El Fundamento de la Gentileza: El Señor Está Cerca

Posted on

clip_image001El Fundamento de la Gentileza: El Señor Está Cerca

Por Mike Riccardi

Durante las últimas dos semanas, hemos estado considerando el mandato de Pablo a "Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres" (Filipenses 4:5). Consideramos cinco características de esa gentileza, y luego tomamos un tiempo para considerar el alcance de ese mandato , señalando que tenemos no sólo que ser gentiles con los demás cristianos, sino también con los que son enemigos del Evangelio.

Y la última vez terminamos preguntando ¿cómo es que se podría hacer eso? Que nuestro espíritu gentil y paciente sea evidente a todas las personas —¿incluso aquellas que se aprovecharía de nosotros?

Y podemos estar muy agradecidos que Pablo parece nunca imponer sobre los hombros del pueblo de Dios un imperativo divino sin colocar bajo nuestros pies un indicativo divino sobre el que podamos estar de pie. En Filipenses 4:4 él simplemente no nos manda a “Estad siempre gozosos,” sino “recocijaos en el Señor siempre.” El Señor mismo debe ser el origen, ámbito, objeto y fundamento de nuestro gozo. Bueno, aquí también en el versículo 5, él no sólo nos ordena: “Vuestra bondad sea conocida de todos los hombres,” sino que también añade: “El Señor está cerca.”

Así que, ¿cómo es que con paciencia podemos soportar los malos tratos de una generación hostil y perversa, y consistentemente pagar el mal con el bien? ¿Cómo podemos someternos a los ataques de los enemigos de Cristo y de su Evangelio, sin ponerse a la defensiva y hacer valer nuestros derechos? Pablo dice: “El Señor está cerca.” Este es el fundamento de nuestra gentileza.

¿Cerca en el espacio, o cerca en el tiempo?

Pero ¿Qué quiere decir específicamente? ¿Está diciendo que el Señor está cerca, en cierto sentido espacial –en la forma en que decimos: “El ratón está cerca de mi computadora”? ¿Está señalando que Cristo está siempre presente con Su pueblo, consciente de sus circunstancias, y capaz de acudir en su ayuda? Las personas que toman este punto de vista dicen que Pablo está basándose en la promesa del Salmo 34:18: “Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu,” y atesorando la verdad del Salmo 73:28: “Mas para mí, estar cerca de Dios es mi bien; en Dios el Señor he puesto mi refugio, para contar todas tus obras.” Ciertamente eso proporcionaría un base y un incentivo para la gentileza: Saber que en cada momento, Jesús tu Salvador está contigo, a tu lado, examinando y analizando tu respuesta al sufrimiento y por tanto dándote una mayor rendición de cuentas; pero también está para fortalecerte y consolarte y para atender las heridas que sostiene en este camino de la obediencia.

O bien, dice Pablo que el Señor está cerca en un sentido temporal –en la manera en que decimos: “El tiempo de vacaciones está cerca”? En este sentido, su punto sería que Cristo volverá pronto y traerá venganza sobre los enemigos de Su pueblo y traerá todas Sus buenas promesas a realizarse. Los que toman este punto de vista notan la exhortación similar de Santiago 5:8: “Sed también vosotros pacientes; fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca,” ; fortalecer vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca ", y de 1 Pedro 4:7: “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed pues prudentes y de espíritu sobrio para la oración.” Esto también parece encajar con el tono escatológico fijado por el contexto inmediato en Filipenses 3:20-21, que nos suplica esperar ansiosamente nuestro Salvador desde el cielo, y esperamos el día en que se transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad al cuerpo de su gloria. clip_image002 Ciertamente eso proporcionaría una base e incentivo para la gentileza: saber que en cualquier momento, Cristo viene a reivindicar a nuestra causa, y que “la vergüenza [que llevamos] en nuestra persecución pronto será cambiada por la gloria y el honor de participar en La victoria de Cristo” (Hansen, 289).

Así que, ¿cuál es? Bueno, ambas interpretaciones son bíblicamente y teológicamente correctas, por lo que sin duda podemos obtener fuerzas de ambas con el fin de alimentar nuestra gentileza. El Señor, que puede volver en cualquier momento para conquistar a nuestros enemigos y reivindicar nuestra fe es también el Señor que está cerca de Su pueblo en todo momento en la persona del Espíritu Santo, que Él mismo nos ha dado para guiarnos y dirigirnos en el camino de la santidad.

Pero aunque ambos son verdaderos y son fuentes válidas de la fuerza espiritual y la estabilidad, creo que Pablo tenía en mente más el sentido temporal. El comentarista William Hendriksen captura el pensamiento así: “La idea parece ser: puesto que la venida de Cristo está cerca, cuando todas las promesas hechas al pueblo de Dios se convertirán en realidades, los creyentes, a pesar de ser perseguidos, sin duda puede permitirse ser bondadosos y caritativos en su relación con los demás” (194).

Así que si Pablo considera la venida del Señor como fundamento y un incentivo suficiente para la visualización de nuestra gentileza de espíritu, es apropiado que debamos reflexionar sobre esta realidad y ser despertados a la obediencia. Para ello, quiero compartir con ustedes cuatro breves reflexiones sobre la venida del Señor, que nos fortalecerán para soportar todo tipo de aflicción con gentileza.

