La Verdad Sobre el Mal

Posted on

ESJ-2017 0118-002

La Verdad Sobre el Mal

Por John MacArthur

¿Cómo puede un Dios bueno y poderoso tolerar todo el mal en el mundo?

Esa pregunta -con frecuencia planteada por los escépticos y los teólogos liberales- es un ataque no tan velado contra el Dios de la Biblia y una excusa fácil para aquellos que buscan socavar o ignorar la autoridad de Su Palabra.

La última vez consideramos algunas de las respuestas más populares al problema del mal (teodicea), y consideramos los errores fatales y centrados en el hombre que cometen. En resumen, intentan hacer que Dios se someta a los estándares y preferencias del hombre. Peor aún, tratan de reconciliar la verdad acerca de Dios a la satisfacción de un mundo incrédulo, y acomodar sus filosofías y cosmovisiones.

Eso no es manera de resolver el problema del mal.

En cambio, quiero seguir un patrón de lógica diferente, uno centrado en explicar la existencia del mal, no acomodarlo. Eso significa que debemos tratar con lo que sabemos que es verdad.

El Mal Permea el mundo

En primer lugar, sabemos que el mal existe. La mayoría de la gente, incluso aquellos que dicen que creen en la bondad inherente del hombre, afirman la presencia del mal. El mal es un hecho incontrovertible. Y hay diferentes tipos de maldad. Primero, hay un mal natural. Es impersonal, externo, físico y temporal. Incluye enfermedades, desastres, catástrofes, malas hierbas, mal tiempo, bacterias diminutas y todo lo demás. Todo el mundo natural está maldito y arruinado, y vivimos a merced de una creación caída. Ningún aspecto de la vida es intacto por la corrupción física; incluso el proceso de envejecimiento es evidencia de que existe el mal natural.

Una segunda categoría del mal es el mal moral. El mal moral es personal, dentro de nosotros y espiritual. Es maldad, pecado –transgresión de la ley de Dios (1 Juan 3: 4). La Escritura es clara de que el mal moral domina la vida humana. “No hay justo, ni siquiera uno" (Romanos 3:10). “La intención del corazón del hombre es mala desde su juventud" (Génesis 8:21). “Sino que cada uno es tentado cuando es llevado y seducido por su propia pasión. 15 Después, cuando la pasión ha concebido, da a luz el pecado; y cuando el pecado es consumado, engendra la muerte.” (Santiago 1:14-15). Así como toda la creación lleva las cicatrices del mal natural, la sociedad es invadida por el mal interno y la corrupción. Afecta a cada persona y cada relación en cada dimensión. Las relaciones humanas pueden ser muy difíciles de mantener porque son esencialmente sólo colisiones de personas inmorales. Sólo el mal moral sería suficiente para engullirnos, pero hay aún más mal.

También hay un mal sobrenatural. Esto es mal demoníaco. Fue nuestro Señor quien dijo a los líderes judíos: "Tú eres de tu padre el diablo" (Juan 8:44). El apóstol Juan dice: “todo el mundo yace bajo el poder del maligno” (1 Juan 5:19). Esta es una expresión sobrenatural del mal contra el cual luchamos. El apóstol Pablo dice: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12) . Estos viles ángeles caídos son tan viejos como la creación. Ellos propagan la maldad absoluta, y han aplicado su mal sobrenatural en cada generación desde la creación. Tienen una autoridad temporal y delegada en este sistema mundial, pero sigue siendo formidable. Ellos usan sus poderes para seducir y engañar. Y crean una especie de cosmos que explota la corrupción que ya está en nosotros para que sea exacerbada ferozmente.

Dios es Soberano

Además de reconocer la existencia del mal, también sabemos que el Dios de la Biblia existe. No hay otro Dios sino el Dios de la Biblia. Él es el verdadero y único Dios viviente. Porque Él creó el universo, Él sabe cómo funciona. Él entiende perfectamente la realidad. La Escritura es Su propia revelación de Sí mismo, y lo revela como todo poderoso. Todo lo sabe. El es bueno. Él es amoroso. El es santo. Él es soberano y controla absolutamente todo. No hay nada que exista o ocurra o que alguna vez haya que no esté en Su control. Una y otra vez, la Escritura atestigua esto:

Tuya es, oh SEÑOR, la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; tuyo es el dominio, oh SEÑOR, y tú te exaltas como soberano sobre todo. (1 Cr. 29:11-12)

Nuestro Dios está en los cielos; El hace lo que le place (Salmo 115: 3)

Y todos los habitantes de la tierra son considerados como nada, mas El actúa conforme a su voluntad en el ejército del cielo y entre los habitantes de la tierra; nadie puede detener su mano, ni decirle: "¿Qué has hecho?" (Daniel 4:35)

Así la Escritura afirma claramente la soberanía de Dios. Él tiene el derecho de gobernar el universo que Él ha hecho y Él lo hace. Él tiene el derecho del alfarero sobre la arcilla. Él puede moldear esa arcilla en cualquier forma que Él elija, formando de la misma masa lo que sea que Él desea moldear. Él no está bajo ninguna ley fuera de sí mismo.

