¿Apoya Hechos 2:39 el Bautismo de Infantes?

Posted on Actualizado enn

clip_image001¿Apoya Hechos 2:39 el Bautismo de Infantes?

Por Matt Waymeyer

Uno de los argumentos más comunes para el bautismo de los niños se encuentra en el punto culminante del sermón del apóstol Pedro el día de Pentecostés en Hechos 2. Pedro acaba de exponer la obra redentora de Jesús (vv. 22-35) y proclamó que Él es Señor y Cristo (v. 36), y sus oyentes judíos se consumían de rabia, preguntando: “¿Qué vamos a hacer?” (v. 37). Pedro responde en Hechos 2:38-39:

Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame. (Hechos 2:38-39).

El argumento para el bautismo de niños se encuentra en la declaración de Pedro de que “la promesa es para ustedes y sus hijos,” no sólo usted, sino usted y sus hijos. Según los paidobautistas, la promesa a la que Pedro se refiere en Hechos 2:38-39 es la misma promesa que Dios hizo a Abraham y a su descendencia en Génesis 17:1-8. Como explica Robert Stand:

Esta fue una promesa de que [los Judios] habrían oído hablar por muchas veces. Ya que estaban entrando en la era del nuevo pacto de la iglesia, la cuestión de la relación de sus hijos a la iglesia, naturalmente, habría estado en sus mentes. Al ser un Judio, Pedro estaba ciertamente consciente de su preocupación y de inmediato se trasladó a abordar la cuestión. Les aseguró que la promesa era todavía para ellos y sus hijos.

Por lo tanto, escribe Booth, “Si los hijos de los creyentes son abrazados por las promesas del pacto, como sin duda lo son, entonces también deben tener derecho a recibir la primera señal del pacto, que es el bautismo.”

Para evaluar este argumento de Hechos 2:39, es útil tener en cuenta tres cuestiones básicas: ¿Cuál es la promesa, ¿Quiénes fueron los beneficiarios de la promesa, y quien fue bautizado???

¿Cuál es la Promesa?

En Hechos 2:39, Pedro dice que “Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame. A pesar de que Pedro no especifica el contenido de la promesa en este versículo, su significado era claro a sus oyentes originales, porque ya se había referido a esta promesa en varias ocasiones en la primera parte de su sermón: (a) “Yo [Dios ] derramaré mi Espíritu” (v. 17), (b) “la promesa del Espíritu Santo” (v. 33), y (c) “recibiréis el don del Espíritu Santo” (v. 38) . Esta promesa es el don del Espíritu Santo y de la salvación que le acompaña.

Esta comprensión de la promesa está respaldada por Lucas 24:49 y Hechos 1:4. En Lucas 24:49, Jesús habla de la venida del Espíritu Santo, diciendo: “Y he aquí, yo enviaré sobre vosotros la promesa de mi Padre; pero vosotros, permaneced en la ciudad hasta que seáis investidos con poder de lo alto.” Entonces, justo antes de su ascensión, Jesús manda a sus discípulos que “no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre” (Hechos 1:4), una clara referencia al Espíritu Santo.

Pero ¿sobre quién exactamente se derramará el Espíritu Santo? ¿A quién le ha hecho esta promesa? Esto nos lleva a la segunda pregunta.

¿Quiénes son los Beneficiarios de la Promesa?

En Hechos 2:39, Pedro identifica tres grupos de personas que son los beneficiarios de esta promesa: (a) “vosotros,” (b) “vuestros hijos,” y (c) “todos los que están lejos.” Pero Pedro no se detiene allí. En cambio, califica los tres grupos con la cláusula, “para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.” En otras palabras, ¿a cuántos de ustedes Dios les ha prometido el Espíritu Santo? ¡A tantos que el Señor se llame a Sí mismo! ¿A cuántos de sus hijos ha prometido a Dios el Espíritu Santo? ¡A tantos como el Señor llame a Sí mismo! ¿A cuántos de los que están lejos, ha prometido a Dios el Espíritu Santo? A tantos como el Señor llame a Sí mismo! Dios ha prometido dar el Espíritu Santo a los que Él efectivamente llame y atraiga hacia Sí en salvación. Esto incluye los oyentes de Pedro inmediatos ("usted"), las generaciones venideras ("tus hijos"), e incluso los gentiles en lugares distantes ("todos los que están lejos").

