Vaya al Corazón del Conflicto

Posted on

ESJ-015 2016 0705-004

Vaya al Corazón del Conflicto

Por Ken Sande

¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Santiago 4:1

Todo lo que quería era un poco de paz y quietud cuando llegué a casa luego de un largo día en la oficina. Pero no los iba a encontrar. Mis hijos, Megan y Jeff, habían estado compitiendo toda la semana por ver quién podía dominar al otro, y su fricción constante había agotado la paciencia de su madre. En vez de resolver sus peleas con su habitual calma, Corlette se encontró recurriendo a palabras fuertes y amenazas como: “¡Esperen a que llegue su padre!”. Así que, en vez de atravesar la puerta y encontrarme con unos hijos sonrientes y una esposa serena y afectuosa, lo único que encontré fue rostros hoscos, voces irritables y la sensación general de que había ingresado a una zona de guerra. Cada noche Corlette y yo trabajábamos para romper el ciclo de conflicto, pero empezaba de nuevo en un día o dos. Para el domingo a la mañana me estaba sintiendo frustrado y resentido hacia mis hijos.

Corlette había ido a la iglesia temprano esa mañana para reunirse con otras mujeres, y yo fui treinta minutos después con los chicos. Al acercarnos al coche, comenzó una nueva lucha.

“¡Me toca a mí ir adelante!”.

“¡No, tú fuiste ayer!”.

“Bueno, igual no tendrías que sentarte ahí. Eres tan pequeño que el airbag te podría matar”.

“No me importa. ¡No me voy a sentar atrás!”.

Entonces una nueva voz entró en la disputa. “¡Silencio!”, grité. Luego, señalando a un chico por vez, les dije: “Tú siéntate atrás ahora mismo, y tú adelante. ¡No quiero oír una sola palabra de ninguno de ustedes!”.

Entrando en el coche, descargué la ira que había estado acumulando durante toda la semana. Hasta ajusté el espejo retrovisor para poder mirar a Megan mientras la sermoneaba en el asiento trasero. Entre otras cosas, les dije que estaba muy enojado por la forma en que se habían portado toda la semana, y ahora les haría la vida imposible. Cuando finalmente hizo un alto para recuperar el aliento, Jeff vio su oportunidad.

“Papi”, dijo mansamente, “¿no crees que deberías orar a Jesús para preguntarle si es una ira justa?”.

Sus palabras tienen que haber sido guiadas por el Espíritu Santo, porque me partieron por el medio inmediatamente. Vi un espacio para estacionar libre donde metí el coche. Aun antes de apagar el motor sabía lo que debía decir. Volviéndome a mis hijos, traté el corazón de nuestro conflicto.

Mi comportamiento esa mañana, así como el de mi familia esa semana, se describe con una precisión dolorosa en Santiago 4:1–3:

¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones.

Santiago está haciendo una aplicación específica del principio fundamental que Jesús enseñó en Mateo 15:19: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias”. Nuestros corazones son las fuentes de todos nuestros pensamientos, deseos, palabras y acciones. Por lo tanto, son también la fuente de nuestros conflictos (Lucas 12:13–15).

Estos pasajes describen la causa fundamental del conflicto: los deseos no satisfechos en nuestro corazón. Cuando queremos algo y sentimos que no estaremos satisfechos a menos que lo consigamos, ese deseo comienza a controlarnos. Si los demás no logran satisfacer nuestros deseos, a veces los condenamos en nuestro corazón y luchamos más fuertemente para salirnos con la nuestra. Consideremos esta progresión de a un paso por vez.

La progresión de un ídoloi

Yo deseo

El conflicto siempre comienza por algún tipo de deseo. Algunos deseos son inherentemente malos, como la venganza, la lujuria o la avaricia, pero muchos otros no lo son. Por ejemplo, no hay nada innatamente incorrecto en desear cosas como paz y quietud, niños respetuosos, un cónyuge amoroso, más tiempo con los nietos, una nueva computadora, el éxito profesional o una iglesia que crece. Estas son cosas buenas, y es excelente quererlas y buscarlas de formas razonables.

