Pecados Grandes, Pecados Pequeños

Posted on

ESJ-2017 0109-001

Pecados Grandes Pecados Pequeños

Por Tim Challies

Conocemos un gran pecado cuando lo vemos, ¿verdad? Sabemos la diferencia entre actos depravados y simples pecadillos. Sabemos que mientras todo pecado es el mismo en expresión de la rebelión contra Dios, algunos pecados muestran mayor evidencia de un corazón endurecido y traen consecuencias más devastadoras. De alguna manera, todo pecado es el mismo y de alguna manera cada pecado es único.

El pecado grande al que me dirijo con más frecuencia en mi iglesia y viajes es el pecado de la pornografía: hombres o mujeres, niños o niñas, que de manera voluntaria y repetida buscan pornografía como un medio de placer sexual. Escribo este artículo especialmente para la larga lista de hombres y mujeres jóvenes que me hablaron después de la conferencia de los estudiantes la semana pasada. Hoy estamos luchando contra una plaga porno y aún no he encontrado a un cristiano que no se preocupe por ello, despreocupado por las consecuencias para los individuos y para la iglesia en su conjunto.

Creo que todos estamos de acuerdo en que mirar la pornografía es un gran pecado y por una serie de razones: es vulgar, evitable, indefensible, explotador y endurece la conciencia. Sin embargo, a veces me encuentro preguntándome si es un pecado tan grande como lo hacemos. O tal vez es más que esta terminología grande / pequeña es engañosa e inútil. Escúchame, entonces siéntase libre de hacerme saber lo que piensa.

Muchos cristianos caen en la pornografía cuando son jóvenes o antes de ser convertidos. Entonces, a medida que avanzan en la vida cristiana, se convierten en convictos de su pecado y determinan que deben deshacérselo de sus vidas. Ellos hacen guerra contra el porno, luchan con uñas y dientes durante semanas, meses o años. Llaman a sus amigos para orar, instalan software de rendición de cuentas, abogan por la liberación, modifican sus hábitos para evitar los patrones que previamente los llevaron a la espiral descendente. Finalmente encuentran la victoria, encuentran la libertad de este pecado.¡Alabado sea el Señor! Muchos creyentes pueden decir acertadamente que esto es un pecado pasado, una tentación pasada. Su poder se ha roto.

Pero. Pero no toma mucho tiempo para que muchos de ellos se den cuenta de que la batalla está lejos de terminar. A menudo me envían correos electrónicos o se acercan a mí después de las conferencias para decir que han aprendido, para su sorpresa y decepción, que la batalla contra la pornografía era en realidad una mera escaramuza, un precursor de una batalla mucho más grande, una guerra total contra la lujuria. Incluso mientras la pornografía se encuentra destruida en el campo de batalla, se ven asaltados por pensamientos lujuriosos. A pesar de que no experimentan gran deseo de hacer clic en esa imagen tentadora, de buscar ese término favorito, todavía encuentran sus ojos vagando, todavía encuentran que sus corazones desean, todavía encuentran la raíz del pecado pidiendo satisfacción. El hombre o la mujer que luchó contra la pornografía durante seis meses y la ve derrotada, encuentran que la batalla por su propia mente, corazón y deseos, está comenzando. Esta es una pelea que podría rabiar durante años, décadas, toda una vida.

Estas batallas sobre nuestros ojos, corazones y mentes –estas batallas internas que luchamos en secreto donde nadie más puede verlas –éstas son las que consideramos pecados pequeños (o más pequeños). Tener pensamientos lujuriosos o fantasías es un pecado menor mientras que actuar a través de pornografía es un gran pecado, ¿verdad? Pero aquí está la pregunta: ¿Cuál es el pecado que mejor muestra la depravación del corazón humano? ¿Es el visible que puede ser derrotado en semanas o meses, o es el interno que perdura por toda la vida? ¿Es la manifestación externa de ese pecado, o es la disposición interna la que genera el deseo primeramente?

Mi preocupación en todo nuestro énfasis en luchar contra el pecado de la pornografía es que podamos recortar el fruto sin cavar la raíz, podemos satisfacernos con lo que en realidad es una pequeña medida de santidad. Mi preocupación es que nos despojemos de las vergonzosas manifestaciones externas del pecado, aun mientras permitimos que las manifestaciones interiores permanezcan y proliferen.

Podemos, debemos y debemos estar agradecidos por cada liberación, por cada persona que encuentra la victoria sobre la pornografía. Es correcto y bueno celebrar con ellos. Pero entonces debemos enrollar nuestras mangas juntos, sabiendo que hay más batallas por venir en esta gran y terrible guerra.

Un comentario sobre “Pecados Grandes, Pecados Pequeños

    Lorenzo Jiménez (@lorenzosjb) escribió:
    9 enero 2017 en 4:37 pm

    Pare ser sincero, tengo luchas con la pornografía desde hace demasiado tiempo. Creo que para ir venciendo el problema de la pornografía es darle un énfasis a dos cosas: a) énfasis en la moral más que en la doctrina, b) conocer más al Dios de la Biblia que en la Biblia. No me mal interpreten, desde 1997 he probado de todo: muchas horas de oración, libros, estudios bíblicos de pureza, consejería, acompañamiento, grupos cristianos de adictos al sexo, protectores de software, retiros y mi lujuria sigue saliendo a la luz. Sinceramente me siento impotente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s