Las palabras griegas traducidas "a todos los que" (hosos a) en Hechos 2:39 califican y limitan los beneficiarios de la promesa a aquellos a quienes Dios llama a Sí mismo en salvación. Su uso en Marcos 6:56 es similar:

Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que [ hosos an ] le tocaban quedaban sanos. ( Marcos 6:56).

No todo el mundo fueron sanados –sólo aquellos que tocaron el manto. Del mismo modo, en Hechos 2:39, no todo el mundo es un destinatario de la promesa –sólo aquellos a quienes Dios llama eficazmente a Sí mismo. Esto es claro en el versículo 38, así, sólo para aquellos que se arrepienten en respuesta al evangelio recibirán el don del Espíritu Santo.

Por lo tanto, en el mismo pasaje que los paidobautistas sostienen validez como una indicación expresa de continuidad, existe una indicación expresa de discontinuidad. Después de todo, la promesa no es para todos los niños sin excepción (como la promesa de Abraham), sino sólo para aquellos a quienes el Señor llama a Sí mismo en salvación.

Como señala Paul Jewett, el oído paidobautista parece estar tan en sintonía con el eco del Antiguo Testamento ("usted y sus hijos") que es sordo a su crescendo del Nuevo Testamento ("y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llamare "). De hecho, la mayoría de las veces que los paidobautistas citan Hechos 2:39 como argumento para el bautismo infantil, dejan fuera la cláusula final "para cuantos el Señor nuestro Dios llamare."

De ninguna manera, entonces, Pedro destaca solo a los hijos de los creyentes como beneficiarios de la promesa aparte del llamamiento eficaz de Dios, y de ninguna manera los identifica como miembros automáticos del Nuevo Pacto, por lo tanto beneficiarios legítimos del bautismo como señal de ese pacto. ¿Qué, pues, en todo caso, indica este pasaje acerca de los destinatarios del bautismo? Esto nos lleva a la tercera cuestión.

¿Quién fue bautizado?

Después de su declaración en Hechos 2:39, Pedro continúa exhortando al pueblo de Israel a arrepentirse y ser salvos (Hechos 2:40), y “los que recibieron su palabra fueron bautizados, y aquel día se agregaron unos tres mil almas” (Hechos 2:41). Lo que me llama la atención aquí es la descripción de Lucas de los que fueron bautizados. “Los que habían recibido su palabra” no “a los que recibieron su palabra y sus hijos,” sólo “los que habían recibido su palabra.” Punto. Sólo aquellos que se arrepintieron en respuesta al evangelio fueron bautizados.

Al final, el correspondiente paralelo que los paidobautistas buscan entre Génesis 17 y Hechos 2 no es simplemente allí. Tenga en cuenta las diferencias: En Génesis 17, el pacto es “entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti,” sin clasificación (v. 10), pero en Hechos 2, la promesa es para vosotros y para vuestros hijos, pero sólo a tantos de ustedes y sus hijos como él Señor llamare a Sí mismo (v. 39). En Génesis 17, los hombres de ocho días de nacido, han de ser circuncidados (v. 12), pero en Hechos 2, sólo aquellos que se arrepienten se les mandó a ser bautizados (v. 38). En Génesis 17, los niños son circuncidados, pero en Hechos 2, solamente los que recibieron la palabra de Pedro son bautizados (v. 41). El relato de Hechos 2 en realidad ofrece un mejor soporte para el bautismo del creyente de lo que hace para el bautismo infantil.

[Este artículo es una adaptación de Matt Waymeyer, A Biblical Critique of Infant Baptism (The Woodlands, Tex: Kress Christian Publications, 2008).]