Si alguien se interpone en el camino de un buen deseo, es apropiado hablar sobre el tema. Al hacerlo usted podrá descubrir formas en que ambos pueden crecer y beneficiarse mutuamente. Si usted no logra avanzar privadamente, es razonable pedir ayuda a un pastor, un consejero de confianza o un mediador.

Pero, ¿y si la otra persona persistentemente no satisface el deseo de usted? Si es un empleado, lo correcto podría ser despedirlo y, si es un empleador, tal vez usted necesite buscar un nuevo trabajo. Pero, ¿y si la otra persona es su cónyuge, un hijo, un amigo de mucho tiempo o un miembro de su iglesia? Estas relaciones no deberían abandonarse ligeramente, así que cuando una de estas personas lo desilusionan, usted tendrá que escoger entre dos cursos de acción. Por un lado, usted puede confiar en Dios y encontrar su realización en Él (Salmos 73:25). Puede pedirle que lo ayude a seguir creciendo y madurando, independientemente de lo que la otra persona haga (Santiago 1:2–4). Y usted puede seguir amando a la persona que está bloqueando su deseo, orar por la obra santificadora de Dios en la vida de esa persona, y esperar que Dios permita adelantos en otro momento (1 Juan 4:19–21; Lucas 6:27). Si usted escoge este curso, Dios promete bendecirlo y, haga lo que haga la otra persona, usar la situación difícil de usted para conformarlo a la semejanza de Cristo (Romanos 8:28, 29).

Pero hay otro curso que solemos seguir. Seguimos luchando para lograr nuestro deseo, rumiando sobre nuestra desilusión y permitiendo que nuestro deseo y desilusión controlen nuestra vida. En el mejor de los casos, este curso produce autoconmiseración y amargura hacia quienes se interponen en nuestro camino. En el peor de los casos, destruye por completo relaciones importantes y nos aleja de Dios. Veamos cómo continúa esta espiral descendente.

Yo exijo

Los deseos no satisfechos tienen el potencial de meterse cada vez más adentro de nuestro corazón. Esto ocurre especialmente cuando llegamos a ver un deseo como algo que necesitamos o merecemos, y por lo tanto debemos tener para ser felices o sentirnos realizados. Hay muchas formas de justificar o legitimar un deseo.

“Trabajo duro toda la semana. ¿No merezco un poco de paz y quietud cuando llego a casa?”.

“Sólo quiero que los niños se lleven bien y trabajen duro en la escuela”.

“¡Me paso horas manejando nuestro presupuesto! Una nueva computadora podría ahorrarme horas de trabajo”.

“Dios me pide que provea para nuestra familia. Merezco tener más aprecio y apoyo por las largas horas que aporto”.

“Sólo quiero tener el tipo de intimidad que Dios quiso para el matrimonio”.

“Es mi nieta. Si no la veo más seguido, pensará que no la amo”.

“Dios me ha hecho pastor de esta iglesia, así que la gente debe respetarme”.

“Es mi pastor, así que debería visitarme más regularmente en el hospital”.

“He trabajado más duramente que nadie en este proyecto, así que merezco una promoción”.

“Yo cumplí mi parte del contrato, así que merezco ser pagado”.

Hay un elemento de validez en cada una de estas afirmaciones. El problema es que si estos deseos aparentemente legítimos no se satisfacen, podemos encontrarnos en un círculo vicioso. Cuanto más queremos algo, más pensamos que lo necesitamos y lo merecemos. Y cuanto más pensamos que tenemos derecho a algo, más nos convencemos de que no podemos ser felices o estar seguros si falta.

Cuando vemos algo como esencial para nuestra realización y bienestar, pasa de ser un deseo a una exigencia. “Ojalá pudiera tenerlo” evoluciona hacia “¡Debo tenerlo!”. Es aquí donde aparece el problema. Aun cuando el deseo inicial no hubiera sido inherentemente incorrecto, se ha vuelto tan fuerte que comienza a controlar nuestros pensamientos y comportamiento. En términos bíblicos, se ha vuelto un ídolo.

