El Fundamento de la Paternidad Piadosa

Posted on

clip_image002El Fundamento de la Paternidad Piadosa

Por John MacArthur

Nuestro mundo tiene una opinión cada vez más cínica de los hijos. Cada vez más la representación cultural de la crianza de los hijos es negativa, con especial énfasis en la capacidad del niño para frustrar. Si bien es cierto que a veces los hijos traen desafíos únicos en nuestras vidas, ningún padre amoroso quiere ver a su hijo como un obstáculo a la felicidad.

Por otra parte, los cristianos que adoptan la opinión del mundo de sus hijos no pueden esperar ser padres piadosos. El diseño de Dios para su familia no incluye sus quejas por deficiencias de sus hijos, o verlos a través de una lente egoísta y mundana. El fundamento de la paternidad divina está ligado a la perspectiva de la Escritura sobre los hijos. No es posible ser el padre que Dios quiere que sea, si no ve a los hijos que Él ha dado en la forma en que El los ve.

Los Hijos Deben Ser Vistos Como una Bendición, no Una dificultad

En primer lugar, la Escritura enseña claramente que los hijos son dones benditos del Señor. Dios los ha diseñado para ser una bendición. Se supone que deben se una alegría. Son una bendición del Señor para dar gracia a nuestras vidas con plenitud, es decir, felicidad y satisfacción. La paternidad es un don de Dios para nosotros.

Esto es cierto incluso en un mundo caído, infectado con la maldición del pecado. En medio de todo lo que es malo, los hijos son testigos de la misericordia de Dios. Ellos son la prueba viviente de que la misericordia de Dios se extiende incluso a criaturas caídas y pecadoras.

Recuerde que Adán y Eva comieron del fruto prohibido antes de que hubieran concebido descendencia. Sin embargo, Dios no se limitó a destruirlos y comenzar de nuevo con una nueva raza. En cambio, se permitió a Adán y Eva cumplir con el mandato que se administra antes de la caída: Sed fecundos y multiplicaos (Génesis 1:28). Y Él puso en marcha un plan de redención que finalmente abrazó a un un número incalculable de la descendencia de Adán (Apocalipsis 7: 9-10). Los hijos que Eva llevaban por lo tanto, encarnan la esperanza de que los pecadores caídos podrían ser redimidos.

Y cuando Dios maldijo la tierra por causa del pecado de Adán, Él multiplicó el dolor del proceso de parto (Génesis 3:16), pero no anuló la bendición inherente de tener hijos.

Eva reconoció esto. Génesis 4: 1 dice: “Y el hombre conoció a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín, y dijo: He adquirido varón con la ayuda del Señor.” Ella consideraba al hijo como un don de la mano de Aquel contra quien había pecado, y ella estaba muy contenta por ello. A pesar de los dolores del parto, y con independencia de la condición caída del propio niño, sabía que el niño era un emblema de la gracia de Dios para ella.

¿Qué de los hijos de los incrédulos ? Representan bendiciones divinas, también. En Génesis 17:20 Dios prometió bendecir a Ismael. ¿Cómo Él les bendice? Al multiplicar sus hijos y descendientes. Él le dijo a Abraham: “Y en cuanto a Ismael, te he oído; he aquí, yo lo bendeciré y lo haré fecundo y lo multiplicaré en gran manera. Engendrará a doce príncipes y haré de él una gran nación.”

A lo largo de las Escrituras encontramos un tema recurrente que pone de relieve los hijos como bendiciones de la mano de un Dios amoroso y misericordioso. En su designio de gracia, los hijos son dados a los padres para traer gozo, felicidad, gozo, satisfacción y amor. Salmo 127:3-5 dice expresamente:

3 He aquí, don del Señor son los hijos;
y recompensa es el fruto del vientre.
4 Como flechas en la mano del guerrero,
así son los hijos tenidos en la juventud.
5 Bienaventurado el hombre que de ellos tiene llena su aljaba;
no será avergonzado
cuando hable con sus enemigos en la puerta.

Es evidente que, en el plan de Dios, los hijos tienen el propósito de ser una bendición, no una dificultad. Y por lo general son una bendición cuando llegan. Pero deja expuesto a este mundo y no sombreada del tipo adecuado de protección, que de hecho van a romper su corazón.

La Paternidad Se Supone Que Debe Ser un Gozo, no Una Carga

La tarea del padre no es un yugo que llevar; es un privilegio para ser disfrutado. Si el diseño de Dios al darnos hijos es para bendecirnos, la tarea a la que El nos llama como padres no es más que una extensión y ampliación de esa bendición.

Ser padres es difícil sólo en la medida en que los padres hacen que sea difícil no seguir los principios simples que Dios estableció. Descuidar el deber ante Dios como padre es renunciar a la inherente bendición en la tarea, y los que lo hacen toman una carga que Dios nunca tuvo intención que los padres llevaran.

Una forma segura de llenar tu vida de miseria es abdicar la responsabilidad que Dios le ha dado como padre y mayordomo del niño que Él ha puesto gentilmente en tus manos. Por el contrario, nada en su vida va a generar más gozo y alegría pura que criar a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor.

¿Hay aspectos intrínsecamente desagradables a la paternidad? Por supuesto, ninguno de nosotros se deleita en tener que disciplinar a nuestros hijos. Aprendí rápidamente como padre que lo que mis padres siempre me dijeron acerca de la disciplina estaba en lo cierto: Por lo general, a los padres les duele más de lo que le duele el niño. Pero incluso el proceso de disciplina en última instancia produce alegría cuando somos fieles a las instrucciones de Dios. Proverbios 29:17 dice: “Corrige a tu hijo y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.”

La vida de los padres no tiene por qué ser una decepción o monotonía. Hay una gran cantidad refrescante, estimulante de abundante alegría en la paternidad piadosa que no puede ser adquirida por cualquier otro medio. Dios ha diseñadobondadosamente una fuente de deleite dentro del proceso de crianza de los hijos, si adoptamos Su perspectiva y cumplimos con Sus principios.

¿Garantiza de la Escritura que nuestra paternidad tendrá éxito si seguimos el plan de Dios? Vamos a considerar esa pregunta la próxima vez.

(Adaptado de What the Bible Says About Parenting .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150429
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

2 comentarios sobre “El Fundamento de la Paternidad Piadosa

    […] ya hemos discutido , la paternidad se supone que debe ser un gozo y no una carga. La Escritura enfatiza repetidamente […]

    […] ya hemos discutido , la paternidad se supone que debe ser un gozo y no una carga. La Escritura enfatiza repetidamente […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s