The Fallible Prophets of New Calvinism [Los Profetas Falibles del Nuevo Calvinismo] por Michael John Beasley

Posted on

clip_image001 The Fallible Prophets of New Calvinism [Los Profetas Falibles del Nuevo Calvinismo] por Michael John Beasley

Han pasado más de dos décadas desde que Wayne Grudem escribió su libro innovador, El Don de Profecía en el Nuevo Testamento y en la Actualidad, que intentaba dar legitimidad teológica a las prácticas comunes que se encuentran sobre todo en los círculos pentecostales y carismáticos. Estas prácticas tenían que ver con los llamados "dones de señales" de milagros, sanidades, lenguas y profecía. La carga de Grudem se centró casi exclusivamente en la profecía y palabras de sabiduría. Pentecostales y carismáticos han afirmado durante mucho tiempo las palabras extra-bíblicas, visiones y profecías que vienen a través de la comunicación directa del Espíritu Santo. Pero todo el mundo sabía que muchos, si no la mayoría, de esos supuestas revelaciones eran inexactas, en todo o en parte. El Antiguo Testamento había condenado a los profetas falibles a la muerte (Dt 13, 18) así que obviamente esto era un asunto serio para Dios. Si esta severidad fuese trasladada a la era del Nuevo Testamento, ¿Qué había que hacer con los que afirmaban profecías de Dios, pero estaban en error? En 1 Corintios 14, incluso durante un tiempo en el que todos estaban de acuerdo con la profecía directa de Dios que se estaba dando a algunos, especialmente los apóstoles, Pablo llama a la iglesia a evaluar estos profetas y exponerlos si estaban profetizando falsamente. La pena de muerte no ha sido trasladada del antiguo pacto, pero la reprensión e incluso la disciplina de la iglesia sería para aquellos que siguieron tales prácticas.

Los teólogos carismáticos, como Grudem y otros deseosos de ser fieles a las Escrituras tuvieron la difícil tarea de tratar de armonizar las prácticas de las profecías modernas de hoy que estaban con fluidez en su tradición de la iglesia, o exponerlos como anti-bíblicas. La mayoría de los carismáticos han admitido que sus supuestas revelaciones eran a menudo inexactas. En el mejor de ellos eran una mezcla de "una palabra del Señor" y la imaginación del profeta. ¿Cómo podrían tales prácticas estar en armonía con las Escrituras?. Grudem se esforzó por mostrar, tanto en su obra El Don de Profecía en el Nuevo Testamento y en la Actualidad y en su popular de Teología Sistemática, que la profecía del Nuevo Testamento difiere de la profecía del Antiguo Testamento. Él cree que los profetas del Nuevo Testamento, pero no los apóstoles, eran falibles y, a menudo parcialmente inexactos en casi todas las revelaciones de Dios. Grudem trata de demostrar su tesis de las mismas Escrituras, principalmente a través del ejemplo de Agabo en Hechos y la epístola de 1 Corintios, especialmente el capítulo 14. Mientras que Los Profetas Falibles del Nueva Calvinismo es por lo menos el quinto trabajo importante que refuta la teoría de Grudem, sus puntos de vista, sin embargo, se han adoptado en una amplia gama de campos de evangélicos, no carismáticos. De nota reciente es una nueva generación de aquellos que sostienen la teología reformada, pero también aceptan los dones carismáticos, incluyendo la profecía. A menudo llamados Nuevos Calvinistas, o Neo-Calvinistas, estos individuos han combinado una seriedad respecto a la Escritura y la teología con una comprensión pentecostal de los dones de señales. Estos continuacionistas (profecía y dones de señal continúan durante toda la era de la iglesia) creen que ahora tienen lo mejor de ambos mundos: una base sólida en la Palabra de Dios y la presencia y el poder del Espíritu Santo. Pero no sólo los Nuevos Calvinistas han tergiversado aquellos que sostienen el cesacionismo (que la profecía y otros dones de señales han cesado) aparentemente no han comprendido lo que las Escrituras enseñan sobre la finalidad y la duración de los dones. Es la meta de Michael Beasley proporciona un análisis bíblico cuidadoso de las opiniones de los Neo-Calvinistas y demuestra que carecen de apoyo bíblico.