La mayoría de nosotros piensa en un ídolo como una estatua de madera, piedra o metal adorada por paganos. Pero el concepto de idolatría es mucho más amplio y mucho más personal que esto. Un ídolo es cualquier cosa aparte de Dios de la cual dependemos para sentirnos felices, realizados o seguros. En términos bíblicos, es algo fuera de Dios por lo cual nos afanamos (Lucas 12:29; 1 Corintios 10:19), nos motiva (1 Corintios 4:5), nos domina y nos gobierna (Salmos 119:133; Efesios 5:5) o en lo cual confiamos, que tememos o servimos (Isaías 42:17; Mateo 6:24; Lucas 12:4, 5). En resumen, es algo que amamos y buscamos más que Dios (ver Filipenses 3:19).

Dado su efecto controlador sobre nuestra vida, un ídolo puede ser denominado también un “dios falso” o un “dios funcional”. Como escribió Martín Lutero, “‘dios’ es todo aquello a lo que nos acercamos buscando obtener algo bueno o para encontrar refugio en cada necesidad. Tener un ‘dios’ no es otra cosa que confiar y creer en él desde el corazón… A lo que uno le entrega el corazón y confía todo su ser, eso, digo yo, es realmente su dios”.ii

Aun los cristianos sinceros luchan con la idolatría. Podemos creer en Dios y decir que queremos servirlo sólo a Él, pero en ocasiones permitimos que otras influencias nos gobiernen. En este sentido, no nos diferenciamos en nada de los antiguos israelitas: “Aquellos pueblos adoraban al Señor, y al mismo tiempo servían a sus propios ídolos. Hasta el día de hoy sus hijos y sus descendientes siguen actuando como sus antepasados” (2 Reyes 17:41).

Es importante resaltar el hecho de que los ídolos pueden surgir tanto de buenos deseos como de malos deseos. A menudo el problema no es lo que queremos, sino lo que queremos demasiado. Por ejemplo, no es irrazonable que un hombre quiera tener una relación sexual apasionada con su esposa o que una madre quiera quedarse en casa con un bebé recién nacido. Tampoco está mal que un empleador quiera trabajadores diligentes o que un pastor desee el respeto de sus diáconos. Estos son buenos deseos, pero si se vuelven demandas que deben ser cumplidas para que no sintamos satisfechos y realizados, pueden llevar a la amargura, el resentimiento o la autoconmiseración, que pueden destruir una familia, una compañía o una iglesia.

¿Cómo puede uno discernir cuándo un buen deseo podría estar convirtiéndose en una exigencia pecaminosa? Usted puede comenzar haciéndose en oración “preguntas de rayos X” que revelan la verdadera condición de su corazón:

¿Qué me preocupa? ¿Cuál es la primera cosa en mi mente por la mañana y la última por la noche?

¿Cómo completaría el espacio en blanco: “Si tan sólo ________, entonces me sentiría feliz, realizado y seguro”?

¿Qué deseo preservar o evitar a toda costa?

¿Dónde pongo mi confianza?

¿Qué temo?

Cuando cierto deseo no es satisfecho, ¿siento frustración, ansiedad, resentimiento, amargura, ira o depresión?

¿Hay algo que desee tanto que estoy dispuesto a desilusionar o lastimar a otros para tenerlo?

Al escudriñar su corazón en busca de ídolos, a menudo encontrará múltiples capas de ocultamiento, disimulación y justificación. Uno de los recursos de encubrimiento más sutiles es sostener que queremos sólo lo que merecemos legítimamente o lo que Dios mismo ordena. Era eso lo que yo estaba haciendo el domingo en que estaba tan enojado con mis hijos. A lo largo de la semana había estado tratando de convencerme de que todo lo que quería para ellos era que obedecieran los mandamientos de Dios de honrar a su madre y amarse unos a otros. (¡Hasta les cité los versículos en cuestión repetidamente durante la semana!) Pero, al intensificarse mi ira, se volvió aparente que había otro deseo acechando en mi corazón. Quería volver a casa a la paz y la quietud, a hijos sonrientes y a una esposa sin distracciones, no para la gloria de Dios sino para mi propia comodidad y conveniencia.

Por supuesto que todos luchamos en ocasiones con esta clase de motivos mixtos; en un mundo caído nunca tendremos corazones completamente puros. Pero esto nunca será una excusa para dejar que los deseos egoístas nos gobiernen, como me ocurrió esa mañana.

