Hábitos de Santidad

Posted on


ESJ-2017 0208-001

Hábitos de Santidad

Por Jerry Bridges

Porque de la manera que presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad, para iniquidad, así ahora presentad vuestros miembros como esclavos a la justicia, para santificación.

Romanos 6:19

Cuanto más pecamos, más nos inclinamos a pecar. John Owen lo expresó de esta manera, en su estilo pintoresco del siglo XVII: "Los actos repetidos del consentimiento de la voluntad al pecado puede engendrar una disposición e inclinación de la voluntad a una propensión y disposición de dar su consentimiento al pecado sobre una oportunidad fácil.” [ John Owen, Temptation and Sin, (Regent College: 1983), p. 253.]


Cada pecado que cometemos refuerza el hábito de pecar y hace más fácil el pecado. En el capítulo anterior discutimos la importancia de custodiar nuestras mentes y emociones, ya que estas facultades son los canales a través de los cuales las diversas fuerzas impelentes alcanzan nuestras voluntades. Pero también es importante que entendamos cómo nuestros hábitos influyen en nuestras voluntades.

El hábito se define como la "disposición que prevalece o el carácter de los pensamientos y sentimientos de una persona."[ Webster’s New Collegiate Dictionary, p. 514.] Los hábitos son el pensamiento y patrones emocionales grabadas en nuestra mente. Estos patrones de hábitos internos desempeñan un papel tan poderoso como las influencias externas en nuestras acciones -de hecho, tal vez más. Owen dijo: "Toda la lujuria es un hábito o disposición depravada inclinando continuamente nuestros corazones para hacer el mal." 3

Como incrédulos, antes nos entregábamos a desarrollar hábitos de impiedad – lo que Pablo llamaba “a la iniquidad, para iniquidad” (Romanos 6:19). Cada vez que pecábamos, cada vez que deseábamos, codiciamos, odiábamos, engañábamos o mentíamos, estábamos desarrollando hábitos de maldad cada vez mayores. Estos actos repetidos de injusticia se convirtieron en hábitos que nos hicieron, de hecho, esclavos del pecado.

Pero ahora, Pablo declaró, tal como antes nos entregamos a estos malos hábitos, así debemos entregarnos para desarrollar hábitos de santidad (Romanos 6:19). Debemos despojarnos de nuestro antiguo yo, nuestra disposición pecaminosa y sus hábitos, y ponernos el nuevo yo con su carácter y hábitos de santidad. Entrenarnos en la piedad (1 Timoteo 4: 7) es disciplinar y estructurar nuestras vidas para que desarrollemos hábitos piadosos. Despojarnos de estos hábitos pecaminosos es lo que Pablo llama mortificar o matar las obras del cuerpo (Romanos 8:13).

Aunque debemos tratar con estos hábitos de impiedad, no debemos tratar de hacerlo con nuestras propias fuerzas. Romper los hábitos pecaminosos debe hacerse en cooperación con el Espíritu Santo y en dependencia de Él. La determinación de que "no haré más eso", basada en la pura resolución humana, nunca ha roto los grilletes del pecado. Pero hay principios prácticos que podemos seguir para entrenarnos en la piedad.

El primer principio es que los hábitos se desarrollan y son reforzados por la repetición frecuente. Otra definición del hábito es "un patrón de comportamiento adquirido por la repetición frecuente."[ Webster’s New Collegiate Dictionary, p. 514.] Este es el principio que subyace en el hecho de que cuanto más pecamos más nos inclinamos a pecar. Pero lo contrario también es cierto. Cuanto más decimos no al pecado, más nos inclinamos a decir que no.

Por lo tanto, dependiendo del Espíritu Santo, debemos trabajar sistemáticamente para adquirir el hábito de decir no a los pecados que tan fácilmente nos enredan. Todos sabemos lo que son estos pecados: los pecados a los que somos particularmente vulnerables. Comenzamos por concentrarnos en decir no a estos. Entonces Dios nos conducirá a trabajar en otros pecados de los cuales ni siquiera podemos ser conscientes en este momento. Cuanto más logremos decir no a nuestros deseos pecaminosos, más fácil será decir que no.

De la misma manera podemos desarrollar hábitos positivos de santidad. Podemos desarrollar el hábito de pensar pensamientos que son puros, verdaderos y buenos. Podemos desarrollar hábitos de oración y meditar en las Escrituras. Pero estos hábitos sólo se desarrollarán a través de la repetición frecuente.

El segundo principio para romper los hábitos pecaminosos y adquirir otros nuevos es nunca dejar que se produzca una excepción. Cuando permitimos excepciones estamos reforzando los viejos hábitos o de lo contrario no reforzando los nuevos. En este punto debemos observar el tipo de pensamiento "sólo esta vez", que es una trampa sutil y peligrosa. Debido a que no estamos dispuestos a pagar el precio de decir no a nuestros deseos, nos decimos que vamos a permitírnoslo sólo una vez más y mañana será diferente. En el fondo sabemos que mañana será aún más difícil decir que no, pero no nos detenemos en este hecho.

El tercer principio es que se requiere diligencia en todas las áreas para asegurar el éxito en un área. Owen dijo: "Sin un esfuerzo sincero y diligente en todos los ámbitos de la obediencia, no habrá ninguna mortificación exitosa de cualquier pecado dominante.” [Owen, p. 40, paráfrasis del autor.] Podemos sentir que un hábito en particular "no es tan malo", pero continuamente ceder a ese hábito debilita nuestra voluntad contra los ataques de la tentación de otras direcciones. Esta es la razón, por ejemplo, de porque es tan importante para nosotros desarrollar hábitos de dominio propios sobre nuestros apetitos físicos. Podemos pensar que complaciendo estos apetitos no es tan malo, pero tales indulgencias debilitan nuestras voluntades en todos los demás aspectos de nuestras vidas.

Por último, no se desanime por el fracaso. Hay una gran diferencia entre fallar y convertirse en un fracaso. Nos volvemos un fracaso cuando nos rendimos, cuando dejamos de intentarlo. Pero mientras trabajemos en esos hábitos pecaminosos, sin importar cuántas veces fracasemos, no nos hemos convertido en un fracaso, y podemos esperar ver progreso.

Es inútil guardar nuestras mentes y emociones contra lo que viene de afuera si no tratamos al mismo tiempo con los hábitos de pecado que están dentro. La batalla por la santidad debe combatirse en dos frentes: por dentro y por fuera. Sólo entonces veremos progreso hacia la santidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s