Antítesis y la Auto-certificación de la Escritura

Posted on

clip_image002Antítesis y la Auto-certificacióncertificacion de la Escritura

Por Greg Bahnsen

La auto-certificación de la Escritura se ocupa de lo que la Escritura dice acerca de sí misma. La Auto-Certificación de la Escritura es importante porque sin ella, no tendríamos un argumento para la autoridad bíblica. No seríamos capaces de afirmar que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios, si la Biblia no dice que sí.

¿Y si nos juntáramos todos y dijéramos: “El Bhagavad Gita es la Palabra de Dios". ¿la haría eso ser la Palabra de Dios? ¿Y que si nos juntáramos todos y estudiáramos la Biblia y declaramos que es la Palabra de Dios? Si la Biblia no afirma ser la Palabra de Dios, todos los argumentos extra-bíblicos no pueden justificar esa conclusión. Así que la auto-certificación de la Escritura es importante por lo que podamos concluir acerca de la Biblia misma. Al igual que todas las otras doctrinas de la fe cristiana, la doctrina de la Autoridad de la Biblia debe ser probada por la Biblia. Y de esta manera ¿puede ver que ahora estamos automáticamente "atrapados" en un razonamiento circular? "¿Por qué cree que la Biblia es la Palabra de Dios?" Eso es lo que el no creyente quiere saber. Como teólogo, la respuesta no puede ser evadida, "Creo que lo es porque la Biblia lo dice."

El no creyente dirá: "¡Eso es un razonamiento circular!" Pero vamos a retroceder un paso. Si la Biblia no afirmara ser la Palabra de Dios y no podríamos creerla sobre la base de la misma Biblia, ¿cuál sería la base para creer eso? ¿el consenso? No. Sólo Dios puede definir su propia Palabra. Cuando un incrédulo rechaza nuestra respuesta de que la Biblia habla por sí mismo, ¿sabe usted lo que está diciendo en realidad? Lo que realmente está diciendo es: "No voy a dejar que la Biblia sea la Palabra de de Dios autoritativa final. He excluido esa posibilidad. ¿Cómo la he excluido? Esto son los cuernos del dilema: usted puede probar la máxima autoridad de la Biblia, ya sea por algo fuera de la Biblia o de la propia Biblia. El incrédulo ya afirmó que no aceptará esto sobre la base de la Biblia misma, porque eso es un razonamiento circular. Pero también vemos que no hay nada fuera de la Biblia que pueda hacerla la Palabra de Dios, porque no hay autoridad que sea divina en su estatura fuera de Dios mismo. Así que cuando nos fijamos en las dos opciones, ambos llegan a la misma conclusión para el incrédulo, no hay ningún dios con autoridad en la historia.

Siempre que se haga una afirmación a la autoridad, esa afirmación será evaluada a la luz de la evidencia. Pero la diferencia entre uno que se somete a la autoridad última de lo que Dios ha dicho y aquellos que no, es si observará o no la evidencia a la luz de lo que Dios ha dicho. No estamos diciendo que todo lo que tenemos es una declaración verbal vacía, "Yo soy la autoridad final". Dios también expresa su autoridad final en un mensaje y vamos a interpretar el mensaje con la evidencia de que viene junto con ella. Pero si interpretamos los datos, sin la autoridad de Dios y Su interpretación, no vamos a llegar a la conclusión de que Él es la autoridad final. Si realmente interpretamos pruebas en la luz de Su autoridad final entonces llegaremos a la conclusión de que tiene la autoridad final. Por tanto cada uno razona de pruebas, pero cada uno se acerca a pruebas en la luz de su presuposición última.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s