¿Cómo podría darme cuenta de cuáles motivos estaban realmente gobernando mi corazón? Todo lo que tenía que hacer era mirar cómo me sentía y cómo reaccionaba cuando mis deseos no eran satisfechos. Si los deseos centrados en Dios habían estado dominando mi corazón esa semana, mi actitud hacia mis hijos desobedientes se habría caracterizado por la disciplina de Dios hacia mí: “El Señor es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor” (Salmos 103:8). Al tomar de la gracia de Dios, mis acciones habrían estado en línea con las pautas correctivas que se encuentran en Gálatas 6:1: “Si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde”. Mi disciplina todavía podría haber sido directa y firme, pero también habría estado envuelta en amabilidad y amor, y no habría dejado ningún residuo de falta de perdón.

Pero esta no era la forma en que estaba sintiéndome o actuando. Mi comportamiento a lo largo de la semana había estado manchado por una frialdad creciente y un persistente resentimiento hacia mis hijos, aun después de que supuestamente hubiéramos pasado por el proceso de confesión, disciplina y perdón. El domingo a la mañana la frustración finalmente se desbordó en forma de palabras severas y airadas. Estas actitudes y acciones pecaminosas claramente mostraban que mi principal preocupación no era que mis hijos se portaran bien para obedecer y honrar a Dios. En cambio, estaba siendo gobernado por mi deseo de paz y quietud para mi propia comodidad y conveniencia. Había dejado que un buen deseo se volviera una demanda apasionada, y estaba sirviendo a un ídolo en vez de Dios. Parafraseando 2 Reyes 17:41, aun cuando yo decía que estaba adorando al Señor, en realidad estaba sirviendo a mi ídolo.

Yo juzgo

Como demuestra mi ejemplo, las exigencias idolátricas generalmente nos llevan a juzgar a otras personas. Cuando no satisfacen nuestros deseos y no cumplen con nuestras expectativas, las criticamos y condenamos en nuestro corazón, si no con nuestras palabras. Como escribe David Powlison:

Juzgamos a otros –criticamos, nos fijamos en pequeñeces, regañamos, atacamos, condenamos– porque literalmente jugamos a ser Dios. Esto es atroz. [La Biblia dice:] “No hay más que un solo legislador y juez, aquel que puede salvar y destruir. Tú, en cambio, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?”. ¿Quién eres tú cuando juzgas? Nada menos que un aspirante a Dios. En esto nos volvemos como el Diablo mismo (no es extraño que el Diablo se mencione en Santiago 3:15 y 4:7). Actuamos exactamente como el adversario, que busca usurpar el trono de Dios y que actúa como el acusador de los hermanos. Cuando usted o yo nos peleamos, nuestras mentes se llenan de acusaciones: me preocupan las fallas de usted y las cosas correctas mías. Jugamos a ser el juez santurrón en los mini–reinos que creamos.iii

¡Esta perspectiva debería dejarnos temblando de miedo! Cuando juzgamos a otros y los condenamos en nuestro corazón por no satisfacer nuestros deseos, estamos imitando al diablo (ver Santiago 3:15; 4:7). Al hacerlo, hemos duplicado nuestro problema de idolatría: No sólo hemos dejado que un deseo idolátrico gobierne nuestro corazón, sino que también nos hemos erigido en minidioses juzgadores. Esta es una receta para un conflicto insoportable.

No estoy diciendo que esté inherentemente mal evaluar o aun juzgar a otros dentro de ciertos límites. Como veremos en el capítulo 7, la Biblia nos enseña que debemos observar y evaluar el comportamiento de los demás para que podamos responder y ministrarles de formas adecuadas, lo cual puede involucrar inclusive una corrección amorosa (ver Mateo 7:1–5; 18:15; Gálatas 6:1).

Sin embargo, cruzamos la raya cuando comenzamos a juzgar pecaminosamente a los demás, lo que se caracteriza por una sensación de superioridad, indignación, condena, amargura o resentimiento. El juzgamiento pecaminoso a menudo involucra especular sobre los motivos de los demás. Por sobre todo, revela la falta de un amor y preocupación genuinos hacia ellos. Cuando estas actitudes están presentes, nuestro juzgamiento ha cruzado la raya y estamos jugando a ser Dios.