Puesto que Grudem es el teólogo Neo-Calvinista liderando la carga en el intento de desarrollar y defender la posición de la profecía falible, Beasley interactúa principalmente con sus escritos. Ya son cuatro las críticas valiosas de la posición de Grudem: Robert Thomas, “Prophecy Rediscovered? A Review of the Gift of Prophecy in the New Testament and Today” que se encuentra en  Bibliotheca Sacra Vol. 149 (1992), pp. 82-96; Thomas Edgar, Satisfied by the Promise of the Spirit (1996); F. David Farnell, “Fallible New Testament Prophecy/Prophets?”; A Critique of Wayne Grudem’s Hypothesis” (Master’s Seminary Journal, Fall 1996) y R. Bruce Compton, “The Continuation of New Testament Prophecy and a Closed Canon: A Critique of Wayne Grudem’s Two Levels of New Testament Prophecy” (Detroit Baptist Theological Seminary). Beasley intenta complementar y no duplicar estas obras. Después de lidiar con la comprensión bíblica de la profecía en el capítulo uno, Beasley critica tres argumentos clave de Grudem para la posición del continuacionista. En primer lugar, en el segundo capítulo el autor toma una mirada cuidadosa a la definición de Grudem de la profecía como se deriva de los léxicos. Beasley documenta el examen léxico selectivo de Grudem y determina que Grudem no ha considerado la definición bíblica clara y eligió en su lugar utilizar significados paganos de la palabra profeta (pp. 49-56). Beasley entonces ofrece ejemplos muy útiles de cómo tales métodos podrían afectar nuestra comprensión de otras palabras, como theos (Dios) y dikaios (rectitud) (pp. 52-56).

Beasley luego se vuelve al más poderoso argumento de Grudem, la supuesta profecía falible por el profeta del Nuevo Testamento Agabo. Beasley desafía la comprensión de Grudem de Agabo en la totalidad del capítulo tres. Hay tres argumentos de peso en contra de la opinión de Grudem que Agabo dio una profecía parcialmente falsa a Pablo:

1. Contrariamente a Grudem, Pablo en realidad estaba entregado a sus captores a pesar de la voluntad de la multitud judía.

2. Contrariamente a Grudem, Pablo fue entregado a sus captores por obligación legal.

3. Al parecer desconocida por Grudem, Pablo fue entregado voluntariamente por los Judios frente a la jurisprudencia romana (p. 92).

Dado que otros han abordado las dos primeras posibilidades, Beasley decide avanzar en la tercera. Su argumento cuidadosamente presentado lleva a la conclusión de que Grudem razona tanto desde la ignorancia de los tiempos del Nuevo Testamento, así como desde el silencio. Grudem simplemente no puede probar su caso contra Agabo.. Y puesto que Agabo es el único profeta del Nuevo Testamento que estamos conscientes que pueden haber dado algo parecido a una profecía infalible, la posición de Grudem pierde gran parte de su fuerza si su teoría sobre Agabo está mal o incluso es improbable.

La evidencia final de Grudem para la profecía falible se fundamenta en el don de la profecía que se encuentra en la iglesia de Corinto. Grudem cree, basado en 1 Corintios 14, que la profecía del Nuevo Testamento es falible / no autoritativa y extremadamente común (pp. 129-130). Si la iglesia de Corinto fue llamada a evaluar las profecías de sus miembros, entonces al parecer esas profecías no pueden ser totalmente de Dios y sin defecto, por lo que Grudem razona. Beasley cree que a Grudem le falta el contexto correctivo de la epístola a los Corintios, así como el vínculo inseparable entre Antiguo Testamento y las profecías del Nuevo Testamento. Dado que en el Nuevo Testamento no hay una clara declaración, respecto a la diferencia entre la profecía del Antiguo y el Nuevo Testamento, no existe una advertencia para ver el don profético en Corinto de forma diferente a cómo hemos de ver la profecía bajo el Antiguo Pacto. Con esto en mente Beasley convierte un argumento de Pablo pidiendo pruebas de los mismos profetas no las profecías de Corinto. Si las revelaciones que se dan en esa iglesia no eran del todo ciertas era una señal de que los propios profetas eran falsos –al igual que en el Antiguo Testamento (pp. 147-160). Después de todo, Pedro está claro que ninguna profecía proviene de voluntad de varón, sino de Dios (2 Pedro 1:21). La Escritura designa claramente dos clases de profetas: verdaderos y falsos. Una tercera clase ha sido inventada por la comunidad carismática / continuacionista y ha circulado ampliamente por muchos Nuevos Calvinistas –la profecía falible, que contiene elementos tanto de verdad y error. Esta categoría es nada menos que de invención humana (p. 164).

