La Gloriosa Libertad del Cristiano

Posted on

clip_image002La Gloriosa Libertad del Cristiano

Por Sinclair Ferguson

Es posible que usted haya sido un cristiano por algún tiempo y aún no haya comprendido su nuevo estatus en Cristo. Usted todavía puede ser intimidado por el carácter dominante del tirano que gobernó una vez sobre usted.

Los creyentes a veces asumen erróneamente: “He pecado, por lo tanto, el pecado todavía tiene autoridad sobre mí. Yo no puedo haber ‘muerto’ al pecado.”

Pablo contradice de forma inequívoca esta forma de pensar. El pecado no tiene autoridad sobre todo el que está en Cristo. Usted ya no está bajo su dominio. Usted ha recibido una nueva identidad. Usted ha muerto de ese antiguo reino. Ha resucitado a través de Cristo en el nuevo reino donde E –no el pecado– reina. Desde este punto de vista, se puede ver de nuevo a su antiguo rey y su reino, y decir: “Tu gobernaste una vez sobre mí, pero ya no. Soy un ciudadano del reino de mi Señor y Salvador, Jesucristo. Sólo Él reina sobre mí ahora.” Usted puede que aún no sea lo que un día será; pero gracias a Dios que usted ya no es lo que una vez fue (Rom. 6:17-18).

Pablo le pregunta a los cristianos de Roma: "¿No sabes esto? ¿Hubo un desliz en la enseñanza que se les dio? En el tiempo en que fueron bautizados y llegaron a la comunión con Jesucristo, ¿no hubo nadie que les dijese que esto es lo que significa ser cristiano?”

Tal vez eso era cierto en algunas de las primeras iglesias. Los creyentes no siempre sabían estas cosas. Tal vez nadie les dijo. Si es así, es tanto más probable que sea cierto en las iglesias contemporáneas. Tal vez nadie le ha explicado a usted que no importa el Tirano del Pecado, en todas sus diversas formas, se puede decir, ya no estamos bajo su dominio. Él ya no tiene motivos para el chantaje. Él no tiene derecho a paralizarnos en el pensamiento de que nunca podemos hacer algún avance real en la vida cristiana, porque nunca vamos a estar libre de este pecado que prevalece.

Me gusta leer novelas policíacas y relajarme con frecuencia en viajes largos por la lectura de las novelas de Margaret Perry. Muchos de ellas están situadas en el Londres del siglo XIX.

Uno de sus personajes centrales es un detective llamado William Monk (que no debe confundirse con el detective de la televisión estadounidense Adrian Monk). Su vida y aventuras se hacen más intrigantes por un evento en su pasado. Mientras que un agente de policía en Londres, fue arrojado desde un taxi tirado por caballos conducido a gran velocidad. Monk sobrevivió pero perdió la memoria. Como resultado, él se encuentra en situaciones en las que es una gran desventaja porque no tiene memoria de lo que le sucedió en el pasado. Él no sabe quién era realmente, por lo que no entiende claramente quién es él realmente.

Ese es un problema fundamental para muchos cristianos. Nos perdemos el contacto con la persona que la Escritura dice que realmente somos. Tal vez nunca entendimos que ser cristiano significa recibir una nueva identidad en Cristo.

Pablo está diciendo: “Cristianos de Roma, es necesario comprendan lo que realmente son. Ustedes son gente con una nueva ciudadanía. Usted ya no están bajo el dominio del pecado. Eso hace una diferencia radical a la forma de vivir la vida cristiana. Te libera de su cautiverio.”

Es fácil de leer este pasaje, y decir: “Pablo, no estás hablando de mí. Desde luego, no pienso en mí mismo como alguien que ha muerto al pecado.”

Si eso es cierto, un grave accidente se ha producido. Eres como William Monk, constantemente en situaciones que no puede manejar adecuadamente porque usted sufre de amnesia espiritual. Usted no entiende claramente su identidad en Cristo. Usted está siempre tratando de atar cabos, pero nunca obtener la imagen con claridad.

Pero cuando empiezas a entender que en Cristo habéis muerto al pecado, y ahora ha sido sacado del dominio del pecado, que ya no estás bajo la esclavitud, que ya no tendrás que ser una víctima de su sutil parálisis –entonces te das cuenta diciendo no sólo “¿No es esto una gracia increíble?” sino “¡Qué libertad gloriosa de Jesucristo ha comprado para mí en la cruz!.”

Este extracto se toma de By Grace Alone , de Sinclair Ferguson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s