Cuanto más cerca estamos de los demás, más esperamos de ellos y es más probable que los juzguemos cuando no logran cumplir con nuestras expectativas. Por ejemplo, podemos mirar a nuestro cónyuge y pensar: Si realmente me amas, tú, entre todas las personas, ayudarás a satisfacer mi necesidad. Pensamos en nuestros hijos y decimos: “Después de todo lo que he hecho por ti, me debes esto”.

Podemos poner expectativas similares en familiares, amigos cercanos o miembros de nuestra iglesia. Las expectativas no son inherentemente malas. Es bueno esperar lo mejor de otros, y es razonable prever recibir comprensión y apoyo de quienes están más cerca de nosotros.

Pero, si no nos cuidamos, estas expectativas pueden convertirse en condiciones y normas que usamos para juzgar a otros. En vez de dar a la gente lugar para la independencia, el desacuerdo o el fracaso, les imponemos rígidamente nuestras expectativas. En realidad, esperamos que presten lealtad a nuestros ídolos. Cuando se rehúsan a hacerlo, los condenamos en nuestro corazón y con nuestras palabras, y nuestros conflictos con ellos asumen una mayor intensidad.

Yo castigo

Los ídolos siempre exigen sacrificios. Cuando alguien no logra satisfacer nuestras demandas y expectativas, nuestro ídolo exige que sufra. Sea deliberadamente o inconscientemente, encontraremos formas de lastimar o dañar a las personas para que cedan a nuestros deseos.

Este castigo puede asumir distintas formas. A veces reaccionamos con evidente enojo, arremetiendo con palabras hirientes para infligir dolor en quienes no cumplen con nuestras expectativas. Cuando lo hacemos, estamos, en esencia, colocando a los demás sobre el altar de nuestro ídolo y sacrificándolos, no con cuchillos paganos sino con el filo agudo de nuestra lengua. Sólo cuando ceden a nuestro deseo y nos dan lo que queremos dejaremos de infligirles dolor.

Castigamos a quienes no “se inclinan” ante nuestros ídolos de numerosas otras formas también. Nuestros hijos pueden usar los pucheros, las pataletas o echarnos miradas feas para lastimarnos por no cumplir con sus deseos. Los adultos y niños por igual pueden imponer culpa o vergüenza a otros mostrando una mirada de dolor o pena en su rostro. Y algunas personas recurren a violencia física o abuso sexual para castigar y controlar a otros.

A medida que crecemos en nuestra fe y nuestra conciencia del pecado, la mayoría de nosotros reconocemos y rechazamos formas ostensibles y abiertamente pecaminosas de castigar a otros. Pero nuestros ídolos no renuncian a su influencia fácilmente, y a menudo desarrollan medios más sutiles de castigar a quienes no los sirven.

Retirarse de una relación es una forma habitual de lastimar a los demás. Esto puede incluir actuar fríamente hacia la otra persona, retirar el afecto o contacto físico, mostrarse triste o apesadumbrado, rehusar mirar a la otra persona a los ojos o aun abandonar la relación por completo.

En envío de indirectas sutiles y desagradables durante un largo período de tiempo es un método antiquísimo de infligir castigo. Por ejemplo, un amigo mío me mencionó que su esposa no estaba contenta con el hecho de que él estaba prestando tanta atención a un ministerio específico. Cerró diciendo: “Como todos sabemos, ¡cuando Mamá no está contenta, nadie está contento!”. Se rió cuando lo dijo, pero su comentario me llevó a pensar en el proverbio: “Gotera constante en un día lluvioso es la mujer que siempre pelea” (Proverbios 27:15). Una mujer tiene la capacidad única de fijar el tono en un hogar. Si no tiene cuidado, puede pervertir este don y usarlo para crear un clima irritable, desagradable e incómodo que le dice a su familia: “O se ponen en línea con lo que yo quiero o sufrirán”. Este tipo de comportamiento es un acto de incredulidad. En vez de confiar en los medios de gracia de Dios para santificar a su familia, ella depende de sus propias herramientas de castigo para manipularla para que cambie. Por supuesto, un hombre puede hacer lo mismo. Si es constantemente crítico e infeliz, también puede hacer que todos en la familia se sientan miserables hasta que cedan a los ídolos de él. El resultado habitual de dicho comportamiento es una familia superficial y dividida.

