experiencia esencialmente emocional divorciado del contenido real de la palabra. Por ello, los carismáticos no son simplemente reformados. No importa la cantidad de un carismáticos que podrían hablar de la soberanía de Dios, nunca podrán afirmar la doctrina correspondiente y necesaria de los medios de gracia, y por lo tanto su concepción de la soberanía sólo se puede ser truncada y transitoria.

Lo que nos lleva a Tope Koleoso y su sermón ya infame en Desiring God 2013. Bajo el título "La Gracia Soberana, dones espirituales, y el Pastor;? ¿Cómo debe un pastor reformado ser carismático?" , el mensaje del Pastor Koleoso es un ejemplo bastante estándar del texto modelo carismático. Es difícil reconocer algo de la gracia soberana fuera del título, y es claramente anti-Reformado al final.

Algunos de las fallas del Pastor Koleoso en la lógica eran evidentes. El equipara el poder del Espíritu Santo con los carismas, como si el Espíritu no demostrara el poder de ninguna otra manera. El supone que los que rechazan los carismas sólo puede hacerlo desde el miedo, desde el pragmatismo, o del orgullo, como si nunca hubiera oído hablar de los extensos argumentos exegéticos para el cese de los dones. Se absolutiza las palabras de Cristo “las cosas que yo hago” en Juan 12:14, pero de manera arbitraria – Debemos predicar, enseñar, sanar, y libertar; por suerte no estamos llamados a redimir, propiciar, crear, etc .

Lo que me parece más instructivo, sin embargo, son las tendencias más sutiles de su mensaje. Mientras su sermón progres, el Pastor Koleoso parecía cada vez más hostil hacia el ministerio de la Palabra, y al mismo tiempo se dirigía a sus oyentes hacia una visión centrada en la emoción de la adoración. En sus ojos los predicadores sin los carismas son arrogantes y egocéntricos, anhelando la dignidad de la predicación y poco dispuestos a entregarse a la acción del Espíritu. Se desplaza en la predicación, en general, como una manifestación inútil de orgullo de los hombres que no están dispuestos a compartir su plataforma con Dios. Mientras tanto, es importante – crítico, incluso! –que los hombres levantan sus manos en adoración y hacer un gran despliegue de su “apertura” al Espíritu.

Si este sermón se evalúa desde el punto de vista Reformado en realidad hay que concluir que el Pastor Koleoso ha sustituido a la predicación como el medio principal de gracia con algo mal definido – una experiencia un tanto existencial del fuego espiritual que sólo puede ser rociado por un hombre proclamando las palabras de la Biblia. Y de hecho está en lo cierto: las palabras de la Biblia revelan tal grado de emocionalismo para ser sub-cristiano, un vestigio del paganismo.

Muchos están tristes esta semana de que ese mensaje salió de Deseando a Dios, pero el cristiano Confesional y reformada no debe ser sorprendido. Dos lecciones se pueden sacar de este lío.

En primer lugar, no importa cuántos “nuevos calvinistas” traten de demostrar lo contrario, el Carismaticismo es incompatible con la doctrina reformada. Desiring God ha tratado de mantener la puerta abierta a los carismáticos sin echar por la borda la soberanía divina, pero esto no puede funcionar. Mantenga la puerta abierta, y tarde o temprano el menosprecio carismático de los medios de gracia, se cargará a través de ello, y sin la doctrina de los medios, la gracia soberana se vuelve ininteligible.

En segundo lugar, Desiring God sufre de la no confesionalidad de todo el movimiento “Nuevo Calvinista”. Donde no hay norma doctrinal establecida más allá de una recitación de una página de ortodoxia, no puede haber una consistencia de una generación a la siguiente. Los líderes de hoy pueden adoptar una leve Carismaticismo unido con la literatura Reformada y ética, pero los líderes de hoy deben retirarse de la escena, y cuando lo hagan, ¿quién puede decir lo que viene? Esto es precisamente por qué las iglesias reformadas han sido siempre confesionales. Cuando los pastores están obligados por juramento confesional a defender tales declaraciones como “La Sagrada Escritura es la única suficiente, cierta regla, e infalible de todo conocimiento salvador, fe y obediencia …” (Segunda Confesión de Londres, i: 1) cada generación tiene una sólida defensa contra las modas que invaden su época.

Ese “Carismaticismo reformada” a la larga debe ir por este camino – arrastrando el resto del “Nuevo Calvinismo” con él – era previsible. Tal doctrina no tiene ninguna confesión sólida. Se presta poca atención a los medios de gracia. No es en realidad Reformado en ningún sentido significativo.

Pastor Tom Chantry,

Christ Reformed Baptist Church

. .

Tomado de Reformed Baptist Fellowship

2 comentarios sobre “Esta es la Razón de Porque los Carismáticos Simplemente no Son Reformados

    La Reforma y el Carismaticismo « sujetosalaRoca escribió:
    21 febrero 2013 en 7:42 pm

    […] Esta es la Razón por la que los Carismáticos Simplemente no son Reformados (Español) […]

    Mario Lopez escribió:
    20 mayo 2013 en 10:43 pm

    En el articulo no se habla de «he peleado la Buena batalla» «he mantenido la fe»- ‘Prosigo al blanco’, Confirmad vuestra vocacion y eleccion. Por esto digo querido hermano que el evangelio reformado no es igual como el de ayer. William Ames discipulo del Padre del Puritnaismo Ingles William Perkins puso mucho enfasis en el voluntarismo humano. Dios es Soberano, eso es claro, Isaias 10:15- pero tambien el hombre tiene su responsabilidad, tanto el picador como el creyente en su santificacion. Fil 2:12-13. Parece ser que se piensa que la vida Cristiana es una navegacion automatic. Con todo el respeto, pero eso no sirve, hace que el Cristiano se conforme. Dios le bendiga. Hebreos 5:11-14

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s