Trabajando Para Agradar al Señor

Posted on

clip_image001Trabajando Para Agradar al Señor

por Richard Phillips

Eric Liddell era un corredor cristiano escocés que se negó a competir en los Juegos Olímpicos de 1924 en el Día del Señor. En Carros de Fuego, la película que narra la valiente posición de Liddell en esos Juegos Olímpicos, Liddell se representa compartiendo con su hermana, "Cuando corro, siento el deleite de Dios." Cuando esta línea se cita entre los cristianos, el deleite percibido de Dios es por lo general presentado como una especie de prueba de fuego o afirmación de si estamos o no estamos haciendo la voluntad de Dios.

Eso está bien en lo que cabe, pero reconozcamos que esta prueba pone la atención casi exclusivamente en el lado humano. "Cuando corro, me siento …". Pero la parte más importante de esa declaración es las dos últimas palabras: “… El deleite de Dios.” Al hacer aquello para lo cual nació de una manera que honre a Dios, lo más importante no fue que Liddell sentía deleite de Dios, sino que él le trajo deleite a Dios; haber agradado a Dios. Del mismo modo, los cristianos deben usar sus habilidades dadas por Dios hasta lo sumo, tratando de darle a Dios el deleite a través de los trabajos que ofrecemos a Él.

En todo nuestro trabajo como hombres cristianos, sea cual sea la temporada podemos estar en cualquier lugar y nos toca encontrarnos en la escala de nuestra búsqueda, la mejor manera de honrar a Dios en nuestro trabajo es ofrecer todo lo que hacemos directamente a la Señor mismo. En todas las cosas, nuestro objetivo debe ser el de agradarle. Esto es lo que Pablo exhorta: "todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él" (Col. 3:17).

Debido a que casi todos nosotros hacemos nuestro trabajo en asociación con otras personas, en un sentido práctico, casi todo lo que hacemos, lo hacemos para los demás. Los que están en los peldaños inferiores de la escalera están llamados a servir a aquellos por encima de ellos en formas que agraden a Dios. Aquellos en los peldaños más altos están llamados a dirigir a los de abajo de manera que agraden a Dios. Los clientes tienen obligaciones piadosas a los vendedores al igual que los vendedores lo tienen para con los clientes. Hacemos nuestro trabajo para hombres en una manera que sea agradable a Dios. Esto implica trabajar con motivos bíblicos y una actitud de santidad, una búsqueda diligente de la excelencia, y todo el tiempo tratando de amar a los demás como a nosotros mismos.

Sirviendo A Los de Arriba de Nosotros

Un obrero cristiano en un ambiente del siglo XXI está llamado a seguir las instrucciones de Pablo a los siervos cristianos de la antigua Colosas:

Siervos, obedeced en todo a vuestros amos en la tierra, no para ser vistos, como los que quieren agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, temiendo al Señor. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia. Es a Cristo el Señor a quien servís. (Colosenses 3: 22-24)

Porque la escuela es en sí mismo un tipo de trabajo, voy a utilizar un ejemplo de mis días en West Point para ilustrar esto. Una vez tuve un cadete en mi clase que era un cristiano devoto y un líder en los estudiantes estudios bíblicos. Después de que él falló un examen, lo llamé para discutir el grado. Sabiendo que era cristiano, dijo que yo "entendería" que sus estudios bíblicos habían sido más importantes que estudiar para la prueba de la que había suspendido. De hecho, no lo entendí.

En un nivel, esto cadete estaba demostrando un conocimiento deficiente de la teología. Pero al mismo tiempo, apelando a nuestra fe en común en un esfuerzo para excusar su pereza y prioridades equivocadas, que estaba siendo un complaciente. Después de exigir que se le diera la atención mientras yo le reprendía, le informé que estaba deshonrando al Señor por no mantener sus deberes como estudiante. Ya sea estudiante o empleado, no honramos al Señor, si dejamos de lado los compromisos de trabajo que hemos aceptado y que otros están contando que nosotros llevemos a cabo.

Liderando Aquellos Bajo Nosotros

Un predicador debe preparar y entregar sus sermones para el beneficio de la congregación, que no es agradable a Dios para un hombre a predicar como si nadie está allí. Pero él debe predicar de una manera que, ante todo, será agradable al Señor, buscando su aprobación por ser un fiel servidor de Su Palabra, antes de considerar si la congregación le va a gustar o no.

Del mismo modo, la primera obligación de un empleador o gerente no es establecer políticas y llevar a cabo los objetivos que se centran principalmente en hacer tan felices y seguros como sea posible a los empleados. Al mismo tiempo, se debe reconocer que Dios desea que sus empleados sirvan en formas que sean significativas, productivas, provechosas y adecuadas a sus dones y talentos. Esto tiene numerosas implicaciones para la contratación, la formación, el posicionamiento y la recompensa de los empleados.

Amar a los Demás en las Interacciones cotidianas

Hacer todas las cosas para el Señor va a afectar radicalmente la forma en que tratamos a los demás en las interacciones básicas de la vida diaria. Jesús enseñó que en el juicio final, Él alabará a Su pueblo por la menor de las misericordias que mostraron a otros en su nombre:

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.” Entonces los justos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? “¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos? “¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?” Respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.” (Mateo 25:35-40)

Cristianos que trabajan para el Señor, recuerden que Dios se preocupa por cómo tratamos a otras personas. Porque recordamos, lo hacemos por nuestro propio placer de glorificarlo través de la sinceridad, la integridad, la bondad y el amor. Jesús nos recuerda que cuando estamos de pie delante de él, el gran problema de nuestra vida no será que logros hemos compilado, que honores obtuvimos, o que riquezas hemos acumulado, sino cuan humildemente glorificamos a Dios y servimos en nuestro día a día a nuestro compañero.

Este extracto es tomado de El Mandato Masculino por Richard Phillips

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s