Como enseña Santiago 4:1–3, infligir dolor a otros es una de las señales más seguras de que hay un ídolo gobernando nuestro corazón. Cuando nos encontramos castigando a otros de esta forma, sea deliberada y abiertamente o inconsciente y sutilmente, es una advertencia de que alguien distinto de Dios está gobernando nuestro corazón.

La cura para un corazón idólatra

Como hemos visto, un ídolo es todo deseo que ha crecido hasta volverse una exigencia absorbente que gobierna nuestro corazón; es algo que pensamos que tenemos que tener para sentirnos felices, realizados o seguros. En otras palabras, es algo que amamos, tememos o en lo que confiamos.

Amor, temor, confianza: Estas son palabras de adoración. Jesús nos ordena amar a Dios, temer a Dios y confiar en Dios solamente (Mateo 22:37; Lucas 12: 4, 5; Juan 14:1). Cada vez que anhelamos algo aparte de Dios, tememos a algo más que a Dios o confiamos en algo más que en Dios para que nos sintamos felices, realizados o seguros, adoramos a un dios falso. Como resultado, merecemos el juicio y la ira del Dios verdadero.

Liberación del juicio

Hay una sola forma de salir de esta esclavitud y juicio: Es mirar a Dios mismo, que se complace en liberar a las personas de sus ídolos. “Dios habló, y dio a conocer todos estos mandamientos: ‘Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo. No tengas otros dioses además de mí’” (Éxodo 20:2, 3).

Dios ha provisto una cura para nuestra idolatría al enviar a su Hijo para que sufriera el castigo que merecemos nosotros por nuestro pecado. A través de Jesucristo podemos pasar a ser justos a los ojos de Dios y encontrar libertad del pecado y la idolatría. “Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte” (Romanos 8:1, 2).

Para recibir este perdón y esta libertad, debemos reconocer nuestro pecado, arrepentirnos de él y poner nuestra confianza en Jesucristo (ver Hechos 3:19; Salmos 32:5). Cuando lo hacemos, ya no estamos bajo el juicio de Dios. En cambio, Él nos incorpora a su familia, nos hace sus hijos y herederos, y nos permite vivir una vida piadosa (Gálatas 4:4–7). Esta es la buena nueva del evangelio: perdón y vida eterna a través de nuestro Señor Jesucristo.

Liberación de ídolos específicos

Pero hay más buenas noticias. Dios quiere liberarnos no sólo de nuestro problema general con el pecado y la idolatría sino también de los ídolos específicos y cotidianos que nos consumen, nos controlan y causan conflicto con quienes nos rodean.

Esta liberación no se logra de forma global, eliminando a todos nuestros ídolos en una gran experiencia espiritual. En cambio, Dios nos llama a identificar y confesar nuestros ídolos uno por uno y luego cooperar con Él mientras los va quitando continuamente, poco a poco, de nuestro corazón.

Dios transmite su gracia para ayudarnos en este proceso de identificación y liberación a través de tres medios: su Biblia, su Espíritu y su iglesia. La Biblia es “viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12). Al estudiar y meditar diligentemente en la Biblia y recibir una predicación constante y sólida, Dios usará su Palabra como un reflector y un escalpelo en su corazón. Revelará sus deseos idólatras y le mostrará cómo amar y adorar a Dios con todo su corazón, mente, fuerzas y alma.

El Espíritu Santo nos asiste en este proceso de liberación de nuestros ídolos ayudándonos a entender la Biblia, identificar nuestro pecado y seguir una vida piadosa (1 Corintios 2:10–15; Filipenses 2:13). Por lo tanto, debemos orar a diario para que el Espíritu guíe, convenza y fortalezca nuestro andar con Cristo.

