Día: 2 septiembre 2014

La Obra de Dios en la Disciplina de la Iglesia

Posted on

clip_image002La Obra de Dios en la Disciplina de la Iglesia

 Por John MacArthur

La enseñanza de Cristo en Mateo 18: 15-17 describe instrucciones claras con respecto a la práctica de la disciplina de la iglesia. Lo he dicho muchas veces a lo largo de esta serie, pero no se puede enfatizar lo suficiente: la disciplina de la iglesia siempre ha de hacerse con la esperanza de restaurar al hermano extraviado –nunca por burla o desprecio. El amor a Cristo, Su iglesia, y el uno al otro requiere que tratemos el pecado con prejuicio extremo, pero tratemos al hermano pecador o hermana con amor extremo.

Amar a un pecador que profesa a Cristo quiere decir que nos negamos a permitir que el cáncer del pecado se definida internamente y alrededor de ellos. A través de una serie de confrontaciones llenas de gracia y compasivas, hemos de hacer todo lo posible para rescatarlos del autoengaño y del lazo del diablo. Como hemos visto, este tipo de operación se inicia en la intimidad de una confrontación uno-a-uno. Si se niegan a arrepentirse, dos o tres han de ser introducidos en el círculo. Si continúan en su rebelión, el asunto debe ser llevado ante la congregación. Falta de arrepentimiento continuo entonces culminará con la excomunión. Sin embargo, si en algún momento el pecador se aparta de su pecado, el proceso debe detenerse y ha de ser perdonados y reconciliados. Tales son los cuatro pasos descritos por Jesús.

Leer el resto de esta entrada »