Este Mundo no es Nuestro Hogar

En primer lugar, el inminente regreso del Señor Jesús nos enseña que este mundo no es nuestro hogar. La promesa de Su venida nos recuerda que esta vida es un vapor en comparación con la eternidad, sólo una nube de aliento cálido que aparece en el aire frío por un momento y luego se desvanece (Santiago 4:4). Y así todas las comodidades y placeres que nos mantienen ocupados de tal manera que no somos capaces de conducirnos por nosotros mismos con gentileza –todas ellas están desapareciendo (1 Juan 2:17). ¿Y por qué deberíamos sacrificar obediencia a nuestro Señor, hacemos retiros, por así decirlo, de la cuenta bancaria de la eternidad, con el fin de invertir en las comodidades de este mundo que sabemos que dirigen a una quiebra segura?

Treasure chest Nuestro Señor nos enseñó: "Donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón también" (Mateo 6:21). Si tu tesoro está guardado aquí en una tierra que está rápidamente desapareciendo, y alguien ataca tu tesoro, por supuesto va a ponerse ansioso, inquieto, preocupado, y fácilmente irritable y agitado. Pero si todo su tesoro, toda su satisfacción, está en el cielo –si toda vuestra vida está escondida con Cristo en Dios (Col 3:3 ), entonces nada puede sacudirlo, porque su tesoro está escondido en el almacén más seguro que existe: Dios Mismo. Estimado lector, ¡el Señor está cerca! Vuestra gentileza sea manifestada a todos los hombres.

Cristo es el Juez

En segundo lugar, la segura y pronta venida de Cristo nos recuerda que Cristo mismo es el Juez del mundo. Ahora, no sólo significa que no somos el juez de los demás, sino que también significa que estamos sujetos a juicio del Señor. Y aunque el mundo le gusta rasgar Mateo 7:2 de su contexto y lanzarlo a nuestro rostro, debemos recordar su correcta interpretación: “Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá.. "

Y así, cuando llegue la tentación de perder la paciencia, cuando usted no pueda soportar la idea de soportar más, cuando llegue la tentación de condenar a otros en dureza, desprovisto de la gentileza que caracteriza y que todavía caracteriza a su Señor, recuerde que usted es un hombre o mujer bajo Su autoridad-que usted mismo estará sujeto a Su juicio (cf. 2 Cor 5,10). Y teniendo en cuenta cuan pecador sabe usted mismo que es, profundamente deseará que Él sea tan tolerante y paciente con usted. Esto le enseñará a ser gentil con los demás.

La Venganza es Suya

clip_image004 Muy relacionado con eso, la venida del Señor pronto nos recuerda que sólo Él tiene derecho a exigir venganza. Pablo lo dice claramente: “Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mia es la venganza, yo pagare, dice el Señor.” (Rom 12:19 ). En 2 Tesalonicenses 1, Pablo describe que la venganza específicamente en lo relacionado con la aflicción de la iglesia: “Porque después de todo, es justo delante de Dios retribuir con aflicción a los que os afligen, y daros alivio a vosotros que sois afligidos, y también a nosotros, cuando el Señor Jesús sea revelado[g] desde el cielo con sus poderosos ángeles en llama de fuego, dando retribución a los que no conocen a Dios, y a los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús. Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.”

Y muy lejos de deleitarse en su destrucción, estos pensamientos deben hacerle temblar y llorar por ellos. Y a medida que surge esa compasión divina en su corazón, la gentileza ya ha comenzado a funcionar.

Nuestra Recompensa es Segura

Por último, la realidad más gloriosa por venir que el Señor ha prometido nos confronta es que nuestra recompensa es segura. En Hebreos 11:25, el escritor nos dice que Moisés escogió soportar los malos tratos con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, que él consideró el vituperio de Cristo como mayor riqueza que los tesoros de Egipto. Y entonces se nos dice por qué pudo hacer eso: “porque tenía la mirada puesta en la recompensa.” Moisés era capaz de levantar los ojos de su corazón por encima de los placeres temporales de este mundo transitorio y desvaneciente y fijarlos en su invisible Salvador, y la gloria que había de ser suya cuando sería llevado al cielo para vivir en comunión con El.

Amigos, hay tanto gozo y tanta gloria envuelta en la Persona de Cristo, que con seguridad será suya en Su venida, lo cual está a sólo unos minutos de una corta distancia!. Por tanto, no desmayamos. Aunque nuestro hombre exterior se abstiene pacientemente con mansedumbre del abuso de aquellos, tanto dentro como fuera de la iglesia, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación. ¿Cuándo? ¿Bajo qué circunstancias? “Al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”"(2 Corintios 4:16-18).

Y así, Pedro exhorta a los cristianos que sufren en las iglesias bajo su cuidado, “poned vuestra esperanza completamente en la gracia que se os traerá en la revelación de Jesucristo.” (1 Pedro 1:13). ¡Enfoque su corazón a ese día! ¡Fije sus ojos en ese día! Piense en lo que será pasar la eternidad con Jesús en poco tiempo – entrar en el gozo de tu Señor y disfrutar de Su gloriosa presencia y disfrutar de los placeres eternos que están a Su diestra (Salmo 16:11).

Y deje que esos pensamientos engendren en vosotros la gentileza de espíritu que caracteriza a los verdaderos hijos de Dios, y que sea evidente para todas las personas.

Un comentario sobre “El Fundamento de la Gentileza: El Señor Está Cerca

    franklin escribió:
    1 enero 2021 en 11:03 pm

    WAOOOO, GRACIAS POR EL TEMA DE LA GENTILEZA. EXCELENTE. LO COMPARTIRE CON HERMANOS Y AMIGOS. DIOS LES BENDIGA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s