¿Es el Credo de los Apóstoles Todo lo que Necesito Creer?

Posted on

Post-ESJ-11

 

¿Es el Credo de los Apóstoles Todo lo que Necesito Creer?

1 Juan 4: 2

Por John MacArthur

Credos nunca fueron formulados para inventar doctrinas fundamentales, sino más bien para defenderlos. Son repudios de falsas doctrinas -condenando el nuevo error al afirmar la verdad establecida. A medida que pasaba el tiempo, los nuevos errores requieren nuevas afirmaciones; por lo tanto los credos de la iglesia y confesiones cristianas se han convertido en más y más complejas.

Es por esto que eso Juntos por el Evangelio, una confesión muy moderna de la doctrina cristiana fundamental, tiene una declaración de fe tan expansiva, detallada y matizada. Por el contrario, los declaraciones antiguas de la doctrina cristiana, como el Credo de los Apóstoles, tienden a ser mucho más simples y más estrecha en su enfoque:

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, y en Jesucristo su Único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios PadreTodopoderoso; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de la carne, y en la vida eterna. Amén..

El Credo de los Apóstoles es una de las declaraciones más tempranas y más simples de la fe en la historia de los credos. No es una declaración exhaustiva de la fe (aunque sí resume algunos de los principales puntos de la doctrina apostólica), ni se pretendió jamás que lo fuese. Fue una breve confesión, rudimentaria diseñada para distinguir el cristianismo del judaísmo o de las religiones paganas.

Pero en los últimos tiempos no ha habido escasez de líderes evangélicos que parecen decididos a utilizar el Credo de los Apóstoles no como un muro de defensa para una fe exclusiva, sino como una puerta generosa a una religión inclusiva. En lugar de centrarse en por lo que argumenta el credo, prefieren pasar por alto lo que el credo no argumenta en contra.

Paul Crouch, el fallecido presidente de la Trinity Broadcasting Network, captura ese sentimiento perfectamente cuando escribió:

Jesucristo, nacido de una virgen, crucificado, resucitado, ascendió al cielo, por cuya sangre nuestros pecados son perdonados, que regresará en poder y gloria para juzgar a vivos y muertos. Más allá de estos elementos esenciales absolutos de "FE" hay espacio infinito para que hombres y mujeres honestos discrepen y debatan cuestiones ilimitadas de "pureza doctrinal.": [1] Foreword to James R. Spencer, Heresy Hunters: Character Assassination in the Church (Lafayette, LA: Huntington House, 1993) vii.

En otras palabras, Crouch sugirió que todos los que profesan fe en esos pocos elementos esenciales que se enumeran deben poder enseñar cualquier otra cosa que sientan que es correcto, y nadie debe someter públicamente esas enseñanzas a cualquier escrutinio teológico más. Está bien que tengamos diferencias, admitió, pero los cristianos nunca deberíamos " juzgar a un hermano o hermana por su nombre" en cualquier tipo de valoración doctrinal crítica. Para ello, a su juicio, es impropio a la causa de Cristo. Calificó la práctica como “una cacería hereje.”

La verdad es que prácticamente todos los credos históricos de la iglesia tienen un propósito que es opuesta a la mentalidad abierta benigna que Crouch afirmó. Los credos fueron escritos para confrontar el error. Presentan la verdad dogmática, en términos específicos y bien delineados. Todos ellos son polémicos, controvertidos, argumentativos. Su objetivo es la separación, no la unidad. El Credo de Nicea (325) defendió la doctrina de la Trinidad. El Credo de Atanasio (c. 428) explica la doctrina de las dos naturalezas de Cristo. Luego están los credos católicos romanos, credos griegos y rusos, y los credos protestantes. Prácticamente todos los credos después del Credo de los Apóstoles abordó asuntos de controversia doctrinal.

Paul Crouch no está solo al sugerir sugiere que la prueba de la ortodoxia debe ser nada más que el Credo de los Apóstoles. Ese punto de vista, evidentemente, es compartida por un número creciente de líderes evangélicos.

Quizás el defensor más popular y persuasivo de este punto de vista fue Charles Colson, ex asesor de la Casa Blanca de Nixon y fundador de la Confraternidad Carcelaria. Colson fue un líder influyente y respetado dentro del evangelicalismo, conocido por sus escritos bien afinado y ministerios de conferencias. Yo profundamente he apreciado mucho de lo que escribió durante los años. A menudo, sus ideas eran extremadamente perspicaces. Me encontré en el mismo lado de la valla con él en la mayoría de las cuestiones importantes.

Es por eso que es tan difícil de entender la forma en que Colson define la ortodoxia cristiana. El dio a entender que los verdaderos no negociables del cristianismo fueron resueltos por el Credo de los Apóstoles [2] Charles Colson, The Body (Dallas: Word Publishing, 1992). 186. El sugiere que todos los cristianos evangélicos deben estar dispuestos a aceptarse como hermanos y hermanas en Cristo todos los que pueden dar su asentimiento a este antiguo credo.

