Los Filántropos: Selina Hastings, Condesa de Huntingdon

Posted on Actualizado enn

clip_image001Los Filántropos: Selina Hastings, condesa de Huntingdon

Por Tim Challies

Hoy estoy empezando una serie de breves biografías de los grandes filántropos cristianos, hombres y mujeres que utilizaron su riqueza y privilegio que Dios les había dado para avanzar en su obra. Comenzamos con una mujer que era la “Reina del Metodismo,” una líder influyente en el movimiento de avivamiento del siglo 18, y un gran filántropo.

Selina Hastings nació el 24 de agosto de 1707, la hija de Lord Washington Shirley y Lady Mary Shirley. Una niña de privilegios, pasó su infancia en Leicestershire y en las fincas irlandeses de su familia. En 1728 se casó con Teófilo Hastings, el noveno conde de Huntingdon, y este matrimonio le dio el título de Condesa de Huntingdon.

En su biografía de George Whitefield , Arnold Dallimore señala “el notable testimonio cristiano que [la señora Huntingdon] mantuvo entre la nobleza británica.” De hecho, como uno de sus propios biógrafos nos dice, “El Señor y la Señora Huntingdon constantemente asistían donde quiera que [Whitefield] predicaba.” Como resultado, ella llegó a ser una cristiana devota, una apasionada de invitar a otros de la nobleza británica a escuchar este notable predicador y el evangelio que predicaba. O, como otro biógrafo Whitefield, Luke Tyerman, escribió: “Donde quiera que iba ella tomaba su religión con ella, porque su religión era una parte de sí misma.”

Su Conversión

¿Cómo Señora Huntingdon vienen a confiar en Cristo? He aquí un fragmento más largo de la biografía de Dallimore:

Desde sus primeros días la señora Huntingdon había vivido una vida ejemplar, quedando al margen de los placeres groseros de la alta sociedad y conduciéndose de una manera muy virtuosa y religiosa. A su vez se basaba en la seguridad de que su justicia personal era suficiente para la salvación de su alma.

Pero esta seguridad se agitó al escuchar del Evangelio. Esta fue la primera mientras escuchaba a Whitefield de veintidós años de edad, en 1737 y luego en 1739 cuando su cuñada Lady Margaret Hastings, quien se había convertido bajo el ministerio de Benjamin Ingham, declaró la experiencia de “el nuevo nacimiento” y en la paz y la certeza que “el cristianismo de credo y ritual” no podía proporcionar.

Pero fue mientras yacía en una cama enferma y que parecía estar cerca de la muerte que ella sintió especialmente la falta de valor de su auto-confianza.

Helen Knight continúa el relato:

Entonces … desde su cama ella levantó su corazón a Dios por el perdón y la misericordia a través de la sangre de su Hijo. Con los ojos llorosos ella se arrojó sobre su Salvador: “Señor, creo, ayuda mi incredulidad!” Inmediatamente cayó la venda de los ojos, la duda y angustia desapareció, la alegría y la paz lleno su pecho, y al apropiarse de la fe ella clamó, “¡Mi Señor y mi Dios!”

Sus Contribuciones

Después de su conversión, Lady Huntingdon fundó decenas de capillas y financió muchas de ellos. Usando su derecho como digna dama, ella nombró clérigos evangélicos a cada una. También apoyó el trabajo misionero en América, e incluso contribuyó a la primera escuela teológica metodista, Trevecca College (Colegio tarde Cheshunt, que ahora forma parte del Westminster College de Cambridge). Después de abrazar el calvinismo de Whitefield (en lugar del Arminianismo de John Wesley), fundó “La Conexión de la Condesa  de Huntington”, en 1783, una sociedad inglesa de predicadores e iglesias que continúa hasta nuestros días.

De hecho, Whitefield actuó como uno de los capellanes de Lady Huntingdon y, debido a que ella construyó capillas para algunos de sus seguidores, ellos también se unieron a su Connexion. En este caso, se enseñó una forma del metodismo calvinista similar a Whitefield. Como escribe Tyerman, “Los servicios habían sido atendidos por un número considerable de la aristocracia, que se habría negado a entrar en una casa de reunión ordinaria Metodista.”

¿Por qué ella dio tanto? Después de que su marido murió en 1746, decidió vivir su vida, como dice Dallimore, “trabajando en la oración, en ejercicio de su testimonio personal y el uso de su riqueza e influencia en la mayor medida posible en el progreso del evangelio.” O, en sus propias palabras, “Nada sabe valorar al Salvador, sino como el ser celoso en obras piadosas para los demás.” Como dice Pablo en Romanos 1:14-15, “Tengo obligación tanto para con los griegos como para con los bárbaros[b], para con los sabios como para con los ignorantes. Así que, por mi parte, ansioso estoy de anunciar el evangelio también a vosotros que estáis en Roma.” Del mismo modo, el amor de Cristo constreñía a la Señora Huntingdon para adorar a Dios y dar a los demás para que más pudiesen confiar en El.

Ella murió el 17 de junio de 1791, y dejó un deseo de que nadie escribiera una biografía de ella. It would be 90 years before someone finally wrote an account of her life. Pasaron 90 años antes de que alguien finalmente escribiese un relato de su vida. En la muerte, como en la vida, no tenía ningún deseo de ser reconocida, para que Dios pueda recibir toda la gloria.

2 comentarios sobre “Los Filántropos: Selina Hastings, Condesa de Huntingdon

    […] vimos la semana pasada en el primer artículo de esta serie sobre los filántropos cristianos, Selina Hastings, condesa de Huntingdon , vivieron desde 1707 hasta 1791. Esta semana, estamos considerando la vida y la entrega de uno de […]

    AB escribió:
    6 enero 2017 en 12:07 pm

    Gracias por traducir. Una corrección: en vez de “La condesa de Connexion de Huntington” en el párrafo debajo del encabezado “Sus Contribuciones”, debe decir:
    “La Conexión de la Condesa de Huntigdon”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s