8 comentarios sobre “¿Apoya Hechos 2:39 el Bautismo de Infantes?

    daniel7idiart escribió:
    5 octubre 2013 en 12:18 pm

    Muy lúcido artículo

    daniel7idiart escribió:
    5 octubre 2013 en 12:18 pm
    fredisosa escribió:
    5 octubre 2013 en 8:43 pm

    Saludos, hermanos de Evangelio!
    Matt Waymeyer dice en su comentario sobre el versículo en cuestión: «Lo que me llama la atención aquí es la descripción de Lucas de los que fueron bautizados. “Los que habían recibido su palabra” no “a los que recibieron su palabra y sus hijos,” sólo “los que habían recibido su palabra.” Punto. Sólo aquellos que se arrepintieron en respuesta al evangelio fueron bautizados».
    Quisiera contribuir a la discusión con dos respuestas al artículo:
    1) El título “¿Apoya Hechos 2:39 el Bautismo de Infantes?” no me parece adecuado al debate. Los paidobautistas no pretenden hallar en este versículo —tomado de manera aislada— apoyo o alguna “prueba” para el bautismo de niños. Lo que ven en la palabras del apóstol Pedro es una vigencia en el Nuevo Testamento de la visión pactual del Antiguo Testamento, es decir, que Dios incluye en su relación de pacto a los creyentes junto con sus hijos en la iglesia visible. Lógicamente, la práctica del bautismo de infantes se desprende de esta doctrina del pacto, pero de ahí a señalar que los paidobautistas apoyan su práctica en Hechos 2:39 ya es otra cosa. A lo más, la pregunta que podría sugerirse es: “¿Apoya Hechos 2:39 la Teología del Pacto?”.
    2) El “argumento del silencio” es un argumento por demás considerado débil en un debate serio. Lamentablemente, es el tipo de argumento que frecuentemente los credobautistas utilizan para discutir el paidobautismo, y es lo que Waymeyer hace aquí. Para comprender debidamente la práctica del Bautismo de Infantes, existe mucho más material bíblico por explorar, por lo que me parece inadecuado intentar demostrar su invalidez sólo con señalar que Hechos 2:39 dice que en aquella ocasión fueron bautizados “los que habían recibido su palabra” y no “a los que recibieron su palabra y sus hijos”.
    Recomiendo el siguiente estudio ofrecido por el Dr. Richard Pratt como una explicación más completa del argumento paidobautista:

    http://w ww.youtube.com/watch?v=ArGKTvfvuzg

    Gracias por dar lugar a mi comentario.
    Con espíritu cristiano, deseando aprender y crecer en la gracia juntos, les saluda en Cristo su hermano menor,
    Fredi Sosa

    Raymundo escribió:
    6 octubre 2013 en 3:14 pm

    Y leer la Teologia del Pacto,,de lo contrario todo se queda a la mitad..saludos

    Alejandro Sastre escribió:
    28 agosto 2018 en 3:01 am

    Es una adicion, no una condicion “los que esten lejos y llame el Señor para si, “es decir habra otros como.el caso del.”buen” ladrón, hay bautismo de deseo y de sangre, a estos el Señor los llama sin el bautismo de agua y de lo alto(Espiritu)

    Franklin escribió:
    1 mayo 2020 en 8:49 pm

    Holy Bible Reina Valera 1960
    Mateo 28
    18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
    19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
    20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

    Fredys Lopez Ortega escribió:
    15 junio 2020 en 2:22 pm

    La Biblia es muy clara y establece dos condiciones para hacerse participes de la promesa de Dios. 1) Ustedes y sus hijos y para los que están lejos, y 2) para tantos como el Señor nuestro Dios llame.

    oscar escribió:
    4 julio 2020 en 11:51 am

    Claro que la intencion de todos los hermanitos separados ha sido, es y siempre sera la libre interpretacion de la biblia, cada quien interpretando como quiere, pero la biblia es clara por cuanto a responder con claridad y disipar dudas en cuanto a las objeciones de estos grupos separados. San Pablo es claro cuando escribe a los Corintios;

    1 Cor 10,1-6 ” Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar;
    2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,
    3 y todos comieron el mismo alimento espiritual,
    4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.
    5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.
    6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.

    Solo adultos y los menores no?. Que claridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s