7 Razones Por las que los Adoradores Necesitan la Iglesia

Posted on

ESJ-2017 0119-001

7 Razones Por las que los Adoradores Necesitan la Iglesia

Por Jesse Johnson

Hace poco oí a alguien decir que les encanta adorar, pero no aman a la iglesia. No ven por qué un adorador necesita la iglesia en absoluto. Después de todo, ¿no podemos solo adorar como individuos? Aquí está mi respuesta:

Si bien es cierto que todo lo que una persona redimida debe hacerlo con una actitud de adoración y con el objetivo de glorificar a Dios, sigue habiendo un papel especial y específico para las reuniones de la iglesia local.

Por ejemplo, Pablo le dice a Félix que mientras adoraba al “subir a Jerusalén,” ahora adora “según el Camino que ellos llaman secta” (Hechos 24:11, 14). En otras palabras, la adoración de Pablo estaba en su corazón, pero en sintonía con la adoración de otros cristianos.

Esto es exactamente lo que se describió anteriormente en Hechos, cuando la iglesia comenzó. Miles fueron salvados, e inmediatamente se convirtieron en adoradores del verdadero Dios. Esa adoración era evidente en el hecho de que "se dedicaban continuamente" a reunirse (Hechos 2:42). Hechos 2:46 describe cómo esta maravilla y adoración continuaron mientras salían de la reunión del Día del Señor, pero fue fomentada por su reunión repetida juntos ("en el templo" y "casa por casa"). El versículo 47 describe cómo estas reuniones fueron marcadas por ellos "alabando a Dios".

Entonces, ¿cómo se fomenta la adoración de los cristianos específicamente en la iglesia reunida? Claramente las reuniones del día del Señor de la congregación son el punto focal de la adoración corporativa. La estructura de las epístolas pastorales destaca esto. La adoración se ve en las reuniones corporativas, porque allí, bajo la autoridad y el liderazgo de los ancianos, la iglesia toma una vida de oración (1 Tim 2:8 ), obra (v.10) e instrucción (v.11). Aquí es donde la predicación de la palabra sucede (1 Timoteo 5:17, 6:2, 2 Tim 4:2 ). En ese contexto, los ancianos dirigen las reuniones corporativas que dan lugar al servicio de adoración del Día del Señor.

La Escritura da siete componentes básicos de esta reunión corporativa de adoración (comunión, las ordenanzas, la lectura de la Escritura, dar, orar, cantar y sobre todo predicar). Pero se supone que todos estos suceden bajo la dirección de los ancianos, y juntos componen la adoración corporativa de la iglesia.

  1. La comunidad como adoración corporativa

La iglesia primitiva tenía su servicio de adoración corporativo marcada por la comunión (Hechos 2:42).. Esta comunión surgió de la predicación de la "enseñanza de la palabra", y se vio en los actos de las ordenanzas y la oración. Cuando una congregación se esfuerza por la santidad, sus reuniones semanales para la adoración están marcadas por esta "comunión de luz" (2 Cor 6:14 ). De hecho, esta comunión corporativa es un acto de adoración porque fluye de la unión que cada cristiano tiene con los miembros de la trinidad (Filipenses 2:1; 1 Juan 1:3 también vincula esta comunión trinitaria a la predicación de la palabra: "Os anunciamos también, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros, y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.")

Esta comunión se ve cuando los creyentes afines, unidos en la búsqueda de la santidad, se unen para celebrar lo que Dios está haciendo en sus vidas (1 Juan 1: 6-7). Es en este contexto que las órdenes de hablar mutuamente edificantes se vuelven prácticas en cómo crean una atmósfera de adoración (Rom 12:16 , Col 3:9 , Stg 4:11, 5:9).

  1. Ordenanzas como adoración corporativa

Hechos presenta los bautismos que ocurren tanto en un servicio reunido (Hechos 2:38, 41) como fuera de uno (8:36). Pero debido a la imagen que el bautismo presenta de estar unido al cuerpo de Cristo, es un poderoso acto de adoración cuando sucede en el cuerpo de creyentes reunidos.