Finalmente, Dios ha establecido la iglesia para canalizar su gracia hacia usted. A través de la iglesia podemos recibir los sacramentos del bautismo y la Cena del Señor, que nos unen a Cristo y nos fortalecen en nuestra fe. A través de la iglesia también estamos rodeados por hermanos y hermanas en Cristo que pueden enseñarnos, señalar amorosamente nuestros ídolos y brinda aliento y guía en nuestro crecimiento espiritual (Gálatas 6:1; Romanos 15:14). Esto exige que nos comprometamos a una participación constante en una iglesia sólida y bíblica, y que busquemos la comunión y la rendición de cuentas regular con creyentes espiritualmente maduros.

A través de estos tres vehículos de gracia, Dios lo ayudará a examinar su vida y a exponer progresivamente los ídolos que gobiernan su corazón, y a librarlo de ellos. Este proceso milagroso involucra varios pasos clave.

Cuando se encuentre en un conflicto, recorra hacia atrás la progresión de un ídolo para identificar los deseos que están controlando su corazón. Hágase las siguientes preguntas: ¿De qué forma estoy castigando a los demás? ¿Cómo estoy juzgando a los demás? ¿Qué estoy exigiendo tener? ¿Cuál es el deseo raíz de esa exigencia?

Hágase en oración las “preguntas de rayos X” que se indicaron anteriormente en este capítulo. Lo ayudarán a discernir cualquier deseo excesivo que se haya convertido en un ídolo que gobierna su corazón.

Haga un seguimiento de sus descubrimientos en un diario para que pueda identificar patrones e ir en busca continuamente de ídolos específicos.

Ore a diario pidiendo a Dios que quite a sus ídolos la influencia que tienen en su vida haciéndolo sentir a usted como un desgraciado cada vez que cede a ellos.

Describa sus ídolos a su cónyuge o a un compañero de rendición de cuentas, y pídale que ore por usted y que se acerque amorosamente a usted cuando haya señales de que el ídolo lo está controlando a usted.

Dése cuenta de que los ídolos son expertos en cambios y disfraces. Tan pronto logre victoria sobre una exigencia o forma de castigo específicos, su ídolo podrá reaparecer de una forma relacionada, con una nueva justificación y un medio más sutil de juzgamiento y castigo.

Si usted está tratando con un ídolo que es difícil de identificar o conquistar, vaya a su pastor o a algún otro consejero espiritualmente maduro y pídale consejo y apoyo.

Sobre todo, pida a Dios que reemplace sus ídolos con un amor creciente por Él y un deseo absorbente de adorarlo sólo a Él (hay más sobre esto abajo).

Si alguien le dijera que tiene un cáncer mortal que le quitaría su vida si usted no sigue un tratamiento, probablemente no repararía en ningún esfuerzo o gasto para seguir el tratamiento más riguroso posible. Bueno, usted tiene cáncer, un cáncer del alma. Se llama pecado e idolatría. Pero hay una cura que no tiene precio que está disponible en forma gratuita. Se llama el evangelio de Jesucristo, y se administra a través de la Palabra, el Espíritu y la iglesia. Cuanto más rigurosamente usted se apropia de estos medios de gracia, mayor efecto tendrán para liberarlo de los ídolos que acosan su alma y trastornan sus relaciones.

Reemplace la adoración del ídolo por la adoración del Dios verdadero

En su excelente libro, Future Grace, Juan Piper enseña que “el pecado es lo que uno hace cuando no está plenamente satisfecho en Dios”.iv Lo mismo puede decirse acerca de la idolatría. En otras palabras, si no nos sentimos realizados y seguros en Dios, inevitablemente buscaremos otras fuentes de felicidad y seguridad.

Por lo tanto, si usted quiere sacar los ídolos de su corazón y no dejar ningún espacio para que vuelvan, haga que su máxima prioridad sea buscar con avidez una adoración apasionante del Dios vivo. Pídale que le enseñe cómo amarlo, temerlo y confiar en Él más que nada en este mundo. Reemplazar la adoración del ídolo por la adoración del Dios vivo involucra varios pasos.

Arrepentirse ante Dios. Cuando nos arrepentimos y confesamos nuestros pecados e ídolos, creyendo en nuestro perdón a través de Cristo, también confesamos nuestra fe en Cristo. El arrepentimiento y la confesión de nuestra fe en el Dios único es verdadera adoración (1 Juan 1:8–10). “El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido” (Salmos 51:17; ver Isaías 66:2b).