Pero ¿es el Credo de los Apóstoles una declaración bastante completa de la fe para que todos los que laafirmen puedan aceptarse como cristianos? ¿Contiene suficientes salvaguardias contra la falsa doctrina para servir como una prueba de la comunión?

El credo no se puede remontar a algún autor o fecha específica. El texto más antiguo conocido viene a nosotros desde la mitad del siglo IV, pero se supone que han existido antes. La tradición católica dice que los apóstoles mismos escribieron el Credo, aportando cada uno un artículo de fe. Pero la evidencia histórica no apoya eso. La frase "descendió a los infiernos", por ejemplo, no era parte del Credo hasta finales del siglo IV; se tomó prestado de otro credo de la época. La palabra "católica", la frase "la comunión de los santos", y la frase final ("la vida eterna") son todas adiciones posteriores a la religión. [3] Philip Schaff, The Creeds of Christendom, 3 vols. (Grand Rapids: Baker Book House, 1983 reprint) 1:19. Todo el Credo como se le conoce hoy en día no entró en uso general hasta el séptimo u octavo siglo.

Por otra parte, el Credo de los Apóstoles es de ninguna manera una declaración completa de todas las doctrinas fundamentales esenciales para el cristianismo genuino. Por ejemplo, ya que no hay ninguna declaración acerca de la deidad de Cristo, un testigo de Jehová, que niega la deidad de Cristo, podría dar pleno asentimiento al Credo tal como está. De hecho, los antiguos precursores de los testigos de Jehová, los seguidores de un hereje llamado Arrio, se defendieron apelando al Credo. William Cunningham escribió: "No, es bien sabido que los arrianos, que niegan la divinidad del Hijo y del Espíritu Santo, no dudan en expresar su acuerdo en el credo." [4] William Cunningham, Historical Theology,, 2 vols. (Edmonton, Canada: Still Waters, 1991 reprint) 1:89.

También hay cuestiones en el Credo que claramente no son esenciales. Es requisito indispensable para la salvación conocer que fue Poncio Pilato quien condenó a Cristo a la muerte? ¿Debe una persona entender en qué sentido Cristo "descendió a los infiernos" para que esa persona sea salva? ¿Debe toda persona verdaderamente regenerada poder definir la Santa Iglesia Católica, o de la comunión de los santos?

La verdad es que muchas de las declaraciones contenidas en el Credo de los Apóstoles esta abiertas a muchas –o incluso contradictorias – interpretaciones – que varían ampliamente. Desafortunadamente, hay poco acuerdo entre las principales tradiciones cristianas sobre lo que significan las palabras.

El descenso de Cristo a los infiernos, por ejemplo, es interpretado por algunos como que Él en realidad fue a las llamas infernales, aunque la Escritura no enseña nada de eso. Otros, apelando a la terminología del Latin, creen que el Credo simplemente significa que Él descendió al Hades, al ámbito de los muertos. O ¿qué pasa con "la santa iglesia católica"? Los que siguen al Papa dogmáticamente lo interpretan como una referencia a la Iglesia Católica Romana. Protestantes interpretan "católica" de acuerdo con su significado literal, "universal". "La comunión de los santos" ha sido interpretada por varios analistas como una referencia a la fraternidad de los santos que ya están en el cielo, la comunión real entre la tierra y los santos celestiales, o simplemente la comunión entre los creyentes aquí en la tierra.

William Cunningham citó un ensayo escrito por un escritor luterano llamado Ittigius, que "exhibe en columnas paralelas al los luteranos, calvinistas, y las interpretaciones papistas de todos los diferentes artículos en el Credo. . . . . . . Otro escritor después añadió una cuarta columna, que contiene la interpretación arminiana o pelagiana de todos los artículos. "[5] Historical Theology, 1:89. Según Cunningham, no podía probarse que cualquiera de estos sistemas era incompatible con la intención del Credo, aunque en puntos claramente se contradicen entre sí. Las palabras del Credo simplemente no son lo suficientemente específicas para determinar cuáles de estos puntos de vista tiene intención de afirmar.

Pero las diferencias entre estas diversas interpretaciones revelan la diferencia entre el cristianismo verdadero y el falso cristianismo. Todo esto viene de nuevo a la posición doctrinal planteada por Paul Crouch y Charles Colson.¿Cómo pueden argumentar a favor de las verdades objetivas del cristianismo sobre la base de un credo que es tan subjetivo?

Argumentar con el Credo de los Apóstoles como el árbitro de la doctrina cristiana fundamental sólo ha añadido más confusión para un movimiento evangélico que ya sufre de erosión permanente de la identidad teológica. Los fundamentos no se pueden sacar de cualquier fuente externa a la Escritura. Es por eso que debemos realizar nuestra búsqueda en el interior de la Palabra inerrante de Dios. Y ahí es donde nuestra serie sobre los fundamentos de la fe cristiana continuará la próxima vez.

(Adaptado de Reckless Faith. )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151109
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s