Si bien hay un área gris sobre cómo se relaciona el bautismo con la reunión corporativa de la iglesia, esa ambigüedad es puesta a un lado al tratar con la comunión. La enseñanza de Pablo en 1 Corintios 10-11 es una fuerte indicación de que él veía la comunión siendo practicada en la reunión corporativa de la iglesia. De hecho, dice expresamente que la comunión debe ser practicada cuando la congregación "se reúne" (1 Cor 11:17 , y otra vez en v. 18). Luego continúa lamentando la práctica de que diferentes partes de la iglesia tomen comunión independientemente del resto del cuerpo. Mientras que tener tres servicios de adoración (donde cada uno toma comunión simultáneamente, pero en tres ocasiones diferentes) parece cumplir con el corazón del mandato de Pablo, tomar comunión en grupo de adultos o en reuniones bajo el liderazgo de sólo una sección de la iglesia parece estar practicando la misma cosa que Pablo quería evitar con la comunión.

  1. La lectura de la Escritura como adoración corporativa

Pablo le dice a Timoteo que cuando la iglesia está reunida, ellos necesitan “prestar atención a la lectura pública de la Escritura” ( 1 Tim. 4:13 ). El contexto de 1 Timoteo revela que Pablo consideraba que este tipo de lectura estaba conectado con la enseñanza y predicación de la Palabra de Dios, pero no obstante diferente.

Es probable que el mandato de Pablo sea modelado del ejemplo de Esdras en el patio del templo: “Y abrió Esdras el libro a la vista de todo el pueblo, pues él estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo se puso en pie. 6 Entonces Esdras bendijo al SEÑOR, el gran Dios. Y todo el pueblo respondió: ¡Amén, Amén!, mientras alzaban las manos; después se postraron y adoraron al SEÑOR rostro en tierra.” (Neh 8:5-6 ). Ese pasaje, que está precedido por eventos similares en la vida de los reyes de Israel, muestra la notable conexión entre la lectura de las Escrituras y la adoración.

Pienso en la lectura de la Escritura como la lectura de la Palabra sin explicación ni exposición. Esto logra lo siguiente:

  • Destaca la autoridad de la Palabra de Dios, y que la congregación (incluyendo los ancianos y los líderes) están bajo ella.
  • Destaca la perspicuidad y claridad de la Palabra de Dios, haciéndola leer claramente y sin explicación, y viendo la fuerza que trae.
  • Utiliza la Escritura tanto como lo que se pretendía (como los Salmos, por ejemplo); a saber, para la adoración pública.
  • Esta ha sido la práctica de la iglesia desde su creación, y también fue la práctica de los judíos de la época de Jesús. Se practica en la mayoría de las iglesias litúrgicas, y en gran parte de las tradiciones de la Reforma, Puritana y Reformada.

Permítanme ser rápido para conceder que todos estos positivos no ordenan que se haga cada semana. Pero ellos argumentan firmemente que es la norma. Permítanme también ser rápidos en conceder que no eliminan la posibilidad de lecturas de respuesta por / con la congregación.

  1. Dar como adoración corporativa

Los cristianos están llamados a apoyar fielmente a la iglesia a la que adoran. Pablo ordena que si un cristiano se sienta bajo la enseñanza de la palabra de Dios, ellos deberían estar ayudando financieramente a ese pastor (1 Timoteo 1: 17-18). Esta orden saca la ofrenda del ámbito de la preferencia, y lo convierte en una obligación cristiana.

En otra parte, Pablo explica cómo esa dádiva debe ocurrir como parte de la adoración corporativa. Pablo consideraba su apoyo como misionero como un don no de individuos, sino de la iglesia en Filipos como un todo (Fil 4:15). Él describe la ofrenda que está pidiendo de la iglesia romana como una que puede ser recibida cuando viene a visitar la iglesia (Romanos 16: 24-27).

Pablo describe cómo esta ofrenda debe ser recolectada en "el primer día de la semana" (1 Cor 16: 2 ). De hecho, todo el capítulo de 2 Corintios 9 describe el gozo de dar cuando la iglesia se reúne, y cómo ese don corporativo funciona como un acto de adoración a Dios, en que si se recoge apropiadamente está "produciendo acción de gracias a Dios" ( 2 Cor 9, 11). A medida que la iglesia se reúne y da, causa el deseo de escuchar la noticia de cómo Dios está usando la ofrenda para llevar el evangelio al mundo. Esto conduce a un aumento de la "oración en nombre" de los misioneros (v. 14), que tiene el efecto de hacer que la congregación diga "Gracias a Dios por su don inefable" (versículo 15).

  1. La oración como adoración corporativa

Al describir las reuniones corporativas de adoración de la iglesia, Pablo dice: “Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad.” (1 Tim. 2:1-2 ). De hecho, Pablo dice que a medida que la iglesia se reúne, necesita modelar el poder de la "sana doctrina" vista a través de la predicación, junto con el poder de la “oración” (1 Tim 4:5-6 ).