Temer a Dios. Permanezca sobrecogido ante el Dios verdadero cuando se vea tentado a temer a otros o tiene miedo de perder algo precioso. “El temor del Señor es el principio del conocimiento” (Proverbios 1:7). “No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28). “Si tú, Señor, tomaras en cuenta los pecados, ¿quién, Señor, sería declarado inocente? Pero en ti se halla perdón, y por eso debes ser temido” (Salmos 130:3, 4).

Amar a Dios. Desee al que nos perdona y nos brinda todo lo que necesitamos, en vez de mirar hacia otras cosas que no pueden salvarlo. “’Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente’, le respondió Jesús” (Mateo 6:33). “¿A quién tengo en el cielo sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra. Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna” (Salmos 73:25, 26).

Confiar en Dios. Confíe en quien sacrificó a su Hijo por usted y ha demostrado ser completamente confiable en cada situación. “Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre” (Salmos 118:8). “Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía” (Salmos 37:5, 6). “Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda. Así Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes, luego de escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte en la naturaleza divina” (2 Pedro 1:3, 4).

Deleitarse en Dios. Aprenda a encontrar su mayor gozo en pensar en Dios, meditar en sus obras, hablar a otros de Él, alabarlo y darle gracias. “Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” (Salmos 37:4). “Mi boca rebosa de alabanzas a tu nombre, y todo el día proclama tu grandeza” (Salmos 71:8). “Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense!” (Filipenses 4:4). “Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:16–18).v

Como indican estos pasajes, Dios ha diseñado un hermoso ciclo para quienes quieren adorarlo por sobre todas las cosas. Al amar, alabar, dar gracias y deleitarse en Dios, Él cumplirá sus deseos con el mejor regalo: Él mismo. Y al aprender a deleitarse más y más en Él, sentirá una menor necesidad de encontrar felicidad, realización y seguridad en las cosas de este mundo. Por la gracia de Dios, la influencia de la idolatría y el conflicto resultante en su vida pueden ser reducidos constantemente, y usted podrá disfrutar de la intimidad y la seguridad que vienen de adorar al único Dios verdadero.

Eso fue lo que ocurrió la mañana que estallé frente a mis hijos. El Espíritu Santo expuso amablemente mi idolatría a través de la perspicaz pregunta de mi hijo: “Papi, ¿no piensas que deberías orar a Jesús y preguntarle si es un ira justa?”. Aun mientras entraba en el estacionamiento libre, Dios reveló su respuesta en mi corazón: Mi ira era todo menos justa. Surgía de mi adoración de un ídolo de comodidad y conveniencia. Confesé esto a mis hijos y les pedí que me perdonaran por mi ira y mis palabras duras. Me respondieron con abrazos de perdón y confesiones de que ellos también habían estado sirviendo a ídolos esa semana. El Señor amorosamente nos permitió tirar abajo los dioses del conflicto y recordarnos unos a otros que el verdadero Dios es tanto mejor que los ídolos que habíamos estado sirviendo. Llegamos unos minutos tarde a la iglesia esa mañana, pero nuestra adoración fue más sincera, gozosa y estimulante que lo que había sido en mucho tiempo.

Copyright 2004 Peacemaker® Ministries. www.peacemaker.net Reimpreso con permiso______

_______________________________

i Tengo una gran deuda con John Bettler, Paul Tripp, David Powlison y Ed Welch, de Christian Counselling and Educational Foundation (www.ccef.org) por las muchas perspectivas que me han dado sobre este tema a través de sus libros y seminarios.

ii F. Samuel Janzow, Luther’s Large Catechism: A Contemporary Translation with Study Questions (St. Louis: Concordia, 1978), 13.

iii Journal of Biblical Counseling 16, no. 1, fall 1997, 34.

iv John Piper, Future Grace (Portland: Multnomah), 9.

v Si le gustaría aprender a deleitarse en Dios durante los altibajos de la vida cotidiana, lo aliento a leer el estupendo libro devocional de C. J. Mahaney, La Vida Cruzcentrica: Lo Principal de Mantener el Evangelio (Editorial Unilit, 2007).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s