Beasley termina su libro con una conclusión de gran alcance. En particular, cita la defensa de John Piper de la profecía falible (pp. 175-176), luego, permite a Piper desacreditar a todo el sistema (pp. 177-178). Aquí Piper, quien anima a su iglesia a buscar los dones, recibe una profecía acerca de su familia de una mujer en su iglesia. No deseando desalentar a las profecías que él ora al respecto. La profecía afirma que su esposa daría a luz a una niña y moriría en el proceso. Varios meses después, ella dio a luz un niño y estaba completamente sano. Esta fue una profecía falsa en todos sus detalles, salvo que la esposa de Piper estaba embarazada. Esto plantea de nuevo la cuestión de qué valor es la profecía falible? ¿Cómo puede alguien determinar qué partes eran de Dios y que de la imaginación equivocada de la llamada profeta? No sólo la profecía falible no tiene ningún valor real, es peligrosa y puede llevar a los incautos a tomar acciones muy desafortunadas. Además, simplemente no es un buen argumento de la Escritura probar la afirmación de que la profecía del Nuevo Testamento difiere de la del Antiguo Testamento.

Beasley ha hecho a la iglesia un maravilloso servicio mediante la producción de este volumen. Mi esperanza es que muchos lo lean y absorban su contenido. Actualmente sólo está disponible como un libro electrónico de Amazon.

Comentado por Gary E. Gilley, pastor-maestro, Southern View Chapel

6 comentarios sobre “The Fallible Prophets of New Calvinism [Los Profetas Falibles del Nuevo Calvinismo] por Michael John Beasley

    Jorge escribió:
    12 diciembre 2013 en 9:30 am

    Sin embargo las cosas no han quedado allí. El movimiento NC, está ahora promoviendo el don de lenguas tambien. Puede ver en estos dos enlaces a Piper (http://www.youtube.com/watch?v=SztHMn8wFHk)

    y Tim Conway del ministerio I’ll be honest en una defensa (pésima) del don de lenguas:

    Hay que estar alertas con este movimiento que seguramente seguirá avanzando de vuelta al carismatismo….

    Gracias por el articulo, que pena que el libro no se encuentre en español..

    Armando Valdez respondido:
    12 diciembre 2013 en 10:01 am

    veremos la posibilidad de traducirlo

    The Armoury Ministries escribió:
    12 diciembre 2013 en 11:24 am

    Nos gustaría ver la obra traducida al español – Si nos puede conectar con alguien que puede hacerlo, nosotros estaríamos encantados de que esté disponible – Muchas gracias – contact@thearmoury.org

    Enrique escribió:
    7 julio 2014 en 6:45 pm

    Hola, me parece muy interesante este artículo, no he tenido oportunidad de leer este libro y accidentalmente llegué a este sitio. Me gustaría hacerte un par de preguntas.

    ¿Por qué o cuáles son tus bases para ser cesacionista? ¿existe la posibilidad de que actualmente pueda haber profecìa infalible? en ambas si decides contestarlas, podrías ser detallista en tus argumentos. Gracias.

    Armando Valdez respondido:
    8 julio 2014 en 8:46 am

    Si hay profecía infalible, entonce sel canon de la Biblia no esta cerrado. Pero recomiendo que leas el libro, tiene argumentos sólidos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s