Aunque ciertamente debe haber oración congregacional involucrada en la adoración corporativa (Hechos 1:14, 2:42, entre innumerables otros), la Escritura también pone énfasis en las oraciones de los ancianos (Hechos 6: 4).

  1. La Predicación como adoración corporativa

El canto congregacional, la oración, la música, el dar, la lectura de las Escrituras y el compañerismo son todas expresiones de adoración que se ven en la iglesia reunida. Pero cuando la congregación se vuelve a la palabra de Dios, el tiempo de la predicación se convierte en el acto de adoración más intenso. Por la humildad y la fe expresadas en ser dependientes de la Palabra para la instrucción, Dios es honrado y adorado. A medida que su pueblo se reúne y demuestra su confianza en la enseñanza de la Palabra para proporcionar conocimiento para vivir, están manifestando que su dirección viene de Dios. Cuando la enseñanza expone las verdades del evangelio al pueblo del Señor, la adoración gira alrededor de la muerte y resurrección de Jesucristo. Esta experiencia compartida es lo que guía a la congregación mientras se dispersan a lo largo de la semana para hacer la obra del ministerio (Hechos 2:42, Col 3:16, 1 Corintios 16: 2, 1 Timoteo 5:17, etc.).

La predicación es la herramienta que los ancianos usan cuando el cuerpo está reunido para equipar a la gente para hacer la obra del ministerio (Ef 4: 11-12). La predicación es cómo se enseña la Biblia a la congregación, de modo que todo el cuerpo tiene una experiencia compartida en la palabra. La Biblia es lo que el Espíritu usa para santificar a los creyentes, y la predicación es el medio en el cual Dios expone a los creyentes a Su palabra (Tito 1:3). Así, cuanto más claro y más expuesto es el mensaje, más poderoso es el efecto santificador de la predicación (Juan 17:17). Y debido a que el presentar nuestros cuerpos como sacrificios santificados a Dios es nuestro acto espiritual de adoración, entonces la predicación es el combustible para la adoración.

En otras palabras, si la adoración que fluye de un corazón santificado sólo puede basarse en información correcta acerca de Dios, y si la predicación es la herramienta que Dios usa para convencer a la gente del pecado y convertirla a Cristo, entonces la predicación que es clara y convincente se convierte en el catalizador para la adoración poderosa. Si la adoración de un individuo no se eleva por encima de su nivel de conocimiento, entonces la adoración de una congregación no puede elevarse por encima del nivel del púlpito.

  1. Cantar como adoración corporativa

Si el tiempo de la predicación es la forma más elevada de adoración corporativa, el canto puede ser el más personal. Cuando la gente canta canciones con sana teología, a menudo cantan palabras con mejor teología de lo que conocen. Cuando la verdad de la letra hace eco en sus almas, Dios es adorado. Cuando los cantores ponen sus mentes en las cosas de arriba y las proclaman con alegría, es una demostración pública del valor de Dios. Entonces ellos pueden ser usados ​​por Dios para dirigir y conducir a la congregación en sus propios actos o adoración.

Así, el canto es una parte esencial de la adoración corporativa. Es ordenado por Pablo en Efesios 5:19 y modelado por los Salmos. Mientras que ciertamente los cristianos no tienen que estar en un servicio de adoración congregacional para cantar (piense en la radio cristiana, o en la cárcel -pero me repito a mi mismo, Hechos 16:25), la función de un cuerpo como un todo levantando voces a Dios lo glorifica de una manera única. Esta es la razón por la cual no sólo se nos manda cantar, sino cantar "a unos a otros" (Col 3:16 ).

A la luz de todo esto, es simplemente imposible para una persona amar a Dios, pero no adorar. Y es difícil imaginar cómo una persona podría amar la adoración, pero no la iglesia; después de todo, Dios ha diseñado al menos 7 formas de adoración que sólo pueden hacerse con la congregación.

Un comentario sobre “7 Razones Por las que los Adoradores Necesitan la Iglesia

    Cada Componente de la Adoración, ¿Cada Semana? « escribió:
    22 febrero 2017 en 3:50 pm

    […] mes pasado enumeré siete componentes de la adoración que deben tener lugar cuando la iglesia está reunida: la comunión, las ordenanzas, la lectura de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s