Una Conciencia Cautiva a la Palabra de Dios

Posted on Actualizado enn

clip_image002 Una Conciencia Cautiva a la Palabra de Dios

Por John MacArthur

Cuando Martín Lutero fue convocado a la Dieta de Worms en 1521 y le pidió que se retractara de su enseñanza, él contestó:

A menos que yo estoy convencido por la Escritura y la razón normal, mi conciencia es cautiva de la Palabra de Dios. No puedo y no voy a retractarme de nada, porque ir contra la conciencia no sería ni justo ni seguro. Que Dios me ayude. Aquí estoy, no puedo hacer otra cosa.

La formulación de Lutero muy conocida, “Escritura y y la simple razón,” es la única base sobre la cual podemos basar correctamente un verdadero discernimiento espiritual. Discernimiento es la capacidad de comprender, interpretar y aplicar la verdad con habilidad. El discernimiento es un acto cognitivo. Por lo tanto, nadie que rechaza la doctrina correcta o la sana razón puede tener realmente discernimiento.

El discernimiento espiritual auténtico debe comenzar con las Escrituras –la verdad revelada. Sin una base firme en la revelación divina, la razón humana siempre se degenera en escepticismo (una negación de que nada puede ser conocido con certeza), el racionalismo (la teoría de que la razón es una fuente de la verdad), el laicismo (un enfoque a la vida que excluye deliberadamente a Dios) , o cualquier cantidad de otras filosofías anticristianas. Cuando la Escritura condena la sabiduría humana (1 Cor. 3:19), se está denunciando no la razón en sí, sino la ideología humanista divorciada de la verdad revelada por la Palabra de Dios. En otras palabras, la razón separada de la Palabra de Dios conduce inevitablemente a ideas erróneas, pero la razón sometida a la Palabra de Dios está en el corazón de discernimiento espiritual sabio.

La Confesión de Westminster reconoce claramente la fórmula de las Escrituras y la sana razón como la base del discernimiento. La Confesión afirma: "Todo el consejo de Dios. . . . . está expresamente expuesto en las Escrituras, o se puede deducir de ellas por buena y necesaria consecuencia” (capítulo 1, sección 6). En otras palabras, la lógica sana y cuidadosa se debe aplicar a las Escrituras para obtener una comprensión plena y madura de la verdad espiritual que Dios ha revelado. Esto no es una negación de la suficiencia de las Escrituras. La fórmula no es la Escritura, más la filosofía, sino la Escritura interpretada por el razonamiento cuidadoso, sensible, reflexivo, dirigida por el Espíritu. Esa es la esencia del discernimiento.

En resumen, el anti-intelectualismo es incompatible con la auténtica sabiduría espiritual. Los que piensan de la fe como el abandono de la razón no pueden ser realmente tener discernimiento. La irracionalidad y el discernimiento son polos opuestos. Cuando Pablo oró para que el amor de los filipenses “abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento” (Filipenses 1:9, énfasis añadido), él estaba afirmando la racionalidad de la fe verdadera. También pretende sugerir que el conocimiento y discernimiento necesariamente van de la mano con genuino crecimiento espiritual.

La fe bíblica, por lo tanto, es racional. Es razonable. Es inteligente. Es de sentido común. Y la verdad espiritual es para ser contemplada de forma racionalmente contemplada, lógicamente examinada, estudiada, analizado, y empleada como la única base segura para hacer juicios sabios. Ese proceso es, precisamente, lo que la Escritura llama discernimiento.

La verdad de Dios es un bien precioso que debe ser cuidadosamente manejado –no diluida con creencias caprichosas ni atadas en tradiciones humanas. Cuando una iglesia pierde su voluntad para discernir entre la sana doctrina y el error, entre el bien y el mal, entre la verdad y la mentira, esa iglesia está condenada al fracaso.

El apóstol Juan dio una muy clara distinción entre el cristianismo y el espíritu del anticristo, y él celosamente mantuvo la línea.

Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza[a] de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no trae esta enseñanza[c], no lo recibáis en casa, ni lo saludéis, pues el que lo saluda participa en sus malas obras. (2 Juan 9-11).

Así, Juan mandó a aquellos bajo su cuidado espiritual de ser vigilantes y con discernimiento –y no tener nada que ver con el error de negar a Cristo o abastecerse del mismo.

Esto contrasta con los cristianos de hoy que se tranquilizan con la opinión de que algunas cosas son realmente blanco y negro. Las cuestiones doctrinales, cuestiones morales y principios cristianos son dados en las tonalidades de gris. Nadie se supone que trace líneas definitivas o declarar absolutos. Cada persona se anima a hacer lo que es correcto a sus propios ojos –exactamente lo que Dios prohibió (cf. Deut 12:8; Jueces 17:6; 21:25).

La iglesia nunca manifestará su poder en la sociedad hasta que nos recuperemos un amor apasionado por la verdad y un odio corolario hacia el error. Los verdaderos cristianos no pueden tolerar o ignorar las influencias anticristianas en medio de ellos y esperar disfrutar de la bendición de Dios.

Y haced todo esto, conociendo el tiempo, que ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando creímos. La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. (Romanos 13:11-12)

(Adaptado de Reckless Faith .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140403
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s