Porque El habló, y fue hecho; El mandó, y todo se confirmó. El SEÑOR hace nulo el consejo de las naciones; frustra los designios de los pueblos. El consejo del SEÑOR permanece para siempre, los designios de su corazón de generación en generación (Salmo 33:9-11)

Si el SEÑOR de los ejércitos lo ha determinado, ¿quién puede frustrarlo? Y en cuanto a su mano extendida, ¿quién puede volverla atrás? (Isaías 14:27)

Dios habla por sí mismo en términos inconfundibles. Él es soberano sobre todo lo que existe, incluyendo el mal. En Apocalipsis 4:11, los que están en la sala del trono del cielo adoran a Dios: “Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”

Ese es el Dios de la Biblia. El Dios que está en absoluto control de todo, y nada-ni siquiera el pecado y el mal- puede alterar o desbaratar Su plan. La rebelión de Satanás y sus seguidores no sorprendió a Dios, ni la caída de Adán y Eva le obligó a recurrir al Plan B. Él deja en claro en Isaías 46:9-10 que Sus planes siempre sucederán. “Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como yo, 10 que declaro el fin desde el principio y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: "Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.” Ese es el Dios que existe.

Dios es Santo y Justo

Además de la soberanía de Dios y la existencia del mal, también sabemos que Dios es completamente perfecto, intocable por el pecado por completo. En el Salmo 5: 4, David escribe: “Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el mal no mora contigo.” Dios no es susceptible a las tentaciones del pecado (Santiago 1:13). Él es luz “y en El no hay tiniebla alguna.” (1 Juan 1:5).

Tomados en conjunto, esos tres hechos -que el mal existe, que Dios es soberano y que Él es completamente santo y justo- nos llevan a una conclusión inevitable: que Dios, en Su sabiduría soberana, permite que el mal exista sin que él sea malo. Como autoridad final sobre toda la creación, Dios permite que el mal exista, no simplemente con una aceptación no deseada. El mal era parte de Su plan y decreto eterno. Tiene un propósito en ello, y es un buen propósito.

Saltar a las Conclusiones Equivocadas

La idea de que Dios tiene un propósito en el mal golpea el pánico en los corazones de las personas que no han pensado cuidadosamente sobre la omnipotencia soberana de Dios. Ellos no pueden imaginar cómo Dios podría derivar la gloria o cumplir Sus propósitos buenos dejando que el mal exista en Su universo. Ellos imaginan (erróneamente) que si Dios soberanamente ordenó un universo que podría ser maldecido con el mal, Él debe ser la causa eficiente del mal. Ellos asumen erróneamente que si Dios salva a algunos pecadores pero no a todos, Él debe asumir la responsabilidad moral por el hecho de que algunos no son salvos. Ellos quieren rescatar a Dios de la culpa de todas las cosas malas que suceden. Y al no haber pensado cuidadosamente sobre la soberanía de Dios y lo que significa, asumen erróneamente que la única manera de vindicar a Dios es reinventarlo.

Ellos no quieren implicar, por supuesto, que Él no es bueno, amoroso, santo, u omnisciente. Por lo tanto, su propia lógica defectuosa los obliga a concluir que debe haber alguna limitación a Su soberanía. Algunos (como hemos visto) van tan lejos como para concluir que Él no tiene el poder de detener el mal. Otros creen que Él tiene el poder, pero alguna limitación autoimpuesta le impide usarlo. Ellos están operando con la suposición de que la única manera de salvar a Dios de la mala presión es creyendo que la voluntad humana reina suprema.

Pero la Escritura claramente enseña que mientras Dios no es el autor o la causa eficiente del mal, Él ejerce control sobre el. De ninguna manera aprueba el mal, lo ratifica, lo mira con favor, le da su bendición, o se deleita en él. Pero nada sucede fuera de Su soberanía.

Considere el caso de Job –Dios soltó a Satanás para el mal horrendo en la vida de Job. Todo el sufrimiento que Job soportó a manos de Satanás sucedió bajo la autoridad del Señor; nada de eso ocurrió fuera del plan y del poder de Dios. Nada de esto podría haber ocurrido si Dios no lo hubiera permitido voluntariamente.

Vemos lo mismo en el Nuevo Testamento, cuando Jesús le dijo a Pedro: “Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos.” (Lucas 22: 31-32). Si yo hubiera sido Pedro, yo hubiera dicho: “Bueno, se le dijiste no, ¿verdad?” Pero Jesús le concedió a Satanás permiso, sabiendo que Pedro sería fortalecido, no destruido, por la prueba, y que después de soportar la prueba, Pedro usaría sus inmensas habilidades de liderazgo para fortalecer a los otros discípulos.

El apóstol Pablo también soportó los ataques de Satanás. En 2 Corintios 12:7, Pablo dice: “me fue dada una espina en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca.” Es evidente por el texto que el "mensajero" en cuestión es un demonio. Pablo no estaba poseído por un demonio; en cambio, el demonio estaba guiando a los falsos maestros que estaban saqueando la iglesia corintia. Pablo oró tres veces para que le fuera quitado, y el Señor no lo quitó. Pablo dice dos veces que Dios no respondió a su oración porque era su propósito evitar “que no me enaltezca” (versículo 7).

Si Dios así lo diseña, Él usará a un falso maestro conducido por demonios para infligir problemas en una iglesia complaciente o humillar a un pastor. En Su soberano control, Él puede usar cualquier cosa para lograr Sus deseados fines. Cuando lo miramos desde la perspectiva de los hechos bíblicos, vemos que el problema del mal no es ningún problema para Dios, porque Él es totalmente soberano sobre el mal y ni su poder ni su gloria son en modo alguno amenazados por ello.

Debemos concluir entonces que Dios tiene algún propósito soberano en mente para el mal que experimentamos diariamente en este mundo. La próxima vez consideraremos cuál es ese propósito y por qué la existencia del mal tampoco debería ser un problema para nosotros.

(Adaptado de None Other .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B170117
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s